1998: ¿El mejor año del videojuego?

Este 2013 se cumplen quince años del mejor año de la industria de los videojuegos. 1998 vio nacer nombres como Zelda, Half-Life, Starcraft, Metal Gear o Resident Evil 2 entre otros.

1998 fue uno de los años clave en la historia de los videojuegos. Para muchos, el mejor que ha dado la industria. Seguramente aseverar una sentencia de este calibre es complicado con la gran cantidad y calidad de títulos que han ido apareciendo en todas las consolas y PC, pero también es cierto que los nombres que se encontraron en 1998 han traspasado fronteras. Muchos de ellos como clásicos atemporales que no han sido superados a día de hoy. Otros, inicios de sagas que han sido referentes en esto del ocio electrónico. En este 2013 se cumplen 15 años de 1998, el mejor año de la historia de la historia de los videojuegos. O el que más se acerca a tal afirmación.

Las consolas que reinaban ese año, finales de los noventa, habían dado un salto generacional que seguramente no volveremos a vivir: pasar de las 2D a las 3D. Un cambio que revolucionó la industria y cambió la concepción de los juegos.  Hablamos de plataformas como Playstation, Sega Saturn o Nintendo 64. Tres contendientes de los cuáles dos siguen en liza a día de hoy –Sony y Nintendo- y el tercero, Sega, solo se dedica a la producción de software. Junto a estas plataformas, naturalmente, se encuentra también el PC, siempre el PC. De hecho muchos de los juegos que vamos a repasar en este decimoquinto aniversario de 1998 se gestaron en los ordenadores. Y nos dejaremos grandes nombres. Desde The King of Fighters 98, seguramente el mejor de la saga de SNK, a otros ilustres que estaban en un gran momento de forma. Tomb Raider 3, Crash Bandicoot 3 o Rogue Squadron son excelentes juegos que no han tenido cabida en el artículo: 15 años, 15 juegos.

El género de la lucha contó con otros nombres relevantes como Street Fighter Alpha 3, mientras que a nivel futbolístico aparecieron títulos que están entre los mejores del deporte rey virtual con ISS ’98 o FIFA 99. La presencia de Populous: The Beginning, Clock Tower 2, Parasite Eve que nunca llegó a Europa o un juego de plataformas superlativo como Banjo-Kazooie son algunas de las otras demostraciones de la grandeza del año que se vivió en 1998.  Seguramente Medievil, Oddworld: Abe’s Exoddus, Tenchu o la secuela de Turok 2 entre muchos otros están entre los preferidos de muchos jugadores de la época. Pero 1998 fue un año excepcional, y una muestra de ello es que todos los nombres que acabamos de repasar han quedado fuera de los quince mejores títulos que, según nuestro punto de vista, representan mejor esos 12 meses para el recuerdo. Puedes contarnos cuál fue tu juego favorito de 1998 el Twitter usando el hastag #meri1998.

Baldur’s Gate
(PC)

Baldur’s Gate es el segundo título en la historia de Bioware pero prácticamente es su juego fundacional, el que puso a la compañía en el mapa y definió su identidad. Publicado por Interplay Entertainment, el juego de rol fantástico para PC triunfó y fue aclamado por la crítica, considerado como el título que revitalizó los juegos de este género en formato para compatibles. Un juego que se convirtió en un auténtico referente gracias a la gran cantidad de herramientas que ofrecía a los jugadores, capaces de crear y desarrollar a su personaje, definiendo las relaciones con otros NPC, los diálogos y las batallas que libráramos en un mundo enorme por explorar. Todo, además, con una ejecución brillante de parte de los creadores de éxitos actuales como Mass Effect o Dragon Age.

Uno de los ganchos con los que contaba Baldur’s Gate era la combinación entre el sistema clásico de AD&D y nuevas ideas para darle al género un nuevo aire. El sistema de combate era muy acertado, con batallas en tiempo real pero con la posibilidad de pausar la actividad en cualquier momento para decidir las acciones que debíamos seguir en cada momento. La profunda creación del personaje según elementos como la clase, su raza o su alineamiento dentro del mundo de Reinos Olvidados abría muchas posibilidades a los jugadores, que disfrutaron de una gran cantidad de diálogos y líneas de texto en este RPG con vista isométrica en escenarios pre renderizados. Siete capítulos y amplias posibilidades de exploración por la Costa de la Espada, marcan el inicio y final de una aventura épica que muchos recuerdan a día de hoy cuando echan un vistazo a los RPG actuales.

