Videojuegos de Cine Desaprovechados

Salva Fernàndez salbaFR

Películas que intentaron dar el salto al mundo de los videojuegos, pero la falta de recursos, las prisas y muchas veces las pocas ganas acabaron condenando estos productos. Juegos de cine que fracasaron.

El mundo de los videojuegos y el mundo del cine siempre han tenido una relación amor-odio de lo más curiosa. Desde hace décadas, no es algo nuevo de los últimos tiempos, la gran pantalla siempre ha querido introducirse en la industria del ocio digital ofreciendo en formato videojuego esa película taquillera que se estrena a finales de semana. Teniendo el empujón de promoción que puede tener un hit en la cartelera de cine, no es de extrañar que las compañías quieran sacar tajada publicando el videojuego de la película de turno. Pero como sabemos, contar con una buena licencia entre manos no significa hacer algo exitoso de por sí. En el caso que nos ocupa, más bien es al contrario. Las licencias de cine se acostumbran, por desgracia, a desaprovechar.

Los motivos que llevan a las compañías a fracasar en su traslado de la película exitosa del momento al mando de la consola de turno son varios. Normalmente hablamos de proyectos que tienen un tiempo de desarrollo corto y limitado a las exigencias de la producción cinematográfica: si la película se estrena el mes de octubre, ese día tiene que estar sí o sí el juego preparado. Tampoco ayuda que muchas veces se hagan proyectos de este tipo con presupuestos limitados, dejando recalcado que lo importante es intentar hacer “dinero rápido”. La elección de estudios poco experimentados tampoco son precisamente una garantía de éxito, y se da muy a menudo.

Naturalmente, no siempre pasa así. Muchos recordamos joyas aprovechando la licencia cinematográfica de turno como puede ser el caso de Goldeneye de Nintendo 64, uno de los grandes ejemplos de cómo se debe hacer un juego respecto a una película. Un ejemplo que no se ha prodigado demasiado. En todo caso, lo que nos ocupa en este artículo son esos grandes fracasos. Esas películas que nos dejaron impactados y que al pronunciar lo de “ojalá un juego de esto”, nos arrepentimos al ver lo que han hecho en formato virtual. Las peores adaptaciones cinematográficas que recordamos.

E.T. El Videojuego
(Atari)

Empezamos fuerte, sí. Pero ET, considerado por muchos como el peor videojuego de la historia, es también una de las grandes licencias cinematográficas desaprovechadas de la historia de la industria del ocio digital. En 1982 aparecía para Atari un título llamado a ser el gran juego de esa plataforma, pero los plazos de desarrollo del título fueron escasos tirando a corto y las ganas de hacer algo fast food para aprovechar el tirón de la película se convirtió en uno de los golpes definitivos sobre Atari. Gráficos lamentables, problemas graves de control y bugs que podían destrozarte la partida en cualquier momento eran algunos de sus grandes contratiempos, por no hablar de esa melodía inicial cuando arranca el juego que te puede provocar sordera transitoria si el volumen está demasiado alto. Y eso que el juego solo pedía reunir tres partes de un teléfono para poder contactar con nuestro planeta de origen, que si lo llegan a complicar más…

Superman Returns
(PS2, Gamecube, Xbox 360, Gameboy Advance)

surep2006.jpg Captura de pantalla

Uno de nuestros héroes favoritos, caído en desgracia cuando ha dado el salto en el mundo de los videojuegos, no podía faltar en este repaso. Es una verdadera lástima que no se haya conseguido trasladar con acierto una figura como Superman al mundo de los videojuegos, donde solo ha brillado como invitado y nunca como gran protagonista. Nos centramos en Superman Returns, que tenía la opción de aprovechar la licencia de la película de mismo nombre para hacer un juego de acción entretenido. Sus problemas graves de cámara, juego corto con jefes finales ridículos, sistema de combate simplón y errores técnicos importantes lo condenaron al ostracismo. Peor fue, por cierto, la versión de Gameboy Advance que nos proponía disfrutar de diversos minijuegos –algunos tipo puzle- simplemente infames. Uno de los peores videojuegos de la historia que nada tenía que ver con la película ni casi con el propio Superman.

