Dragon Quest Builders para Switch, Impresiones

Sergio Melero

Nos sumergimos en la versión final de Dragon Quest Builders para Switch para trasladaros nuestras impresiones. El videojuego dirigido por Kazuya Niinou brilla en la consola híbrida de Nintendo gracias a su divertido planteamiento, su original desarrollo y las horas de diversión que proporciona. ¿Preparados para dar rienda suelta a vuestras dotes creativas en cualquier parte?

Impresiones de Dragon Quest Builders para Switch

Uno de los principales atractivos de Dragon Quest Builders reside en su carisma jugable. Largo y tendido hemos hablado de esta pequeña gran obra de Kazuya Niinou para PS4, pero tal vez menos de lo que se cabría esperar de la versión para PS Vita, la única —hasta dentro de bien poco— que nos permitía trasladar esta aventura RPG de creación estilo “Minecraft” a cualquier parte.

Tal vez fuese por sus —notables aunque no tajantes— recortes a nivel técnico, donde un inestable framerate y una recreación algo menos llamativa de su entorno jugable nos hacía, en caso de poseer las dos plataformas, decantarnos por la de su hermana mayor en detrimento de la portátil de Sony. Aunque, pensándolo mejor, el principal atractivo de la versión de Nintendo Switch viene a raíz de la ausencia de una de las funciones más útiles que hubiésemos deseado en Dragon Quest Builders para PS4/Vita: la opción de Cross Save que nos permitiera jugar en cualquier parte, sin desestimar la posibilidad de disfrutar en la TV del salón a mayor calidad.

Nuestro destino de constructor

De esta forma, nos hemos sentido enganchados —más si cabe— a este Dragon Quest Builders durante sus primeras horas de juego de lo que estuvimos a su versión original por ese simple hecho. La experiencia de comenzar la aventura, construir nuestras primeras edificaciones y avanzar en la trama durante las horas iniciales sigue siendo tan encantadora como siempre. Pero esa sensación que teníamos de que “la consola nos llamaba” para seguir jugando incluso cuando no estamos en casa, se ver recompensada por llevar en la bandolera nuestra Nintendo Switch.

El juego no ofrece mecánicas jugables extra de peso, el planteamiento es calcado a su versión primigenia (aunque añaden algunos materiales nuevos y opciones de construcción inéditas, como la posibilidad de colocar ojos y bocas estilo limo a bloques gigantes) y no se aprovechan las opciones táctiles de la consola de Nintendo, hecho que hubiese otorgado un plus al manejo del inventario. No obstante, contar con la opción portátil siempre es una buena noticia, más aún si su rendimiento técnico es tan bueno como el del juego que no ocupa.

Un encantado mundo

El funcionamiento de Builders, para aquel que no haya tenido la oportunidad de probarlo, es muy adictivo. No estamos ni ante un Minecraft ni ante un Dragon Quest numerado, aunque las sensaciones van encaminadas más al segundo punto que al primero. Somos el constructor legendario, la llave que permitirá una nueva era de paz y prosperidad en un mundo de Alefgrado sumido en el caos.

A partir de aquí, el desarrollo pasa por una aventura JRPG Sandbox dividida en capítulos, donde el progreso, la resolución de pequeños puzzles y la progresión viene dada por la construcción de prósperas ciudades en los territorios más variados del mundo donde se ambienta el juego. El sistema de combate de acción, aunque sencillo y no tan importante como la mecánica de construcción, brilla durante el enfrentamiento con enemigos finales y supone un gran añadido mientras exploramos el mundo. Porque la exploración en Dragon Quest Builders es otro de los elementos más atractivos del título que nos ocupa: siempre hay algo en el horizonte que desearemos descubrir.

A medida que avancemos en la aventura, se desbloqueará el modo de construcción libre (que nos permitirá compartir nuestras obras de arte arquitectónicas) y algunos pequeños añadidos en Switch. Para cubrir grandes distancias podremos montar el nuevo Sacrecub, felino tan característico de la saga que, además, nos permitirá atacar a nuestros adversarios y extraer de ellos nuevos materiales “Pixel”. Gracias a estos, podremos construir objetos y superficies de aspecto retro con las posibilidades creativas que ello conlleva.

Todo el pack viene presentado de forma simpática, al más puro estilo Akira Toriyama, gracias a un motor PhyreEngine intergeneracional que ha hecho más fácil la conversión de Switch. A nivel gráfico no alcanza las cotas de PS4 pero se queda muy cerca, aunque es de recibo mencionar la simplificación de algunos Shaders (como el agua y determinadas superficies con Normal Mapping, que ahora son más sencillas) y la pérdida de nitidez en algunas texturas. No obstante, para nada afecta a la experiencia jugable, tan divertida y creativa como siempre, hecho que nos hará aprovechar este Dragon Quest Builders en cualquier parte a 720p mientras disfrutamos de los 1080p del modo dock, todo ello a una tasa de cuadros por segundo muy estable. Sin duda, una gran conversión que estemos deseando disfrutar en su plenitud.

Dragon Quest Builders

Dragon Quest Builders, desarrollado y distribuido por Square Enix para PlayStation 4PlayStation Vita y Nintendo Switch, es un JRPG de acción y construcción ambientado en el mundo de Alefgard, escenario de la primera entrega de la mítica saga de rol.

Dragon Quest Builders