H1Z1, el Battle Royale se mezcla con Mario Kart

Fran García narfm

Frente a la dura competencia de PUBG y Fortnite, Daybreak saca H1Z1 de Steam Early Access con novedades y un modo de juego diferenciador. AutoRoyale mezcla la propuesta Battle Royale con el arcade de conducción de Mario Kart y Twisted Metal.

H1Z1, el Battle Royale se mezcla con Mario Kart

H1Z1 ha vivido desde su lanzamiento varios vaivenes. Un desarrollo más lento del esperado por sus fans; la venta de Sony Online Entertainment, estudio encargado del proyecto, y el cambio de nombre de este a Daybreak Game Company; la separación del juego en dos títulos distintos: Just Survive y King of the Kill; y sobre todo, el surgimiento de dos títulos que han popularizado el género battle royale hasta el punto en el que está actualmente: PlayerUnknown’s Battlegrounds y Fortnite: Battle Royale.

Tras 3 años de desarrollo, H1Z1 sale del acceso anticipado de Steam este miércoles 28 de febrero. Lo hace perdiendo cualquier coletilla en su título, y sacando a Just Survive del juego principal. Pero el lanzamiento definitivo no se queda en un cambio de denominación. La nueva interfaz hace los menús y el HUD más amigables y fáciles. La primera temporada del juego renovará el sistema de puntuaciones teniendo en cuenta las muertes obtenidas por cada jugador. Se puede ver cuántos jugadores han caído en cada zona del mapa antes de elegir dónde queremos comenzar a jugar.

Son cambios bienvenidos por la comunidad, pero que para los 30 millones de jugadores de PUBG y para los 3,4 millones de personas concurrentes en Fortnite son poco motivo para ir (o volver) al juego de Daybreak. Lo que sí puede incentivar a algunos de ellos es la apuesta del estudio para reducir la aleatoriedad de su battle royale al mínimo, la apuesta por una escena competitiva con premios de grandes cantidades y acuerdos con Twitch y Dreamhack y los cambios en el motor gráfico para que todo sea más fluido y haya menor ping.

Sin embargo, desde Daybreak quieren que la seña de identidad de H1Z1 sea la innovación, ofreciendo un nuevo submodo de juego que, según Anthony Castoro, General Manager del estudio, es lo que busca una comunidad que ha visto cómo la fórmula battle royale se ha expandido rápido pero no se ha revolucionado demasiado.

AutoRoyale, juntando Twisted Metal y Mario Kart con el Battle Royale 

El nuevo modo de H1Z1 surge después de que en el estudio estuvieran experimentando con distintas propuestas, nos cuenta Castoro, quien asume como referencias para AutoRoyale clásicos del arcade de conducción como Mario Kart y Twisted Metal. Tras varios meses trabajando en el proyecto, nos dieron la oportunidad de probar el nuevo modo junto a otros miembros de prensa, streamers y desarrolladores.

En AutoRoyale, 120 personas introducidas en 30 vehículos compiten por ser el último equipo superviviente en un modo de juego rápido, repleto de acción vertiginosa, power-ups y rampas sobre las que saltar.

Aquí se elimina el ponerse a cubierto para evitar que nos detecten, o el esperar tumbado en la hierba alta hasta que un jugador despistado pase ante nosotros. No podemos salir del coche en ningún momento, y nuestra supervivencia se basa en atacar primero para conseguir el loot de los jugadores del vehículo con el que hemos acabado, y en conseguir más power-ups que los adversarios.

Al comienzo de la partida podemos elegir entre dos tipos de coches, sedán y militar. El primero es más ligero y tiene un turbo más potente, mientras que el segundo tiene más fuerza al golpear a los otros vehículos. Cada uno de ellos tiene cuatro habilidades pasivas: recibir menos daño con los golpes, más vida del vehículo, ventanas a prueba de balas e ir más rápido sobre el agua. En el escenario, además de iconos flotantes que recargarán nuestro turbo o nos darán distintos objetos, veremos iconos que aumentarán el nivel de esas habilidades, haciéndolos fundamentales para ganar la partida.

El mapa disponible para este modo es una adaptación del que conocemos de H1Z1, con carreteras más anchas para que puedan circular varios coches, con menos recovecos, y con muchas rampas sobre las que saltar. Los vehículos pueden usar su turbo para que el impulso los lleve más alto, pudiendo coger los power-ups que hay al final de casi cada salto. El dominio del turbo es imprescindible para, valga la redundancia, dominar las alturas. Una gran rampa nos puede llevar al tejado de los edificios, y siguiendo la ristra de rampas que hay sobre algunos de ellos, podemos llegar a un potente power-up que puede decantar la partida a nuestro favor.

Pero no bastará con coger muchos potenciadores para hacerse con la victoria, sino que también habrá que hacerse con armas y equipo. En AutoRoyale, un jugador se encarga de la conducción y de ir mejorando el coche, mientras que los otros tres son los encargados de disparar no tan solo al resto de vehículos, sino también a las loot boxes repartidas por el escenario y que nos darán munición, vendas, extintores, kits de reparación del coche y armas para este: minas, humo tóxico, gasolina resbaladiza que también podemos prender y otros tantos.

Además de por la mayor velocidad de los vehículos y por el hecho de que no hace falta acabar con los cuatro jugadores de cada equipo para terminar con este (basta con hacer explotar su coche), hay otros dos elementos de AutoRoyale que refuerzan la acción directa y las partidas más cortas. En primer lugar, el gas tóxico avanza más rápido que en otros juegos battle royale, haciendo que los jugadores se encuentren de manera más frecuente. En segundo lugar, los paquetes que caen del cielo tienen mejor loot conforme avanza la partida, llegando a incluir objetos para reparar casi por completo el coche o una ametralladora realmente potente.

A pesar de que la partida comience con los roles de cada jugador asignados, en cualquier momento podemos pedir a un compañero que nos cambie de asiento, algo imprescindible y táctico cuando nos están disparando desde un lado del vehículo o cuando necesitamos curarnos – y también si simplemente nos apetece conducir y hacer acrobacias en lugar de disparar.

Es cierto que nos hemos encontrado algún bug, que visualmente H1Z1 no luce tan bien como sus principales competidores o que hay ciertas decisiones poco entendibles como la compleja pulsación de botones para pedir a un compañero que nos ceda su lugar. A pesar de estos problemas, AutoRoyale se presenta como un battle royale rápido, frenético, repleto de situaciones hilarantes, y lo que es más importante en su género, fresco.

Daybreak ha puesto gran parte de su esfuerzo para el lanzamiento final de H1Z1 en un modo que, de ser popular, se actualizará con más mapas, vehículos y skins. El tiempo dirá si el realismo y la accesibilidad de sus principales competidores deja espacio para que AutoRoyale crezca.

H1Z1: King of the Kill

H1Z1: King of the Kill es una versión independiente del título de acción de corte multijugador masivo H1Z1 enfocada en las batallas entre equipos con diferentes modos de juego para PC, PlayStation 4 y Xbox One a cargo de Daybreak Games.

H1Z1: King of the Kill