Gran Turismo
(PSX)

Hablar de Sony y Playstation es hacerlo también de algunos nombres que han forjado el éxito de la compañía japonesa en el mundo de los videojuegos. Y uno de ellos fue Gran Turismo, saga de conducción de Polyphony Digital que vio la luz en occidente a lo largo de 1998 por primera vez. Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de comprender el éxito de Playstation, una consola que venía de la nada y que tenía que enfrentarse a gigantes como Nintendo o Sega. Pero los grandes exclusivos que cosecharon en su primera consola les dio un buen empujón. Gran Turismo se convirtió en el juego más vendido de PSX con casi once millones de copias colocadas. Un título de carreras que apostaba por la simulación con once circuitos y más de 170 coches. Una brutalidad para las consolas de la época.

Gran Turismo se convirtió en un juego referente dentro de la simulación en consolas gracias a las innovaciones que aportó con su primera iteración. Usó por primera vez el control DualShock, algo que permitía añadir vibración y movimientos de 360 grados. Su apuesta por el realismo tanto en la recreación de coches como en el comportamiento de los mismos en elementos como las frenadas o las curvas, el gran acabado técnico para la época o el sistema de desbloqueo de más carreras, circuitos y vehículos a medida que avanzábamos en el juego lo convirtieron en un imprescindible de la primera consola de Sony. La prensa fue unánime con el videojuego, que recibió grandes notas en todo el mundo. Y el público respondió comprándolo a mansalva. Una franquicia que sigue dando guerra a día de hoy, como lo demuestra Gran Turismo 5 de Playstation 3, y que se gestó hace ya quince años.

Grim Fandango
(PC)

Los años noventa tuvieron entre sus géneros más seguidos el de las aventuras gráficas, que predominaban en PC y tenían un mercado más que sólido. LucasArts fue una de las grandes compañías que realizó juegos de este tipo, y si le sumamos el diseño de Tim Schafer el resultado final no podía ser otro que el de uno de los mejores juegos de la historia: Grim Fandango. Aparecido en el último semestre de 1998, el trabajo de Schafer se convirtió para la crítica y los amantes de este género en un referente como pocos se han visto. El carismático Manny Calavera y sus aventuras en la Tierra de los Muertos siguen bien presente en muchos de los jugadores de la época. De forma paradójica, también sería el último trabajo del director para Lucas, que había decidido que las aventuras gráficas tradicionales ya no interesaban.

La historia de Grim Fandango tenía muchos elementos simpáticos y divertidos que enganchaban al jugador hasta terminar esta comedia oscura. Pero lo más importante era la combinación de elementos jugables que lo convirtieron en una aventura gráfica de primer nivel. Las conversaciones con la gran cantidad de personajes que iban apareciendo, la exploración como único camino para avanzar en el juego, el uso de los objetos que íbamos encontrando y los puzles que nos retaban y nos dejaban pensando durante un buen rato. Todo ello, ejecutado de manera brillante y poniendo a prueba el jugador cada dos por tres. El original apartado audiovisual hacía el resto para una obra que seguramente no tuvo las ventas que merecía si tenemos en cuenta la calidad que atesoraba.

Panzer Dragoon Saga
(Saturn)

Aunque la época de la segunda parte de los noventa estuvo dominada claramente por Playstation y su gran rival fue Nintendo 64, lo cierto es que la tercera en discordia consiguió ofrecer grandes títulos que poco o nada tenían que envidiar a los juegos que estaban destacando en las otras plataformas. Sega tenía mucho que decir todavía y lo demostró con un juego de rol aclamado por crítica y público que respondía al nombre de Panzer Dragoon Saga, el único videojuego de la serie que no era un juego de acción sobre raíles. Con la sencilla premisa de controlar un joven cazador llamado Edge que intenta liberar el mundo de los Ancianos ayudado por un dragón volador, empezaba una de las epopeyas más grandes jamás contadas.

Panzer Dragoon Saga es un videojuego de rol que permitía al jugador moverse de manera totalmente libre por el universo, hablar con personajes, entrar en edificios, leer libros y en definitiva explorar ciudades y otras zonas seguras donde no había combates previsto. El control del personaje –con reminiscencias del shooter on rails de toda la vida- para seleccionar objetos y personajes con los que hablar era de lo más original. El juego tenía otras partes, como el modo de vuelo para explorar las zonas de mazmorras o el sistema de batalla, con cinemáticas y cambios de cámara totalmente espectaculares y la posibilidad de enfrentar muchos enemigos a la vez. La profundidad y versatilidad del sistema de combate, las transformaciones del dragon y los tipos de Berserks lo hacían un juego realmente divertido dentro del género. Y variado. Un rara avis que se vende a precio de oro a día de hoy en los bazares, ya que hubo muy pocas copias traducidas al inglés. Y un imprescindible del género.

