BeTech: noticias de tecnología

REFRIGERACIÓN LAPTOP

Cómo evitar que tu portátil se sobrecaliente en verano

Cómo evitar que tu portátil se sobrecaliente en verano

Si tienes el laptop sobre las piernas tirado en la cama y sientes que está ardiendo, sigue estos consejos para bajar su temperatura y que dure un año más.
Samsung Galaxy S9 y S9 Plus

Sin duda que la peor estación del año para cualquier dispositivo electrónico es el verano, ya que un aparato que consume energía lo pasa igual o peor que una persona cuando las temperaturas son elevadas. Esta semana os hablamos de cómo bajar la temperatura de un smartphone para que no nos ardiera la mano al cogerlo ni sufriese problemas de rendimiento. Y hoy seguimos con otro de los dispositivos que suelen sufrir bastante debido a su facilidad de transporte y gran uso para cuando estamos aburridos: el laptop u ordenador portátil. Sigue estos consejos si el tuyo arranca con el ventilador a tope cuando ni siquiera has entrado en Facebook o abierto Youtube y verás cómo te lo agradece con un mejor rendimiento.

 

Mantenerlo elevado

Al igual que la canción de U2, 'Elevation', tu portátil agradecerá que no lo tengas pegado a una determinada superficie, sobre todo si esta es madera, cristal o la colcha de la cama (mucho menos tu regazo). Si os fijáis en su estructura, notaréis que muchos tienen varias rejillas, unas más frías (por dónde cogen el aire) y otras más calientes (por donde lo expulsan) . Y aunque están diseñados para evacuar el aire caliente apoyados en una superficie, la calor en verano provoca un calentamiento que se traduce en una mayor cantidad de aire caliente a expulsar.

Si podéis basta con mantenerlos unos centimetros por encima de cualquier superficie, y es tan fácil como colocarle algo que aguante su peso en la parte de debajo, siempre con cuidado de no tapar precisamente la zona de refrigeración. Con esto aumentaréis el flujo de aire en la zona clave del laptop. Y este no se calentará tanto.

Ambiente fresco

A 40º en la calle, no hay nada mejor que estar en una habitación con aire acondicionado, tanto para tí como para tu ordenador. Pues nada agradece más el ambiente de frío controlado que un ordenador, un móvil o una consola de videojuegos. Si os fijáis, cuando es otoño o invierno, cuando hace un clima fresco en el exterior, el portátil no se calienta. Con el aire acondicionado pasa lo mismo, puesto que el aire de la habitación es frío, y si tenéis aire acondicionado o incluso un ventilador de esos potente, no necesitaréis tener que poner el PC en alto, porque no se calentará apenas.

Bases de Refrigeración

Dado el diseño de un laptop, abrirlo y colocarle uno de esos ventiladores o incluso refrigeración líquida es una operación harto complicada y cara para sus resultados. Si no tenemos la opción de enfriar la habitación, hay periféricos más allá del habitual ventilador USB barato que pueden echarnos una mano como son las bases de refrigeración. En sí se tratan de superficies en las que colocaremos el laptop y que vienen equipadas con ventiladores para proporcionarle un extra de aire al equipo o por el contrario de evacuar mejor el aire caliente.

El requisito esencial es que deben ser metálicas (huid de las de plástico), y asegurarse de que su ventilador o ventiladores no hacen demasiado ruido o de que la posición del equipo y el teclado al ponerlo encima es cómoda para nosotros. Ojo, no vale la primera que veamos en Amazon o Google, ya que primero debemos comprobar dónde está la salida de aire caliente del laptop, dónde la entrada de aire (consultad bien las especificaciones de vuestro portátil) y de esta forma buscar la base de refrigeración que mejor se adapte a las características del PC. Tampoco penséis que os aliviará todo el calor del dispositivo de golpe, pero sí es cierto que baja la temperatura en varios grados y bien elegidas suponen, nunca mejor dicho, un soplo de aire fresco.

Ajustes Internos

Software de control: Al igual que con los móviles, un mal ajuste interno o rendimiento puede provocar un sobrecalentamiento del portátil. Para empezar estaría bien instalarnos un programa dedicado en específico a controlar la temperatura del laptop, y así nos hacemos una idea los procesos que más rendimiento demandan y por tanto más calentamiento provocan.

- Nada de Overclocking: En el mundo de la informática, 'overclockear' significa aumentar la frecuencia de reloj de la unidad central de procesamiento con el fin de conseguir un mejor rendimiendo del equipo. Esto en la práctica supone un peligro para los componentes, ya que hay fabricantes que venden productos desbloqueados para quien quiera hacer overclocking, y quienes cancelan la garantía si ven que han sido dañados por esto. En un portátil, overclockearlo garantiza aumentar su temperatura, y en pleno verano ya imagináis el sobrecalentamiento que puede alcanzar, así que si queréis enfriarlo, mejor dejaros de ponerlo al límite.

- Bajarle el brillo: Lo mismo que en un smartphone, el brillo al máximo exige más rendimiento del equipo, que consume más de la batería y aumenta la temperatura. Si lo mantenéis por debajo del máximo, veréis como se enfría antes

- Ajustar el Procesador: Si estáis en Windows podéis seguir este truco para reducir el estado al máximo del procesador. Lo primero es hacer click en el icono de la batería que suele aparecer en la parte inferior derecha del equipo > Más opciones de Energía. Aquí veréis desplegados los planes de energía del sistema y el que estáis usando. Seleccionad la opcion Cambiar la configuración del plan del que estáis usando > Cambiar la configuración avanzada de energía.

Llegaréis a la ventana de Opciones de Energía, y en el desplegable debéis buscar Administración de energía del procesador > Estado máximo del procesador. Podréis cambiar el porcentaje de los dos parámetros, el de la Batería y el de la Corriente Alterna, siendo lo ideal que estén entre el 70% y el 90%, y lo recomendado el 80%.