BeTech: noticias de tecnología

GADGETS VERANO

Shlack, la toalla de playa perfecta que no se vuela ni se llena de arena

Shlack, la toalla de playa perfecta que no se vuela ni se llena de arena

Se acabó el dar un espectáculo en la playa.

Hay quien le encanta la playa y todo lo que conlleva, y hay quien la disfruta pero odia uno de sus dos elementos principales: la arena. Tras la odisea que puede llegar a suponer plantar la sombrilla sin que se vuele y sin perforar la arena como si fuera una plataforma petrolífera, llega la segunda odisea: poner la toalla sobre la arena. Sobre el papel es fácil, pero a poco que haga un poco de viento la cosa se complica. Y luego hay que ‘fijarla’ porque se vuela y es relativamente sencillo que acabe hasta arriba de arena. ¿Hay forma de evitar eso sin recurrir a una silla o tumbona? Ahora sí.

 

Shlack, la toalla de playa perfecta

Se llama así, Shlack, y básicamente es una toalla ‘Pop-up’ que se despliega en un segundo, manteniendo la forma sin que el viento pueda alterarla y al tiempo siendo una toalla flexible, pero con una altura que evitará que entre la molesta arena. Se abre en un momento, se recoge igual de fácil y se puede sacudir en un instante sin perder la forma para luego ponerla sobre la arena como si fuera una colchoneta, y sin tener que pelear como lo hacemos con las toallas normales. ¿Queréis más? Pues Shlack es además un 2x1, ya que viene en una bolsa que nos sirve para transportar otras cosas, como el bronceador, móvil, gafas, llaves, etc.

La textura de la toalla es suave y el material con el que está fabricada aguanta la humedad y es resistente. La podemos usar para ir de camping, en el parque, para las clases de yoga, etc, ya que es multi-usos y se adapta al entorno. Y su propuesta es tan innovadora y ha gustado tanto, que en un día ha conseguido el doble del dinero que sus creadores pedían en la popular web Kickstarter. Por 39 libras, unos 48 euros, podéis haceros con una aquí a elegir entre varios diseños y tamaños, y el envío se hará en agosto de este año. Un poco tarde, pero tendremos un mes aún para disfrutarla en la playa.