Las 10 mejores Misiones de Grand Theft Auto

 

Metaleros, escoceses y vodka explosivo

Publicity Tour, GTA Vice City

En 2001, la cachonda, violenta y divertida serie cenital de ladrones de coches y mafiosos que tanto nos había divertido en la primera PlayStation dio el salto a PS2. Y con ella Rockstar creó un juego que reformuló varias ideas sueltas y las aglutinó para crear sus propias reglas en Grand Theft Auto III, el primero de su especie y de una larga estirpe de juegos Open World de acción, libertad e historias del mundo criminal. Desde GTA III al reciente GTA V han sido 14 años de misiones entre las que empezaremos a repasar aquellas que merecen estar en lo más alto. Y empezamos fuerte, con el querido GTA Vice City y su Publicity Tour, un delirio de metaleros escoceses borrachos, limusinas que no pueden bajar de velocidad o explotarán y una de las misiones más divertidas de ese homenaje a los 80 que fue todo el juego.

Robando el Metro, literalmente

For the Man Who Has Everything, GTA IV Ballad of Gay Tony 

Consiguiendo el objetivo de sacar DLCs que sí se ganasen el dinero que costaban y no pareciesen un mero sacacuartos como otros descargables sí que lo son, Rockstar nos regaló en Ballad of Gay Tony una vuelta a la genial Vice City con el toque gráfico de GTA IV. Hay muchas misiones dignas de recordar, pero For the Man Who Has Everything es digna de figurar por el locurón que suponía cumplir su objetivo: Robar la locomora de un vagón de metro. La parte final, de tiroteos sobre el tren y el momento del helicóptero, sigue siendo espectacular por el toque de set piece estilo Michael Bay de toda la propuesta. Tráenos de vuelta el mundo de Gay Tony, Rockstar.

“¿Crees que los animales se masturban?”

Eddie Low, lo peor de la ciudad, GTA IV  

En la Liberty City de GTA IV hay muchos ‘personajes’ que encontrarnos, pero el serial killer Eddie Low se convierte quizás en el más extremo. No solo por la diarrea verbal constante de no cerrar el puñetero pico, sino por las burradas que suelta por esa boca describiendo en plan Hannibal Lecter hasta arriba de speed asesinatos de niños, descuartizamientos y otras lindezas. Puede que suene mal, pero matarlo como en el video, quemándolo vivo con cocktails molotov, es todo un gustazo y alivio además de un favor para la ciudad. Aunque siempre nos quedaremos con la duda: ¿Se masturban los animales?

Anal-izando a Lindsey Lohan

Haciendo Yoga/Paparazzeando a las celebrities, GTA V 

Al igual que San Andreas y el resto de GTAs, con Grand Theft Auto V podríamos hacer un reportaje entero sobre las mejores misiones y en varias entregas. De la última y enésima obra maestra de Rockstar mezclamos dos en este apartado, una que empieza con una sesión de yoga al estilo Brazzers, sigue con conducción alucinógena y termina con aliens investigándonos el cuerpo. Y otra en la que nos convertimos en Paparazzis para ver como anal-izan por detrás a una celebritie teen con la que la pasada de rosca Lindsey Lohan se ha sentido muy identificada y ha intentado sacar algo de fama en plan carroñera. ¿Cómo, madres del mundo, que es una vergüenza que sus hijos vean esto? Más aún es que ustedes no echen puñetera cuenta al enorme sello PEGI +18.

Trampeando a la poli

Cop Land, GTA Vice City  

Huir de la policía y su implacable acoso es una constante en la saga GTA, pero la misión Cop Land de Vice City nos tiene haciendo el cafre urbano precisamente para todo lo contrario: Atraerlos a un garaje en el que robarles los uniformes, poder colarnos en una escena del crimen, y volarla por los aires. ¿Y luego? Pues a darle gusto al cuerpo escapando con la excusa del coche, la placa y el uniforme policial puesto, para volver a casa y recuperar nuestra camisa hawaiana cutre-favorita.

