Godzilla en los videojuegos

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

El Rey de los Monstruos regresa al cine con Godzilla de Gareth Edwards, y aprovechamos para repasar su trayectoria en el mundo de los videojuegos. Una repleta de baches que se ha prolongado durante más de treinta años.

Este 2014 se cumplen 60 años desde el estreno original de Godzilla, película dirigida por Ishiro Honda en 1954 y que dió inicio a toda una leyenda del mainstream nipón, un icono cultural que es conocido no sólo en tierra nipona, sino en todo el globo. El éxito de aquel film, enmarcado dentro del género Tokusatsu, en el que se engloban películas con numerosos efectos especiales, abrió las puertas a más de una veintena de largometrajes protagonizados por el lagarto, en lo que su rol cambió a conveniencia de la trama (de villano a héroe), y más recientemente pudimos ver incluso cómo el personaje se las veía en territorio occidental, aterrorizando Estados Unidos en la mediocre película dirigida por Roland Emmerich en 1998, y la mejor considerada por la crítica Godzilla, dirigida por Gareth Edwards y estrenada en Mexico este pasado viernes.

Pero, ¿qué o quién es Godzilla? Si atendemos a la mitología original del film de 1954, se trata de un monstruo gigante y prehistórico que despierta de su letargo por culpa de la radiación nuclear. Su nombre original, Gojira, se traduciría como una criatura mezcla de gorila y ballena, si bien visualmente queda claro que sus inspiraciones pasan más por las de ser una especie de dinosaurio, un lagarto con algunas propiedades de los anfibios tales como la adaptación al agua. Su origen y sus habilidades han variado a lo largo de los años, pero lo que se mantiene aún hoy como estándar es la consideración de que el primer largometraje protagonizado por el monstruo destacó, más que por sus efectos especiales o por lo espectacular de su propuesta, por su mensaje crítico y social. Como ocurre con La noche de los muertos vivientes (1968) de George A. Romero, otro icono fundacional del cine fantástico (en este caso, más cercano al terror), la intención no es únicamente entretener sino concienciar al espectador sobre algo en particular. Las escamas de Godzilla, inspiradas por las que aparecieron en los cuerpos de los supervivientes de Hiroshima, ya dejan clara la intención de sus creadores.



Desde aquel inicio hasta la actualidad, Godzilla se ha convertido en todo un reclamo popular. Además de películas, ha protagonizado novelas, mangas, incluso series de televisión. También, ha sido víctima del merchandising y de otras tácticas mercantilistas. Y eso incluye los videojuegos, por supuesto, donde ha aparecido tanto en productos oficiales (24, hasta la fecha) como en otros en los que ha hecho apariciones un poco más nebulosas, como la de King of the Monsters (título otorgado al propio Godzilla, pero también nombre de un juego de SNK lanzado en 1991), donde una criatura muy similar Godzilla, llamada Geon, era uno de los luchadores controlables. De todo esto hablaremos a continuación en el artículo, en el que repasaremos todos los títulos en los que la criatura de la Toho ha hecho acto de aparición.


Años 80. Los primeros rugidos


Godzilla ya era un veterano en el cine para cuando su debut en los videojuegos tuvo lugar, con un título para Commodore 64 lanzado en 1983. Titulado simplemente Godzilla, se trataba de un juego de estrategia en el que controlábamos al ejército con la intención de parar el avance del monstruo hacia las costas, incluyendo Japón y Tokio. Con movimiento por rejillas, no era un título particularmente llamativo. Mejor funcionaba Godzilla vs. 3 Major Monsters, un beat'em up aparecido en 1984 en MSX y en el que ahora sí controlábamos al personaje titular, debiendo enfrentarnos a cuatro tipos de enemigos para terminar el modo principal. MSX recibió dos títulos más, por un lado Godzilla: Gojira-Kun (1985), en el que los personajes tenían un aspecto chibi, y por otro Monster's Fair (1986). Aquí se controlaba a uno de los secundarios más icónicos de la franquicia cinematografica, la polilla Mothra.

The Movie Monster Game marcaría la primera aparición de Godzilla en un juego no enteramente protagonizado por él. Lanzado en 1986 para Apple II y Commodore 64, de su desarrollo se encargó Epyx, que consiguió la licencia del personaje y permitía  también controlar a Mothra o el Hombre de Malvavisco, más conocido por su aparición en el final de Los Cazafantasmas. Se trataba de un título de acción que ofrecía varios escenarios y monstruos utilizables, debiendo destruirse ciudades como objetivo principal. Con Godzilla: Monster of Monsters para NES (1988, aunque a Europa llegaría en 1991) la escala de los juegos del personaje se amplió, adquiriendo un estilo más depurado, tanto a nivel técnico como jugable. Aquí, nos movíamos de nuevo por una rejilla similar a un juego de tablero, siendo el objetivo acabar con los monstruos enemigos (hasta ocho en total) usando bien a Godzilla o, una vez más, a Mothra. Fue desarrollado por Compile, que poco más tarde crearía la saga de puzles Puyo Puyo.