Unreal
(PC)

Unreal es un nombre bastante conocido a día de hoy. Tanto por la franquicia de Epic Games, Unreal Tournament, como por el motor gráfico que tantas compañías han usado para realizar todo tipo de juegos en la presente generación de consolas. El inicio de todo fue precisamente en 1998, cuando Epic MegaGames lanzó al mercado un juego de acción en primera persona para PC. Un título que estuvo en desarrollo durante tres años: Tim Sweeney fue su creador y empezó en un garaje con el desarrollo de dicho título. Además, era el primer juego que funcionaría sobre el Unreal Engine, un motor gráfico que se creó para poder competir con la tecnología de ID Software, el gran rival a batir dentro de los videojuegos de PC.

La idea principal era que Unreal fuera un juego que pudiera competir de tú a tú con la franquicia Quake, algo que se matizó a medida que avanzaba el desarrollo del juego. Con sus propias herramientas y un gran apartado visual, la luz que se generaba en el título era realmente sorprendente así como otros elementos a nivel de texturas, Unreal se asentó como el inicio de una marca y un nombre que todavía hoy perdura en la industria de los videojuegos. Una obra que se consagró gracias a sus grandes bondades técnicas y sonoras, además de contar con elementos interesantes para el jugador como la posibilidad de crear mapas mediante un editor. Algo que daba muchas posibilidades a los usuarios.

Tekken 3
(PSX)

Tekken consiguió convertirse en un referente de la lucha tridimensional, el Street Fighter del género en formato 3D. Pero si esta afirmación es así –a nivel de recepción y ventas- se debe en parte al gran éxito que cosechó Tekken 3, considerado por muchos y con el permiso de la quinta entrega como la mejor iteración de la saga creada por Namco. Mantenía la base que se había visto en sus predecesores, pero mejoró de manera amplia la experiencia de juego con muchos elementos a tener en cuenta. El más destacado de todos, seguramente, fue la presencia de 15 nuevos personajes y un uso mucho más útil de la profundidad de los escenarios. Law, Hwoarang, Jin Kazama, Bryan, Ogre, o Xiaoyu son algunos de los personajes que se estrenaron  en esta entrega.

Es el juego que mejoró de manera sorprendente el motor gráfico respecto a sus entregas, ofreciendo gráficos mucho más detallados, animaciones más fluidas y variadas y un sistema de combate mucho más veloz y dinámico.  Una obra que obtuvo una unanimidad de la prensa destacada, destacándolo como uno de los grandes juegos de lucha de toda la historia. De hecho, la saga Tekken no ha conseguido desde entonces tanta unanimidad en un título posterior, aunque Tekken 5 se le acercó bastante. Juego de lucha profundo, completo e histórico que tenía todo tipo de añadidos y detalles interesantes, como los modos Tekken Force y Tekken Ball o una banda sonora espectacular de principio a fin.

Thief
(PC)

Uno de los nombres Next Gen que ha tenido protagonismo en los últimos tiempos desde que se anunciara recientemente su "reboot". Thief es una saga consolidada dentro del género del sigilo, responsable además de crear algunos de sus bundamentos y marcar un camino sobre cómo había que hacer las cosas. Precisamente la primera de las iteraciones de la franquicia publicada por Eidos Interactive salió en 1998 bajo el nombre de Thief: The Dark Project,  desarrollado por Looking Glass Studios. Una obra que marcó no solo las pautas a seguir dentro de la franquicia, sino que añadió novedades interesantes que muchos otros títulos de este y de otros géneros han usado en juegos posteriores. Y es que el universo medieval y Steampunk en el que se movía el protagonista de esta aventura, Garrett, era solo uno de los muchos atractivos con los que contaba en su interior.

Thief fue el primer juego de sigilo que decidió usar algunos elementos audiovisuales dentro de las mecánicas de juego. Sus responsables hicieron que las luces, las sombras y el sonido formaran parte de los elementos a tener en cuenta a la hora de avanzar entre los retos de este aventura desarrollada en primera persona. A pesar de la vista usada, la idea era crear un juego de infiltración con un diseño de niveles tan complejo como profundo y variado. La inteligencia artificial de los enemigos y su preciso control lo alzaron en uno de los grandes títulos de siempre y una clara inspiración para obras del mundo del sigilo que van desde Hitman al más reciente Dishonored. Con matices, naturalmente. Un juego que daba auténtico sentido a la idea de ser un ladrón en un mundo enorme, abierto y repleto de sorpresas.

