BeTech: noticias de tecnología

MÓVILES FLEXIBLES

¿Baterías curvadas para móviles? El desafío del Samsung Galaxy X plegable

¿Baterías curvadas para móviles? El desafío del Samsung Galaxy X plegable

El primer móvil flexible del mercado debe tener una batería acorde con su diseño. ¿Será así?

Durante todo 2017 hemos visto numerosas patentes de Samsung sobre diferentes tipos de smartphones plegables. De hecho, la historia de que los coreanos trabajan en el primer móvil flexible del mercado ha dejado de ser un loco rumor para convertirse en algo casi aceptado. Lo cierto es que Samsung trabaja en algo relacionado con pantallas flexibles, y no simplemente con dos móviles unidos por una bisagra. Samsung quiere sentar un nuevo precedente en la telefonía móvil, y el Samsung Galaxy X será el primero de su clase.

 

Baterías curvadas

Varios rumores surgidos en 2017 señalaban que Samsung lleva trabajando en el supuesto Galaxy X desde enero de 2017, y esta patente certifica que ciertamente existe y está en marcha. Por descontado hasta que la fabricante no anuncie nada de forma oficial no podemos más que acudir a los pocos datos que hay como esta patente, pero si las fechas rumoreadas en septiembre pasado eran ciertas, el Samsung Galaxy X no saldría hasta 2019, por lo que el 2018 sería para el ya en el mercado Samsung Galaxy S9 y el inminente Galaxy Note 9.

Pero el hecho de que no vayamos a verlo aún no significa que no sepamos nada más sobre hasta su presentación -si es que llega a producirse. Esta semana ha surgido en la web asiática ItHome una noticia que reza que el Galaxy X no sólo vendrá con una pantalla OLED flexible, sino también con una batería curvada que se adaptará a su diseño. ¿Una batería curvada es posible? Desde luego es el mayor desafío al que deben estar enfrentándose la popular marca.

¿Será así la batería curva del Galaxy X?

¿Será así la batería curva del Galaxy X?

Según ItHome, tras presentar un diseño de células flexibles con 210 mAh, Samsung está lista para empezar la producción de una batería curvada más avanzada que las actuales, con una capacidad mínima de 3 000 mAh. De hecho Samsung podría lanzar baterías curvadas de 6000 mAh, una cantidad descomunal en los smartphones actuales pero que tendría sentido dada la doble pantalla que el Galaxy X montará en teoría en un terminal smartphone - tablet. El problema es que el diseño del terminal todavía no está terminado al parecer.

El desafío del Samsung Galaxy X

Pero la cosa podría acelerarse si este medio coreano tiene razón en un elemento: que las pantallas OLED flexibles para las primeras pruebas, que cerradas mostrarán un móvil con pantalla de 4,5 pulgadas y abiertas una tablet de 7,3’’, empezarán a fabricarse este mismo verano, con la idea de un lanzamiento previsto para el año 2019. Eso siempre que el diseño se apruebe pronto y temas como las baterías curvas no se demoren en su producción una vez se hayan probado. ¿Veremos al fin el concepto del Galaxy X hecho realidad el próximo año?