Enter the Matrix
(PC, PS2, GC, Xbox)

No nos engañemos. Cuando apareció Matrix por primera vez en el cine, todos nos quedamos boquiabiertos con la propuesta de ciencia ficción que se nos presentaba ante nosotros. Más allá del argumento y la narrativa de dicha película y posterior trilogía, las nuevas técnicas de cámara para los combates y la espectacularidad de los mismos lo convertían en un producto fácilmente exitoso en formato videojuego. Nos equivocamos de cabo a rabo, o si más no el intento que se hizo con Enter the Matrix fue fallido. Un apartado gráfico deficiente y lleno de errores lejos de la excelencia de la gran pantalla, muy poca interactividad con los escenarios cuando es algo que era clave en la película, y una narrativa con cortes abruptos que dan por hecho demasiadas cosas. Podía divertir por momentos, el universo se recreaba más o menos bien, pero ni por asomo estuvo a la altura de la película.

Los Mercenarios 2
(PC, PS3, 360)

Una película con héroes del calibre de Stallone, Schwarzenegger, Bruce Willis, Chuk Norris, Van Damme y tantos otros debe tener un videojuego de acción a la altura de las circunstancias. Pero la llegada de Los Mercenarios 2 a la gran pantalla no trajo consigo un juego simplemente mítico como se esperaba, sino un título totalmente olvidable que a pesar de ofrecer una idea sencilla de disparar al estilo Neo Contra ante oleadas de enemigos, fracasó estrepitosamente. Y es que la simpleza de su mecánica de juego lo convierte en una propuesta fácilmente olvidable al poco de dar con él. Las animaciones de los personajes al moverse por el escenario, los gráficos pobres y la torpeza a la hora de generar los disparos, que no queda claro hacía donde apuntamos por mal diseño de los desarrolladores, hacen que además de sencillo, no sepan hacerlo como dios manda. El resultado final es otro juego que intenta aprovecharse de la cartelera del cine de turno para ofrecer un sacacuartos muy pobre.

007 Legends
(PS3, 360)

James Bond ha protagonizado una gran cantidad de videojuegos a lo largo de estas últimas décadas. Pero todos los juegos del agente 007 han quedado siempre palideciendo respecto al atemporal Goldeneye de Nintendo 64, un ejemplo de licencia bien aprovechada que debería ser de estudio obligatorio para todos aquellos que quieran hacer un juego de una película. De James Bond fallidos ha habido muchos, peor nos quedamos con uno de los más recientes: 007 Legends. Un título que ni más ni menos apuesta por recrear diversas películas del agente: Goldfinger, Moonraker, Licencia para Matar, Muere otro día y Al servicio secreto de su majestad. Ante estos nombres, a uno le entran ganas de llorar al ver el resultado final del título. Misiones genéricas que no nos hacen pensar que controlamos a Bond, apartado técnico muy mejorable, sistema de sigilo mal implementado y nulo aprovechamiento de esas películas, donde todo se basa en avanzar de un punto a otro.

Batman Forever
(PC, Megadrive, SNES y otras versiones)

Puede parecer mentira, porque si algo ha hecho Batman en esta generación de consolas es coronarse como un gran protagonista de videojuegos, pero lo cierto es que el murciélago de Gotham City no siempre ha probado las mieles del éxito en sus incursiones en el mundo de los videojuegos. En el año 1995 se hizo una adaptación de la película Batman Forever a diversos sistemas, un juego que mezclaba elementos de plataformas 2D con combates uno contra uno. Un sistema cooperativo que fracasaba por problemas de diseño graves, escenarios poco trabajados, considerado uno de los peores juegos de ese año por muchas revistas internacionales y poco, muy poco de la película Batman Forever. Una lástima porque la idea de poder controlar de manera cooperativa a Batman y a Robin parecía de lo más interesante. Ni la música ni las voces sintetizadas ayudaron demasiado, dicho sea de paso.

Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte
(PC, PS3, 360)

Harry Potter ha tenido una gran adaptación de los libros al cine, pero no se puede decir lo mismo del paso del cine a los videojuegos en todos sus casos. Ni mucho menos. Esta generación de consolas nos deja entre los peores títulos que recordamos a Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte, un juego que llegaba junto a la película de turno y lo hizo dejando claro que tuvieron prisa para hacerlo. Es seguramente el peor juego que se ha hecho de Harry Potter, con un sistema de combate desequilibrado, una gran cantidad de bugs que afectaban negativamente a la experiencia debido a la IA que nos rodeaba y que provocaba el caos entre compañeros, enemigos y NPC. La pesadez del desarrollo de tener que movernos de un lado para otro constantemente y la mala narrativa del argumento hicieron el resto para no recomendarlo ni a los fans de Harry.

Fast & Furious: Showdown
(PS3, 360, Wii U)

La última película de Fast & Furious se presentó en la gran pantalla no hace mucho con la salida a su vez del juego Showdown, un título que aprovechaba la licencia de esta serie conocida como A Todo Gas en España para ofrecernos un juego de carreras y disparos. El resultado final ha sido uno de los peores juegos de 2013 y de la generación de consolas que está llegando a su fin. Coches que cuentan con físicas inverosímiles, IA amiga que nos hará repetir misiones por culpa de su ineptitud, IA enemiga igualmente desastrosa, música de estilo reggeaton que nos obligará a jugar casi en silencio y un apartado visual muy mejorable. Las películas, sobre todo las primeras, dan para mucho más que este producto hecho con prisas y lleno de problemas de todo tipo.

Los Vengadores
(360, Wii U)

Cuando uno va al cine a ver los Vengadores y es amante de los videojuegos, es inevitable que salga de la sala mirando en Internet si hay algún juego planteado para poder revivir en “primera persona” esas épicas batallas con el compendio de héroes de Marvel en nuestro poder. Pero la primera decepción llegó precisamente al descubrir que no, que no había título previsto al uso (por favor, ¡Un beat’em up masivo con cooperativo no era tan difícil!) sino que se lanzaba un título para Kinect. Y aunque Ubisoft trabajó para dotar al juego de variedad de modalidades y contenido y no hacer algo deprisa y corriendo, la licencia quedó totalmente desaprovechada. Escasa profundidad de combates, propuesta de batallas limitada respecto a lo que da de sí la película y una duración que puede parecer buena por la variedad de modos, pero que queda en nada porque se acaba haciendo aburrido. No, en serio, Ubisoft o quien sea, hacednos caso: un beat’em up. Cooperativo. Fanservice si queréis. Pero va.

King Kong
(Nintendo DS)

Hay que decir una cosa: El juego de King Kong para consolas de sobremesa salió bastante bien. El proyecto fue vigilado por Peter Jackson y eso se notó en el resultado final del mismo. Pero la realidad es que la versión para Nintendo DS de King Kong se convirtió en uno de los peores títulos que recordamos de la consola de doble pantalla. Un juego sin ningún tipo de interés que ofrecía un aspecto menos cuidado que muchos juegos para móviles de la época, que dejaba por los suelos al gran mono y que daba la sensación que a lo mejor alguien se saltó algún proceso en su desarrollo que provocó que acabara así. Un título en el que tenemos que coger una arma y disparar, pero que cuenta con niveles donde a lo mejor no hay ni enemigos y acabamos sin disparar. Vaya, un disparate lleno de errores en su mecánica de juego. De hecho, los bugs son de lo más divertido del título.

Daredevil
(Gameboy Advance)

Más héroes míticos caídos en desgracia. Gameboy Advance fue la elegida para albergar un juego licenciado de la película Daredevil que salía en abril de 2003. Consola de éxito con juego de película de éxito. Fracaso asegurado, aunque suene contradictorio. La obra de Encore era aburrida, sosa. El protagonista tenía una serie de acciones muy limitadas, de tal manera que no explotaba al máximo el personaje que representaba. Si a eso le añadimos que gráficamente el título era muy mejorable y los escenarios estaban completamente vacíos, la cosa no pintaba nada bien. Eso sí, lo peor era golpear a los enemigos y que estos no reaccionaran a nuestros golpes. La verdad, no sabemos exactamente qué cogieron de la película ni qué cogieron directamente del personaje en cuestión, pero el resultado fue realmente nefasto convirtiéndose en uno de los peores juegos de la historia.

