BeTech: noticias de tecnología

MANZANA CON SENSORES

¿Para qué sirve la fruta robótica? Así es la manzana robot con sensores

¿Para qué sirve la fruta robótica? Así es la manzana robot con sensores

La robótica ha llegado hasta la comida. ¿Qué hacemos con una manzana robot?

Tecnología por todas partes. Eso es lo que tenemos en esta época actual tecnológicamente tan avanzada, en la que un concepto que no ha cumplido aún la década como es el del smartphone o teléfono inteligente ha abanderado la inclusión de sus posibilidades en otros mercados y sectores. Tenemos la ropa inteligente que Levis inaugura este mismo año, tenemos relojes que nos controlan hasta la calidad del sueño. Tenemos Realidad Virtual en las casas, un ecosistema de productos conectados. Y también tenemos  B

 

Así es la manzana robot con sensores

Pero para los que estén pensando en una mezcla científica de alimento y algún tipo de tecnología ‘comestible’, no es así. Su fin de uso es más mundano y a la par mucho más útil, destinado a mejorar la calidad de vida del ser humano. Y eso es para lo que la tecnología fue creada y avanza, para mejorarnos o hacernos un poquito más fácil la vida. Como en este caso, en el que una manzana robot es capaz de certificar que un envío de frutas para las tiendas está sano y no hay ninguna pieza mala que afecte al resto.

A pesar de que en los envíos actuales de frutas se emplean sensores, la mayoría no refleja las condiciones exactas que hay en cada caja, sino de forma general. Y aunque también están los controles de calidad, puede que una muestra al azar no dictamine la calidad del lote entero. Por ello, un grupo de científicos suecos han creado un sensor en forma de fruta artificial cuya composición es lo suficientemente parecida a la fruta que debe analizar. De esta manera, e introduciendo una en cada caja del lote, un transportista puede saber al instante qué tal va todo el envío, ya que recibe las temperaturas y condiciones de todas las cajas.

La fruta espía se coloca junto a las otras y ya tiene el lote vigilado

La fruta espía se coloca junto a las otras y ya tiene el lote vigilado

Fruta robótica

¿Cómo se crea un gadget semejante? En caso de una manzana robótica, lo primero es escanear una manzana real con rayos X para que un algoritmo pueda generar la textura y tamaño medio de la pieza de fruta y que una impresora 3D cree el objeto. Una vez con la ‘carcasa’ ya fabricada, el equipo de científicos la llena con un compuesto de carbohidratos, poliestireno y agua que simula todos los aspectos de la manzana, desde la piel a la pulpa. Y aunque el resultado final no se parece a una manzana real visualmente, sí que lo hace en el resto de aspectos que van a ser analizados. Luego se pone una en cada caja y ya está el lote entero cubierto con sensores.

Lo mejor del invento es su coste, ya que crear una sola fruta de estas sólo vale 50 dólares y puede reusarse en cada envío. Lo malo es que el diseño actual no tiene función para transmitir datos wireless, por lo que hay que pararse a mirar los sensores. Pero esto es precisamente el siguiente objetivo de estos inventores, mejorar el diseño que ya de por sí es bien útil para los que se dediquen a este mercado.