Civilization: Beyond Earth, Impresiones

Javi Andrés javi__andres

La última esperanza de la Humanidad reside fuera de La Tierra. Firaxis vuelve a la estrategia por turnos que mejor domina con esta joya exagonal donde la guerra a tres bandas con alienígenas y otros pueblos invasores evoluciona un gameplay que ya era prácticamente perfecto. Civilization: Beyond Earth ya ha pasado por nuestras tácticas.

La marca Civilization ha ido haciéndose a sí misma, conformando poco a poco y sin descanso el gran nombre de peso dentro de la estrategia que es hoy, profundizando como ninguna otra en los sistemas de turnos y conquistas, consiguiendo que el casillero que tan bien dispusieron Sid Meier y su equipo de MicroProse en 1991 sea considerado hoy, por absolutos méritos propios, una de las mejores y más adictivas experiencias jugables que se pueden disfrutar en un ordenador. Ocho años después del lanzamiento inicial, el creativo se atrevió junto a Brian Reynolds con otra marca inolvidable, Alpha Centauri, el otro gran pie de este nuevo Civilization: Beyond Earth que ya hemos podido probar a fondo durante duraderas sesiones con partidas avanzadas para descubrir qué nueva joya tiene 2K Games para PC y MAC este otoño. Sus creadores lo tienen claro, "definitivamente creamos este título para los aficionados de Alpha Centauri. Hemos jugado mucho a este juego durante el proceso de desarrollo de Civ: Beyond Earth".

Los cada vez más diestros en esto de la estrategia -por turnos y en tiempo real- estudios Firaxis vuelven a estar detrás del enorme proyecto, como no podía ser de otro modo. Y su intención con esta rompedora entrega no es otra que perfeccionar una fórmula que ya tiene tan perfectamente ancladas y funcionando sus bases esquemáticas y jugables, una fórmula que solo puede con esta entrega ir a mejor, pues los grandes aciertos de la saga Civ están intactos y se introducen tantas novedades bien pensadas que el asiduo a la marca se sentirá realmente ante un nuevo gran episodio mientras que el neofito encuentra en este Beyond Earth el episodio perfecto para iniciarse en los tableros hexagonales y las conquistas y diplomacias.

Dicha mano tendida al nuevo usuario se comprende en seguida al ver cómo sus responsables han cuidado mucho más que antaño las explicaciones pormenorizadas y permanentes, y un estilo muy visual que no deja que parezca tan complejo lo que el realidad es un sofisticado mecanismo de decisiones y partidas donde cualquier movimiento es posible y nunca se generan dos encontronazos iguales. Todo ello en un nuevo espacio sin explorar por la serie, los otros planetas habitables, lo que abre el conflicto muchísimo y crea incluso guerras interplanetarias y viajes espaciales que conforman una de las proezas más vastas y completas que recordemos en el género. Más allá de La Tierra, con todo un nuevo mundo inimaginablemente grande por civilizar. Si nos dejan...

Para este capítulo, además de toda la inercia que trae consigo la serie Civilization y la mano absolutamente tendida a lo que fue el magnífico Alpha Centauri, se han considerado otros dos soportes fundamentales como guías del desarrollo: el feedback de la comunidad y los iconos culturales de la ciencia-ficción. La base de usuarios de Civ es tan grande y entregada durante horas y horas a su disciplina táctica favorita que había muchos terrenos por los que evolucionar la fórmula y se han logrado perfeccionar casi toos estos apartados, dando pie a algo realmente prometedor para el acérrimo. En Firaxis han invertido miles de horas en leer comentarios de jugadores profesionales y otros menos diestros que también querían tener opciones y no quedar desbordados ante el abanico de posibilidades que brindan estos juegos. Beyond Earth será la entrega más hecha a partir de los comentarios de los fans de todas, lo que dicen sus creadores que la ha convertido en un absoluto acierto.

