Metal Gear Survive, Impresiones

MeriStation acude a las oficinas de Konami para probar Metal Gear Survive, el nuevo y polémico spin-off de la saga creada por Hideo Kojima. Probamos el modo individual y el cooperativo y te contamos cuáles han sido nuestras impresiones.

No place to hide and...

“No place for Hideo”, rezaba aquel teaser tráiler inicial de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots. Durante años, Kojima acarició la idea de dejar el legado de Snake en las manos de otros desarrolladores, de dedicarse a algo diferente, de abrazar nuevas metas. Volver a empezar, o mejor dicho, aplicar los conocimientos adquiridos durante tres décadas para crear algo completamente nuevo.

Nada de esto ocurriría hasta años después, así que regresemos por un momento al vídeo antes mencionado. En pantalla vislumbramos unas cuantas sillas que identificamos como las que se usan en el rodaje de películas, las que tienen el nombre del actor/director plasmado en la parte dorsal. Y hete aquí a Snake, en busca de un asiento que no ha de obtener con palabras aterciopeladas: ni cortos ni perezosos, un montón de soldados enemigos se sientan y dejan al pobre hombre en la estacada. Este, sorprendido al principio, coge su metralleta y aprieta el gatillo una y otra vez. Tras el fastuoso festival de sonido (tiros) y color (rojo), los que antes se jactaban triunfantes caen ahora convertidos en cadáveres agujereados. La silla central queda libre, Snake se dirige hacia ella, reposa su maltrecho cuerpo sobre el respaldo y un nombre se materializa a su espalda, el de Hideo Kojima.

Pero Hideo abandonó Konami, Kojima Productions fue refundada y Death Stranding surgió como su nuevo proyecto en colaboración con Sony. Mientras tanto se confirmó que la serie Metal Gear continuaría viva, aunque el siguiente videojuego de la saga no sería un producto numerado o de la línea principal. Metal Gear Survive se anunció como un título de supervivencia ambientado en una realidad alternativa: zombis en lugar de soldados; acción más que sigilo; estrategia y juego cooperativo. Ante tales nuevas, la reacción del público fue de sorna, aún antes de que la compañía japonesa enseñara nada sobre el videojuego.

Es verdad que el argumento parte de una premisa absurda. Después de los acontecimientos narrados en Metal Gear Solid V: Ground Zeroes, antiguos miembros supervivientes de la unidad Militaires Sans Frontières son absorbidos por un agujero de gusano y reaparecen en una dimensión alternativa que se parece a la real, pero que presenta un aspecto más oscuro, lamido por una decadencia que se palpa en la atmósfera. En esas tierras baldías, donde la Mother Base perdura como un cascarón vacío, pululan criaturas monstruosas, ávidas de carne humana. Su manera de moverse y de comportarse recuerda a la de los zombis, pero son mucho más veloces. Cuerpos orgánicos se entreveran con partes de aspecto acristalado; otros se asemejan a los Floods portadores de Halo, que de igual manera, hacen explotar sus prominentes cabezones.

Metal Gear Survive es un spin-off con todas las de la ley, como lo fueron las dos entregas de Metal Gear Ac!d aparecidas en PSP o el más reciente Metal Gear Rising, el hack & slash desarrollado por Platinum Games. Las críticas feroces a las que ha sido sometido Survive, prejuzgado desde el primer teaser, vienen motivadas más bien por factores externos que por el videojuego en sí. Es indudable que el fan de Metal Gear no hallará en esta propuesta más que tenues conexiones con la obra original, pero los que acudan a él con la mente abierta se toparán con un título que no carece de virtudes. Cabe destacar que del 18 al 21 de enero tendrá lugar la beta abierta del modo multijugador online en PlayStatio 4 y Xbox One.

Más complejo de lo que parece

Los periodistas somos convocados por Konami para acudir a sus oficinas y probar una nueva build de Metal Gear Survive. El título ya estuvo jugable en el E3 2017 y en la pasada Gamescom, pero ahora estamos ante una versión más actualizada. La primera parte de la sesión la dedicamos al modo para un jugador, mientras que la segunda parte está destinada al multijugador. Esto tiene enorme sentido, pues el juego está diseñado con una idea en mente: recolectar el mayor número de recursos en el modalidad individual para luego adentrarse en el cooperativo con el personaje reforzado al máximo.

Tomamos los mandos y encarnamos a nuestro protagonista, que se encuentra en el campamento base. Allí están instaladas diversas estaciones de trabajo que permiten, entre otras cosas, mejorar y crear armas, aumentar el nivel del personaje o idear dispositivos y gadgets que nos serán de utilidad en la aventura. El objetivo de la misión es buscar a cierta doctora desaparecida y sobrevivir para contarlo. Sin embargo, la atmósfera viciada emponzoña los pulmones de los soldados humanos en las zonas de polvo; los recursos finitos amenazan con segar la vida. Es por ello que controlar los indicadores de estatus—salud, hambre, sed y oxígeno—puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

El título de la tercera entrega, Metal Gear Solid 3: Snake Eater, es muy ilustrativo porque hace referencia al concepto de supervivencia. Naked Snake se infiltra en una frondosa jungla llena de enemigos y de animales, busca sus propios recursos naturales para mantenerse en forma y se alimenta de las criaturas que logra atrapar. Las mecánicas de caza se han implementado en muchos otros videojuegos, pero Survive toma ese elemento de Snake Eater y lo integra con acierto. Si los indicativos de hambre se desploman, el protagonista empezará a sentir fatiga, perderá la concentración, será una presa fácil para el enemigo. De igual manera, sin agua, muerte; sin oxígeno, agonía y sepulcro.

