Actualidad

Valkyria Chronicles 4: la vuelta a las batallas a gran escala

Salva Fernàndez salbaFR

El SRPG de culto de SEGA recupera mapas de envergadura y añade clases en una nueva guerra en ciernes.

Valkyria Chronicles se convirtió en uno de los grandes sleepers de la época de PlayStation 3 y, para muchos, en uno de sus juegos favoritos de la consola de Sony. La saga no cosechó las ventas deseadas y tras una secuela aparecida en PSP en todo el mundo, desapareció de occidente. La cuarta entrega quiere recuperar los orígenes de la primera parte. No solo en su distribución -llegará a PC, PS4, One y Switch- sino también en su concepto de mapas de envergadura para recrear grandes batallas. Lo hemos podido probar en el E3 2018 en su versión de Nintendo Switch, modo portátil.

El prólogo del juego nos ubica en un momento cronológico similar al de la primera parte, aunque con nuevos personajes como Claude Wallace, protagonista de la aventura. La trama nos cuenta en la batalla entre la Atlantic Federation y el Eastern Imperial Alliance, en una Europa ficticia -o no tanto- en plena Segunda Guerra Europea. Liderando el Esquadrón E, Claude se va a luchar contra las fuerzas imperiales con algunos de sus mejores amigos y camaradas.

Al empezar con la primera misión, nos adentramos en el perfil de algunos de los personajes protagonistas. Conocemos a Laz, un oficial del escuadrón bastante decidido que hace los primeros pasos en este escenario. Va por libre y se encuentra, naturalmente, con más enemigos de los que podemos afrontar. Es entonces cuando controlaremos a Kai, una francotiradora que muestra su potencial pudiendo matar de un solo disparo a distancias considerables. En estos primeros compases vamos viendo cómo funciona el juego, con un desarrollo similar al primer Valkyria Chronicles: unidades desplegadas en el mapa que pueden moverse durante lo que dure la barra de movimiento, disparar con su arma principal o granada y, si les queda barra, seguir moviéndose para ir a cubierto.

Cuando acabamos con los cinco primeros enemigos, aparece un tanque y también el nuestro. La misión no es demasiado complicada y tras tres cañonazos, acaba cayendo el enemigo y se da la misión por concluida. Donde hay novedades importantes es a partir de la segunda misión que pudimos probar.

Campamento de bonificaciones y sistema de recuperación

Se trata de un mapa mucho más extenso en el que tenemos que capturar la base enemiga. En este escenario tenemos nuestro campamento, desde el cual podemos invocar un número limitado de soldados del tipo que más nos convenga para que, en el siguiente turno, puedan ya actuar. El campamento da bonificaciones de defensa y recuperación de vida a quienes están cerca, y si ocupamos campos que vamos encontrando podremos conseguir refuerzos en zonas más avanzadas. Por otro lado, para ocupar los campos enemigos tenemos que acabar con todos los enemigos que están en ellos.  

En esta misión se nos introduce la figura de un anti-tanque muy poderoso, el Lancer, ya que su armamento es ideal para acabar con los vehículos de gran tamaño. Son resistentes a los explosivos y reciben menos daño de los morteros y las granadas que el resto. A cambio, son extremadamente lentos en movimiento, por lo que están mejores equipados que otros como los Recon o los miembros de asalto. Su presencia y capacidad para estar mejor escondidos hacen que sean más útiles que un enfrentamiento cara a cara entre tanques como el explicado anteriormente. También conocemos el granadero, una nueva clase que se creó con armas de granadas para larga distancia y mucha altura, pudiendo incluso superar las coberturas enemigas. Eso sí, en este caso son inútiles ante enemigos que se encuentren a quemarropa.

Por otro lado, trasteamos el sistema de recuperación de personajes. En esta entrega un soldado aliado puede quedarse al borde de la muerte, pero podemos consumir un punto de movimiento para mejorar las estadísticas de dichos aliados para intentarlo recuperar en el campo de batalla.  

Acabadas las presentaciones con las nuevas mecánicas, avanzamos sorprendiendo al tanque que hay cerca de nuestro campamento, eliminando los enemigos repartidos por un escenario bastante largo y estrecho y consiguiendo terminar la misión con éxito no sin haber pasado algunos apuros por la disposición de nuestro equipo tras cada turno ofensivo. Al final de cada misión toca pasar informe, donde se nos indica el ránking conseguido según nuestras acciones, se nos da experiencia y también moneda del juego.

A nivel audiovisual, el juego luce especialmente bien en el modo portátil de Nintendo Switch. El estilo tan característico en lo artístico brilla con luz propia, repleto de detalles y acabados que no la hacen sentir para nada una versión inferior. Las voces de los protagonistas, los efectos especiales y la banda sonora también acompañan perfectamente. Por desgracia, esta versión no tiene implementado -al menos de momento- controles táctiles, algo que a la hora de gestionar el mapa de turnos podría haber sido un buen añadido.

Valkyria Chronicles 4 llegará este otoño para PC, Swtich, Xbox One y PS4.

Valkyria Chronicles 4

Valkyria Chronicles 4, desarrollado y editado por Sega para PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch, es una nueva entrega de la célebre saga de rol y estrategia que nos presenta un nuevo episodio del conflicto armado ficticio entre la Federación Atlántica y el Imperio Autocrático en el año 1935. En la piel de Claude Wallace y como parte del Escuadrón E, deberemos enfrentarnos a los poderosos ejércitos enemigos del Imperio. El continente de Europia se divide entre la Federación y el Imperio. Las fuerzas imperiales dominan la contienda del este y las fuerzas federales inician la Operación Cruz del Norte, un movimiento desesperado para equilibrar la balanza. El comandante del Escuadrón E pondrá a prueba su voluntad frente a sus aliados, su confianza y el sacrificio que todos deben realizar.

Valkyria Chronicles 4