                  

Una realidad sci-fi pero una realidad posible al fin y al cabo. Éste es el entorno de juego que se ha dibujado y la maquinaria atmosférica que se pone en marcha cuando empezamos a conocer a las unidades de esta entrega, los líderes de cada pueblo, la imposición de las ciudades en las nuevas tierras espaciales, el nuevo armamento, los comportamientos de los alienígenas... Desde la realidad inmediata de las conquistas extraterrestres hasta un futuro a medio plazo de dentro de unos 2.000 años. Todo en Beyond Earth rezuma referencias y teorías sonadas, hace de cada partida una experiencia que equipara fantasía y lógica realista, una experiencia que "llega a ser imaginativa pero empieza siendo bastante racional", dicen sus responsables. Desde luego la traca final promete mucho.

Desde luego venir de los anteriores Civ va a hacer mucho. "Queremos que la gente juegue a este Beyond Earth con Civilization V. Aunque hemos tenido la oportunidad de entrar en el núcleo para revisar algunos de los puntos clásicos de la franquicia. Por ejemplo, la idea de que sólo se puede ir de izquierda a derecha en la Historia, algo que se ha cambiado permitiéndonos abordar los acontecimientos desde distintas perspectivas y ampliando así también el espectro narrativo de los episodios". Una de las novedades recae en la posibilidad de personalizar nuestra civilización desde el principio. Todas las decisiones afectarán de una forma u otra al progreso del mundo y esto en una mecánica de juego como ésta es bastante ambicioso y prometedor, creará un todavía más complejo formato de partidas imprevisibles.

  

Un nuevo lugar para la vida humana hace que todas las civilizaciones se interesen por ese suelo, lo que generará de nuevo grandes guerras a las que ahora se une un tercer participante en discordia y mucho más poderoso que nuestra raza, los aliens. Cuatro son los líderes de pueblos y alianzas que hemos podido ver en esta demostraciòn jugable: el africano Samatar Jama Barre, Daoming Sochua de la Cooperativa pan-asiática, Kavitha Thakur (Kavithan Protectorate), Suzanne Marjorie Fielding (American Reclamation Corporation), y los distintos respresentantes colonos. La diplomacia gana un nuevo sentido en una lucha por la colonización que debe buscar entablar alianzas para poder afrontar a las enormes y cargadas de tentáculos criaturas extraterrestres.

Nuevo gameplay también marcado por los movimientos y ataques de estas especies sorprendentes. Desde monstruos levitadores hasta otros que aparecen del subsuelo con ataques rápidos y tienen una capacidad de movimiento mayor con mejores atributos para desplazarse por las casillas, hasta colosos que ocupan varios exágonos y nos obligarán a mover nuestras tropas de forma diferente. La ambientación interplanetaria y en una esfera mucho más desconocida y hasta sobrenatural crea cambios interesantes en la mecánica de juego y tácticas que nos llevarán por decisiones que antes nos parecerían imposibles o factores que ahora hay que tener en cuenta. Una de las novedades en comandos con equipo, la "Capa Orbital" ("Orbit Layer") ofrece la destreza de viajar a través del espacio. Se trata de uno de los objetos que se sitúan en la órbita espacial de los planetas para procurarnos mejoras en distintos aspectos, ya sea construyendo una ciudad a mayor velocidad o produciendo más materias primas para la creación de determinados bienes.

En Beyond Earth, además de estar preocupados por conseguir materias del día a día como en anteriores Civilization, también tendremos que tener un ojo puesto en la cantidad de satélites que lanzamos al espacio para mejorar nuestro proceso creativo y crecimiento a gran escala. En este juego contaremos con una historia mucho más interesante que descubrir, una trama donde estos avances son muy relevantes para comprender la vida de los habitantes del universo y sus relaciones o discordias. Cómo no, también habrá bastantes recursos nuevos. En la demo hemos podido ver algunos, como la denominada "Float Stone", una piedra voladora que actúa de forma electromagnética con el planeta, o los "Fracsites", cristales anaranjados que son un potente conductor, algo que podremos utilizar para la Inteligencia Artificial o en súper ordenadores. Otro comentado es el llamado "Bio-Mass", un material de tipo orgánico que está más relacionado con especies alienígenas y sus formas de vida.

