BeTech: noticias de tecnología

MEDICINA TECNOLÓGICA

La tecnología que ayuda a caminar de nuevo a personas con parálisis

La tecnología que ayuda a caminar de nuevo a personas con parálisis

El dispositivo electrónico ayuda a las señales perdidas del cerebro a que lleguen a los músculos.

En 1972, el aclamado escritor Michael Crichton (Parque Jurásico) imaginó en su novela El Hombre Terminal lo mismo que el mangaka Shirow Masamune en 1989 para su Ghost in the Shell, y lo mismo que en 2017 Regina Dugan, jefa de uno de los grupos de investigación de Facebook, dejó caer durante el evento F8 del pasado 2017: electrodos implantados directamente en el cerebro humano. Una tecnología que puede ayudar a una persona con parálisis producida por una lesión en la columna vertebral a caminar de nuevo.

 Ayudar al cerebro, no sustituirlo

Varios equipos de investigadores han escrito en las publicaciones especializadas Nature Medicine y New England Journal of Medicine sobre una técnica llamada Estimulación Epidural, que consiste en un dispositivo con 16 electrodos colocado justo debajo del lugar donde una persona ha sufrido la lesión que mantiene sus miembros paralizados, en este caso, justo debajo del sitio afectado en la columna vertebral. A esto hay que añadirle una batería que se implanta justo debajo de la pared abdominal, que permite controlar la estimulación de forma inalámbrica. El objetivo: ayudar a las señales que el cerebro envía para mover los miembros a que lleguen a su destino.

Estos 16 electrodos cubren las áreas que envían señales sensomotoras a las piernas, y cuando se activa el dispositivo, este ayuda a que las señales del cerebro que no pueden atravesar la zona afectada por la lesión de por sí, lleguen a los músculos clave, de tal manera que una persona pueda controlar voluntariamente sus propios movimientos. Que pueda ordenar a sus piernas que caminen, y estas la obedezcan.

La clave es que el dispositivo no repara el daño físico en la columna vertebral u otra zona afectada, pero sí ayuda a que las señales cerebrales ‘den un rodeo’ y lleguen a su destino. Por descontado, ahora mismo no se trata de colocar el implante y volver a caminar, sino que los pacientes que se han prestado para el estudio han tenido que seguir una terapia física larga y rigurosa. De hecho, hay dos que no han logrado volver a caminar, aunque sí experimentar una mejora significativa con respecto a mantenerse de pie, sujetarse ellos mismos y mover sus piernas.

Una tecnología prometedora

Ahora que han visto que el dispositivo funciona, los investigadores quieren mejorarlo expandiendo su investigación a otros participantes afectados con parálisis: “Sabemos que la columna vertebral puede hacerlo, puede volver a recuperar su habilidad para andar. Esto es algo enorme. [Y] necesitamos saber si podemos reproducirlo en una gran cantidad de personas con distintos tipos de lesiones y diferentes cantidades de tiempo transcurridas desde que se lesionaron“.