Little Witch Academia: Chamber of Time, Impresiones

Sergio C. González Sergio5Glez

Jugamos al beat’em up de Bandai Namco basado en una de las exitosas series de animación japonesa. Con un sabor a juego de acción similar a Dragon’s Crown pero con sus propias particularidades. Lo hemos jugado en París en un evento de Bandai.

Probamos Little Witch Academia: Chamber of Time

Después de su salida en Japón desde el pasado mes de noviembre en PS4, Bandai Namco confirmó que los jugadores occidentales también podrán echarle el guante a la primera aventura basada en la serie Little Witch Academia en consolas, un juego de aventura y rol en scroll lateral con un gran número de secuencias animadas para que aquellos que disfrutan de este exitoso manganime puedan sentir a Akko y sus amigas como en las páginas del cómic.

Además, cuando llegue a España a comienzos de 2018 podremos disfrutarlo en modo cooperativo online y local. Durante nuestro paso por París hemos podido probar este Little Witch Academia: Chamber of Time, del cual os contamos lo que nos ha parecido.

El poder de las brujas

Lo primero que destaca del juego es que debemos escoger cuál será nuestro personaje y también a dos brujas más de soporte para poder arrancar. Cada una de las brujas cuenta con puntos de vida, magia, nivel de ataque y de defensa diferentes entre sí, además de un moveset que cambia de manera notable y varias habilidades pasivas que hay que tener en cuenta. Por ejemplo: una de las brujas puede mejorar las estadísticas del equipo mientras encuentra setas que van apareciendo durante la aventura; otra tiene la característica de coleccionar el doble de luna y de experiencia cuando acabamos una mazmorra; otra revela la presencia de cofres de tesoro escondidos y hace más daño a un tipo de enemigo; otra de corte aventurero hace que los personajes de apoyo ganen más experiencia y que cuando se queda a cero de vida, automáticamente recupera el 50%.

Saber escoger no solo nuestro personaje, sino también el tipo de supports que queremos para poder avanzar es clave, como importante es saber qué queremos potenciar: más experiencia, encontrar tesoros, facilitarnos la vida ante ciertos enemigos… Lo cierto es que una vez escogido el equipo (hay ocho brujas disponibles, al menos en la demo), debíamos escoger el nivel que queríamos visitar. Lo primero que destaca de la puesta en escena es su disposición al más puro estilo brawler o el ya citado Dragon’s Crown, con el que comparte algunas similitudes.

De la misma manera que dicho juego u otros como Odin Sphere, iremos avanzando por distintas zonas en las que tenemos que acabar con los enemigos de turno y escoger si seguimos en formato scroll lateral o usamos una fuerte para subir hacia arriba. El mapa está montado con todo tipo de zonas conectadas entre sí que vamos visitando. El sistema de combate cuenta con las acciones tradicionales que se pueden esperar de este tipo de juegos: saltar, dar un golpe flojo, normal o fuerte, dash, pasos laterales rápidos y tres ataques especiales de nuestra líder a lo que se suman los hechizos que una vez utilizados tardan un tiempo a recargar. Por el camino nos vamos encontrando con todo tipo de enemigos a los que tenemos que eliminar, algunos elementos del escenario que nos pueden entorpecer (como bloques de piedra que caen del cielo) y el objetivo final de ir limpiando zonas para seguir avanzando y explorando la mazmorra.

El juego muestra un elenco de posibilidades interesante, tanto por la gran cantidad de acciones que podemos realizar como por la exploración que exigen las fases que pudimos probar y que estaban repletas de caminos alternativos que valía la pena visitar para dar con nuevos objetos (con los peligros que comporta, dicho sea de paso). Es cierto que a pesar de la comparación, no se le notaba la fluidez en movimientos de algunos de los títulos en los que se inspira a nivel jugable, aunque se compensa por el acabado visual, que brilla con luz propia en las escenas de animación hechas directamente por Studio Trigger, creadores del anime original.

Algo que ofrece contrastes y diferenciación en el plano jugable son las localizaciones de cada una de las llaves que nos llevan a mundos de fantasía. Las imágenes del artículo son de Canopus Key, una zona en ruinas con todo tipo de trampas (bloques pesados, bolas gigantes que caen por el escenario, estructuras llenas de pinchos), pero en otros casos los desafíos cambian: un bosque donde es más fácil perderse que en otros escenarios, una zona volcánica donde llueve lava, unas minas que precisan de hacer la secuencia de fases correcta para poder avanzar en ellas o un desierto donde hay que jugar con el agua para encontrar nuevos caminos.

Little Witch Academia saldrá a la venta a lo largo de 2018 para PC y PlayStation 4.

Little Witch Academia: Chamber of Time

Little Witch Academia: Chamber of Time, desarrollado y distribuido por Bandai Namco para PC y PlayStation 4, es un frenético juego de acción 3D, que fusiona beat’em up y rol para narrarnos una historia original que se basa en la famosa serie de animación creada por Studio Trigger, la reconocida empresa de producción de anime con sede en Tokio. Atsuko "Akko" Kagari es una chica normal y corriente que idolatra a la famosa bruja llamada Shiny Chariot y, por eso mismo, decide apuntarse a la Escuela de Magia Luna Nova, una prestigiosa escuela para jóvenes que quieran llegar a ser brujas. En dicha escuela, la vida de Akko cambiará radicalmente y hará nuevas amigas que la acompañarán en su día a día y en sus aventuras. Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y las brujas deben hacer frente a un inexplicable fenómeno de la Luna Nova, el cual lleva varios siglos produciéndose por culpa de las Siete Maravillas. Esto las llevará a vivir una gran aventura en la que tendrán que encontrar dichas maravillas.

Little Witch Academia: Chamber of Time