Broken Sword: The Serpent's Curse

  • Cesar Otero

Al final de la generación, Charles Cecil trae de vuelta a George Stobbart y a la francesita Nico para regocijo de sus fans. Probamos su primera parte, una vuelta a la época 2D que de nuevo apuesta por asesinatos, elementos sobrenaturales y un inicio que vuelve a sumergirnos 18 años después en un París como punto de partida

París en Otoño. Los últimos meses del año y el final del milenio. Tengo muchos recuerdos de la ciudad: Los cafés, la música, el amor… y la muerte”. La sección de cuerda empieza el In Crescendo. Aparece el título, y un cuervo abandona las gárgolas de Notre Dame para echar a volar y mostrarnos una panorámica de París. El café Bristo, el siniestro payaso, la impactante explosión y las palabras de George Stobbart en la cismática pero ya inseparable voz de Tomás Rubio: “La vida continuaba a mi alrededor, pero la explosión cambió mi vida para siempre”.

Parece mentira, como si hubiese sido ayer gracias a la magia de la version Director’s Cut que salió en 2009, pero hace 17 años que Broken Sword se estrenó, llegando para quedarse para siempre. Y reclamando con ello un puesto de honor absoluto entre los grandes, en pedestales de las mejores Aventuras Gráficas, en las colecciones de aventureros y en los recuerdos de muchos de nosotros que saltamos del SCUMM LucasArts y seguimos en paralelo con Sierra al mismo tiempo que nos adentrábamos en la sombra de un concepto tan exótico como los Templarios. Siria, París hasta llegar a Escocia; secretos ocultos, dobles fondos, el juego con la Historia de fondo cual thriller de investigación. Junto al americano George y a la periodista Nico, la mecánica clásica del Point & Click narró una obra capital e influyente en el género, citada por desarrolladores en obras posteriores.

No vamos a seguir, pues ya es harto conocido que estamos ante una obra maestra con sus 11 letras de la Aventura Gráfica, fabulosa a nivel visual –ese uso del genial motor Virtual Theatre-, desafiante –muy, muy desafiante- a nivel jugable. La serie de Charles Cecil y Revolution Studios continuó en una secuela, las Fuerzas del Mal, cuya carátula –ese rostro pétreo iluminado con magia- era una de esas que cuando la primera PlayStation estaba más establecida en 1997, invitaba a cogerla de la estantería. Pero el sello característico de la saga, sus gráficos cartoon en 2D animados mediante el Virtual Theatre engine y que permitían cientos de detalles, desapareció en El Sueño del Dragón, que también eliminó el esquema Point & Click optando por un híbrido entre una aventura gráfica y un Tomb Raider, con los comandos usuales de una AV en pantalla. Mejor de lo que muchos lo recuerdan, aunque criticado precisamente por la interfaz jugable, tres años después la IP regresó justo al inicio de esta generación que termina, en 2006, al Point & Click con The Angel of Death, título al que el no salir en consola le pasó factura a la hora del éxito, pero que buscó regresar a las raíces y dejarse de los elementos de acción de Sleeping Dragon.

Ahora estamos aquí, en el final de la generación. Han pasado siete años y gracias al Crowdfunding de los fieles seguidores, Charles Cecil ha vuelto a su criatura y nos lo ha traído como debe estar: En 2D, cargado de profundidad en los escenarios, pero en 2D, sin florituras ni intentos de parecer lo que nunca fue. Toca adentrarnos en un nuevo misterio con George y Nico. Y, como en todo buen Back to Basics que se precie, lo hacemos en un escenario conocido de sobra en la serie: París.

No obstante, ya que el juego no es realmente una entrega por capítulos, sino que ha sido partido en dos pero no al estilo por ejemplo de Deponia o las aventuras episódicas de Telltale, con una primera parte ahora y la parte final como actualización gratuita en marzo, hemos decidido esperar a que ésta esté completa a inicios de 2014 para colocarle la nota, hasta que podamos jugarla de un tirón, valorar el juego completo y no lo que realmente es sólo la mitad de una experiencia entera que no fue concebida pensando en ser partida por entregas. Ya que Broken Sword 5 se vende como tal, como un título completo que ofrece la mitad ahora a los que pagan el precio completo y el resto en unos meses, no vamos a valorar sin saber cómo la segunda parte y el climax afectan a la experiencia, así que os ofrecemos las impresiones iniciales con esta Maldición de la Serpiente. Aventureros, regresamos a una época Point & Click que por fortuna estudios como Péndulo o Daedalic se empeñan en que no desaparezca.

Catalonia
Con prácticamente las mismas notas y el mismo tempo que la obertura escuchada hace casi 20 años se inicia Broken Sword 5, que copia el plano de Shadow of the Templars y nos lleva a nada menos que la Cataluña de la Guerra Civil, en un prólogo que nos introduce en el McGuffin que mueve la trama: Un cuadro pintado por un artista catalán llamado La Maledicció. Saltando de repente a la época actual, una sonrisa se nos pone en los labios al ver a George y Nico y escuchar una introducción parecida a las primeras líneas del primer Broken Sword, solo que la sonrisa se nos tuerce al escucharlas en inglés y no en castellano de labios de Tomás Rubio. Dentro de una pequeña galería de arte es donde reposa el cuadro que hemos visto en la intro. Un cuadro que le cuesta la vida al galerista, ya que un supuesto repartidor de pizza entra a robar.