Die Hard: Vendetta
(PS2, GC, Xbox)

Adrenalina, acción y épica en estado puro. Hablamos de La Jungla de Cristal (Die Hard) y su propuesta sin descanso en el mundo del cine. Ha habido varias iteraciones en el mundo de los videojuegos, pero como en el caso de Vendetta, el juego que apareció en la generación de consolas de Playstation 2, Gamecube y Xbox, nunca se consiguió llegar a las cotas exigibles de la trilogía original protagonizada por McClane. Vendetta tiene su propia historia que narra los acontecimientos posteriores a la tercera película, cinco años después para ser más exactos. El resultado final es un juego que se nota poco pulido en términos generales, con muchos momentos frustrantes tanto por el diseño de niveles como por problemas en el control y la lentitud a la que funcionaba todo, además de animaciones bastante pobres. Si la acción es lo importante en el film, ¿Por qué aquí decidieron no darle la cancha que merecía? Queremos gastar munición sin descanso.

Thor: El Dios del Trueno
(PS3, Xbox 360)

El Dios del Trueno no debe estar nada contento con el resultado final del videojuego que salió en esta generación de consolas que acaba y que siguió los pasos de sonoros fracasos como ET o tantos otros que ya hemos mencionado en este artículo. Thor se convirtió en la enésima injusticia divina para un héroe de Marvel creado para triunfar ante cualquier adversidad. Pero cuando la adversidad se llama equipo de desarrollo nefasto, pocos recursos y prisas para terminar el juego, el resultado es el que todos podemos esperar: un juego en el que avanzamos de manera lineal mientras atacamos con las mismas acciones y mecánicas ante diversos enemigos. Repetitivo como pocos, pobre a nivel audiovisual y un argumento que no está bien resuelto, no sabemos si por falta de conocimientos o por simple dejadez.

Regreso al Futuro
(NES)

Regreso al Futuro ha sido otro de los grandes hitos que recordamos con cariño de los años ochenta. Pero no es oro todo lo que reluce, y de esa película futurista con toques románticos y de comedia aparecería una versión NES que tenía como gran objetivo controlar a Marty McFly intentando coleccionar relojes por doquier. La repetición de situaciones era todo lo contrario de lo que se podía esperar de un juego de Back to the Future, que si algo tenía era contrastes y cambios cada dos por tres en su desarrollo. Recoger relojes puede ser interesante durante media hora, pero luego uno se pregunta si realmente vale la pena seguir por esos derroteros. Uno de los peores juegos que se ha hecho jamás.

Hellboy: The Science of Evil
(PS3, 360)

Hellboy se apunta al carro de personajes que aparecen a la gran pantalla y luego son un fiasco en el mundo de los videojuegos. Con la película en ciernes se decidió lanzar este videojuego para PS3 y Xbox 360 con un resultado previsible. El juego no contaba con argumento alguno, sino que simplemente teníamos que visitar diversas zonas y acabar con todo y todos. Destruir es lo único que nos propone el título de Hellboy, que era repetitivo hasta el hastío, tenía muy poca variedad y cantidad de enemigos y acababa convertido en un machacabotones sin nada de interés. Lo mejor de Hellboy lo pudimos ver hace años en Zonaforo, donde en un concurso de portadas Fake un usuario le puso un gel de ducha en la cara del protagonista y nos presentó en exclusiva a “Gel-Boy”. Ya solo por eso mereció la pena que sacaran a la venta este título, la verdad.

