Especial Juegos Navideños

La Navidad sirve también de inspiración a los desarrolladores para programar videojuegos basados en ella. En MeriStation hemos hecho una lista de títulos que abrazan esta festividad tan familiar.

Queda muy poco para despedir este año 2017 y dar la bienvenida a 2018 pero para ello todavía quedan unas cuantas tabletas de turrones en nuestra despensa, polvorones y, como no, videojuegos que jugar. Si después de este vibrante año en el que hemos tenido lanzamientos tan jugosos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Persona 5, Super Mario Odyssey, Divinity Original Sin 2 o Horizon: Zero Dawn, todavía tenéis ganas de descubrir joyas interactivas, en MeriStation hemos creado una lista de videojuegos que se nutre de la fiesta navideña para dar sentido a su historia.

Doce títulos que abarcan todo tipo de géneros en los que disfrutar del pasado y presente, en compañía o en solitario e incluso con la familia. Ya sean unos ratones de pelo verde y algo cortos de cerebro o un fotógrafo de zombies, en esta la lista todos sus protagonistas abrazan la Navidad.

Xmas Lemmings

La Rockstar que conocemos, creadora de franquicias como Grand Theft Auto o Red Dead Redemption, tuvo sus comienzos bajo el nombre de DMA Design. No vamos a repetir lo que nuestro compañero Joaquín Relaño nos explicó detalladamente en su excelente reportaje dedicado al 20 aniversario de Grand Theft Auto pero sí conviene conocer que una de las sagas que más cariño profesaban en la década de los 90 fue creada por la que a día de hoy nos infarta con cada tráiler de su próximo videojuego.

Hablamos de los Lemmings, una suerte de ratones de pelo verde y tendencias suicidas que aparecían en un videojuego titulado como el nombre que reciben sus protagonistas con una jugabilidad parte estrategia en tiempo real, parte plataformas que nos volvía locos. Entre tantas entregas que acogió la marca, una de ellas estaba destinada a la Navidad, Xmas Lemmings. En un principio se lanzó como una expansión independiente gratuita a modo demostración con apenas cuatro niveles para, más tarde, lanzar la versión completa con un total de 36 pantallas a superar.

El software nos llevaba a manejar una horda de estos simpáticos personajes hacia sus respectivas casas con su incesante caminar tal y como era el original pero superando  estructuras puzle decoradas acorde a esta festividad mientras sonaban remezclas musicales de temas navideños. Tuvo versiones para Macintosh, Amiga y PC, quedándose las consolas sin recibir esta simpática expansión.

Jazz Jackrabbit: Holiday Hare

Un viejo conocido en la industria de los videojuegos que a día de hoy intenta salir al paso con su último título condenado al fracaso, Lawbreakers, comenzó en esto de la arquitectura x86 allá por 1992 con un poco conocido The Palace of Deceit: The Dragon’s Plight. Hablamos de Cliff Bleszinski, padre de la saga Gears of War y activo en el mundo del ocio interactivo desde hace 25 años que saltó a la fama gracias a su tercera creación, la franquicia Jazz Jackrabbit.

La que fue mascota de la desarrolladora Epic Games protagonizó tres videojuegos de plataformas y acción (dos para PC y uno para Game Boy Advance) además de adentrarse como shareware en el planeta Holidaius en Jazz Jackrabbit: Holiday Hare, un mundo donde siempre es Navidad. Una expansión con cuatro niveles -uno de ellos oculto- y unas fases de bonus desarrolladas con una técnica similar al Modo 7 de Super Nintendo donde recogíamos diamantes para ganar una vida extra.

Para muchos fue mejor que el videojuego original sin contar su versión CD, pero lo que más agradó a los jugadores de PC de 1994 fue su banda sonora que transformaba dulces temas navideños como Jingle Bells o Silent Night en cañeras melodías rockeras. Su endiablada velocidad (se le suele comparar con Sonic de Mega Drive), la precisión en los movimientos que requería y su multitud de armas disponibles lo convirtieron en un must have de los 90.

