Battlefield: Hardline

Enrique García enriquegper

Visceral Games toma el relevo de DICE con la producción de Battlefield: Hardline, un cambio de imagen radical para la serie de acción en primera persona que abandona el conflicto bélico tradicional para trasladarse a batallas urbanas entre las fuerzas de la ley y el orden y los atracadores asalta bancos. Viajamos a las oficinas centrales de Electronic Arts en Redwood, donde se ubica el estudio, para conocer las primeras claves de este proyecto que lleva años con los creadores de Dead Space.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el género de la acción en primera persona, sobre todo en lo que respecta a shooters bélicos en conflictos más o menos actuales, es a la llamada “anualización”. Mientras que una saga como Call of Duty de Activision ya comienza a notar la fatiga de lanzar un juego cada doce meses (las ventas de Ghosts están por debajo de Modern Warfare y Black Ops), otras como Battlefield, de Electronic Arts, se han mantenido alejadas de esta política. Hasta ahora. El 21 de octubre de este año, doce meses después de la llegada de Battlefield 4, desembarcará en las tiendas Battlefield: Hardline, nuevo spin-off de la licencia de acción que no corre a cargo de su estudio principal, DICE, sino que está en desarrollo en Visceral Games (Dead Space).

La pasada semana acudimos a Redwood, en San Francisco, para visitar la central de Electronic Arts, donde está ubicado el equipo de Visceral Games, con quienes pudimos conocer en primera mano los pilares de Battlefield: Hardline y los objetivos de la desarrolladora.  Lo que apuntó el estudio de la mano de su director creativo, Ian Miham (@Monkey_Pants), es que el proyecto lleva en producción más de dos años y medio. No se trata de un ciclo de desarrollo anual o de un producto con un diseño acelerado para intentar sacar tajada.  De hecho, la idea surgió en Barcelona durante un encuentro entre creativos de Electronic Arts, donde Miham coincidió con Karl Magnusson de DICE y compartieron unas primeras palabras sobre un posible juego de Battlefield algo diferente.

Battlefield: Hardline es precisamente eso, un proyecto diferente de la tradición de la saga, pero a la vez un título que se cimenta en sus bases necesarias. El juego abandona el conflicto bélico tradicional para trasladaros a escenarios urbanos en los que la policía combate contra los ladrones, una suerte de duelo entre dos facciones históricamente enfrentadas, sin facetas políticas por medio. Los malos contra los buenos. Las fuerzas de asalto contra los cacos que están robando un furgón blindado. Todo apoyado en las bases de la saga: “Es una buena oportunidad de expandir el universo de Battlefield, algo que nos entusiasma. Trasladamos las bases de la saga Battlefield a otros escenarios”.


 Un Battlefield para los seguidores

A pesar del cambio deescenario y hasta de tono –la trama es más madura–, Battlefield:Hardline no deja de ser un Battlefield por incluir en su ADN todos losgenes fundamentales de la saga. Es por ello que Visceral Games consideraque los jugadores tradicionales no se verán defraudados por estecambio: “Son los jugadores tradicionales de Battlefield los que másentusiasmados están con Hardline. Battlefield tiene una largatrayectoria de pasar por diferentes enfoques, de la Segunda GuerraMundial a Vietnam, pasando por un conflicto moderno y sin olvidar laguerra futura. Battlefield no es juego de un solo enfoque”. Tampocotienen miedo a la competencia: “Battlefield ofrece profundidad y granescala, por encima del resto. El mapa que estamos mostrando es todo elcentro de Los Ángeles con zonas que explotan y cambian, lo que modificalas tácticas de la partida. Es un juego en el que todo el mundo puedecontribuir a su manera. Si eres de los que prefiere jugar en equipo, haysitio para ti. Si eres de los que prefiere ayudar, también. BattlefieldHardline mezcla la intensidad y la profundidad de una forma quecualquier tipo de jugador puede divertirse con él”.

