BeTech: noticias de tecnología

ESTRÉS LABORAL

5 objetos antiestrés discretos para relajarse en el trabajo

5 objetos antiestrés discretos para relajarse en el trabajo

El stress en la oficina puede ser devastador. Combátelo con estos gadgets.
Samsung Galaxy S9 Unpacked

Si acudimos a una definición de manual vemos que el estrés es un “estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales”. Es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que parece o imposible de resolver o muy complicada. A ello no contribuye precisamente el acelerado ritmo que esta vida moderna de redes sociales, smartphones y socialización constante impone. ¿Te sientes agobiado en el trabajo, el curro te sobrepasa? Pues aquí te dejamos cinco objetos antiestrés que pueden echarte una mano cuando quieras pegar un grito o un puñetazo a la pared y no puedas.

 

Péndulos

El primero en la lista es también uno de los más divisorios, ya que el movimiento constante de estos objetos pueden ocasionar el efecto contrario al esperado y enervar en vez de relajar al usuario. Si te gusta observar un péndulo de movimiento continuo, su mecánica simple puede ser un aliado antiestrés después de un encontronazo con un compañero o una reprimenda del jefe, además de un objeto muy decorativo de esos que todo el mundo que lo ve piensa en tocarlo. El péndulo de Newton (el las bolas de metal colgantes) es el primero en el que solemos pensar siempre, y en Amazon lo tienes a partir de 3 euros.

 

Fidget Cube

Nacido de uno de los proyectos de financiación popular más exitosos en la historia de la web Kickstarter, el Fidget Cube parece una absoluta chorrada la primera vez que uno lo tiene en la mano y se entera para qué sirve, pero su fórmula de apretar botones tiene detrás un estudio sobre el comportamiento humano en situaciones de tensión. Como un dado de varias caras, el Fidget Cube tiene botones que hacen ruido, otros silenciosos, un dial y una bola para rotar, superficies para restregar el dedo, un interruptor de los que hacen ‘click’ y hasta un mini stick tipo PSP. Y si aún preguntas para qué sirve, es el sustituto ideal para no estar chasqueando el bolígrafo, mordiéndose las uñas o tirándose del pelo en aburridas conferencias o momentos estresantes de reuniones o presentaciones. Aquí tenéis el diseño más cercano al original, y cuidado con las copias malas de Amazon, que las hay a patadas.

 

Llavero de Burbujas

¿Qué tiene el plástico de burbujas para que sea tan adictivo? Usado para el transporte de elementos delicados, el plástico de burbujas tiene la facultad de ser un elemento antiestrés para aquellos que se dedican a estallar todas y cada una de las burbujas que componen el trozo que venía en la caja. En sí es una actividad que les reporta bienestar porque se sienten bien estallando dichas burbujas. Sabemos que es complicado tener un rollo de este tipo de plástico en la oficina, así que lo mejor es este llavero de 8 botones que al mismo tiempo que nos permite pulsarlos (el efecto del Fidget Cube) nos hace escuchar el sonido de una burbuja que se rompe a cada pulsación. Por menos de 8€ en Amazon, supera una situación tensa dándole gusto al dedo y reventando burbujas físicamente.

 

Caras Cao Maru

Lo más usual en cuanto a objetos antiestrés es la pelota de goma que uno aprieta hasta tensar bien la mano. Pero el artista nipón Makiko Yoshida prefirió crear algo nuevo, y el resultado fue Cao Maru, un rostro de facciones humanas que apretar para cambiarle la expresión facial y hacer sufrir a quien tenemos en mente o apretarle la cabeza hasta cerrarle la boca y que se calle en un sentido entre literal y metafórico. Llamativo y barato, ya que por menos de 10€ podemos hacernos con uno, el Cao Maru nos relaja permitiéndonos liberar tensión y esas ganas de estrujar algo con las manos, al tiempo que hace sonreír debido a las expresiones faciales que la cara muestra.

 

Lámpara de Lava

Otro artículo que puede ser disfrazado con la excusa de adornar la mesa de trabajo, una lámpara de lava es un recurso habitual debido al poder de atracción que poseen. En sí no es más que gotas de cera formadas al azar que suben y bajan, pero fijándose en cómo fluyen por el tubo junto a los colores que muestran contribuyen a que el cerebro se relaje, y la tensión disminuya con la tranquilización progresiva mientras la cera de este invento creado en los años 60 sigue fluyendo.