Resident Evil VII - Impresiones TGS 2016

Dedede

La novedosa entrega de la veterana saga de Capcom leventa ligeramente el manto de niebla que lo cubría y toma más forma de juego en esta TGS con una propuesta cercana al juego del escondite y que nos tendrá pegado a los cascos de audio tanto como a la pantalla.

¿A quién no le da miedo sentirse totalmente indefenso y aislado, huyendo constantemente de un enemigo que puede aparecer en cualquier momento? Dicho de otra manera, ¿a quién no le subía la adrenalina jugando al escondite con los amigos mientras escuchábamos acercarse a aquel amigo de quien nos ocultábamos?

Esa es la base de la demo del nuevo Resident Evil: escondernos y evitar ser vistos. La jugabilidad de la saga parece volver a centrarse en elementos de las primeras entregas que habían perdido peso desde la cuarta iteración: los puzles y la exploración.

Esta última parece el eje de la nueva jugabilidad: debemos conocer a fondo los secretos de la casa en que nos encontramos, sus recovecos, sus tesoros, sus objetos y hasta sus grietas que nos permitirán observar lo que ocurre en habitaciones sin exponernos a ser encontrados.

Reminiscencias con los originales

Esta exploración nos llevará a encontrar, al estilo de aquellos añorados primeros Resident Evil, elementos que deberemos transportar y colocar en dispositivos en un órden o forma correcta para desbloquear nuevos pasajes o rutas.

Pero a esta vuelta a los orígenes hay que añadirles una descarada inspiración en las propuestas de terror indie que han triunfado en los últimos años. Así, durante la demo de este TGS 2016, un simple encontronazo con los habitantes de la casa supondrá la muerte instantánea.

Esto nos obligará a permanecer constantemente en alerta, agachados, sin hacer ruido, y controlando por donde nos movemos. Para ayudarnos en este sentido, ahora abrir una puerta nos permite primero entornarla para observar el interior, y ya entonces decidir si dar el paso de abrirla completamente o huir y escondernos por nuestra vida antes de que vengan por nosotros.

Tampoco es que morir tenga gran importancia: por lo visto en la demo, al morir simplemente volvemos a reaparecer en la casa tantas veces como haga falta. Una fórmula que compensa en parte la facilidad con la que abstraernos en un puzle nos puede llevar al Game Over.

Para ayudar en la ambientación, la interfaz de usuario es totalmente limpia, apenas mostrando alguna vez el nombre de los botones cuando podemos realizar alguna acción contextual en ese momento o cuando abramos menús o el inventario.

Este última muestra un espacio muy limitado y de nuevo se usa de forma dinámica y con una rejilla en la que distintos objetos ocupan más o menos espacio. De esta forma se impide cargar con todo lo que encontremos obligándonos a decidir qué priorizar en cada momento.

En el aspecto gráfico destaca el cuidado en la iluminación, que ayuda a trasmitir en parte un cierto ambiente irreal y onírico de pesadilla, de nuevo con reminiscencias de títulos como P.T.

Más importante es la misión encomendada al apartado sonoro. Deberemos estar pendientes de todo ruido extraño ya que será la única manera de permanecer con vida. Un buen oído para calcular la cercanía en los pasos y gritos de nuestros enemigos y nuestra habilidad para escondernos parecen ser las claves para llegar lejos en esta nueva entrada de la prestigiosa franquicia.

Resident Evil 7

Resident Evil 7, desarollado por Capcom para PCPlayStation 4 y Xbox One, es la séptima entrega numerada de la popular saga de acciónaventura Resident Evil ahora bajo perspectiva en primera persona con un fuerte componente de terror y survival horror. Los sucesos tienen lugar después de los eventos de Resident Evil 6 en una América rural.

Resident Evil 7