Miham recuerda que todo lo tradicional de Battlefield estará en Hardline: “Battlefield son mapas grandes, juego en equipo, ‘levolution’, tácticas, vehículos, poder colaborar realmente con tu equipo. En definitiva: jugar más allá de pararse a disparar a todo el mundo. Queremos hacer un juego que se cimente en lo que gusta a la gente, pero que tenga novedades suficientes”. Y lo que hemos podido ver en la sesión de juegos de dos horas así lo demuestra, aunque con matices. Seguimos teniendo vehículos, sí, pero ahora el escenario es más urbano que nunca (carreteras, calles, edificios, etc.), por lo que la jugabilidad también se vuelve más callejera. Ante este contexto, es inevitable pensar en comparaciones con otros juegos como PayDay o GTA Online, pero en Visceral Games son más de inspirarse en películas como HEIST y series como House of Cards: “Puede que existan juegos que se han metido en este terreno, pero no creo que lo hagan presentando la combinación completa de elementos que tenemos nosotros”. 

Planteada la base –respetar lo que representa Battlefield–, nos trasladamos a una completa recreación del centro de Los Ángeles, donde una pantalla de carga que  representa un aviso de televisión declarando el estado de sitio por un asalto a unos furgones blindados. Es el modo “Blood Money”, donde los dos equipos deben recaudar dólares y llevarlos a su base. La batalla comienza en el puesto de mando de cada equipo, donde se realiza el respawn y se encuentran los vehículos: coches patrulla, furgones blindados y motos para la Policía; motos, furgonetas y coches para los cacos. Varios periodistas montamos en la furgo policial y salimos, sirena sonando, hacia el punto de intercepción del delito. En este modo no solo debemos recopilar el dinero de una zona concreta del mapa, sino también asaltar la base enemiga, donde están depositando sus ganancias, para robar todo lo conseguido y mermar la fuerza del grupo enemigo.

Lo que encontramos en ese momento es una batalla campal urbana: coches que explotan, balas que rompen cristaleras, grúas que caen de rascacielos creando nuevos caminos… Es el Frostbite 3 en su máximo esplendor, pero adaptado al downtown de la ciudad california. Es levolution (el sistema que modifica el terreno sobre la marcha y vimos en Battlefield 4), aplicado sobre el caos callejero. “Queremos que Levolution afecte realmente a la jugabilidad. No para que cree descompensaciones entre equipos, pero sí para que libere nuevos caminos, cambien donde están los objetivos, etc. Queremos que todo cambie de forma dinámica y realista, desde cosas grandes hasta más pequeñas, pero que siempre tengan una finalidad táctica en la partida”, explica el portavoz de Visceral.

Este nuevo enfoque, este nuevo escenario, se siente y juega diferente, pero no pierde la esencia de Battlefield. Sí que es cierto que en algunos momentos durante  la sesión de pruebas–en la demo, solo 12 jugadores por equipos, pero el número total de jugadores será 64 en PC y next gen–  notamos que el camino entre la base y el punto del conflicto podía quedar un poco vacíos de acción, pero creemos que alcanzado el número de jugadores óptimo en la partida, la jugabilidad será mucho más rica y dinámica. Pero las sensaciones generales de las partidas son positivas: misma acción y mismo tempo que Battlefield, con aspectos interesantes en el terreno jugable como los gadgets especiales para cada facción.

Y es que es fundamental saber que Visceral Games replica la fórmula de DICE en lo que respecta a personalización, profundidad de armas y gadgets para cada facción, con la comunidad de Battlefield (perfiles, insignias, etc.) cien por cien operativa. Cada equipo de soldados cuenta con herramientas propias: desde un gancho para trepar por los edificios hasta una jeringa para asaltar a los enemigos por la espalda, con la diferencia lógica y realista que lleva a los policías a ser “más avanzados en lo técnico”, pero a los cacos a contar con munición de mayor envergadura. Cada arma se puede personalizar, pagando dólares que se ganan en la partida, con varias modificaciones (silenciadores, miras, etc.). Además, existen varias clases de personaje que representan diferentes roles durante el combate y que se pueden intercambiar: Mechanic, Enforcer, Professional y Operator.

