Los Sims 4, Impresiones Gamescom

Karen Hernandez

En pleno apogeo de la realidad virtual y los avances en materia de inteligencia artificial, no es difícil imaginar un juego que replique la diversidad de la naturaleza humana, y la explote hasta sus más divertidas consecuencias... Los Sims 4 es un buen ejemplo de ello.

Los Sims 4 ha sido uno de los títulos que han captado más minutos en la conferencia de Electronic Arts en la Gamescom, esta misma mañana, con una demo a cargo de Peter Moore y Rachel Franklin que ha repasado la creación del personaje, los estados anímicos, las nuevas propiedades y casas, y hasta ponerle plantas vaca carnívoras al jardín. Pero en la mañana de ayer pudimos probar a fondo una versión más extensa de esta nueva entrega del simulador social de EA, que vuelve con más ambición que nunca. Quizá el cambio más notorio con su antecesor, Los Sims 3, sea la interacción. Nos sumergimos en un mundo repleto de detalles que descubrimos nada más iniciar el simulador. Y es que cada Sim cuenta con una personalidad única que pulimos a lo largo del juego y que determinará su relación o afinidad con otros. "Sims más auténticos, historias más divertidas". Con este eslogan, Maxis nos introduce en un juego re-modelado con un objetivo muy claro: Recrear todo ese tipo de historias que, seguro, nos apetecerá contar.

De ahí que el comportamiento de cada sim se guíe por emociones, en lugar de únicamente por los deseos o necesidades básicas que han venido siendo el motor habitual de la saga. Además, el efecto que las emociones tendrán en cada interacción con el resto de habitantes -incluso con el propio entorno- será uno de los mayores avances de esta cuarta entrega. Maxis avanza un paso más allá de las personalidades, complementándolas con el estado anímico de los personajes. A partir de ahora, cada situación no solamente dependerá de cómo hemos creado al sim durante la edición de personajes, si no de cada momento en concreto y de lo que le está ocurriendo -o ha ocurrido anteriormente- a nuestro sim. Esta mezcla de elementos serán el motor de las historias que Maxis nos quiere hacer experimentar.

De la mano de dos de las gurús más importantes del videojuego, Rachel Franklin y Lindsay Pearson, EA nos adelanta lo que ya imaginábamos antes de descargar la artillería pesada en la Gamescom: Los Sims 4 nos enganchará a la pantalla del ordenador durante horas, pues el abanico de posibilidades es amplísimo. Sin ir más lejos, el Creador de Personajes -que pudimos probar con la demo de Crea un Sim ha experimentado una gran transición. El mejor ejemplo de ello es la interfaz durante la edición: Hasta ahora, teníamos que acceder a una serie de menús para personalizar a nuestro Sim, haciendo uso de barras y menús. Con Los Sims 4 tenemos la posibilidad de alterar el aspecto de nuestro personaje haciendo clic sobre las diferentes partes de la cara o el cuerpo sin necesidad de utilizar menús, simplemente arrastrando y jugando con las formas. De este modo, podemos modificar "in situ" el pelo, la ropa o, incluso, la corpulencia de nuestro Sim, con solo pasar el ratón por encima.

Sus responsables nos muestran lo sencillo que resulta recrear sims con aspectos de personajes famosos, con esta sencilla herramienta que recuerda un poco a la edición de criaturas de Spore, por lo flexible e intuitiva que resulta. Otro ejemplo que pone de manifiesto la sencillez de la interfaz, son los estilos pre-diseñados. Una suerte de atuendos que podremos elegir en caso de que no contemos con mucho tiempo o no logremos decidirnos por un estilo concreto. Al igual que en Los Sims 3, podremos escoger entre diversos esquemas de colores para darle un aspecto único a nuestra ropa. Por si fuera poco, a las aspiraciones, el tono de voz o la personalidad del Sim se une la forma de caminar, sin duda uno de los puntos más divertidos del Creador de Personajes, y que podremos complementar con las creaciones de la comunidad en materia de Sims o accesorios. Compartir los elementos que hemos creado -personajes incluidos- con otros usuarios, para que nuestros sims puedan habitar sus vecindarios... y viceversa.

Una vez asumidos todos estos cambios, el juego nos ofrece la posibilidad de elegir entre dos ciudades para instalarnos: Willow Creek y Oasis Springs. Allí podremos encontrar los sitios habituales de la saga, como museos, bares, parques o gimnasios. Sin embargo, donde notamos el salto generacional es al mudarnos a una casa o solar, pues la interfaz se ha renovado en un estilo minimalista para no restar protagonismo a la partida. Y es que en Los Sims 4, todas la información del juego se reduce en dos sencillos elementos: El estado de ánimo de nuestros Sims se mantiene en el panel izquierdo, pero está complementando por sus deseos y emociones, mientras que las necesidades, aspiraciones o habilidades pasan a un panel inferior. Maxis busca atraer nuestra atención a lo que ocurre en el juego, mediante gestos y movimientos que demuestren cada estado de ánimo y emoción, en lugar de depender constantemente de la interfaz para augurar lo que está sucediendo.

