War Thunder
War Thunder
Carátula de War Thunder

War Thunder

Gaijin Entertainment regresa con lo que mejor sabe hacer: encarnizadas luchas aéreas en la segunda guerra mundial. Y como siempre, cumple sobradamente. Imperdible y además esta vez Free to Play.

Durante la pasada generación en consolas (tendremos que irnos acostumbrando a esta denominación pese a que aun tengan juegazos por venir) los amantes de la simulación aérea tuvimos pocos motivos para alegrarnos. Pocos, pero con un par de excepciones como fueron “IL2 Sturmovik: Birds of Prey”, y poco después el “Birds of Steel”. Aunque también saldrían en Pc cambiando en el titulo el Birds por el Wings, nombramos las consolas porque es un género que se resume a batallas arcade en su mayoría cuando hay aviones por en medio. Pues bien, los Birds trajeron un poco de aire fresco y obtuvieron excelentes criticas en general, dando a sus creadores “Gaijin Entertainment” el suficiente prestigio como para esperar de ellos un siguiente producto con calidad suficiente para tenernos enganchados un tiempo especialmente largo.

No nombraríamos tanto a las anteriores entregas sin una buena razón, y es que “War Thunder” recoge lo mejor de ambos títulos y en Gaijin han realizado un MMO Free to Play con la accesibilidad, diversión, profundidad y seriedad dignos (y en muchos casos superior) de cualquier juego de pago que podamos comprar hoy en día. Así a lo pronto es imposible no compararlo con otro título de similares características que también ve la luz por estas fechas, como es “World of Warplanes” de los creadores de “World of Tanks”, y si el Warplanes cumple en su diversión a corto plazo, “War of Thunder” le supera prácticamente en todo.



“War of Thunder” se toma la aviación durante la segunda guerra mundial mucho más en serio que el título de la competencia, y en pocos segundos, con la recreación al detalle de el interior de todas las cabinas de las decenas de aviones que el juego posee, estaremos viviendo una de las experiencias más gratificantes en un MMO. Los chicos de Gaijin consiguen que en pocos segundos te creas un as de la aviación, con un tolerable (quizás excesivamente) nivel de eficacia para derribar enemigos consiguiendo que en pocos minutos el suelo se siembre de fuego, escombros,  y el cielo de humo con aceite negro como el carbón. Y cuando tus enemigos caen, tu pronto eres también pasto de las llamas. Pero el juego te permite utilizar todos los aviones que posees en tu hangar (solo puedes utilizar los del país que representas en ese momento) haciendo que la diversión se alargue en la sesión. El motivo de no usar siempre el mismo avión consigue que planifiquemos con cierta estrategia nuestras sesiones y nuestro hangar, dando prioridad de actualización a unos aviones por delante de otros.

A las pocas horas de jugar, War of Thunder ya nos había proporcionado momentos épicos cuando dos aviones habían chocado entre sí a pocos metros de nuestras narices, cayendo como dardos al suelo envueltos en llamas. Habíamos vivido la tensión de un dogfight persiguiendo un Messerschmitt bf 109 hasta que lo abatimos y se nos quedó cara de “owned” cuando persiguiendo a otro más hábil que nosotros, acabamos empotrados contra una montaña. Todo ello acompañado por la inmersión tan lograda que pudimos vivir con Birds of Steel. Y eso tan solo es el principio, “War of Thunder” es tremendamente peligroso: crea una alta adicción a su diversión.



Pese a que los jugadores de PC ya llevan un tiempo con él gracias a las open betas y demás, tenemos que destacar que también es un título de salida para PS4. Los jugadores de la nueva Playstation, imbuidos en sus Killzones, o nuevos COD y Battlefields es normal que no se fijen en un título Free to Play como este; pues harían mal. Tremendamente mal. War of Thunder permite jugar al mismo tiempo a jugadores de PC y PS4, las dos plataformas se actualizarán al mismo tiempo, aunque de momento en la PS4 no están activadas las batallas reales y la simulación, y aunque nos permita entrar como ellas, en realidad no lo son. Pero de momento y para abrir boca, las batallas Arcade son tan divertidas como comentábamos unos párrafos más arriba.

Porque las diferencias entre los tres modos de juego son realmente grandes: así sin más, el Arcade es como su nombre indica una pelea sin ningún tipo de restricciones, sin pensar en el combustible y sabiendo que una vez acabes con la munición, tan sólo deberás esperar poco más de quince segundos para volver a disponer de ella (aunque tiene la particularidad de agotarse siempre cuando tenemos a un enemigo a tiro). Divertimento puro y duro con poca exigencia, pero realmente adictivo. En el modo de batallas históricas la cosa empieza a ponerse un poco más complicada, pero altamente gratificante. Aquí empiezan a desaparecer todas las ayudas del Arcade, deberemos aterrizar en nuestro aeropuerto para conseguir más armas, los daños por excesos de giro o velocidad ocurren frecuentemente y los entornos son batallas reales que se libraron en la segunda guerra mundial. También, buscando ese realismo no dispondremos de ayuda en el disparo y las físicas de las balas son reales, pero el gestor del motor está simplificado y tus enemigos no tienen su nombre en un bonito color rojo para que se vean a kilómetros de distancia. Y estas limitado a un solo avión por batalla.



El modo simulación real, como su nombre bien indica, está cercano a lo que debieron sentir miles de jóvenes al subir a un avión así durante la segunda guerra mundial. En el modelo de vuelo es parecido al de batallas históricas, pero con la vista de cabina como única posibilidad, daños realistas, aerodinámica muy conseguida y por todo lo que ello conlleva, las partidas suelen ser bastante más largas que en los dos modos primeros. En este modo y en el histórico en menor medida, la gente suele jugar más tácticamente y en equipo. Conseguir sobrevivir a estas batallas implica una inmediata sonrisa triunfante en nuestra cara.

