BeTech: noticias de tecnología

Identificación biométrica

Pronto podrás desbloquear el móvil y otros dispositivos con el ritmo cardiaco

Lector ritmo cardiaco

La tecnología de reconocimiento del ritmo cardiaco está a punto de dar el salto a nuestros dispositivos

Es la nueva revolución en la seguridad de los dispositivos que se avecina, la que dejará de lado las huellas dactilares como método de identificación biométrico más extendido. Ahora la tecnología de reconocimiento de patrones únicos en el ritmo cardiaco ha evolucionado tanto que está a punto de convertirse en un estándar más de identificación en muchos ámbitos de la tecnología. Y decimos que lo será pronto porque de momento esta tecnología de identificación se está desarrollando en la universidad de Birmingham en el estado de Nueva York, donde un equipo de investigadores está estudiando la utilización de los latidos del corazón como medio para identificar de forma más compleja a un individuo.

El ritmo cardiaco frente a la huella dactilar

Esta nueva tecnología que se está desarrollando en la Universidad de Birmingham tiene el objetivo de reemplazar a la que ahora es la tecnología de reconocimiento biométrico más extendida por ejemplo en smartphones, donde terminales de todas las gamas ya disponen de este tipo de lectores de huellas, que han mejorado la seguridad, pero que se quedan por detrás de lo que el ritmo cardiaco puede ofrecer en este campo. Los usos de esta tecnología podrían extenderse a la identificación en innumerables aplicaciones o herramientas, desde redes sociales a su presencia en cerraduras de puertas, armarios o cajas fuertes.

Lector ritmo cardiaco

Los beneficios de esta tecnología para sus creadores son claros, ya que entienden que el latido de nuestro corazón es incluso más personal que la propia huella dactilar, por lo que partiendo de esta base un método de identificación de este tipo sería más seguro que los actuales lectores de huellas. Además de esto hay otro factor a favor de este tipo de identificación, como es el menor gasto de batería que implica, ya que es mucho menor en un wearable de lo que supondría un lector de huellas tradicional. El único factor que puede interponerse en el camino de esta alternativa de identificación son las irregularidades que en momentos puntuales puede sufrir el latido de nuestro corazón.

Como es lógico diversas situaciones pueden alterar nuestro ritmo cardiaco, ya sea por el ejercicio físico o una situación de estrés o shock. Este es uno de los desafíos de esta tecnología, que por otro lado está ya muy avanzada e incluso ya cuenta con una pulsera en el mercado especializada en la identificación mediante este método, llamada nymi, pero que aún se encuentra en una fase en la que terceros deben desarrollar aplicaciones y hacerla compatible para apostar por ella, y que pueda comenzar a ganar terreno frente a los wearables tradicionales, escáneres de iris o lectores de huellas en el mercado.