Xenogears
(Playstation)

Parece mentira que a finales de los años noventa todavía hubiera títulos de corte japonés que no llegaran a nuestro territorio. Es el caso de Xenogears, saga de rol que se inició en 1998 y que apareció primero en Japón, después en Estados Unidos y luego se olvidaron por completo de Europa. La obra de Squaresoft  seguía los pasos de Fei Fong y otros compañeros que viajan para descubrir la verdad sobre los entes que controlan en el mundo en el que viven. Un título que tiene unas inspiraciones de lo más variadas a la hora de construir tanto el mundo como los personajes o la historia principal que cautivó en los mercados en los que salió gracias a la relación que se presenta entre los humanos y las máquinas y a la variedad de personajes disponibles, entre muchos otros elementos.

Estamos ante un título que tenía un sistema de combate de lo más curioso. Con los humanos éramos capaces de combatir por turnos contra los enemigos usando combos aprendidos. Al otro lado estaba el sistema para controlar a los gears,  que mediante cinemáticas renderizadas tenían una presencia espectacular en los combates. Enfrentamientos aleatorios como pasaba en muchos juegos de la compañía, la presencia del Active Time Battle –no tenemos una eternidad para decidir sino nos atacarán- y la combinación de ataques marciales, ataques mágicos y ataques especiales que vamos aprendiendo. Las variaciones en los combates con los robots, el argumento y la construcción de los personajes hizo que fuera un inicio de saga más que importante. Recordado y aclamado por los amantes del género.

Soul Calibur
(Arcade)

Namco no solo dio el gran golpe con Tekken 3, sino que se convirtió en un referente de los juegos de lucha tridimensionales gracias a la creación de Soul Calibur, una máquina arcade que apareció en 1998 y que como sucesor de Soul Edge se convertiría en uno de los mejores juegos de lucha de la historia y uno de los mejor valorados. Sería un año después cuando se haría un port de Dreamcast, pero fue en el 98 cuando apareció un juego que introducía como novedad respecto Soul Edge las ocho direcciones de movimiento. En juegos de lucha 3D previos solo había tres pasos, mientras que en este juego se estrenaban los sidesteps y los movimientos en forma de roll que daban una nueva dimensión a los combates.  Una libertad total que marcó un antes y un después.

El juego tenía además una mística especial gracias a la historia, que giraba alrededor de la espada legendaria Soul Edge.  El apartado audiovisual era simplemente espectacular con esos personajes enormes tan bien diseñados y detallados, que además estaban completamente diferenciados entre sí. El hecho de ser un juego de lucha con armas también tenía su gancho, ya que cada arma y personaje contaba con sus propias particularidades. Además, la presencia de personajes como Maxi, Ivy, Yoshimitsu, Nightmare o Kilik le daban mucho carisma a una plantilla en la que ya había personajes como Sophitia, Siegfried o Seong-mina. Jugabilidad endiablada, combos dinámicos y rápidos y un espectáculo. Un referente absoluto en el género que se convirtió un año después en un imprescindible en Dreamcast.

Fallout 2
(PC)

Black Isle Studios se encargó de realizar en 1998 otra obra atemporal dentro de la industria de los videojuegos: Fallout 2. Aparecido el 30 de septiembre, el juego presentaba al jugador un RPG de mundo abierto que destacaba por la gran extensión de terreno que estaba disponible y una trama principal todavía mayor que la de su predecesor. Además, se mantenía la estructura de juego, los gráficos y otros elementos que eran fácilmente reconocibles de la franquicia. Ubicado en el 2241, 80 años después de los eventos del primer Fallout, la secuela explica la historia de un descendiente del anterior protagonista, elegido para llevar a cabo una tarea similar a la de su antecesor: encontrar un dispositivo para salvar de la sequía al pueblo de Arroyo.