Años 90. Godzilla en consolas de Nintendo


La guerra de consolas de SEGA y Nintendo a primeros de los 90 tuvo varias consecuencias, y quizá el posicionamiento de Godzilla en favor de la compañía de Kioto ayudase a inclinar la balanza a su favor en territorio nipón. Decimos esto porque entre 1988 y 1994, hasta seis juegos sobre el personaje aparecieron en sistemas de los creadores de Mario Bros.; una situación que se revertiría más adelante, como veremos a posteriori. Tras el éxito de Godzilla: Monster of Monsters, la propia NES recibió una continuación en 1991 bajo el título de Godzilla 2: War of the Monsters, un producto desarrollado por la propia Toho (la productora de los films originales) y que cambiaba las mecánicas del original para incluir combates por turnos, además de ampliar la lista de personajes a controlar y mejorar elementos estatégicos, como zonas específicas del mapeado. Fue no obstante criticado en su momento por su dificultad, algo arbitraria, amén de una historia anodina.


Super Godzilla (1993), tercera entrega de la saga específica de sistemas domésticos de Nintendo (y la última en salir de Japón), fue desarrollada por Advance Communication Company bajo la supervisión de Toho. Las mecánicas se revisaron, no obstante, eliminando el componente estratégico para convertirlo en un título de acción donde el control de Godzilla y el citado Super Godzilla se podía alternar. Había escenas en vista aérea y otras a ras del suelo, en las que debíamos pulsar una serie de botones en un orden específico para poder avanzar. Recibió mejores críticas que su predecesor, pero aún quedó bastante lejos de capturar el estilo de las películas o de ser fiel al personaje al que adaptaba. Como curiosidad, en 1992 se había lanzado en Japón Battle Soccer: Field no Hasha, un título de fútbol bastante desenfadado en el que numerosos iconos de la época como Gundam, Ultraman, Kamen Rider y -por supuesto- Godzilla eran personajes controlables.

El cambio llegó con Godzilla: Kaijuu Daikessen (que se traduciría como Godzilla: Monster War), al menos en consolas. Alfa System, que había desarrollado la versión para TurboGraphx-CD del primer Street Fighter (bajo el título de Fighting Street) además de Godzilla: Battle Legends (del que hablaremos un poco más adelante), fue responsable de llevar a Godzilla, Anguirus, King Ghidorah, Gigan, Megalon, Mechagodzilla, Biollante y Mothra a un entorno 2D, llevando a todos estos monstruos al género de la lucha 2D con un sistema deudor del de la saga de lucha de Capcom; éstos se enfrentaban entre sí en hasta nueve escenarios, en varios modos de juego tanto para un único jugador como para varios, en un modo versus. Apareció exclusivamente en Japón en 1994, para Super Nintendo, si bien en la época hubo rumores de que llegaría a occidente. Nunca ocurró tal cosa.


Game Boy no se libró de tener también sus propios juegos protagonizados por Godzilla y el resto de monstruos de la saga, pues la plataforma portátil de Nintendo recibió dos títulos espaciados en el tiempo por tres años. El primero fue Godzilla (Godzilla-Kun: Kaijuu Daikessen, 1990), en el que la desarrolladora Compile creó un sistema de juego de arcade 2D de avance lateral, con apenas variaciones de acción, en el que sin embargo se las arreglaron para crear un aceptable entretenimiento para su época. Este título llegaría incluso a Europa en 1991, con algunos cambios con respecto al cartucho original. Kaiju-o Godzilla (1993), diseñado por Bandai, recuperaba el estilo arcade para ofrecer cinco niveles con distintos jefes finales, una dificultad ajustada con tres únicas continuaciones y el convencional avance lateral. No era ninguna maravilla, y se quedó exclusivamente en Japón.


Años 90. Godzilla en consolas de SEGA


Los juegos del monstruo para las plataformas de SEGA se lanzaron inicialmente en 1995, para plataformas como Saturn y Game Gear. Curiosamente, en ambos casos fueron títulos que abandonaban los derroteros que habían seguido los últimos juegos del personaje para recuperar las mecánicas de los primeros, por lo que tanto Godzilla Rettoushinkan, desarrollado por Scarab para Sega Saturn, como , lanzado en Sega Game Gear, encontrábamos mecánicas de simulación y estrategia en donde controlábamos a los militares en su objetivo de frenar el avance de Godzilla hacia las cosas. Hubo un tercer título lanzado aquel año, Gojira Doki Doki Kaijuu-tou!! para Sega Pico, que presentaba diseños chibi y estaba creado con un enfoque educacional.


