Leyendas Urbanas en los Videojuegos, Volumen 2

Unos años atrás os comentábamos nuestra particular visión de las leyendas urbanas en el mundo de los videojuegos en la primera parte de nuestro reportaje. Se quedaron algunas en el tintero y pese a que nos ha llevado casi el mismo tiempo que desarrollar Half Life 3, hemos decido que ya era el momento de hablaros de ellas.

Hace ya algún tiempo os propusimos un viaje por las leyendas urbanas más famosas que el mundo del videojuego había podido crear. Si queréis echar un vistazo a la primera parte de este reportaje con las leyendas urbanas más famosas, lo podéis encontrar aquí. Es nuestra precuela. Pues bien, hemos dejado pasar un tiempo prudencial para que se crearan unas cuantas más y a estas alturas tras meses de trabajo recopilando información, pensamos que ya era hora de hablaros sobre ellas, de lo que significan, como se crearon y si hay algo de cierto detrás de algunas.  Las leyendas en general, urbanas o no, son fascinantes para buena parte de la gente porque nos evocan situaciones que de alguna manera salen de nuestra rutina diaria para llenarla de fantasmas, de héroes, maldiciones y situaciones realmente curiosas.

Una leyenda suele ser directa sin mucha extensión para que nuestra imaginación haga el resto. Durante la preparación de este reportaje nos hemos encontrado con leyendas urbanas en mods de Morrowind donde ocurrían más cosas que en todas las temporadas de Lost y Fringe juntas. Mientras las primeras líneas te crean tensión haciendo volar tu imaginación, cuando ves que el autor anónimo (como no) empieza a liarse no puedes evitar el pensar que debería haber frenado bastante antes. Preferimos las leyendas sencillas así que nos gustaría saber por ejemplo, que estaría pensando el primer hombre que contó que las copas redondas de champagne estaban diseñadas según los pechos de María Antonieta (cuando la pobre se quedó sin cabeza hacía ya más de un siglo que se brindaba con esas copas de fabricación inglesa) o que nos contaran algo realmente inquietante sobre los juegos de terror japoneses.



Hace poco en una entrevista en Famitsu, y es rigurosamente cierta, a Yasuhiko Nomura productor de la saga Corpse Party, le preguntaron si era cierto que los desarrolladores japoneses utilizaban una especie de ritual de purificación para evitar los malos espíritus antes de empezar la producción de un juego de horror. Su contestación fue que “nosotros siempre lo hemos hecho, excepto en nuestro último juego y os podemos asegurar que después de todo lo que ha pasado, lo volveremos a hacer en el futuro”. Así, de buen rollo. Se cuenta que hubo varios problemas con el funcionamiento del equipo y extrañas voces durante la grabación del sonido.

O quizás conviene saber que no sirve de nada el soplar los cartuchos de NES para que funcionen, todo lo contrario porque la humedad del aliento hace que se oxide por dentro, y mejor usar alcohol desinfectante que se evapora más rápido.En cualquier caso el mundo del videojuego con su sinfín de situaciones, aventuras e historias en miles de mundos y en eras distintas, es terreno fértil para este tipo de leyendas. Tan solo hemos querido mostraros algunas que se quedaron en el tintero en nuestra primera entrega a la espera, como comentábamos al principio, de que fueran los suficientemente importantes como para hablar de ellas o en cambio, abandonándolas definitivamente.


Mike Tyson Punch Out
Mike Tyson era un boxeador profesional que hacia el final de su carrera se dedicó a morder las orejas de sus rivales, pero no le fue mal del todo. Repartía de lo lindo y así llegó a ser campeón del mundo de los pesos pesados en varias ocasiones. Hablamos de los años 90. Lo normal es que en aquella época todo el que destacase tenía un videojuego, sea Aspar, Samantha Fox o Stallone. Así que se lanzó Myke Tyson Punch Out. Cuenta la leyenda que si pulsabas el botón Start a falta de un minuto y medio exacto de acabar el segundo asalto, salía Mario que ni corto ni perezoso le metía un balazo en la cabeza al pobre Tyson. El problema es que eso es fácilmente demostrable, o sea que sólo tienes que pulsar el start y comprobar si es verdad, o no. Como no salía y siempre había algún listo que decía que era verdad, te empeñabas en seguir intentando, porque quizás no era el segundo asalto, quizás era otro. Alguien contó entonces que tenía un marcador interno, y tenía que ser a 1:30:00 exactos, ni 01 ni 37. Eso, más no saber exactamente en que asalto era, te hacía entrar en un bucle infinito del cual no salías jamás. Si vais a casa de algún tío vuestro de cierta edad, aun está ahí pillado. Sinceramente creemos que antes veríamos a la Princesa Peach traficando en GTA que a un Mario volándole la cabeza a alguien, pero por aquel entonces éramos más inocentes. ¡Ah! Y hubo gente que se esperó hasta la 01:30 de la madrugada para pulsar el start…