La personalización a cambio de dinero real no incluye, por el momento, sistema de micropagos, a pesar de que se acaba de incluir en Battlefield 4, explica el director creativo el juego a esta revista: “Ahora mismo no tenemos pensado hacer nada de eso. No hemos anunciado nada en lo que respecto a los micropagos. Nuestro principal objetivo es hacer un juego que satisfaga y divierta a los seguidores de la saga. Lo último que queremos es enfadarles”. Además de “Blood Money”, Battlefield: Hardline contará con el modo “Heist”, que consiste en penetrar en una zona segura, cometer un robo y salir corriendo con lo hurtado hasta alcanzar el punto seguro. Muy al estilo de los “golpes” de Grand Theft Auto Online. Y se esperan otras variantes que no han sido aún anunciadas.


A caballo entre las dos generaciones

Battlefield: Hardlineestá en “producción simultánea” para PS3, PS4, Xbox One, Xbox 360 y PC, yya cuenta con versiones corriendo en todas las versiones. DesdeVisceral explican que tienen “larga experiencia” en la producción dejuegos para varios sistemas, por lo que prometen “ofrecer calidad entodas las versiones”. No han descartado PlayStation 3 y Xbox 360 porque“todavía quedan muchísimos jugadores en Xbox 360 y en PS3” que deben“tener la oportunidad de probar” lo que tienen “entre manos”. “Lotenemos funcionando en todos los sistemas ahora mismo y estamos tratandode ofrecer la mayor paridad posible entre versiones. Eso sí, enaspectos como la escala, la nueva generación nos permite hacer cosas másimpresionantes, al igual que en el PC, pero nos estamos tomando muy enserio todas las plataformas”, añade el director creativo, sin entrar enla polémica sobre la resolución y la tasa de imágenes por segundo.

Otra sorpresa de Battlefield: Hardline es la inclusión de un modo historia para un solo jugador, especialmente tras las críticas que recibió la campaña de Battlefield 4. En Visceral Games confían en aplicar todo lo aprendido con Dead Space en la trama del shooter: “Creo que la campaña para un solo jugador es un terreno donde podemos aportar más dada nuestra experiencia. Ya sé que la saga ha tenido modos historia antes, pero ahora queremos que la gente tenga más libertad y más posibilidades”.  Como protagonista conoceremos a Nick Mendoza, un detective de Miami que se enfrentará a decisiones morales a la hora de resolver sus casos con mafiosos y tráfico de drogas como trasfondo.

Para el director creativo de Visceral Games, lo que necesitan con la campaña es “ofrecer una historia muy centrada en los personajes, que no sea sobre salvar el mundo o detener a los tipos malos, sino algo más personal, más directo, más centrado en aspectos como las investigaciones policiales, con más libertad, más profundidad y más compromiso por parte del jugador”.  La duración de la campaña, su complejidad en cuanto a los efectos de las decisiones y la presencia (o no) de alguna figura famosa en el doblaje, sobre cuestiones que siguen todavía confidenciales en el estudio y que se detallarán en los próximos meses.

También es necesario tener en cuenta que DICE no se ha desvinculado dela saga de acción, y que trabajan mano a mano con Visceral para incultarlas bases de la licencia a los responsables de Hardline. De hecho,Visceral Games ya cuenta con experiencia previa en la serie, pues seencargaron de la producción del descargable "End Game" de Battlefield3", que casualmente fue el que incluyo las motos en el juego,funcionalidad que está especialmente perfilada en Hardline. “Estamos encontacto con DICE desde el primer día. Llevamos trabajando con ellosdesde hace dos años y medio. En los primeros meses iniciamos un procesode consultoría para ver cómo podíamos encarar la producción de unBattlefield con nuestro propio estilo. Desde el primer momento sabíamosque este juego era todo Battlefield, que en su ADN están los genes de lasaga, pero a la vez estamos haciendo algo que tiene una pintadiferente, que tiene lugar en un nuevo mundo, que se siente diferente,pero que todavía es Battlefield", explica Mihan.