Siguiendo con novedades, ocurre lo mismo con el nuevo Sistema de Afinidades, tripartito. Armonía, Supremacía y Puritanismo como doctrinas a seguir para llevar a cabo nuestro estilo de partida. La primera nos dibuja una planteamiento donde los humanos se adaptan al nuevo planeta y sus cualidades, la Supremacía es todo lo contario haciendo que el jugador llegue en tono belicoso a cada uno de sus nuevos puertos y amortice la tecnología en su mano y la nueva para imperar sobre los residentes de estas tierras. Y el punto intermedio recae en la pureza, con la Humanidad buscando adaptar la nueva superficie a lo que fue La Tierra y un ecosistema apto para la vida de las personas. La forma en que progresamos dentro del enorme y sofisticado árbol de habilidades, en red triangular, eleva la personalización de las partidas, también los puntos de destreza que queremos desbloquear para nuestras colonias.

Y todo ello, como decíamos, con un transcurso mucho más ágil y visual. Marcadores, colores, símbolos y descripciones ayudan en todo momento a poder seguir el discurrir de las partidas y las fases de cada turno. La interfaz es mucho más limpia y clara, también la disposición en pantalla de lo que ocurre sobre el tablero, con un buen espectáculo pirotécnico y todavía más niveles de zoom para contemplar los disparos de misiles entre ejércitos, las emboscadas de los alienígenas, las explotaciones de recursos, el desarrollo de nuestras capitales, etc. Tanto en menús como en tablero, Civilization: Beyond Earth deja muy atrás al ya magnífico Civ V, además amortizando la potencia gráfica de los ordenadores de hoy para mover un montón de polígonos que nos hacen hablar desde ya de la experiencia más visual que jamás se haya confeccionado en la estrategia por turnos.

La estética cuidada de los nuevos planetas, la mayor claridad de las casillas pero logrando un panel hexagonal súper natural y orgánico, y que no incide directamente sobre el suelo, las clarísimas diferencias entre unidades, la suavidad con que se mueve el zoom in y out... Todo nos hace hablar de una nueva generación para la marca y un gusto por el detalle e intento fructífero de que olvidemos que estamos jugando sobre un tablero absolutamente matemático. Las contiendas y la evolución de las civilizaciones reflejan vida, lo mismo que ocurre con los omnipresentes alienígenas y sus formas de progreso y costumbres. También el sonido ayudará a meter aún más al jugador en este universo contemplado desde vista isométrica, con una amplísima gama de efectos en la que se recuperan -por supuesto- muchos de los más icónicos de la saga.

Nuevo horizonte más allá de las estrellas

Civilization se amplía con Beyond Earth hasta un nuevo horizonte que realmente era difícil de creer. Cambios significativos en la superficie jugable pero sin tocar los férreos pilares de la marca se avecinan, buscando volver a cautivar al fan y enseñarle todo el duro trabajo de perfeccionamiento y mayor diversión que se ha hecho durante muchos meses al mismo tiempo que será el perfecto y delicioso anzuelo para pescar a los noveles en una de las experiencias más adictivas y eficaces que existen dentro de la estrategia digital. Más complejo pero más claro y visual, más vasto pero más comprensible... y todo con un nuevo mundo realmente desconocido y novedoso por civilizar y donde desde el arsenal más básico hasta los acuerdos diplomáticos más negociados tendrán que tener en cuenta a un nuevo participante en discordia, los alienígenas. Esperanzador como el más habitable de los planetas. Nos ha gustado muchísimo.

Civilization: Beyond Earth

Civilization: Beyond Earth, desarrollado por Firaxis Games y distribuido por 2K Games para PC y Mac, es una nueva entrega de la popular franquicia de estrategia por turnos Civilization, esta vez ambientada en un futuro lejano en el que la humanidad explora y conquista nuevos planetas a la vez que se enfrenta con otras facciones humanas y diferentes razas alienígenas.

Civilization: Beyond Earth