Gran theft Auto
Las leyendas que han dado los bosques y montañas inhóspitas en el mundo real son innumerables, así que era cuestión de tiempo que se crearan en entornos similares en los videojuegos. Gran Theft auto San Andreas, por su tamaño y cientos de cosas por hacer, era una presa fácil en el territorio de las leyendas urbanas. Había varias: cierta gente había visto una serpiente marina cerca de la costa (aún siguen buscando la de Loch Ness y mira tú por donde que estaba en San Andreas) o el famoso cara de cuero de la matanza de Texas con su sierra eléctrica. Pero una de las que pronto inundó todos los foros que comentaban el juego fue la aparición de Bigfoot en uno de los bosques.

Bigfoot, para él que no lo sepa, es la versión más rural del Yeti de las nieves. O sea una gran criatura simiesca y peluda que recorre los bosques de Norteamérica. El caso es que los recorre tanto que nadie los ha visto. Bueno sí, allá por los años 70 alguien filmó uno. Esto da que pensar, un señor en medio del bosque con una cámara de 8mm pilla uno (lo normal, ir al bosque a por setas con cámaras de 8mm no fuera que nos crucemos con un bigfoot) y hoy en día que todo dios tiene cámaras en alta definición en el teléfono no se han pillado más. El caso es que la idea corrió como la pólvora, incluso haciendo batidas de foreros unidos por zonas en el juego para ver si por fin podían descubrir al ser.

La cosa empezó a ponerse interesante cuando alguien, con cierta imaginación soltó que en el mapa de San Andreas, al sur, puede verse lo que es inequívocamente la huella de un Bigfoot. Por lo tanto si existe la huella en el mapa es que los desarrolladores habían puesto al Bigfoot por alguna parte. Sí que parece una huella…por el talón. En ese mismo mapa somos capaces de encontrar las constelaciones de la astronomía hindú; todas. Lo cierto es que pasar una tarde paseando por Flint County o Whetstone con sus bosques y parajes un tanto tétricos pensando que podría aparecer de repente un bicho de dos metros que nadie o casi nadie había visto, valía la pena. Si los mods no cuentan, nadie lo vio jamás. Terry Donovan, fundador con los Houser de Rockstar comentó en el 2005 que “los bigfoot no existen, como en la vida real”.

El descargable de Red Dead Redemption, Undead Nightmare tenía bigfoots, y cuando te cargabas a uno salía un trofeo/logro llamado  “Seis años después” en clara referencia al bigfoot de San Andreas del 2004 (Undead Nightmare salió en el 2010). En Francia este trofeo se llamó “No busques más CJ”, y si quedaban pocas dudas en cuanto al bigfoot en el futuro GTA V, el logo en los coches de policía de Los Santos tienen un bigfoot en el escudo. No se sabe muy bien como empezó esta leyenda pero es falsa y todas las imágenes que podéis encontrar por internet son o bien fakes o bien mods. Sólo lo vio aquel amigo nuestro, el que jugaba con cartuchos de sega en su snes, ahora más crecidito, pero las soltaba igual.



Otro parecido al bigfoot era leatherface. El cara de cuero protagonista de la película la matanza de Texas resulta que también aparecía por los bosques madereros de San Andreas. Dicen que aparecía en la zona del Panopticon y que entre noches de tormenta si escuchabas atentamente podías oír como el ruido de la sierra eléctrica se iba acercando lentamente a tu posición. Pasó algo parecido al bigfoot, centenares de jugones encantados con la idea de ser serrados por un demente lo buscaron desesperadamente. De hecho conocemos el caso de alguien que se estuvo una semana (de tiempo de juego) sentado frente al televisor esperando oír o ver algo. Pues nada. El susto venía cuando de verdad escuchabas el sonido de la sierra aproximándose, al menos hasta que te dabas cuenta de que el ruido era el motor de tu propio coche que tenías a tu espalda. Hay más leyendas, incluso una muy divertida donde tenías cumplir como sesenta requisitos, entre ropa determinada y armas concretas, para poder ver el Holandés Errante, ese barco fantasmagórico que cuentan las leyendas marineras. En cualquier caso, estamos deseosos de ver que nuevas leyendas se crearán con GTA V y el bigfoot estará ahí fijo.

