¿Por qué los videojuegos no son cine?

Daniel Figares

Hablamos con Josef Fares sobre el lenguaje del videojuego

Con Brothers: A Tale of Two Sons, Josef Fares logró utilizar el lenguaje del videojuego para contar una historia. Un título de premisa sencilla, sin pretensiones en su historia pero con ese algo innovador que tiene el videojuego, lo que hace, lo hace bien, lo que busca, lo consigue. Un control al comienzo tosco en el que manejamos a los dos personajes a la vez, cada uno con un jostick analógico, algo que suponía todo un reto para nuestros hemisferios y que solo podía darse en un desarrollo de duración concentrada y que una vez conocemos el final, adquiere todo el sentido que el autor busca. La sencillez en su guión se había visto enriquecida con su control, nos había contado una historia con el mando.

Se alude en mucho a la idea de “videojuego cinematográfico”, no es extraño para nada que una disciplina artística se vea influencia por otra, esto ha ocurrido de manera más acusada desde la creación del teatro.

Josef Fares lo tiene claro, ha conocido otra forma de expresión en su paso por el cine y ha entendido perfectamente como desarrollar sus ideas empleando el lenguaje intrínseco del videojuego, que los diferencia y que los asemeja. Donde reside la imitación y donde las influencias, la manera de contar una historia siendo nosotros los protagonistas.