Los 10 Mejores Juegos Nintendo

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

Zonaforo ha hablado, después de una semana de votaciones, los lectores y usuarios del foro han dejado claras sus preferencias y han elegido entre todo el amplio catálogo de la casa de Kioto, cuáles son sus favoritos.

La pasada semana celebramos el 125º aniversario de Nintendo con una selección de 125 de sus mejores juegos, pero además os pedimos a la comunidad de Meristation que votara a su favorito. La tarea de quedarse con tan solo un juego de la historia de la casa de Kioto es dura, tal y como han reconocido muchos de los votantes, pero finalmente la votación ha arrojado una lista de títulos excepcionales que forman no ya lo mejor de los creadores de Mario, sino diez juegos que recogen algunas de las mejores virtudes del videojuego a través de diferentes épocas y estilos. Sin más preámbulos, y en orden de menor a mayor número de votos, os ofrecemos la selección ideal de juegos Nintendo por parte de Zonaforo.


10. Wind Waker


   

En su día fue ridiculizado y despreciado por no ser ese “Mature Link “ que se había dibujado conceptualmente en el prólogo de Gamecube. En su lanzamiento fue cuestionado por su sencillez, por el poco reto de sus mazmorras, por la navegación y por el viaje en busca de la trifuerza. Pero unos años más tarde su valor entre los aficionados sigue al alza. Uno de los Zelda más excepcionales y únicos por numerosos elementos, estéticos, mecánicos y narrativos, entre lo que destacamos a un Link más expresivo y humano que nunca, una contradicción dada la apuesta por el estilismo del dibujo animado. El soberbio uso del cel shaded y una animación excepcional dieron vida a una gran aventura, que entre sus muchas virtudes está la de un final que deja la piel de gallina y resume a la perfección el valor único que tiene este juego dentro de la saga.


9. Super Mario Galaxy


     

Super Mario Galaxy llegó en el momento perfecto, con una consola algo necesitada de demostrar que podía hacer algo más que ofrecer juegos de bolos con personajes cabezudos, y también con cierta urgencia de demostrar que era mucho más que algunas de las aberraciones gráficas que habían desfilado por sus circuitos.Galaxy fue un golpe en la mesa que por un lado exhibe un exquisito diseño, creando un tipo de entorno en el que el sistema de Wii-Mote + su complemento (el “nunchaku como se le conoce cariñosamente) sirven perfectamente para dirigir un plataforma enormemente rico y variado. Con esa sólida base, asistimos a un auténtico espectáculo repleto de momentos inolvidables, con una de las historias más ricas contadas en un Mario, una fenomenal presencia visual en la que se aprecia la verdadera fuerza de la consola, y una banda sonora simplemente inolvidable. Toda una obra maestra.


8. Pokémon Rojo/Azul/Amarillo


La verdad es que la batalla entre las primeras generaciones Pokémon ha estado reñida y con el voto muy repartido la primera, la segunda y la tercera, pero finalmente se ha impuesto por muy poco el original. Un juego histórico por lo que supuso en cuanto al nacimiento de una de las grandes sagas del videojuego y todo un fenómeno social. También muchos consideran que son esos 151 diseños originales de Pokémon los más icónicos y acertados creados por Game Freak -en líneas generales- lo que también contribuyó a la popularización de los mismos. Independiente de factores externos, fue este original diseño en el que construyó una fórmula ganadora en la que confluyen pasiones como el coleccionismo, la progresión de personajes y el espíritu competitivo, una mezcla explosiva que no ha perdido su atractivo con los años.


7. Majora’s Mask


Wind Waker es uno de los Zelda más diferentes y excepcionales que existen. Pero se queda corto en comparación con este viaje al lado oscuro que es Majora’s Mask. El juego nació de un reto muy sencillo ofrecido por Miyamoto: ante las pocas ganas de Aonuma de embarcarse en una versión “remix” de Ocarina como era Ura Zelda -que acabaría siendo conocido como Master Quest-, Miyamoto le propuso un reto: crear un juego diferente que pudiera completarse en un año. Finalmente, el proyecto conocido como Zelda Gaiden acabó siendo descartado para DD64 ante el fracaso del complemento, pero los objetivos seguían siendo los mismos: crear un nuevo título para Nintendo 64 sobre la base de Ocarina y en un tiempo récord. De esas condiciones nacieron algunas de las virtudes más destacadas de Majora’s, como el ciclo de tres días. Situando a Link en un apocalíptico microcosmos, el equipo pudo concentrarse en el detalle, en los NPCs y en el mundo, retorciendo y llevando los elementos ofrecidos en Ocarina of Time en nuevas direcciones. Este enorme ejercicio de creatividad es todavía hoy uno de los Zelda favoritos de mucha gente que adoran su radicalidad frente a los elementos tradicionales de la saga.


