Sonic: Lost World, Impresiones

Javi Andrés javi__andres

Sonic explora este otoño el universo multigravitatorio de Super Mario Galaxy. Sega lleva a su mascota a las consolas Nintendo (3DS y Wii U) en un nuevo, colorido y extraño mundo perdido que aunque intenta calcar la genialidad del gorra roja en Wii en realidad mantiene todas las características de los juegos tridimensionales del erizo azul. Eggman vuelve a por los animales.

Decíamos hace un par de años que Sonic ya casi no sabía por dónde correr. No, a la mascota de Sega no le ha ido del todo mal en sus últimas entregas con títulos como Sonic Generations o Sonic Colours, pero sí que empezaba a notársele agotamiento. Este año quiere volver a pisar fuerte con Lost World, entrega exclusiva de las máquinas actuales Nintendo (N3DS y Wii U) y una completa referencia al esquema de juego de los imborrables y trascendentes Super Mario Galaxy. La gravedad y los niveles basados en planetas autónomos se ponen ante las botas del erizo y sus amigos para contarnos por enésima vez el regreso del Dr Eggman (antes Robotnik) y sus planes de dominación mundial mediante transformación de los animalitos de estos mundos en robots a su servicio. En este sentido Lost World es bastante icónico y hasta clásico, con guiños directos a los Sonic The Hedgehog de los 90, con animales encerrados en enormes pulsadores como final de fase, niveles de bonus, o diseños que recuerdan a la Green Hill Zone de la entrega de MegaDrive o un Tails que fabrica avionetas y otros artilugios como siempre.

Pero Sonic: Lost World también mira a los últimos pasos dados por la franquicia, a ideas como las monedas rojas coleccionables escondidas en cada nivel o los Wisps, las brillantes y poderosas criaturas ancestrales con habilidades únicas de Sonic Colours. Y, por supuesto, niveles de velocidad, intermitentes con otros muy plataformeros y más pausados. Ya hemos recorrido con total tranquilidad el primer mundo en las versiones de portátil y sobremesa, valorando las diferencias entre ambas -muchas- aunque confirmando que la mecánica base del juego será similar en las dos. Hay que destacar para empezar que en Wii tendrá modo Carrera para dos jugadores o los ataques teledirigidos, como en los inolvidables Sonic Adventure de Dreamcast. Mientras que en 3DS existirá un modo Laboratorio desde donde Tails puede construir con piezas vehículos que nos ayuden en los niveles y habrá diversas opciones y minijuegos StreetPass, aún no detallados pero que van a funcionar como ampliación de la experiencia. También desde 3DS se podrán mandar vehículos a la edición de Wii U en caso de que poseamos las dos, distintas entre sí y perfectamente complementarias.

Los Seis Mortíferos se alían a Robotnik para poner en marcha su plan de dominación, aunque parecen guardar algún oscuro secreto más. Cada uno de estos seres venidos del Inframundo dominará un mundo de los 8 que recorreremos en este Lost World, algunos muy sugerentes y que recuerdan a entornos clásicos de la marca y otros plataformas como el claramente referenciado Nights, y otros completamente originales e inéditos. Tanto en portátil como en sobremesa se aprovechan las funciones de las máquinas donde corre el juego, haciendo uso de la doble pantalla en ambos casos para determinados momentos y minijuegos, o el giroscopio. En Wii U hay opción off-TV. Eso sí, en 3DS, el efecto tridimensional es suave y para nada imprescindible. Simplemente un añadido, algo que ya hemos visto en muchísimos títulos de la consola.

Un intento de Sonic Galaxy

Hablamos de "intento" porque, por lo visto hasta el momento, ni mucho menos este Lost World logra la genialidad y concepción superdotada que puso en pie Nintendo hace 5 años con su plataformas icónico de Wii. Los niveles de este Sonic son ideales y divertidísimos para un juego de carreras y plataformas que es éste, pero no hemos encontrado unas arquitecturas y diseños o situaciones variantes como las que ofrecía Mario en su ayuda a Estela y los Destellos perdidos. Ahora bien, hay un montón de ideas nuevas implementadas en el desarrollo de las fases, no siempre de formato tubular o cilíndrico aunque sí en su mayoría. Al parecer las vamos a poder clasificar en cuatro formatos de niveles: cilíndricos, laterales, esféricos y jefes (con dinámica de golpes diversa de uno a otro). Los cilíndricos ponen a los personajes con una gravedad autónoma por dentro o por fuera, igual que los esféricos.

A partir de aquí, el primer mundo, Windy Hill, recuerda en todo a los primeros mundos tradicionales de Sonic, tropicales, con criaturas bastante vulnerables, cascadas, palmeras, puentes colgantes y un toque tribal con cavernas y molinos de viento. El mapa de este primer entorno y su disposición de niveles se divide en exágonos que actúan como casillas de un tablero por el que movernos libremente y donde hay niveles secretos de Bonus, Chaos con encargos que actúan como misiones secundarias opcionales, caminos especiales, etc. además de las casillas propias de los niveles principales. Estos encargos, para empezar, suponen trabajos dentro de las fases como acabar con un mínimo de anillos determinados, utilizar un Wisp concreto, matar un número de enemigos antes de un tiempo, correr unos segundos por una pared o enlazar una cadena de golpes con el nuevo ataque teledirigido, más directo y que se puede hacer dejando pulsado el botón de salto.

