BeTech: noticias de tecnología

Aviones

Una pastilla podría evitar el jet lag después de un viaje en avión

avion ventanilla

La compañía British Airways ha patentado un sistema que avisa a la tripulación de tu estado físico para evitar el jet lag.

Los trayectos largos en avión son muy aburridos a menos que devores el catálogo de películas y series que te ofrece la compañía con la que viajas. También tienen otro inconveniente que sufrirás después del aterrizaje y es el temido jet lag. El desfase horario puede echar a perder los primeros días de tu viaje a menos que te hayas echado una buena siesta en tu asiento. Para lograrlo British Airways ha patentado una pastilla para evitar el jet lag después de un viaje.

 

La tripulación sabrá lo que necesitas

Antes del despegue hay que tomar una serie de medidas: atarse el cinturón de seguridad, poner el respaldo en posición vertical, plegar la mesilla y levantar las ventanillas. Hasta ahí es el procedimiento actual que se hacía hasta ahora, pero la compañía British Airways quiere añadir un punto más que consiste en ingerir una pastilla para evitar el jet lag.

El comprimido en cuestión no es para el mareo o para dormir durante todo el viaje. Según la patente que ha registrado la aerolínea, en el interior se aloja un sensor que medirá tus constantes vitales durante el recorrido. Medirá la temperatura del cuerpo, acidez del estómago, pulso cardíaco e incluso cómo se desarrolla tu sueño si te mueves demasiado. De esta manera la tripulación sabrá atender tus necesidades sin necesidad de llamarlos, desde traerte una manta para que no pases frío o traerte la cena cuando estés despierto (así no utilizarás con el estómago vacío).

 

Control total para la tripulación y tú

Según el contenido de la patente, el viajero también puede realizar un seguimiento de sí mismo desde cualquier dispositivo móvil. Este sistema, pero a mayor escala, es el que utilizará la tripulación para monitorizar a los pasajeros y atender sus necesidades según los datos que reciban del sensor alojado en su estómago. Todos los datos se almacenan en un servidor del avión y se envían a una central para mejorar el análisis de cada persona. Para este proceso se necesitará una conexión inalámbrica, cuya infraestructura será mejor en el 2018.

No cabe duda de que el sistema es muy útil para mejorar la atención al pasajero y evitar el jet lag, aunque es imposible no pensar en otras aplicaciones. Se podrían prevenir enfermedades o incluso atender episodios de ataques al corazón en pleno vuelo y estabilizar a la persona que lo sufre al instante, como ejemplo de otra aplicación práctica. Aunque no viene especificado en el escrito, este servicio debería ser un servicio voluntario ya que no muchos usuarios están dispuestos a utilizar este método para recopilar datos de su cuerpo solo para prevenir un leve trastorno del sueño.