BeTech: noticias de tecnología

LA NUEVA GUERRA FRÍA

El FBI advierte a Rusia que pare los ciberataques contra Estados Unidos

El FBI advierte a Rusia que pare los ciberataques contra Estados Unidos

El departamento de Homeland Security apoya al FBI en la clara advertencia a una Rusia empeñada en iniciar la Guerra Fría 2.0

El ‘trending’ de moda en los años 80, la Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo, científico y deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial entre el llamado bloque Occidental (occidental-capitalista) liderado por Estados Unidos, y el bloque del Este (oriental-comunista) liderado por la Unión Soviética. Y su duración abarcó medio siglo XX, desde los años 40 a 1991, un tiempo en el que el mundo contuvo la respiración en no pocas ocasiones como en la crisis de los misiles cubanos de 1962. ¿Por qué hablamos de ella? Porque parece que los fantasmas están volviendo, y que una nueva Guerra Fría ha comenzado. Una Guerra Fría digital.

 

El FBI y Homeland apuntan a los hackers rusos

Fuera parte de la contienda digital que Estados Unidos tiene con una Corea del Norte a la que le cortó el acceso online hace poco (y Rusia puso de nuevo a Kim Jong-un online), el tema de las polémicas elecciones USA 2016, que terminaron con la sorprendente victoria de un Donald Trump que está haciendo lo que le da la gana, sigue candente porque desde los servicios de seguridad americanos -peleados con Trump por cierto- como las agencias del FBI y Homeland Security han sido contundentes: los rusos llevan dos años hackeando las infraestructuras de los EEUU y la cosa tiene que acabar ya.

Vladimir Putin y Donald Trump, dos de los actores destacados en el escenario de la nueva Guerra Fría 2.0

Vladimir Putin y Donald Trump, dos de los actores destacados en el escenario de la nueva Guerra Fría 2.0

De hecho, para dejarlo bien claro, ambas agencias han publicado hoy un informe que detalla los esfuerzos rusos para hackear entidades del gobierno americano y sectores clave de las infraestructuras del país como el energético, el nuclear, los sistemas de agua, de aviación y otros sectores claves de manufacturación. El FBI y el Homeland Department aducen a que Rusia lleva desde hace dos años hackeando sin detenerse, desde marzo de 2016, y de hecho apuntan con el dedo a ataques autorizados por el gobierno ruso.

La jugada rusa

El documento detalla que los perpetradores de los ciberataques apuntan a dos tipos de entidades. Las primeras son grupos conectados con los objetivos finales de los hackers, como suministradores Third Party de productos, servicios y elementos que tienen redes de seguridad menos fiables que las de los objetivos principales. Una vez tienen sus datos, los atacan con campañas phishing y DDoS para poder colarse en redes de los sectores energéticos, que es el segundo tipo de entidad a la que apuntan y al que quieren llegar.

El año pasado salieron informes sobre ataques hackers a la industria energética nuclear de los Estados Unidos -exactamente las tramas de películas y novelas de los 80 escalofriantemente reales a día de hoy. Y aunque se sabía que era Rusia la autora, el FBI no la apunto con el dedo en ese momento. Ahora, un año después, dos agencias americanas encargadas de la seguridad nacional USA miran al este de Europa. Justo el mismo día en que el Departamento del Tesoro de EEUU ha impuesto sanciones a varios grupos e individuos rusos sospechosos del ciberataque masivo que afectó a las elecciones de 2016, aquellas en las que ganó Trump.