La velocidad no está tan presente en este Sonic, pero también hay tubos y toboganes directamente pensados para correr y por supuesto modo contrarreloj para todas las pruebas de manera que podamos dejar nuestrs marcas en leaderboards y Miiverse, perfectamente integrado. Los niveles laterales van girando y juegan con gravedades imposibles que colocan al personaje boca abajo, o le hacen ascender por una cascada de troncos que caen con el agua, como en Master System. Los jefes se integran con los niveles, aparecen en cualquier momento con sus comentarios, ataques y amenazas. Sus mecánicas de golpe responden a esquemas básicos, aunque habrá sorpresas aprovechando el diseño circular de los niveles. Es interesante cómo cada nivel tiene distintas formas de afrontarse, una de exploración en busca de las monedas rojas, otra a toda velocidad para conseguir el mejor tiempo u otra más centrada en no recibir daños y perder los anillos para llegar a meta con muchos y hacer una buena calificación, de nuevo con la S como la mejor.

Sonic Lost World no se olvida de la accesibilidad. En la obsesión de las compañías -empezando por Nintendo- por incluir Super Guías que ayuden al jugador menos habituado en caso de quedarse atascado y no poder pasar de un punto tras morir varias veces en un mismo checkpoint, Sega esta vez ha incluido un sistema donde con solo pulsar un botón totalmente opcional, claro, el erizo puede avanzar de forma automática y rápida hasta el siguiente punto de control. La idea está ahí para usarse o no, pero quizá les ha quedado demasiado gratuita, sin sacrificio salvo en que no podremos recoger las monedas rojas de esa parte del nivel o que se detendrá el cronómetro contrarreloj. A pesar de esto, nos ha parecido que, como últimamente en juegos del erizo, la dificultad está bien medida, también porque se presenta un manejo y gestión de cámaras algo confusos a veces, no demasiadas pero presentes y que crean algunas imprecisiones.

Lindo erizo correcaminos

Sonic: Lost World presenta muchas distinciones entre versiones, siendo la de Wii U la más grande -niveles más largos, más extras y secundarias, modo multijugador, integración con Miiverse y tablas online, etc- y la más vistosa, claro. Aún así, lo cierto es que el juego no termina de beneficiarse de la potencia de la máquina en HD y los resultados más brillantes de hoy con texturas, iluminación dinámica, efectos del agua, etc. Su estilo colorista y de dibujo animado utiliza la potencia técnica en aspectos como la fluidez de movimiento, la composición de planos o la conjugación de muchos enemigos al mismo tiempo sobre los que poder saltar y saltar. Todo está bastante redondeado y es muy sólido pero sin alardes visuales. En 3DS, en cambio, las características tecnológicas de la portátil se aprovechan bastante bien, y el resultado poligonal es más que aceptable dentro del catálogo de la consola. En ambas ediciones la rapidez y sensación de velocidad son plenas.

En cuanto a sonido, si bien es cierto que este Sonic no recupera demasiado el espíritu sonoro de los juegos clásicos, con melodías que nos suenen a todos o efectos de ésos que hacen inconfundible a la marca, sí que hay una estupenda labor de ambientación acústica en el sentido de que los escenarios interiores o exteriores muestran distinto audio por eco o retumbe, hay muchos efectos para Sonic o la pérdida de anillos tras un golpe, etc. Los checkpoints y los saltos siguen sonando como antaño, eso sí. También hay un total doblaje al castellano más que notable y las mismas secuencias cinemáticas en los dos títulos, posibles de visionar en suaves 3D en 3DS. Una última curiosidad recae en las bonus de la versión de 3DS, basadas en el movimiento de giroscopio -3D desactivado- y con un funcionamiento magnífico al obligarnos a mover mucho la máquina a nuestro alrededor para buscar balones de colores en el espacio.

Vuelta de púa

Así es la propuesta de Sega con su mascota más popular para este año, cambiante y muy divertida pero sin el impacto que quizá desean sus creadores y que claramente les ha hecho moverse a partir de Super Mario Galaxy. Lost World está creado desde cero para las dos plataformas en que se estrena, y eso hace que aproveche estupendamente las funciones únicas de 3DS y Wii U. Integración plena con Miiverse, modo multijugador local, formatos donde se usan las dos pantallas, manejo con giroscopio, efecto 3D... Parece que no se le van a poder poner pegas a su variedad, desarrollo y amortización. Pero Sonic es Sonic y todavía tenemos que poner más a prueba los diseños de los siguientes niveles, la dificultad y cómo se comportan las cámaras o los saltos más complejos. Original y preciosista, este Mundo Perdido tiene secretos y referencias nostálgicas para aburrir. Descubrirlas y a qué velocidad es custión de lo fan que se sea del personaje y su cada vez más extenso universo, ahora en diseño flotante.

Sonic Lost World

Sonic Lost World, desarrollado y distribuido por Sega, es una nueva aventura de acción y plataformas protagonizada por el famoso erizo azul para Wii U, PC y Nintendo 3DS.

Sonic Lost World