Minority Report
(Gamecube)

Película futurista con Tom Cruise a la cabeza, una manera de presentarnos un nuevo Mision imposible o algo por el estilo. ¿Y el videojuego? Pues se podría considerar una estafa de dimensiones espectaculares, ya que el juego con el mismo nombre de la película no contaba ni con el mismo argumento ni tampoco con Tom Cruise como protagonista. Además, el juego era un beat’em up al uso cuando la película no iba por estos derroteros. El resultado final, un juego con fases tan lineales como cortas (algunas duran un minuto), sistema repetitivo y aburrido para ofrecer algo que no tenía nada que ver con la trama y el desarrollo de la película, que daba para algo más interesante que crear este juego. Los desarrolladores, por cierto, eran Treyarch, los mismos que ahora presentan hit tras hit con sus Call of Duty (el último de ellos, Black Ops 2).

Torrente 3
(PC, PS2)

A ver, Torrente es especial. Seguramente para muchos son películas abominables que no merecen ni un minuto de su interés, pero como producto con un alto grado de parodia respecto al cine español en particular, tiene su punto. Y a pesar de ello, el juego que lanzaron para intentar trasladar la acción del Brazo Tonto de la Ley les salió malo con ganas. Un juego que intentaba ofrecer un estilo sandbox tipo Grand Theft Auto pero que estaba lleno de problemas: movimientos toscos, escenarios poco detallados y vacíos, texturas muy simples y planas y un diseño de personajes poco trabajado. Además de todo esto, no faltan los problemas de popping y otros errores que acompañaban una mecánica de juego que se hacía aburrida al poco tiempo. Para los amantes de Torrente, una decepción. Para los detractores de estas películas, seguramente verán en este juego un título a la altura de las películas.

Madagascar 3: El Videojuego
(Xbox 360, Playstation 3, Nintendo 3DS)

La gracia de los simpáticos protagonistas de las películas de Madagascar se queda en eso, en una sola gracia cuando nos intentamos adentrar en el videojuego que salió para acompañar a la tercera película de esta saga. Un videojuego que acaba siendo un intento desesperado para atraer a los más pequeños de la casa, pero que ni con esas puede triunfar. Un niño de diez años no estará más de dos horas delante de la pantalla antes de aparcar definitivamente este juego tan poco inspirado tanto en las modalidades que presenta como en las mecánicas de sus acciones. Minijuegos que intentan conectar con la historia original, pero que acaban haciéndose tremendamente repetitivos y con un desarrollo muy lento.

Saw
(PS3, Xbox 360)

Saw empezó muy fuerte en esto del cine, con una primera entrega impactante por lo que ofrecía. Terror y sangre a partes iguales con un Jigsaw tan juguetón como macabro, intentando hacer la justicia por su parte. O algo así. En la generación de consolas de PS3 y 360 apareció un primer juego basado en la licencia del cine, pero con un acabado muy lejos de ser el más correcto. El título nos atrapaba en medio de un asilo del que debíamos escapar, y contaba con algunas trampas creadas por los padres de Saw, pero no era suficiente. Gráficos dignos de una Playstation 2 lleno de errores, control duro y poco convincente y un sistema de combate gris, repetitivo y mal ejecutado condenaron un título que podía ser interesante por su puesta en escena y trampas, pero que acababa como un producto de segunda línea lejos de impactar como lo hacen las películas.

The Karate Kid
(NES)

A finales de los ochenta llegaría The Karate Kid, un videojuego pensado para NES que tenía la gran idea de trasladar la película y el camino del señor Miyagi a los píxels de esos momentos. Pero la idea fracasó estrepitosamente proponiendo un videojuego de acción más bien simple en el que poco kárate se acababa viendo. Una mecánica de juego pobre y alejada de las lecciones de Miyagi además de ser algo limitado en contenido. Cuatro niveles que se basaban en la película y en la primera secuela, pero poco más de interés tenía el juego en este sentido. Totalmente olvidable tanto como videojuego como licencia de Karate Kid, nada a la altura ni para probarlo en un día tonto.

Furia de Titanes
(360, PS3)

El videojuego de Furia de Titanes tenía números para conseguir un buen resultado. Más allá del acabado de la película en sí, la temática parecía dar para un juego interesante en el mundo de la acción. Un buen motor gráfico, la ambientación utilizada y el enfoque de la historia distinto al argumento original son algunas de sus propuestas para hacer algo digno, pero la sencillez de todo acaba condenando un juego con taras importantes. Deficiente en las cinemáticas y en el guión, misiones anodinas que parecen ser puro relleno para ampliar la duración del juego y la ausencia de multijugador que debería estar presente para poder explotar al máximo la propuesta del título en cuestión acaban por condenar un juego que casi, pero no.