Survive es un videojuego exigente, no es la clase de título que uno puede completar sin emplear estrategias y reforzar su equipamiento. Las armas, tanto las primarias como la secundarias, se mejoran mediante las piezas desperdigadas por el mapa. Cada bala cuenta, puesto que hallarlas será toda una odisea. Las armas cuerpo a cuerpo se desgastan con el uso, de manera que tendremos que repararlas si queremos que continúen siendo letales.

La misión de la doctora fija un objetivo central más allá de la búsqueda. Se ha detectado un transportador de agujero de gusano que es necesario reactivar. Varios cometimos el error de acudir directamente al punto de destino, sin dedicar siquiera un instante a explorar. El caso es que al pulsar el botón del mecanismo, la energía liberada atrae a las criaturas hostiles. Al momento, una cuenta atrás se materializa en pantalla: es el tiempo que el jugador debe aguantar protegiendo el transportador de los ataques enemigos. Para ello, más vale construir estructuras que obstaculicen la entrada de los zombis, armarse hasta los dientes y rezar las oraciones pertinentes. Los monstruos irrumpen en masa, rompen las barreras, y en ese primer contacto, los golpes con armas endebles apenas surten efecto. Morimos, destruyen el dispositivo. La lección: más vale ir preparado que ser pasto de zombis y gusanos.

Después de más de dos horas tratando de no perecer, pasamos al modo multijugador cooperativo. Hasta cuatro amigos unen sus fuerzas para sobrevivir a las oleadas de zombis. Señalábamos anteriormente que es crucial hacerse con recursos en el modo individual y no descuidar el estado de los personajes, porque tanto lo bueno como lo malo se traslada al multijugador. Llegamos todos agotados, con los personajes muertos de hambre, enfermos—uno no paraba de vomitar— y los inventarios casi vacíos. Pese al estado precario del equipo, intentamos coordinar la defensa, tapar los huecos y defender la posición con uñas y dientes. La misión que jugamos, etiquetada como “muy fácil”, nos reta a sobrevivir durante tres asaltos.

En primer lugar, cercamos los lugares abiertos por donde las criaturas van a introducirse. A continuación, esperamos a que la masa de monstruos acuda presurosa. Tarde o temprano derriban las barreras, momento en el cual golpeamos con todo lo que disponemos, que es más bien poco. Cuando un compañero cae, es posible revivirlo si nos acercamos a él y pulsamos el botón adecuado (se remunera con la nada desdeñable puntuación de 100 puntos). Por desgracia, si el estado de los personajes es ruinoso, la partida va a fluir por los mismos malos derroteros. El hecho de depender del modo para un jugador es interesante porque añade complejidad, pero al mismo tiempo constriñe las posibilidades en el multijugador. Nos ha dado la impresión de que era muy complicado recolectar recursos, y eso que es posible compartir objetos con los compañeros gracias a una especie de almacén en el que se permite depositar enseres.

En lo visual lo hemos notado bastante por debajo de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Los escenarios presentan un aspecto sombrío y poco colorido debido a la naturaleza del título, pero eso no es excusa para que luzcan tan sosos. Lo mismo ocurre con el diseño de personajes. La ausencia del artista Yoji Shinkawa, que ahora trabaja en Death Stranding y Left Alive, es más que notoria. Si bien en términos de diseño poco puede cambiar, tal vez la versión final muestre un acabado más pulido. Saldremos de dudas el 22 de febrero.   

Jugar en cualquiera de las modalidades es un desafío. De todos modos, lo que todo el mundo comenta al finalizar la sesión es que hubiera sido fantástico que el modo para un jugador también pudiera ser jugado en cooperativo, o al menos, que las misiones multijugador incorporaran más variedad de objetivos o una narrativa con la que enganchar al usuario. Con todo, Metal Gear Survive es una obra que no debe tomarse como un título principal.  Si te gusta la supervivencia, este título puede darte muchas horas de diversión. “No replacement for Hideo?”. Quién sabe. El tiempo lo dirá.

Metal Gear Survive

Metal Gear Survive, desarrollado y distribuido por Konami para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es la nueva entrega de la saga Metal Gear Solid, la primera de ellas sin su creador, Hideo Kojima. Survive nos narra la historia de varios miembros de Militaires Sans Frontìeres que han sido transportados a una realidad alternativa mediante un agujero de gusano en la que deberán sobrevivir a multitud de amenazas biológicas en forma de peligrosas criaturas en un nuevo episodio de la saga de aventura y acción ambientado tras los acontecimientos de Ground Zeroes, ahora profundizando en su vertiente online cooperativa para hasta cuatro jugadores.

Metal Gear Survive