1998 fue el año de regreso de la marca a SEGA. Primero con el pinball Godzilla, creado por Sega Pinball aprovechando el tirón de la película. y después con el más conocido Godzilla Generations para Sega Dreamcast. Desarrollado entre General Entertainment y Quintet, acompañó al lanzamiento de la consola en Japón y ofrecía la posiblidad de controlar a varios monstruos de la saga con el objetivo de destrozar ciudades, entre los cuales se encontraban -además del titular- Mechagodzilla o el Godzilla americano, que por entonces estaba en los cines de todo el mundo gracias a la película de Roland Emmerich. El título tuvo una recepción excepcionalmente fría, debido a unos controles muy pobres y una cámara bastante mediocre. Vendió no obstante más de 22.000 copias en Japón, lo que generó una continuación, Godzilla Generations Maximum Impact, lanzada en la misma consola en 1999. También en aquel año apareció en PC Paso Pico Gojira Doki Doki Kaijuu-tou!!, un remake del lanzamiento de Sega Pico aparecido en 1995. Por supuesto, no salió de Japón.


Años 90. Godzilla en otras plataformas


Por supuesto, no sólo de Nintendo y SEGA vive una gran licencia. Si bien ninguno de los juegos anteriores había sido particularmente notable, y ojo, tampoco lo fueron los tres siguientes, si que puede hablarse de títulos bastante interesantes de mencionar. Godzilla: Battle Legends estaba desarrollado por Alfa System, habiendo aparecido exclusivamente en Turbo Duo en 1993. Como hemos apuntado con anterioridad, se trataba de un juego de lucha en 2D, con movimiento en un plano único, en el que los personajes estaban dibujados con sprites que variaban dependiendo del enemigo al que se enfrentase Godzilla, que era el único monstruo controlable. Había no obstante en torno a una docena de enemigos.


Los salones recreativos no se quedaron sin su ración de Godzilla, recibiendo un juego de identico título (exacto, Godzilla) ese mismo año, en 1993. También era de lucha 2D, aunque diferente al de Alfa Systems. encargándose de su desarrollo Banpresto. La compañía se hizo bastante popular años después gracias a su buen hacer con licencias como Shin Chan, Dragon Ball o Naruto. Pero en aquel momento crearon un 1vs1 moderadamente aceptable, para fans del personaje, pues con un sistema de tres botones se podían hacer algunas cosas atractivas, habiendo incluso un sistema de guardias y ataques súper. Sin contar con un sistema de combos demasiado pulido, eso sí, Godzilla se enfrentaba a su némesis King Ghidorah ya desde el primer nivel, teniendo dos modos: arcade, con historia, o un versus para dos jugadores. Los sprites eran bastante grandes y detallados para su época.


Godzilla Trading Battle (1998) apareció en la primera PlayStation y nunca salió de Japón, como es habitual en los productos del personaje. Diseñado por Toho, casi todos los monstruos aparecidos en la saga fílmica aparecían en el título, además algunas criaturas especificamente creadas para la ocasión. ¿La mecánica de juego? Si el "Trading" del título no lo deja claro, estábamos ante un juego de lucha en el que no usábamos combos al uso sino que lo accionábamos mediante el uso de cartas, pudiendo atacar de forma normal o con especiales, todo esto mostrado con un apartado técnico poligonal situado sobre la mesa de acción. El objetivo del título era rendir homenaje a la mitología kaiji de la Toho, por lo que se entiende en mayor o menor medida que se eligieran cartas para representarlo, en una fecha en la que los naipes coleccionables hacían furor no solo allí, sino en todo el mundo en general.


Nuevo milenio. Godzilla renace en consolas domésticas


Dejar atrás los 90 benefició enormemente a las adaptaciones jugables del monstruo de la Toho, presentando de hecho el que quizá sea su mejor juego a inicios de los 2000. Concretamente, Godzilla: Destroy All Monsters Melee, lanzado en GameCube (2002) y Xbox (2003), presentaba un acabado técnico bastante sólido en el que veíamos cómo las ciudades eran destruidas de forma razonablemente interactiva, con escenarios en 3D que recordaban a una versión poligonal de la saga King of the Monsters de SNK. Pipeworks Software fue responsable de sacarlo adelante, y aunque una versión para PlayStation 2 estuvo prevista, finalmente se canceló. ¿Por qué era recomendable All Monsters Melee? En primer lugar, porque era divertido de jugar, que es lo verdaderamente importante.