Por si fuera poco, hay un modo campaña dinámica del que podemos disfrutar solos o en cooperativo, siempre contra la IA, algo limitada por no decir otra cosa, pero supondrá un buen puñado de horas de lucha sobre Inglaterra, el frente oriental, o las islas del Pacifico, con un montón de misiones en cada escenario. Los familiarizados con los Birds of Prey y Steel reconocerán enseguida las misiones. Por si eso fuera poco, existe la opción de realizar misiones en solitario. Son misiones que se irán desbloqueando dependiendo del país con el que luchemos. Por ejemplo: si luchamos con la unión soviética, a medida que vayamos avanzando con nuestra experiencia, desbloquearemos misiones en el frente oriental, lo mismo si luchamos con Japón, desbloquearemos misiones en el pacifico. Estos modos también están disponibles en PS4, que por cierto hace un uso inteligentísimo del touchpad como mouse.

Un dato importante es que realmente no hay grandes ventajas aparte de acortar tiempo si decides pagar y crearte una cuenta Premium. Los contrincantes en las batallas están siempre ajustados a nuestro nivel, y lo único que conseguimos es el doble de experiencia y dinero por batalla. El juego utiliza un sistema similar al World of Warplanes para desarrollar mejoras, a través de un árbol técnico que debemos completar para ir subiendo de nivel y obtener aviones más y más potentes. En cualquier caso, y por muy buenos que seamos, si no pagamos nos va a llevar un buen numero de horas de juego para ir subiendo de nivel, aunque para nosotros eso sea parte de su encanto.

La idea de War Thunder difiere de la de la gente de Wargaming.net en un punto básico. Mientras los chicos de “World of” están haciendo sus juegos independientes, basados en los tanques, aviones y en proceso, de barcos, War Thunder planea ponerlo todo en el mismo escenario. En un futuro esperamos que cercano, las batallas podrán tener una magnitud ideal para recrear batallas históricas desde el aire, tierra y mar. Aunque actualmente sólo dispongamos de aviones, y la parte más divertida sea llevar cazas, también dispondremos de la posibilidad de utilizar bombarderos y caza bombarderos, menos maniobrables, pero con un poder destructivo devastador y realmente difíciles de derribar. Pero son imprescindibles ya que nuestras batallas no se limitan al aire y deberemos derribar buena cantidad de objetivos terrestres para llevarnos el gato al agua y triunfar en nuestras batallas.



Gráficamente nos proporciona bastante más de lo que esperábamos en un principio para un Free to Play. Cada uno de los modelos de los aviones, están fielmente recreados con la posibilidad de customizarlos más adelante con la experiencia obtenida y podemos añadirle adhesivos o pinturas especiales. Las texturas en los aviones y el modelaje de los mismos está francamente a la altura, pero el detalle de los aviones en batalla es sensacional. Podemos observar los agujeros de bala, el aceite en nuestra cabina, el humo negro saliendo de los motores o el avión destrozado en mil pedazos por una explosión.

Todo ello, ayuda a recrear una ambientación excelente, pero una de las características de porque “War Thunder” está por encima de su competidor es la fiel recreación de las cabinas (aunque falten en ciertos bombarderos) en la mayoría de sus aviones. Podemos mirar durante la batalla los planos para ver como quedan agujereados, al igual que el cristal de nuestra cabina o ver como perdemos combustible. Pero es el estar ahí metido, mientras ves los antiaéreos explotando a tu alrededor, las ráfagas desde los barcos abatiendo compañeros, o un bombardero con el ala partida ayuda a la inmersión porque está estupendamente recreado gráficamente. Los mapas son muy diversos, desde Stalingrado en invierno hasta Peleliu en el Pacifico, pero tanto desde el aire como cercanos a tierra tienen una calidad excelente, como por ejemplo las texturas de las montañas rocosas o el mismo mar. Sin duda han reciclado mapas de su anteriores juegos, pero eso no es en absoluto algo malo, al contrario, tenemos una enorme cantidad de escenarios diferentes a una alta calidad.



El sonido no hace más que añadir puntos a la inmersión. Puedes reconocer motores independientes por el sonido, aunque evidentemente algunos sean genéricos, pero las explosiones, las balas entrando en tu cabina, incluso poder oír las metralletas de aviones cercanos, es formidable. Eso si no quedas prendado de la buenísima banda sonora de Jeremy Soule en el inicio y en nuestro hangar. La música es épica, electrizante, pero sobre todo hipnótica. Puedes ni darte cuenta de que has estado diez minutos mirando tú avión en el hangar mientras sonaba las excelentes composiciones del norteamericano.

LO MEJOR

  • La inmersión
  • Batallas altamente adictivas
  • Free To Play de nivel

LO PEOR

  • El modo Simulación podría ser aún más realista

CONCLUSIÓN

War of Thunder, es una pequeña joya que va camino de convertirse en un diamante. Cualquier aficionado a la aviación, a la segunda guerra mundial o a pasar un buen rato debería tener War Thunder en su PC o en su PS4. Un claro ejemplo de lo que deberían ser los Free to Play, (y muchos juegos de pago) y que va a proporcionar horas de diversión a la mayoría de gente que lo pruebe. Hace tiempo que Gaijin Entertainment nos proporciona títulos de alto nivel, pero el futuro de War Thunder es aún más prometedor. Si nos ponemos serios en cuanto a simulación real, o en los modelos de daño de los aparatos aun les queda camino por recorrer, pero la experiencia que proporcionan, es sin duda, de lo mejor hasta el momento en su género.

8.7

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.