Final Fantasy X/X-2 Remaster, Impresiones

Will van Dijk

Han pasado dos años desde que se anunciase oficialmente y una década desde que viese la luz en PS2. Es uno de los capítulos más valorados y queridos por los aficionados, también el primero de tener el dudoso honor de contar con una secuela. Cuando quedan pocas semanas para su aparición en PSVita y PS3 en formato remasterizado, el Tokyo Game Show 2013 muestra una versión renovada de Final Fantasy X/X-2 HD.

Fue en septiembre de 2011 cuando se anunció por primera vez que Square Enix estaba trabajando en una remasterización HD de Final Fantasy X y de su secuela, denominada a secas X-2. La noticia corrió como la pólvora por el significa que tiene el juego para los seguidores de la franquicia, y en parte también por el hecho de tratarse de una revisión completa de los dos títulos para una consola de potencial indiscutible como es PSVita. Luego quedaba la edición de PS3, de la que más tarde se daría a conocer la posibilidad de cruzar partidas guardadas con la versión de portátil. Tiempo después, el propio productor del juego saltaría a la palestra de la actualidad para confirmar que las dos versiones aparecerán en formato "International" o, lo que es lo mismo, en la versión mejorada y potenciada que sólo pudo disfrutar el público japonés después de que ambos títulos viesen la luz en el mercado global. 

Decir que Final Fantasy X no es un videojuego cualquiera es una perogrullada similar a hablar de la excelencia de Metal Gear Solid o de otras producciones japonesas que todavía hoy trascienden del plano meramente videojueguil. Quizá sea más acertado hablar de un capítulo que seguía la estela dorada de los tres capítulos aparecidos en PlayStation y que durante mucho tiempo fue la piedra angular de la compañía en el catálogo de PS2, cuando la consola aún estaba cociendo el éxito que años más tarde amasaría en forma de dominio absoluto del mercado. Sean cuales fueren las circunstancias de su lanzamiento, no cabe la menor duda que el éxito de FFX contrasta con el impacto mediático que supuso la noticia de que Square Enix trabajaba en una secuela -la primera en la historia de los capítulos troncales-, y la consecuencia merma de calidad en el planteamiento de juego de X-2. 

En tiempo real

La polémica quedó zanjada con el paso del tiempo, que como reza el refrán se ha encargado de poner a cada uno en su sitio. Hoy en día FFX se asocia intrínsecamente a su secuela, pero también a la primera época post-fusión de Squaresoft con Enix, de grandes cambios empresariales que han llevado a la compañía a vivir una época convulsa y difícil. Con la tan cacareada política de remakes y refritos que ha puesto en práctica en los últimos tiempos, sólo era cuestión de esperar a que se anunciase la vuelta a los ruedos de los FF aparecidos en la generación de 128Bits, aunque se especulaba con un regreso triunfal del denostado FFXII o incluso con un anuncio de Type-0, la desaparecida entrega de PSP que sólo ha visto la luz en territorio japonés y de la que daba a conocer, precisamente durante el TGS de este año, planes de un posible lanzamiento en PSN. 

Por todo esto no es de extrañar que la versión HD de Final Fantasy X fuese una de las que acaparase la atención del público que se ha reunido en el TGS2013 para conocer de primera mano las novedades que Square Enix planea ofrecer a lo largo del año. La demostración a la que tuvimos acceso, de forma más o menos similar a lo vivido con Lightning Returns: Final Fantasy XIII, corría en una PS3 y se disfrutaba también con el pad de la consola de Sony. En esta ocasión la acción comienza directamente con los acontecimientos que tuvieron lugar en Zanarkand, justo después de que Tidus dejase atrás la famosa introducción por todo lo alto como estrella del deporte. El primer detalle que llama poderosamente la atención es la mejora gráfica que ha experimentado el juego gracias a la resolución de la pantalla ancha, un pequeño detalle que permite mayor calidad de imagen, personajes más definidos y en general texturas dignas de elogio. 

Un comienzo estelar

Lejos de centrarnos en la trama o en el estilo de combates (largo y tendido se ha hablado sobre ello en anteriores artículos relacionados con el título), nuestra atención recae sobre el aspecto técnico que muestra tanto FFX como su secuela. Este procedimiento tiene mucho que ver con el hecho de que Square Enix seleccionase un buen puñado de escenas de vídeo con apenas cinco minutos para poder probar el comportamiento del juego con metraje real, por lo que básicamente antes de darnos cuenta la demostración termina sin apenas poder probar a Tidus y compañía en acción. Los cortes de animación vienen bien para echar un vistazo al trabajo gráfico que se está realizando con el modelaje de las texturas, un proceso que al parecer está trayendo de cabeza a Square Enix por las diferencia del procesador de PSVita con respecto a PS2. Según comentaba un miembro de la compañía, el tiempo que se ha tardado en preparar el juego es resultado del mastodóntico trabajo que Square Enix ha realizado para subsanar problemas inesperados. 