Los dos estudios hasta han intercambiado profesionales durante la producción de Battlefield: Hardline, con miembros de DICE viajando de Suecia a Redwood, a modo de particular erasmus, y a la inversa: “Hasta hemos tenido parte del equipo que ha trabajado en Suecia en DICE. Y recuerda que hemos contribuido en descargables de Battlefield 3 y Battlefield 4. Llevamos trabajando por un tiempo juntos. Ahora algunos miembros de DICE nos están ayudando directamente en Hardline”. Existe un enorme respeto entre los dos equipos de desarrollo (los suecos son seguidores declarados de Dead Space) por lo que el cambio de manos de la saga no ha supuesto ningún tipo de rivalidad profesional.

Esta mezcla de criterios, de estilos de desarrollo y de trabajos a lo largo de la trayectoria de cada uno de los equipos de desarrollo, se hace notar, y a buen seguro se dejará notar más aún cuando se desvelen detalles sobre el modo para un solo jugador. Las sensaciones que transmiten las partidas multijugador en Battlefield: Hardline son diferentes, pero atractivas y divertidas para el jugador. Lo que hemos podido ver en el escenario del downtown de Los Ángeles pone sobre la mesa un acabado técnico solvente, que mantiene el nivel de destrucción de Battlefield 4 trasladándolo a una escenario urbano, y que modifica las tácticas de juego en tiempo real.


Evitando los problemas de Battlefield 4

Si por algo se ha caracterizado Battlefield 4 en su aterrizaje, espor la presencia de problemas técnicos que han empañado el trabajo de EADICE. La última versión del Frostbite se adaptó correctamente a lasconsolas, pero el código de juego online vivió momentos tensos condesconexiones, problemas de acceso a servidores, etc. Visceral Gamesestá trabajando para evitar que una situación así se replique conBattlefield: Hardline, según Miham. “Sé que no tendría que decir esto,pero cuando alguien se gasta 60 dólares en un juego, algo que es como unhonor en cuanto a reconocimiento, lo mínimo que espera es que funcione.DICE ha estado trabajando muy duro para implementar todas las mejorassobre Battlefield 4 y también estarán en Battlefield Hardline. Nostomamos en serio pulir al máximo los juegos quecomercializamos y no es algo con lo que nos vayamos a rendir”.

Que Battlefield: Hardline termine siendo aceptado por el núcleo duro de los seguidores de la serie dependerá de cómo acabe de integrarse cambio de tercio en el producto final. Lo que hemos podido ver deja un buen sabor de boca y presenta apuntes de innovación realmente atractivos. Como comentan en Visceral, juegos de conflictos entre policías y ladrones existen en el mercado, pero ninguno con la escala de Battlefield. No faltarán locuras en cuanto a movimientos (las motos se puede colar en cualquier parte, ascensores incluidos), y las sesiones de juego siguen manteniendo ese toque táctico necesario para cumplir los objetivos, pero aproximándose más al combate directo. No es ni de lejos un Call of Duty en cuanto a velocidad, pero sí juega con un tempo algo diferente. Será en octubre cuando descubramos en qué queda este cambio de tercio para la licencia de acción.

Battlefield Hardline

Battlefield Hardline, desarrollado por Visceral Games y distribuido por Electronic Arts para PC, PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360 y Xbox One, es una nueva entrega de la saga de acción first person shooter protagonizada por un equipo SWAT.

Battlefield Hardline