Cabe reseñar que al ser un producto shareware es posible descargarlo en multitud de websites por lo que os recomendamos echarle un vistazo. La segunda parte de la saga central tuvo también una expansión navideña llamada Jazz Jackrabbit 2: The Christmas Chronicles.

Home Alone

A día de hoy no concebimos un 14 de febrero sin una parrilla televisiva donde no tenga cabida Pretty Woman o Ghost en algún canal, y eso es lo que ocurre cada Navidad con Solo en Casa. El famoso largometraje que catapultó a la fama a un todavía joven Macaulay Culkin y de la que muchos de nosotros nos acordamos cuando nos afeitamos, Solo en Casa, tuvo multitud de adaptaciones a videojuego. Tantas como sistemas habían en la época.

En Home Alone se nos narraba la historia de Kevin, el menor de la familia McCallister, que mientras su parentela viaja a París a pasar las navidades el se queda en casa por un descuido. Durante su estadío de Rodriguez dos ladrones de poca monta intentan robar en su casa y el zagal, con los objetos que encuentra por casa, decide poner trampas en todas las habitaciones para intentar detenerlos. Aún y con las diferencias entre las distintas versiones, la narrativa y mecánica jugable era siempre la misma que la película original a excepción de los cartuchos destinados a Super Nintendo y Game Boy donde incluso nos enfrentábamos a jefes de final de fase, obviamente, sacados de la manga.

Aunque la cinta cosechó grandes éxitos -más de 470 millones de dólares recaudados- los videojuegos no fueron lo que se esperaba de ellos. Parte de la culpa la tuvo el lanzar a la venta los mismos casi un año después del estreno de la película. Eso y que cada versión fue desarrollada por diferentes compañías con lo que ello conllevaba; Bethesda (NES), SEGA (Mega Drive y Game Gear), Manley & Associates (DOS, Amiga) y Probe (Master System).

Daze Before Christmas

La ahora conocida compañía como experta en materia mmorpg, Funcom, desarrolló en 1994 para Mega Drive y Super Nintendo un videojuego donde controlábamos a un heroico Santa Claus que debía rescatar a sus ayudantes elfos apresados por un diabólico muñeco de nieve. Un rara avis entre los coleccionistas de Mega Drive dada su escasa distribución limitada únicamente a Australia.

Durante esta aventura plataformera de 24 fases presentadas en un calendario de adviento y cada una de corta duración, nuestro portador de regalos favorito convertía a sus enemigos en regalos para después lanzarlos a las chimeneas de los hogares entre fase y fase. El título contaba también con toques shoot’em up en los niveles de reparto y en su batalla final.

Un videojuego sencillo y para toda la familia que aún a pesar de mover tan solo dos planos de scroll, contaba con animaciones bastante sorprendentes para la época y reproducía melodías bastante trabajadas con efectos de voz a buena calidad. Como curiosidad, Santa Claus podía transformarse en Evil Santa al tomar una poción y lanzar regalos a sus enemigos a la par de ser invencible durante corto tiempo.

Donkey Kong Country 3

Una de las franquicias más queridas del Cerebro de la Bestia, Donkey Kong Country de Rare, se unió a la celebración navideña en su tercera iteración gracias a un truco que nos permitía cambiar levemente el videojuego añadiendo diferentes toques festivos.

Si al iluminar uno de los slots de guardado del juego presionábamos L,R,L,R,L,R,L,R, se accedía a un menú de trucos que entre otras cosas nos permitía hacer el videojuego más difícil, entrar en su jukebox, cambiar el color de atuendo de los protagonistas o conseguir todas las monedas de un plumazo. Entre los diferentes trucos que permite el cartucho se daba la posibilidad de que al escribir MERRY en el slot de guardado las fases de bonus cambiaba los objetos a recoger por adornos vacacionales y su música se volvía navideña.

No es quizás el juego que mejor se integre en esta lista pero no podíamos dejar pasar este easter egg de Rare para con el broche final de la saga en Super Nintendo.

Duke Nukem: Nuclear Winter

Un año después del lanzamiento del último título mencionado, en 1997, Simply Silly Software lanzaba al mercado de PC una expansión para Duke Nukem 3D llamada Nuclear Winter. Aquí el musculado protagonista de pelo rubio y fumador empedernido debía librar batalla con un Santa Claus poseído por los extraterrestres en niveles hivernales.