A primera vista la mejora en la definición de los personajes es un efecto secundario de la mejora de la resolución y de la integración de texturas en alta definición. Especialmente Tidus y Auron lucen un aspecto incomiable, que por el momento dista de lo que hemos podido ver en el resto de miembros del equipo. De manera similar a lo que sucede con FFX-2, existe una diferenciación palpable entre el comportamiento de algunos personajes (por lo general los protagonistas) y los NPCs, tanto en cuestiones de diseño (ya contábamos con ellas) como en la definición que muestran en pantalla. La imagen muestra fuertes contrastes de iluminación, en lo que parece ser un efecto generado por el difuminado que se empleaba en PS2 para evitar las texturas sobre-dimensionadas. 

Mientras que algunos objetos lucen un aspecto realmente bien definido, otros muestran efectos inesperados o que simplemente no deberían estar ahí, como algunos objetos metálicos poco definidos. Se ha realizado un gran trabajo con los fondos y con el dinamismo que muestra la acción, sin rastro de ralentizaciones ni de otros problemas derivados, como sí sucede en otros JRPGs que han adaptado sus características a las portátiles. El suavizado de texturas, unido al aumento de la tasa de frames y a la aparición de nuevos filtros lleva una extraña sensación de disparidad entre algunos escenarios que parecen creados específicamente para esta versión con otros que no son capaces de estar al mismo nivel gráfico, en un problema que probablemente se debe al hecho de contar con una versión no definitiva del título.

De nuevo, los responsables de Square Enix que pupulan por la zona insisten en que la demostración es básicamente una forma de entender en qué dirección ha caminado Square Enix en esta ocasión, ante la promesa de subsanar los problemas técnicos que hemos encontrado durante los 10 minutos de demostración. La primera impresión que deja el título en este sentido es favorable, lo que unido a las novedades que ofrece la versión International hace pensar que esta edición será considerablemente más recomendable que la original de PS2, un hecho que no todos los aficionados veían con claridad en el momento del anuncio oficial del título. 

Momento FFX-2

Si en Lightning Returns pudimos disfrutar alrededor de media hora de la demostración, en el caso de este remozado en HD no hubo más remedio que dividir el tiempo en dos, teniendo aproximadamente 10 minutos para cada título y sin franja de preguntas. Antes de comenzar con la demostración era menester seleccionar uno de los dos juegos. Después de revisar FFX, era el momento de echar un vistazo a FFX-2, que curiosamente ofrecía mayor tiempo de juego y menos escenas de vídeo pero un duración general más limitada. En esta ocasión  contemplamos una breve introducción al título de la mano de sus tres protagonistas, con una buena sucesión de vídeos generados por ordenador que se entremezclan con escenas in-game. De nuevo aquí prestamos atención al diseño de los personajes, que luce un gran estado de forma en el caso de las protagonistas, pero no necesariamente del resto de personajes que conocemos a medida que avanza la demostración. 

Este aspecto no debería de coger por sorpresa a nadie dado que básicamente se daba también en la versión original, aunque según los responables de la compañía se trata de una característica que ahora se aprecia con más claridad por culpa del filtrado HD. Al igual que sucede en el caso de FFX, los escenarios y los fondos que tenemos ocasión de visitar han sido restaurados, ofreciendo una imagen mucho más cuidada y fresca que en tiempos pasados. Las novedades en este sentido se limitan a contar con un reescalado de texturas y con las propiedades de la versión International, que también en este caso será la que se ofrezca al gran público cuando ambos títulos vean la luz en un solo pack a finales de año. 

Apenas sin tiempo para poder centrar la atención en alguno de los apartados que ofrecen ambos títulos, esperamos con impaciencia la próxima oportunidad de probar de primera mano lo que pueden ofrecer estos dos títulos tanto en PS3 como en PSVita, donde previsiblemente el resultado no sea exactamente el mismo que el que hoy hemos tenido ocasión de probar durante el Tokyo Game Show de esta campaña. Se espera que el lanzamiento tenga lugar a finales de años para ambas plataformas a través de PSN, momento en el que por fin podremos salir de dudas. 

Final Fantasy X | X-2 HD Remaster

Final Fantasy X | X-2 HD Remaster, desarrollado por Square Enix y distribuido por Koch Media para PCPlayStation 3 y PlayStation 4, es un recopilatorio en HD para celebrar los 10 años del lanzamiento del juego en PlayStation 2.

Final Fantasy X | X-2 HD Remaster