Pero los más creativos no deben preocuparse, pues aunque el Modo Construcción cambia de posición, se enriquece con diferentes niveles de profundidad. Tendremos total libertad a la hora de construir, pues las paredes pueden manipularse con un solo clic para crear habitaciones de cualquier tamaño sin necesidad de deshacer todo nuestro proceso en caso de equivocarnos. Gran ventaja respecto a juegos anteriores de Los Sims, que ya pudimos ver aplicada en su última versión para móviles. No solamente muros, ya que también se usaen otros objetos del modo construcción, como las escaleras, puertas o ventanas, haciéndolas tan grandes o pequeñas como nos plazca o colocándolas de cualquier manera a lo largo de la casa. Para aquellos que van a toda prisa o no quieran perder demasiado tiempo construyendo una casa, cabe además la posibilidad de comprar habitaciones previamente amuebladas. Las opciones son tan variadas que desde EA nos invitan a recrear escenarios de películas o series, como una pirámide o un AT-AT Walker, pues muchos de los objetos son perfectamente moldeables.

El Modo Compra sigue la misma línea que su antecesor, pero también incorpora novedades. Vuelve la posibilidad de elegir los utensilios en función de las habitaciones o por temática, y también los objetos desbloqueables que podremos conseguir alcanzando diferentes niveles. Aunque hay otros muy apetecibles que podremos utilizar si tenemos suficientes simoleones, como una nave espacial a medio construir. De esta manera, podremos enviar a uno de nuestros Sims al espacio, tiempo durante el cual estará ausente, pero podremos influir en su aventura tomando las decisiones por él.

Los ordenadores también se modernizan y no solo nos permiten jugar o encontrar trabajo, sino chatear o buscar cosas en Internet. Lo mismo para videoconsolas holográficas, plantas carnívoras y todo tipo de elementos que querremos tener en nuestros hogares. En cuanto a exteriores, los parques y edificios están llenos de vida. Cualquier sim se unirá a nuestras actividades y conversaciones, sin mayor reparo. Es más, cuando le preguntamos a Rachel Franklin cual es el referente o el cambio más significativo de los Sims 3 a Los Sims 4, no duda en responder: "los Sims en sí mismos, pues ahora poseen personalidades únicas y bien definidas".

Esta mayor capacidad de manipulación sobre los sims es lo que nos permite potenciar la relación entre el jugador y su 'alter ego', trasladando a Los Sims 4 los vínculos con la familia o los amigos que el jugador conoce en el mundo real. Lo nuevo de Maxis es un escenario donde se ha intentado recrear partes de la vida misma, con personajes inmersos en su trabajo y su rutina. Podemos crear combinaciones de todo tipo, como un sim malévolo con un sim tímido, hablar del trabajo, las habilidades, actividades o emociones o iniciar una pelea. El carácter de cada sim, junto con su estado anímico, influye sobremanera en su forma de actuar y todas las acciones son consecuentes. En definitiva, se ha intentado plasmar la naturaleza humana en todas sus vertientes... sobre todo las más cómicas. No es raro que EA acierte en este sentido, pues la compañía reúne grupos de discusión para evaluar y recrear todas estas acciones en el juego, haciéndolo aún más creíble y divertido. Todo su trabajo estará disponible el próximo 4 de septiembre -así que id preparando vuestros bolsillos- pero ya podemos calentando motores con la demo de Los Sims 4 que os podéis bajar aquí.

La sensación mientras se juega es la de un parón en el tiempo, pues hay infinidad de posibilidades por explorar, algo que Electronics Arts pretende complementar en el futuro con las expansiones, ya habituales de la saga. Desde luego, parten de una base sólida con un juego entretenido, pensado para cualquier tipo de jugador y que hará las delicias de una de las comunidades más creativas en el sector de los videojuegos. Los Sims 4  nos ofrece simular las vidas de gente real -con emociones y personalidades reales- que habitan en lugares reales... Y a los que les ocurrirán cosas divertidas y extrañas, con vidas repletas de anécdotas y cómicas circunstancias. Y nosotros seremos los protagonistas.

Los Sims 4

Los Sims 4, desarrollado por Maxis y distribuido por Electronic Arts para PCMac, PlayStation 4 y Xbox One, es la cuarta entrega de la popular franquicia de simuladores sociales y vida virtual Los Sims. Tú creas. Tú decides. Tú mandas en Los Sims 4. Crea nuevos Sims con personalidades marcadas y aspectos definidos. ¡Controla la mente, el cuerpo y el corazón de tus Sims y juega a la vida!

Los Sims 4