Es quizás la expansión más controvertida de la saga al reutilizar escenarios que ya se habían visto en la idea original además de aparecer enemigos con los que el jugador se había enfrentado previamente. Pero no todo era reciclado, algunos de sus enemigos eran muñecos de nieve que lanzaban bolas heladas al bigardo héroe así como féminas elfas con ametralladoras. O somachigún, como diría el gran Pazos (Manuel Manquiña) en la mítica película Airbag dirigida por Juanma Bajo Ulloa. Santa Claws, la versión malvada en la que se convierte el orondo repartidor de ilusiones tras ser abducido por los extraterrestres, es el jefe final de esta expansión.

Parasite Eve

Nunca perdonaremos a Squaresoft el no lanzar Parasite Eve para PlayStation en nuestra región pero no por ello no debe incluirse en esta lista. El videojuego protagonizado por Aya Brea nos transportaba a la Nueva York de 1997 en el día de Nochebuena para hacer frente a criaturas neo-mitocondriales en un título que ellos mismos apodaban como “Cinematic Horror RPG” que estaba dispuesto a romper moldes en el género.

Parte de aquello fue la colaboración entre estudios japoneses y americanos de Squaresoft a la hora de su concepción y el dotar al videojuego de un toque de película de terror que conseguía asustar a los jugadores a cada nueva pantalla en la que se adentraban. Todo un derroche de geniales ideas -como su adictivo sistema de combate localizado- desarrolladas por genios de la industria como Takashi Tokita en la dirección del juego, Hironobu Sakaguchi como productor y diseñador, Tetsuya Nomura al mando artístico y la fantástica batuta de Yoko Shimomura en la música.

Si por casualidad sois poseedores de una copia original del videojuego, sabed que existen traducciones a nuestro idioma que os permitirán disfrutar plenamente del videojuego. Merece la pena, y mucho.

Christmas NiGHTS Into Dreams…

Hablar de videojuegos navideños y no mencionar a Christmas NiGHTS Into Dreams sería un error por nuestra parte. El binomio que dio vida a Sonic, Naoto Ohshima y Yuji Naka, creó un videojuego para la videoconsola Sega Saturn basado en la libertad de volar entre sueños que a día de hoy se le sigue considerando como uno de los mejores títulos de la historia.

Christmas NiGHTS era un disco demostración gratuito que utilizaba el reloj interno de consola para modificar la apariencia de su único nivel de juego, Spring Valley, y adornarla de motivos navideños cada diciembre, sustituir la música por un remix de la canción Jingle Bells o sacar a pasear a Santa Claus con sus renos sobrevolando el entorno. El CD estaba lleno de contenido en forma de nuevos modos de juego, desbloqueables musicales o la posibilidad de jugar con Sonic.

Pero la cosa no acababa ahí. Gracias al reloj de Sega Saturn el juego modificaba su apariencia según la hora o el mes en el que lo jugáramos. En San Valentín por ejemplo caían corazones sobre el escenario mientras que en April’s Fools -1 de abril- podíamos jugar como Reala. Un disco demostración que los jugadores catalogan como expansión independiente.

Die Hard Trilogy

¡Yippee ki yay! El alopécico más querido de la gran pantalla, Bruce Willis, nos dejó en el recuerdo una de las mejores películas del cine de acción noventero con Jungla de Cristal. Sin entrar en debates sobre la adaptación del título original al castellano, la saga cuenta en la actualidad con cinco largometrajes y en tiempos de guerra entre Sony y Sega, ambas con PlayStation y Sega Saturn a la cabeza, Probe Entertainment se sacó un as de la manga lanzando al mercado Die Hard Trilogy.

El título recopilaba las tres primeras películas en un solo disco siendo cada cinta un juego distinto en cuanto a mecánica jugable. Para la primera parte el videojuego mostraba una jugabilidad en tercera persona con el buen McClane ascendiendo por el rascacielos Nakatomi Plaza a la par que repartía estopa a los terroristas mientras que en la segunda se convertía en un shooter de pistola on-rails bastante adictivo y con entornos destruibles que tenían la manía de acabar con los inocentes en un abrir y cerrar de ojos. Para representar la última cinta la acción nos ponía a los mandos de un vehículo con una mecánica de juego similar al título lanzado por Reflections tres años más tarde, Driver.

