BeTech: noticias de tecnología

WALK AGAIN PROJECT

La Realidad Virtual y los exoesqueletos ayudan a los parapléjicos en la rehabilitación

La Realidad Virtual y los exoesqueletos ayudan a los parapléjicos en la rehabilitación

La ciencia actual consigue devolver a varios pacientes parapléjicos el control de parte de sus músculos gracias a la VR y los exoesqueletos.

Aplicada de momento en su mayoría en el campo del entretenimiento lúdico, la Realidad Virtual es capaz de algo más que enseñarnos la Ceremonia de Apertura de las Olimpiadas Rio 2016 como si estuviéramos en ella. En el campo de la Medicina, la VR en conjunción con otros avances como los exoesqueletos está consiguiendo maravillas en el ámbito de la rehabilitación, particularmente en los tratamientos con pacientes parapléjicos que no pueden mover parte de su cuerpo.

 

Walk Again Project

Un grupo de investigadores de la Duke University liderados por el neurocientífico Miguel Nicolelis está consiguiendo logros que no se esperaban obtener con ocho pacientes parapléjicos a los que están tratando usando una mezcla de realidad virtual y un exoesqueleto robótico que el propio paciente maneja mediante su actividad neuronal en el llamado Walk Again Project, que está consiguiendo que estos pacientes obtengan de nuevo parte de la sensación perdida y el control de los músculos de sus piernas.

La realidad virtual consigue que el paciente aprenda a controlar el exosesqueleto, y un electrodo no invasivo lee e identifica la señal eléctrica específica del cerebro del paciente cuando este piensa en caminar. Al estilo del film Avatar de James Cameron, los pacientes aprenden primero a controlar con su cerebro el exoesqueleto usando la VR para ello, y luego pasan a usar los dispositivos físicos que exigen más control sobre las partes afectadas, como los brazos, la postura, el equilibrio.

Fuera de las predicciones

Tras siete meses, algunos de los pacientes observaron cambios en su capacidad de movilidad. Y al año, cuatro de ellos habían tenido tanto éxito con el experimento que su condición podía cambiarse de parálisis completa a parálisis parcial. De hecho, para Miguel Nicolelis fue un éxito inesperado, ya que "no podíamos haber predecido este resultado clínico tan sorpresivo cuando empezamos el proyecto". Y como ejemplo tenemos a una mujer de 32 años que llevaba 13 paralizada tras un accidente de coche. Incapaz de ponerse en pie, al final del proyecto ha sido capaz de mover sus piernas de forma voluntaria y caminar ayudada por un andador y un terapeuta.

Tras dos años recibiendo terapia, los pacientes del proyecto Walk Again seguirán en tratamiento mientras los investigadores documentan su progreso. El proyecto se abrirá para nuevos pacientes con lesiones más recientes en el tiempo, para comprobar si el tratamiento es capaz de actuar con más celeridad en enfermos parapléjicos que tienen lesiones más recientes.