Pero también porque todos los monstruos controlables, once en total, tenían aspectos que los diferenciaban entre sí. Además de Godzilla, estaban presentes por ejemplo Rodan, Orga, Gigan o King Ghidorah. Además de sus movimientos básicos (puños, patadas, goleps con la cola), podía usarse el entorno (coger un edificio y lanzarlo) y se recogían orbes especiales del mapeado, que ocultaban movimientos finales o invocaban a criaturas como Mothra. Además del modo principal existían otros como un modo destrucción, para destrozar la ciudad más rápido que otros amigos, o un versus con soporte para hasta cuatro personas. El título recibió críticas positivas en prácticamente todo el mundo, por primera vez en un producto de la saga; recibió además una conversión en GBA un año más tarde, bajo el nombre de Godzilla Domination.



Pipeworks Software desarrolló también Godzilla: Save the Earth, título aparecido en 2004 en PlayStation 2 y Xbox, que continuaba con las mecánicas de Destroy All Monsters Melee para pulir algunos aspectos como la interacción en el entorno (por ejemplo, los vehículos dañaban a los monstruos en los escenarios), además de incorporar más escenarios, criaturas y una diferenciación superior entre éstos. Carecía del factor de la originalidad, pero era un título bastante aceptable. Tres años después, la desarrolladora cerró una trlogía dedicada al lagarto con Godzilla: Unleashed, lanzado en esta ocasión en PlayStation 2 y Wii en 2007. A diferencia de los anteriores, no obstante, obtuvo unas críticas bastante malas. ¿Los motivos? Una vez más, malos controles.



Unleashed, como título fanservice, daba no obstante un servicio bastante aceptable al incorporar una trama que involucraba una serie de desastres naturales en la Tierra causados por una serie de cristales, aparecidos en lugares donde la raza alien Vortaak había aparecido antaño. Más de 20 criaturas y mechas hacían acto de aparición para detener las amenazas manteniendo la mecánica de juego de lucha 3D con interacción en los escenarios. El juego llegó incluso a contar con la aprobación de Toho para incluir a nuevos monstruos que no habían aparecido en las películas y que aún así se consideran parte de canon oficial de la licencia, como Krystalak y Obsidius. Quizá por esto el juego superó las ventas de sus antecesores, colocando más de 800.000 unidades en su ciclo de vida.




Nuevo milenio. El Godzilla portátil


El estreno de la película de Emmerich trajo consigo una consecuencia directa, y fue una serie de animación americana estrenada en 1998 y extendia hasta 2000. Por supuesto, también tuvo su adaptación a los videojuegos, la primera Godzilla the Series, lanzada en diciembre de 1999 en EEUU y en marzo de 2000 en Europa, fue desarrollada por Crawfish Interactive, siendo un juego de acción con un apartado técnico bastante cuidado. Tuvo una continuación llamada Godzilla The Series: Monster Wars, diseñada por Crave. Se lanzó en todo el mundo en 2000 y de haber sido lanzada en fechas actuales se podría considerar más un update o un DLC que un juego al uso, pues gráficamente y a nivel de mecánicas era muy similar al original, añadiendo apenas nuevos retos.



Ya en 2007, se lanzó exclusivamente en Nintendo DS una aventura derivada de la saga de sobremesa. Godzilla Unleashed: Double Smash recibió unas críticas muy flojas en general, a pesar de que se tomaba la molestia de adaptarse a la plataforma portátil de Nintendo cambiando la movilidad 3D por una en scroll lateral 2.5D. La zona táctil se usaba para mostrar monstruos de tierra y la superior, para criaturas aéreas. Nada realmente revolucionario. Han tenido que pasar varios años para que Godzilla vuelva a la actualidad y ha tenido que ser Hollywood el que reavive el interés por el gigante de la Toho, con una película de reciente estreno que, a diferencia de la de Roland Emmerich, ha obtenido críticas bastante positivas. No ha ocurrido así con su adaptación al videojuego, Godzilla Smash 3, un título para terminales móviles que bien podría competir por la medalla de peor juego licenciado de 2014. Podéis leer nuestro análisis a continuación. Como complemento a este film, Legendary Pictures desarrolló también dos aplicaciones gratuitas: Godzilla: Strike Zone (para móviles) y Godzilla: Crisis Defense (PC).




El Rey de los Monstruos... lejos de los videojuegos


Godzilla, como habéis visto, es un personaje que ha protagonizado un buen puñado de videojuegos pero que, a excepción de apenas un par, nunca ha brillado demasiado. Cierto que es una licencia que no permite demasiada innovación, pues básicamente consiste en un monstruo gigante que destroza ciudades, pero quizá habría merecido mejor suerte. En el cine la ha tenido, pero los videojuegos, como ocurre con Superman, se le han resistido casi siempre. Godzilla Smash 3 no ha nacido para cambiar esta percepción, pero quién sabe en un futuro si la cosa podría evolucionar. Vosotros qué creéis, ¿le dáis crédito a la franquicia?