BeTech: noticias de tecnología

TRUCOS WIFI

Cómo mejorar la señal Wifi en casa con aluminio y 30 euros

Cómo mejorar la señal Wifi en casa con aluminio y 30 euros

Unos investigadores encuentran un método barato de imprimir en 3D reflectores de señal usando una impresora 3D.

Estar en la misma habitación que el router es sinónimo de tener la mejor señal WiFi posible para navegar sin cables en el PC, smartphone o bajándose juegos en la consola. Pero en cuanto salimos de la habitación en cuestión, la señal se debilita. Y si ya nos movemos a otros lugares y obligamos a que la señal atraviese pasillos y paredes, apenas nos llegará. ¿La solución? Ni routers caros ni nada: 30 euros y un colega con una impresora 3D.

 

Una lata de refresco

Basándose en la idea de que una lata de refresco colocada en la parte trasera de un router puede redirigir la señal fuera de paredes y otros obstáculos, un equipo de investigadores del Dartmouth College ha descubierto un método sencillo y barato que mejora en el acto la señal wireless de Internet por toda la casa. ¿Cómo? Con un sencillo reflector que puede ser creado en “23 minutos” exactamente y sirve para mover mejor la señal de red alrededor de toda la casa y evitar así los espacios muertos.

Obviamente hay un paso importante, y es el de tener una impresora 3D en casa o tener un amigo o un sitio al que ir y que nos lo puedan imprimir. Según los investigadores, lo primero es crear el objeto en 3D que usaremos, metiendo los datos en la impresora 3D -de ahí los 30 euros si no tenemos una en casa. Una vez lo tenemos, ahora toca recubrirlo de un material reflectante que todo el mundo tiene en casa para la comida: Papel de aluminio. Colocamos varias láminas para cubrir la superficie del objeto creado. Y ya tenemos el ampliador de señal que colocaremos alrededor del router y de sus antenas.

Mejorar la señal WiFi

Más que un ampliador, un reconductor de la señal, con este objeto tendremos más control sobre la señal WiFi en casa, ya que la reconduciremos según necesitemos y que llegue a habitaciones en las que no hay, además de ‘cortarla’ e impedir que llegue a otros sitios que no queremos -algo que redunda en seguridad física y que los vecinos gorrones no nos roben Internet. En el vídeo puesto arriba podéis ver el proceso, el cual está siendo mejorado por sus creadores, ya que ahora quieren conseguir un objeto impreso en 3D que cambie de forma si en la habitación se cambia de sitio alguna cosa o se meten nuevos muebles, y así mantener siempre una señal potente constante.