6. Super Mario 64


Los primeros amores no se olvidan, y a pesar de la enorme calidad de Mario Galaxy, Super Mario 64 sigue reluciendo en el recuerdo de los usuarios. En el reportaje de los 125 años de Nintendo comentábamos esa libertad y ese disfrute puros que suponen los primeros cinco minutos del juego, con un Mario corriendo, saltando y nadando por el entorno alrededor del castillo, un tutorial perfecto para entender las connotaciones de este nuevo espacio. A partir de ahí, toda una lección de lo que los polígonos y la nueva dimensión podían aportar a un plataformas, una carrera repleta de paisajes, pruebas y momentos inolvidables por tierra, mar y aire. Esos primeros momentos con la gorra con alas, o las escalofriantes inmersiones en el mar con esas aterradoras serpientes marinas gigantes, siempre acompañados por las siempre soberbias melodías de Koji Kondo. Una obra maestra.


5.The Legend of Zelda: A Link to the Past


Hay pocos juegos en el mundo que estén tan bien diseñados como A Link to the Past. Y a pesar del tiempo transcurrido, la sensación de que es una de las más grandes, variadas y equilibradas aventuras de todos los tiempos sigue vigente. La evolución respecto a los Zelda de NES fue radical en todos los sentidos, con un juego que hacía uso de todos los trucos de SNES y el aumento de memoria para crear una aventura enorme a través de un amplio mundo, con unas mazmorras exquisitamente diseñadas y una rica progresión de las habilidades de Link gracias a la adquisición de nuevos instrumentos. Y cuando nuestra retina ya estaba repleta de momentos inolvidables, un espejo nos lleva al Dark World, un reflejo oscuro del enorme mapa que ya habíamos recorrido.


4. Super Metroid


A pesar del tiempo transcurrido y de la llegada de grandísimos juegos en la saga como Fusion o la trilogía Prime, está claro que Super Metroid conserva toda la esencia y la magia de la saga a la que da nombre, convirtiéndose en la fuente de la que beben todos los demás. El viaje de Samus por recuperar un Metroid en manos de los Piratas Espaciales es un viaje de soledad y exploración, un monumental juego de acción que sabe como combinar momentos de tensa calma con acción al más alto nivel. Todo dentro de un enorme mapa magistralmente diseñado para ser descubierto a medida que descubríamos nuevas habilidades para la cazadora de recompensas. La sobrecogedora música, el fantástico aspecto gráfico y el sentido de inmersión que ofrecía el planeta Zebes son otras virtudes de un juego inmortal.


3. Super Mario World


¿Cómo olvidar la primera vez que veíamos Super Mario World en nuestros televisores? Uno de los aspectos destacados de Super Nintendo era la paleta de colores, y muy sabiamente Nintendo se había encargado de que su juego bandera reflejara ese hecho desde el primer momento, con un radiante mundo de simpáticas montañas sonrientes, balas de cañón que ocupaban la pantalla y verdes bosques en los que encontrar al nuevo miembro de la familia Mario: Yoshi. Además del habitual soberbio diseño del juego como plataformas, con fases muy bien cuidadas, un movimiento ajustado al milímetro y un enorme mundo de 96 fases repleto de secretos, rutas alternativas y posibilidades, que daban a la aventura una dimensión nunca vista en la serie. Un inmejorable comienzo para estrenarse con la 16 bits de Nintendo.


2. Super Mario Bros 3


Hay que ponerse en situación. Has estado varios años ya con tu NES, has disfrutado de una selección de juegos entre los que se encuentran algunos de los grandes de la época; seguramente has jugado al Super Mario Bros original hasta la extenuación, así como a una serie de fantásticos plataformas de acción como los Megaman. De repente, Nintendo saca un nuevo Mario, lo compras, lo pones en tu consola… y el resultado es un juego tan superior en todos los sentidos a cualquier otro plataformas en la máquina que uno no puede más que quedarse con la boca abierta. Esa fue la historia para muchos ante su primera incursión en Super Mario Bros 3, al que muchos consideran el mejor juego del sistema y uno de los mejores de toda la saga gracias al enorme salto cualitativo y cuantitativo. Niveles con suave multiscroll, gran aumento de las habilidades de Mario, la introducción de un meta-mundo repleto de extras y un aspecto audiovisual al más alto nivel en toda la esfera 8 bits justifican su segundo puesto en esta lista.


1. Ocarina of Time


Ganador por aplastante mayoría. Tampoco hacía falta mucha imaginación para adivinar el desenlace de esta votación. Por más que el resto de los juegos de Nintendo, muchos y muy buenos, acumulen virtudes y elementos destacados, la influencia de Ocarina of Time en la vida de millones de jugadores lo convierte en una referencia inmediata. No en vano estamos hablando con un candidato habitual a mejor juego de la historia, un título que revolucionó numerosos conceptos y definió en varios sentidos lo que era realmente una aventura 3D. Es imposible resumir todos los elementos, grandes y pequeños, que hacen a Ocarina especial. De hecho, si se preguntara entre los aficionados cada uno podría hablar de momentos totalmente diferentes que le tocaron como jugador, pues estamos hablando de una aventura tan grande y rica que tiene algo para cada uno. Las mazmorras cobraban nueva vida en 3D, dándoles un aspecto mucho más imponente que sus contrapartidas 2D, mientras que las amplias extensiones de terreno eran el escenario perfecto para nuestras cabalgadas con Epona. Una obra maestra con todas las letras, un juego inolvidable, y el favorito de Zonaforo en estos 125 años de historia de Nintendo.