El mejor ‘palo’ virtual hasta GTA V

Three Leaf Clover, GTA IV     

Los atracos en Grand Theft Auto no son algo nuevos, pero en GTA IV y con la potencia de los sistemas HD, Rockstar logró uno de los mejores ‘palos’ virtuales que se han visto en el videojuego hasta GTA V. Sintiéndonos de pleno derecho como Robert De Niro y Val Kilmer en Heat –probad a jugar esa parte con esto sonando de fondo-, Three Leaf Clover no es solo una misión difícil como pocas en GTA IV, con ese atraco al Bank of Liberty que la policía fastidia y nos obliga a un escape épico por Chinatown y el metro subterráneo, sino una de las partes del juego de las que más se recuerda entre los usuarios. Brutal y criminalísticamente épica tanto en diseño como en ejecución



“Welcome home, bro”

Saint Mark’s Bistro, GTA San Andreas

La extension de San Andreas lleva impresionando incluso diez años después, y solo con ella podríamos hacer un reportaje entero de misiones -la de la cosechadora, la del jet pack en el Área 69, su épico final. La experiencia se coronó con detalles como los aviones y todo todo lo que Rockstar implementó. Pero para los fans de la saga, la misión de Saint Mark’s Bistro tenía algo especial. No es precisamente una set-piece brutal, ni tampoco delirante o bestia. Pero es en el lugar en el que se ambienta lo que supone su clave, ya que nos lleva de vuelta a la Liberty City de GTA III, confinada a los parámetros de la misión, pero aún así la ciudad de siempre y además en plena nevada. Un guiño nostálgico bien agradecido.

  

Duda Existencial: Dejarlo vivir o coserlo a balazos

That Special Someone, GTA IV    

El tema de hacer una elección no es una constante en cuanto a misiones de GTA, pero hay ejemplos. En GTA IV, That Special Someone destaca por ser uno de esos momentos no tan intensos a nivel jugable como sí a nivel narrativo de cinemática. Niko Bellic da con ese traidor que nos dejó vendidos hace unos años, lo que permite a Rockstar dar rienda suelta al personaje en cuanto a la ira. Y eso a nivel jugable se traduce en una elección, en la que podemos matarlo, ejecutarlo o dejarlo vivir. Aquí depende la decisión de cada usuario, de si quiere marcharse y perdonarle la vida sin mancharse las manos, de si prefiere desahogarse metiéndole una paliza a puñetazos y luego un disparo, o de sacar la pistola y dictar sentencia. Lo que se prefiera, pero doce balazos en el cuerpo es una sentencia más que justa para ese **** traidor.


“Say hello to my little friend!!!”

Keep your friends close, GTA Vice City   

Las misiones finales de Grand Theft Auto siempre han sido épicas, y con un nivel de dramatismo considerable. En el climax de Vice City, Rockstar homenajea una vez más -como hace durante todo el juego- a la peli de culto y adoración de raperos que es Scarface de Brian De Palma, con un último tiroteo en nuestra mansión que recuerda al que cierra la mítica vida de Tony Montana. Ni coches, ni policía ni nada. Solo nosotros, nuestra Ley y los bastardos que nos quieren quitar lo que llevamos todo el juego ganando con sudor y sangre. Es hora de enseñarles a nuestros enemigos dónde está la puerta… del cementerio

La cumbre de los golpes virtuales

The Big Score, GTA V    

Hemos mencionado en esta lista el estupendo atraco que llevábamos a cabo en GTA IV, una clara base que Rockstar amplió y dimensionó para la siguiente entrega. El tema de los palos en GTA V lo convierte en el mejor simulador de atracos que hay, y su misión final es un evento con tantas posibilidades que si nos acercamos en plan atracadores descarados no resulta igual que si lo planeamos con uniformes y más tipo ‘undercover’, resultando en distintas maneras y cinemáticas. Se trata de entrar, de asegurar el cargamento, de crear la vía de escape y salir con vida del atraco de nuestras vidas, para luego respirar pad en mano ante lo conseguido. Por descontado que en toda la saga GTA hay decenas de misiones más que merecen ser recordadas y hemos tenido que descartar para esta entrega, pero eso lo dejamos para una próxima ocasión.