The Witcher 3: Wild Hunt, Impresiones

Geralt de Rivia desenvaina su espada y libro de hechizos en la Gamescom de Colonia para enseñar por fin casi 50 minutos de gameplay real, con un enorme y precioso mundo next-gen a su alrededor, aceptación de encargos y hasta uno de los primeros jefes finales. CD Projekt tiene entre manos el mejor RPG que está por llegar a PC, PS4 y One en los próximos meses, así de sencillo.

Si Skyrim o The Witcher 2 sentaron algunos precedentes en por dónde debía ir el rol medievalde acción venidero, el paso adelante que va a dar The Witcher 3: Wild Hunt para beneficiarsede la enormidad y detalle gráfico que ofrece la nueva generación no se queda atrás. Cambios,ampliaciones e innovaciones, todo lo que se le puede pedir al género parece que llegará coneste vastotítulo, capaz de cerrar la trilogía del brujo ideada por CD Projekt por todo lo alto. EnAlemania ha sido uno de los que más ha gustado a todo el mundo y desde luego que tambiénse trata de una de las demos más generosas, de ésas que enseñan de verdad ante qué obranos encontramos y cuáles son sus virtudes y defectos. Geralt de Rivia es más viejo en esteúltimo capítulo, más sabio, pero también más agresivo y cazador. Esto se aprecia desde quelo vemos en movimiento, con un revisado sistema de combate y animaciones que promete notener igual en las aventuras medievales hechas hasta hoy. Nos lo creemos.

Era uno de los puntos a mejorar y The Witcher 3 ha demostrado en la Gamescom que sin dudasus creadores se han esforzado por evolucionarlo: el combate. La demo mostrada, jugada endirecto desde un PC, comienza en una pequeña aldea pesquera con el protagonista caminandoentre arbustos camino a un bote. La frondosísima vegetación se mueve a su paso y la luz delatardecer incide sobre cada componente de la escena otorgándole una sombra apropiadaa la perspectiva de los rayos anaranjados. Se avecina una tormenta, lo que incrementa elmovimiento del agua generando algo de oleaje y pone en seguida a algunos NPCs a moverserápido para recoger sus herramientas de trabajo o resguardarse. El mundo de The Witcher 3 esun mundo vivo, eso que tantas veces hemos soñado en el rol o los sandbox, donde elementosaleatorios como un ataque sorpresa de un grupo de bandidos o un desastre natural llegan aafectar a la situación concreta del entorno, a sus gentes y, en definitiva, a nuestra partida. Unaldeano aconseja a Geralt que mejor no coja el bote y embarque ahora, que la tormenta loarrastrará.

El juego de iluminación y efectos en cuanto empiezan a formarse las primeras brumas y gotasde lluvia es fenomenal. El ambiente cambia por completo y parece que hemos saltado a otromundo. Y sobre saltos, CD Projekt ha implementado en Wild Hunt por fin un sistema de viajerápido casi sin tiempos de carga, bastante automatizado y directo pero que solo comunicarápuntos concretos del mapeado. Este mapa será, ya confirmado por su diseñador de niveles,nada menos que 34 veces más grande que el de The Witcher 2, una barbaridad solo al alcancede las grandes producciones del género, justo lo que es esta joya. También se ha enseñadosobre climatología, viajes rápidos y cambios cómo dormirá el brujo, con un rebobinado rápidoa su alrededor que para el jugador se traduce en una secuencia totalmente ingame dondeel Sol o la Luna van girando y todo se mueve a cámara rápida, para “pasar” ese momento desueño y lo que ocurre justo ahí, lo que da absoluta credibilidad a lo que encontremos cuandodespierte, la colocación de los personajes cambiada o simplemente el horario de las tiendasabiertas. The Witcher 3 está lleno de detalles de este tipo y trucos para que el jugador sientaque verdaderamente este mundo virtual vive, tiene sus propias rutinas preparadas para losahora más coherentes e inteligentes personajes que lo pueblan.

En materia gráfica luce espectacular, como decimos. Pero también hay que señalarle algunospuntos que casi parecen dejar constancia de que éste era un proyecto para los PCs de hoymás que para los venideros como va a ser. Minucias como el diseño algo poligonal y rectilíneodel pelo de Geralt o las animaciones para los animales no están a la altura que otros aspectosvisuales simplemente deslumbrantes, como la iluminación dinámica o la vegetación abundantee interactiva. Hay tiempo para mejorar esto, claro. Eso sí, especial mención en positivo merecela distancia de dibujado y diseño de los horizontes. Tengamos la perspectiva que tengamosde lo que hay por delante, The Witcher 3 es un título que busca el fondo inolvidable, unaserie de paisajes constantes que se graban en la retina rápido y hacen viajar al espectador.Una maravilla artística, ahora más que en ninguno de los tres juegos de la serie. Más aspectostécnicos, la IA enemiga. Se buscan actitudes creíbles y criaturas y soldados rivales en generalmás inteligentes o de agresividad medida. En gran parte se ha logado, pero hemos seguidoviendo lobos suicidas o demasiada exposición para el espíritu con cornamenta de los bosques,el enorme jefe final mostrado al final de la demo.