Home Alone (Solo en casa)
(Varias plataformas)

De juegos sobre Solo en Casa ha habido varias versiones, pero nos centramos primero con la de Megadrive, un título que intentaba adaptar de manera muy poco acertada la trama de la película, en la que el protagonista se queda en casa solo mientras su familia se ha ido de viaje y tiene que intentar evitar que dos ladrones se lo lleven todo. A pesar de que la idea inicial es buena porque nos propone combinar objetos y crear armas para asustar a los cacos, lo cierto es que el juego se hace tremendamente aburrido y monótono a pesar de que se podía terminar en menos de una hora dependiendo del nivel de dificultad. Las otras versiones tampoco salieron muy bien paradas, como por ejemplo en Super Nintendo teniendo que luchar contra aspiradoras y viejas armadas con paraguas. La versión de Gameboy tampoco era demasiado decente, con Kevin andando de puntillas y siendo presa fácil de los ladrones y esos enemigos tan alejados de la realidad del film, como un fantasma.

Star Trek
(PS3, Xbox 360)

Star Trek ha dado el salto a la gran pantalla en los últimos tiempos, y una de las películas más recientes llegó también con un videojuego en el que nos permitían ponernos a mandos de Kirk y Spock como grandes protagonistas. El gran problema del juego es que se carga por todos lados una licencia de primer nivel como esta, con un acabado gráfico mediocre, sistema de combate y diseño de niveles totalmente genéricos, desarrollo mal ejecutado, un cooperativo que no suma ni aporta nada de nuevo y un control duro con momentos realmente frustrantes. Juego de acción en tercera persona que no sabe aprovechar el tirón de Star Trek ni el universo al que debería homenajear y acaba ofreciendo un videojuego olvidable fácilmente que desaprovechó una licencia que debería ser intocable.

Rocky Super Action Boxing
(ColecoVision)

Rocky Balboa es seguramente uno de esos personajes que te marcan de pequeño. Esto lo puedes comprobar cuando, ya mayor, llega la última entrega a la gran pantalla de Rocky, con Silvestre Stallone ya entrado en años, y sigue llegándonos al corazón como el primer día. Pues bien, a principios de los años ochenta salió en Colecovision Rocky Super Action Boxing, el primer juego que conseguía la licencia de Rocky. Podíamos luchar tanto con Rocky como con Clubber Lang, pero el juego resultaba ser un auténtico desastre en lo jugable. Gráficos interesantes para la época por los sprites, pero un control que no respondía a nuestras acciones, movimientos tremendamente lentos y sin nada de patrones que seguir. Lo más sensato era pulsar sin cesar los botones para intentar ganar antes que nuestro contrincante. Suerte que años después llegaría nuestro particular Rocky virtual con Punch Out.

Pacific Rim
(Xbox 360, PS3)

Este verano los amantes de los videojuegos hemos estado de enhorabuena. Guillermo del Toro consiguió con Pacific Rim hacer un producto muy cercano a nuestro hábitat natural, puro espectáculo de acción sin descanso que maravilló a medio mundo, incluido el propio Hideo Kojima que habló maravillas en Twitter de esta película. Pues ni así se ha conseguido crear un videojuego a la altura de las expectativas. Estamos ante una propuesta de combates entre gigantes sacados de la película que es tremendamente limitado en mecánica de juego y posibilidades, un control que responde tarde, golpes que daremos al aire de manera incomprensible, física de impactos mal implementada, poco contenido y escenarios poco detallados, monótono a las pocas partidas, aburrido en lo que modo para un jugador se refiere y una tienda como vía de pago para todo tipo de extras. Un sacacuartos, vaya, que no está a la altura.

¿Y vosotros? ¿Recordáis algún juego que se haya 'cargado' alguna de vuestras películas preferidas?