Un agraciado batiburillo jugable que en su fase temprana de desarrollo era muy distinto al que terminó colándose en las estanterías pues sus creadores solo tenían en mente adaptar la tercera película. Fue Fox Interactive la que obligó a Probe a incluir las dos primeras aventuras del agente McClane dando lugar a uno de los discos más queridos de PlayStation, Saturn y PC.

The Nightmare Before Christmas: Oogie's Revenge

Sin abandonar el mundo cinematográfico, una de las obras más aclamadas de Tim Burton, Pesadilla antes de Navidad, recibió diferentes videojuegos sobre la marca pero hoy queríamos destacar The Nightmare Before Christmas: Oogie's Revenge, la aventura en la que Jack debe detener las ambiciones de Oogie Boogie para con Ciudad Halloween.

Con un planteamiento beat’em up que recuerda a la saga Devil May Cry -de hecho comparten desarrolladora-, la aventura nos lleva a visitar, látigo verde en mano, distintos tétricos y divertidos parajes que recuerdan vagamente a MediEvil. Conforme avanza la historia nuestro querido Jack tendrá la opción de equiparse con nuevas vestiduras que potenciarán sus características luchadoras añadiendo combos a su repertorio de tollinas y ataques elementales.

El título puede parecer algo infantiloide o aburrido pero para nada es así. Se nutre y mucho de la película original, muestra unos gráficos más que decentes (PS2 y Xbox) y una banda sonora fantástica compuesta por los temas principales de la cinta. Jugablemente no decepciona aunque a día pudiera estar anticuado.

Saints Row IV: How the Saints Save Christmas

La franquicia Saints Row ha cambiado mucho desde su primera aparición en Xbox 360. En un intento de desmarcarse de su rival más directo, Grand Theft Auto, Volition adorna con sátiro humor cada una de sus entregas incluyendo sus contenidos descargables. How the Saints Save Christmas fue uno de ellos dirigido a su cuarto capítulo.

Aquí nuestro héroe junto a su banda debía de rescatar a Santa Claus, quien estaba atrapado en una suerte de mundo virtual a lo Matrix. Se incluyó en el pase de temporada de Saints Row IV e incluía tan solo tres misiones, la posibilidad de conducir el trineo de Santa, trajes, pistolas y un curioso vehículo volador con renos. Su contenido era sencillo y apenas necesitaba de poco más de una hora para completarse.

La ciudad principal del juego lucía sus largas calles llenas de nieve, adornos navideños, música acorde a la temporada festiva así como infinidad de tiroteos en cada esquina. Una vez completada esta expansión, se desbloqueaban características, armas y trajes para utilizar en el juego principal.

Dead Rising 4

La ciudad de Willamette no es quizás el destino vacacional más consultado en los buscadores de viajes que pueblan internet. Y con razón. Los pobres residentes de este modesto pueblo se ven asolados cada cierto tiempo por un brote vírico que transforma a sus habitantes en zombies pero eso no parece ser un problema para el fotógrafo Frank West, quien vuelve en Dead Rising 4 con muchas ganas de deslomar cuerpos pútridos.

El videojuego se ambienta en unas hipotéticas navidades de 2022 con un Frank metido de lleno en un marrón con el gobierno que le obliga a lavar su imagen frente al mundo investigando el nuevo brote que asola Willamette. En medio del percal descubre que el virus que antaño dejó huérfano al pueblo es ahora más potente y que ni las vacunas Zombrex son eficaces contra el.

La cantidad de accesorios útiles para desmembrar zombies sigue siendo lo más interesante de esta cuarta iteración que además hace escasas semanas llegó a PlayStation 4 con el juego base y todos los descargables lanzados hasta el momento bajo el nombre Dead Rising 4: Frank’s Big Package. El título fue exclusivo temporal de la asociación Xbox One y PC.