El sistema de combate gana enteros. Atrás se quedan ya los golpes bruscos y sin encadenarde The Witcher 2. En este Wild Hunt la batalla cuerpo a cuerpo es tan importante como lamágica, y Geralt tiene a su disposición un abanico de combos muy generoso y diversas formasde esquivo, contraataque o bloqueo, ya se ha enseñado una parte. Por supuesto, el número dearmas disponibles en el juego también aumenta, así como los conjuros y las señales, divididasen dos ramas y que favorecen incluso la agresión en grupo, pues será determinante unirnosa ciertos NPCs para que nos ayuden en las misiones, nos den consejos o únicamente porayudar a la economía de su área. La economía por zonas y variable es otro acierto. Un mismoobjeto puede costar más en una región que en otra, dependiendo de la oferta y la demandao la riqueza de esas tierras en ese elemento. También afecta cómo tratemos a las gentes enlas conversaciones o con quién nos aliamos. El juego, dicen sus creadores, está repleto debifurcaciones según las decisiones, siendo al final “una especie de red donde el camino queelijas te lleva a otros y a otros dos y a otros dos, hasta un final único y formado de tus actos”.Ese final tardará en llegar más de 100 horas, prometen, solo para la campaña principal sinpararse demasiado en quests secundarias.

Indiscutible también la inmersión que logra el sonido y las cinemáticas, mucho más esforzadosambos para recrear la rudeza de un mundo donde una vida vale muy poco y solo los poderosostienen opción de vivir en paz. Parece un universo más hostil que el de los anteriores juegos,más virgen también. Geralt tendrá no solo que cumplir con su cometido e ir desvelando todoslos secretos que nos tienen preparados sus responsables, sino también saber aguantar en esteespacio, saber sobrevivir en la rama más salvaje de la humanidad que lo rodea y los monstruosque siempre acechan. Se puede decir que es un título algo más difícil que los anteriores, peropara terminarlo el jugador contará con una especie de ayuda llamada Sentido. Ya lo hemosvisto en ejecución, explica visualmente algunas pinceladas o da pistas del siguiente paso aseguir, la dirección de un objetivo, recalca las huellas del enemigo desaparecido, localizacaballos cerca para agilizar el movimiento… No es un facilitador extremo, está bien medido.

Mas novedades, la disposición de los menús y los usos para los gatillos si usamos un controldesde un pad. En CD Projeckt esta vez han pensado desde el primer momento en las consolas,The Witcher 3 llegará al mismo tiempo a PC, PlayStation 4 y Xbox One. No por esto quieredecir que se haya descuidado la versión de ordenador, la central y la que guía todo el acabado,como siempre en la marca. Pero sí que hay una serie de comandos o accesos directos queantes no existían y que están claramente disponibles –opcionales- para los que prefieran unmanejo más de consola o mediante pad, un manejo donde el stick marca el movimiento, loscuatro botones principales las acciones centrales y ataques, y los gatillos la cuestión asociadaa puntería y comandos secundarios como correr o escalar. Ahora el manejo desde mando serámás convencional, más intuitivo. También la disposición de los menús e interfaces en colores,columnas, etc. Que nadie se engañe, todo esto no simplifica ni una pizca su profundísimapropuesta jugable y los términos tradicionales de la marca.

Acciones como montar a caballo, disparar proyectiles o pasar desapercibido en una situaciónque requiera sigilo son desde los controles más satisfactorias y servirán para aderezar tipos dejuego a su mecánica, con misiones donde habrá que explorar y resolver algún acertijo frentea otros que tiene por objetivo acabar con un ejército entero en una ardua batalla masiva. Lavariedad y diversidad han sido siempre marca de la casa, aquí se quieren reimpulsar. Másobjetos que mezclar, más opciones de inventario y equipo, mas misiones adicionales y, lo másimportante, un enorme escenario de mundo abierto al estilo The Elder Scrolls donde todo actotiene su posterior consecuencia. The Witcher 3 parece un cúmulo de aciertos y mejoras unotras otro y habiendo atendido a la comunidad de jugadores.Que solo sea next-gen hace aeste Wild Hunt una impresionante producción repleta de trucos para hacerse divertido, largo ybonito al mismo tiempo que indaga en nuevas vertientes para un género que tras Skyrim no havuelto a experimentar tantos avances juntos. CD Projekt, tras lo visto en Alemania ahora sí queestamos contando los días…

The Witcher 3: Wild Hunt

The Witcher 3: Wild Hunt, desarrollado por CD Projekt RED y distribuido por Namco Bandai Games para PCPlayStation 4 y Xbox One, es la tercera entrega de la saga The Witcher; aventura de rol en un mundo de fantasía, protagonizada por el cazador de bestias Geralt de Rivia.

The Witcher 3: Wild Hunt