Fallout 2 destaca por su propuesta, permitiendo al jugador moverse de manera totalmente libre mientras exploramos un vasto universo que se distingue por la gran libertad y el enorme abanico de opciones que se pueden elegir. Ganar experiencia en los combates, acabar trabajos o hacer misiones nos permiten mejorar y avanzar en un título en el que resulta clave interactuar con todos los agentes y habitantes que encontremos a nuestro paso. Además, el hecho de que nuestras decisiones marcaran un camino distinto en la historia le daba una riqueza increíble al título, rejugable por este motivo. Ni los bugs, ni algunas críticas por el cambio de tono con respecto al primer Fallout pudieron con una obra imprescindible dentro del género y que todavía a día de hoy aguanta perfectamente el tipo.

Resident Evil 2
(Playstation, PC, Nintendo 64)

La generación que dominaba la industria durante la segunda parte de los años noventa vio nacer una de las grandes franquicias de Capcom: Resident Evil. Un videojuego a partir del cual se empezó a definir el género del Survival Horror (aunque los juegos de terror ya habían tenido predecesores con anterioridad). Dos años después llegaría  Resident Evil 2, secuela directa del título que Jill Valentine y Chris habían protagonizado. En esta ocasión era Leon Kennedy y Claire Redfield –hermana de Chris- quienes protagonizarían uno de los mejores juegos dentro de la franquicia. El cóctel volvía a ser el que ya conocíamos de la primera parte: puzles, exploración, combate y mucho terror en forma de zombis y otros monstruos también temibles.

La obra dirigida por Hideki Kamiya y producida por Mikami se rediseñó durante su desarrollo para convertirse en un videojuego que acabó destacando de manera brillante en atmosfera, planos, gráficos y sonido. Una de las novedades que aportaba esta entrega era el hecho de poder disfrutar de dos historias totalmente paralelas y distintas según el camino de cada personaje, algo que significaba un verdadero paso adelante respecto a las variaciones entre personajes del primer Resident Evil. Los puzles eran uno de los elementos más importantes del juego, que obligaban al jugador a pensar cómo poder avanzar en una trama que pasa en parte en una comisaría de policía. La limitación de equipamiento, la acción contra los zombis y la variedad de enemigos eran otros de los elementos que convertían el título en un imprescindible, estando presente entre los mejores juegos de la historia por diversas publicaciones internacionales.

Starcraft
(PC)

Blizzard, una de las compañías imprescindibles para comprender el devenir de la industria de los videojuegos, no podía faltar en un repaso a los mejores juegos de 1998, seguramente el año más importante del sector del ocio electrónico. El gigante norteamericano lanzó ese año, en el mes de marzo, un título que ha perdurado durante más de una década: Starcraft. Título de estrategia en tiempo real ambientada en un contexto futurista y de ciencia ficción que se convirtió en el referente absoluto del género y el juego a batir desde ese mismo momento. Con once millones de copias vendidas en todo el mundo es además uno de los juegos de PC más exitosos a nivel comercial. Un título que todavía se jugaba en 2010 cuando salió su secuela Starcraft 2, demostrando cómo de hondo caló a nivel competitivo.

Starcraft gira entorno a tres especies que luchan por el dominio de una parte de la galaxia, el Sector Koprulu. Se trata de los Terran, humanos exilidades de la tierra y capaces de adaptarse a cualquier situación; los Zerg, una raza de insectoides con mentalidad de colmena y enorme capacidad destructiva; y los Protoss, un viejo pueblo dotado de una gran capacidad psiónica y tecnología única. Lo que convirtió en leyenda a Starcraft fue el trabajo de equilibrio que Blizzard realizó entre las tres razas, haciendo que a pesar de ser tan distintas entre sí estuvieran equilibradas y con igualdad de condiciones. Pionero en usar facciones asimétricas en un juego de estrategia y con un gran acabado a nivel audiovisual, Starcraft ha sido un ejemplo para todos aquellos que han querido hacer un videojuego de estrategia en tiempo real, creando de paso un enorme imperio de E-Sport que ha mantenido el juego muy vigente hasta nuestros días.

Half Life
(PC)

1998 no podía ser el mejor año de la historia sin tener en su haber alguna obra de Valve. Y fue en noviembre cuando apareció Half-Life, una saga que ha cambiado la vida de millones de usuarios que siguen expectantes por si algún día Gabe Newell y su equipo deciden realizar una tercera entrega. O un Episodio 3 aunque sea. La aventura protagonizada por Gordon Freeman en Black Mesa era mucho más que un juego de acción en primera persona como tantos que estaban saliendo en PC. El título cautivó de tal manera que ganó más de cincuenta premios al juego del año en PC, considerado uno de los juegos más grandes de todos los tiempos. Y es que Half-Life no era solo un FPS donde teníamos que acabar  con todo lo que se movía.