El asesino, tras robar el cuadro, echa a correr. Y Nico, a la que manejaremos en cuanto resolvamos el primer puzle con George, lo persigue. Empezamos con Stobbart, en una primera prueba tan clásica como su puesta en escena, con un puzle que juega con elementos de dos escenarios. De París a Londres –fabuloso trabajo en escenarios en esta parte-, el problema que se nota a este Capítulo 1 no es su trama, que recupera la esencia de misterios y sociedades secretas del primer BS que El Código Da Vinci popularizó a posteriori de manera tan mainstream en 2003, sino que tenemos un mínimo atisbo de estas, quedando claro que los elementos más sobrenaturales se verán en la segunda parte del juego. Por tanto estamos más ante un esquema detectivesco-policial de ritmo ágil aunque con altibajos –buenos momentos de puzles, conversaciones-puzles que hacen avanzar la trama tediosas pero necesarias-, y con algún instante de miedo, pero que nos deja con todo lo que vamos escuchando sobre La Maledicció y demás desde el mismo inicio del juego, y nunca se entra demasiado en el terreno fantástico que la trama va prometiendo a cada capa de misterio que desvelamos de ella.

En las alrededor de poco más de cinco horas que dura esta primera entrega –como siempre variando de la experiencia en el género de los usuarios y de si usan las Pistas o no- el ritmo de los puzles que hemos encontrado también ha sido irregular, pasando de algunos muy buenos y hasta rebuscados hasta otros que para expertos en el género no plantearán reto alguno –la solución está casi siempre delante nuestra-, ya que se nota el ojo que Cecil ha puesto en que todo el mundo pueda disfrutar de un juego que sale además para dispositivos táctiles como PS Vita. Además, el título incorpora un sistema de pistas que nos va orientando, y cuyo uso es totalmente opcional dentro de una trama que hace referencia a anteriores títulos de la saga, con personajes conocidos por los fans.

Ésta se trata de la única ayuda que desde Revolution Studios han implementado, ya que no tenemos indicador de Hotspots o puntos de interactuación como sí hay en otras aventuras actuales. El estilo de humor de la IP sigue presente, acertado en ocasiones, aunque fallido en otras. Y en cuanto a la interfaz, podemos escoger entre una clásica –deslizando el puntero hacia abajo aparecen los objetos- o una más moderna que requiere de dos clicks, como si abriéramos el bolso de Nico o la mochila de George. El detalle nostálgico viene al desplazar el puntero hacia arriba para acceder a la Configuración o salvar la partida, ya que aparece la típica cruz de tantas y tantas aventuras SCUMM y de la época de Shadow of the Templars.

A nivel visual, y aunque quedan por ver escenarios y localizaciones reales que no vamos a desvelar, pero que nos morimos por ver para contemplar el grado de detalle  puesto por el estudio, nos encontramos con unos fondos 2D que buscan sumergirnos en los ambientes del primer Broken Sword, con una carga de detalle y encuadre enorme por los que se pasean unos personajes que recuerdan a aventuras como el New York Crimes de Péndulo en cuanto a visualización y animación. George y Nico lucen muy bien, pero sus animaciones son algo robóticas, mecánicas y no se mueven con la soltura que querríamos mover, mucho menos cuando se trata de un escenario largo con un barrido de cámara para enseñarnos las zonas. A eso hay que añadirle una calidad de cinemáticas pobre –solo hay que ver el prólogo- en cuanto a texturizado y animación. Para los PeCeros que estén deseando meterse en el apartado gráfico, decirles que no hay una sola opción gráfica para cambiar, solo si queremos jugar en ventana o a pantalla completa.

En cuanto al sonido, reseñar de nuevo que estamos ante un título que se presenta en tres idiomas a elegir en cuanto a las voces, pero entre las que no figura el Castellano ni la voz de Tomás Rubio, aunque en inglés regresa Rolf Saxon a la piel de George Stobbart. Nico, doblada por Emma Tate, de momento suena correcta pero sin mucha pasión, aunque lo mejor es el acento francés que Tate le aporta al personaje. Musicalmente se puede decir que hemos escuchado la mitad de la BSO, aunque destaca tanto el leit motiv inicial característico de la serie como el tema creado para reflejar el misterio sobre la composición pictórica que da germen a toda la historia. Hay efectos de sonido, aunque de momento pasan algo de puntillas por la mezcla sonora.

Con el término Back to Basics es como se define Broken Sword 5, al menos en la primera parte que ahora llega. Charles Cecil sabe lo que quiere, lo que llevamos queriendo desde que BS3 se pasó a las 3D: Un Broken Sword 2D que recuperase el espíritu del original, algo que hace aunque de momento no aspire a quitarle el trono a las actuales reinas de las Aventuras Gráificas. En un año bastante bueno para el género, BS5 se presenta un poco como la alternativa más clásica, más vintage. Una nueva entrega de una serie aclamada en su momento, pero que hoy, con la cantidad de buenas aventuras que han salido este año, se queda entre ellas sin destacar salvo en la emoción y recuerdos que su título trae. De momento, Revolution no miente y  brinda una experiencia Broken Sword pura esgrimiendo como baza principal el clasicismo jugable 2D. Esperaremos unas semanas más, cuando Broken Sword 5 sea la experiencia completa que su update promete, para terminar la aventura y traeros una nota global del juego completo, y no fraccionado. Aunque de momento en lo que hemos completado, The Serpent’s Curse  es una compra obligada para los fans de la IP.

Broken Sword: The Serpent's Curse

Broken Sword: The Serpent's Curse, desarrollado por Revolution Software para PC, Mac, PlayStation 4, Xbox One, Switch, PlayStation Vita y dispositivos iOS y Android, es una nueva entrega de la popular saga de aventuras gráficas Broken Sword que vuelve a su estilo clásico en 2D.

Broken Sword: The Serpent's Curse