Estamos ante un videojuego que requería al jugador de inteligencia y lógica suficiente para superar los puzles que se iban sucediendo delante de él.  La narrativa también era una novedad, ya que no había escenas de vídeo que cortaran la acción sino que la historia se iba explicando con secuencias escriptadas en las que el jugador seguía controlando la vista en primera persona. La figura de Gordon, que nunca habla ni tampoco se le ve en el juego hacía que el jugador conectara con este doctor. Algunas armas que ya son iconos de la franquicia Half Life, el buen acabado del gunplay a todos niveles y la acción sin descanso ante la gran cantidad de enemigos que nos encontramos son la guinda a uno de los mejores FPS de siempre. Que tiene, además, de hace escasos meses una revisión Black Mesa hecha por aficionados que es una auténtica maravilla.

Metal Gear Solid
(PSX)

Pocos se pensaban que Hideo Kojima, creador de un par de juegos de sigilo en MSX, tendría en sus manos crear uno de los videojuegos más icónicos de Playstation con Metal Gear Solid,  exclusivo de la consola de Sony que está entre los mejores juegos de la era moderna de la industria del ocio electrónico. Con más de seis millones de copias vendidas en todo el mundo y notas elevadísimas en todo el mundo, Solid Snake se convirtió en el ídolo de muchos usuarios que disfrutaron de esta mezcla de sigilo, acción y  aventura. Todo ejecutado de una manera original: la experiencia del título era muy distinta a la que podíamos tener en otros juegos de la misma época. Una propuesta que tuvo posteriormente muchas inspiraciones. Y una saga que se ha consolidado en el olimpo.

Metal Gear Solid es sinónimo de narrativa cinematográfica como pocas veces habíamos visto hasta el momento. La sensación de estar ahora sí en una generación muy superior a las anteriores en posibilidades. Hablar de este título es hacerlo de Solid Snake, uno de los personajes más carismáticos que se recuerdan y que tuvo un doblaje en España a cargo de Alfonso Vallés que lo hizo todavía más épico. Las mecánicas de sigilo, los enormes enfrentamientos con jefes finales inolvidables, la historia madura y adulta y una banda sonora a la altura de lo que la producción precisaba convirtieron este paso a las 3D de la saga Metal Gear Solid en una de las franquicias más deseadas por todos. Incluso por los usuarios de plataformas que no son de Sony. Un auténtico bombazo, vende consolas y juego que marcó un camino que la saga ha sabido aprovechar.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time
(Nintendo 64)

Se cumplen 15 años de un año inolvidable para la industria de los videojuegos, y eso es porque este 2013 también será el quince aniversario de The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Seguramente el título que más cerca está de la absurda (por variable y subjetiva) afirmación del “mejor juego de la historia”. Nintendo había demostrado que su nueva consola, Nintendo 64, era un mundo maravilloso en el que se podían tener experiencias únicas. Super Mario 64 fue el primer gran ejemplo. Pero la compañía japonesa tenía entre manos un proyecto de mayor envergadura. Traspasar la saga Zelda a las 3D con el mismo acierto con el que habían trasladado a Mario. Ocarina of Time se convirtió en un juego legendario, tan brillante en todos sus apartados que el remake en Nintendo 3DS demostró que quince años después seguía siendo una aventura compleja, profunda y actual.

La aventura de Link a través del tiempo para salvar Hyrule de la devastación que Ganon quiere provocar es uno de los títulos más cuidados y redondos que se recuerdan: argumento sencillo pero épico, personajes carismáticos y un mundo rico y grande en posibilidades, razas, secretos y enemigos. Esto solo es la primera capa de un videojuego que destacaba por la gran cantidad de innovaciones que presentó. El botón contextual mediante el cual podíamos hacer todo tipo de acciones según el momento, el Z-Targetting para centrar los combates alrededor de los enemigos, la cámara automática, el cambio de perspectiva para disparar con el arco o el tirachinas  o los saltos automáticos sin botón alguno hacían de Ocarina of Time el juego total. Plataformas, aventura, acción, puzle, disparos… lo tenía todo. Gran cantidad y variedad de mazmorras con puzles desafiantes (algunas como el Templo del Fuego o el del Agua permanecen en la retina de los jugadores a día de hoy), equipamiento versátil y creciente para Link, muchas misiones secundarias y secretos que encontrar y un acabado audiovisual de película (la banda sonora o la ocarina merecen una mención especial) conformaron la que es, seguramente, la mejor obra que ha realizado jamás Nintendo.