Pokemon el pueblo lavanda
A ver, en serio. Cuando alguien crea una música para un videojuego se supone que se la enseña al director y al productor del juego, si me apuras a su mujer (la del compositor no la del director) y quizás a alguna amistad del ramo. ¿Y nos estáis diciendo que nadie, absolutamente nadie tuvo valor de decirle al compositor?: “oye chico, la música que buscamos es para un pokemon, no para la segunda parte de El Resplandor”.  Es cierto que el pueblecito sirve como cementerio de pokemons, pero hemos pasado menos miedo viendo la saga completa de La Profecía que escuchando esa musiquilla dos minutos. Cualquier jugador que haya visitado el Pueblo Lavanda en los originales pokemon Rojo y Azul (Rojo/Verde en Japón) sabrá inmediatamente a que nos referimos.

Cuenta la leyenda que al poco de salir al mercado el juego, multitud de jóvenes japoneses empezaron a sentirse enfermos, con todo tipo de síntomas (el llamado Síndrome del Pueblo Lavanda) e incluso llegó a tener fatales consecuencias para muchos. Evidentemente las autoridades empezaron a indagar y descubrieron el denominador común en todos los casos: Todos jugaban a pokemon. Pero no sólo eso, sino que además todos tenían la partida guardada en el famoso pueblecito Lavanda. Para añadir más drama al asunto, recalcar que en teoría la musiquita sólo afectaba a los más jóvenes porque tenía “ciertas notas cuya intensidad sólo podía ser detectada por ellos”(sic).

Otra parte de la leyenda cuenta que fue el propio director Satoshi Tajiri quien expresamente hizo poner esas notas inaudibles para que los compradores de la versión Rojo lo pasaran mal. ¿Sus motivos? Odiaba el color rojo desde que en la escuela era acosado de manera violenta por compañeros y por desgracia la sangre corría más de una vez. La leyenda del pueblo Lavanda es la típica que se dice que pasa lejos por aquello de cuanto más lejos mejor. Seguro que en Japón cuenta con alguna similar pero en Europa. Algunos consideran como prueba conspiratoria que Nintendo cambiara la música del pueblo Lavanda en versiones posteriores. Es cierto, se cambió la música en sus versiones occidentales, por otro lado algo bastante normal. ¿Pero como no la iba a cambiar? si era abominable, y no por los supuestos efectos que causaba.



La leyenda se creó en los foros de 4chan, y tuvo su punto álgido cuando poco después en 1997, medio millar de niños japoneses fueron hospitalizados por epilepsia fotosensitiva después de la emisión de un capitulo del anime de pokemon en la televisión. Eso es cierto, ocurrió, pero todos los niños excepto dos fueron dados de alta el mismo día. Los dos últimos al día siguiente y la serie quitada de antena al instante hasta pasados unos meses para su total comprobación exhaustiva. Este hecho supuso también la confirmación para los “creyentes” de que si eso ocurre en la tele, algo se esconde en el Pueblo Lavanda.

Tails Doll
Hay leyendas urbanas y leyendas urbanas. Hay esas que simplemente te sacarán una sonrisa  y hay esas que directamente destilan mala gaita. Esta es de esas últimas. Como buena parte de las leyendas urbanas cada uno que la escucha añade cosas de su propia cosecha cuando tiene que contarla en lo que comúnmente llamamos “salsa”. El resultado es que hay más versiones de la maldición de Tails Doll que parches en Gran Turismo, y lo que seguramente se inició como un dolor de cabeza después de estar horas dándole al Sonic R se convirtió en lo que os vamos a contar. Al menos en su versión más extendida.

Es curioso porque se trata de una de las pocas leyendas urbanas del videojuego que traspasa en algunos casos, el formato digital para meterse en las casas de los pobres que han jugado alguna vez con Tails Doll, ese muñeco de Tails con cierto aire macabro y encantador al mismo tiempo, y que formaba parte de los personajes desbloqueables del juego de carreras Sonic R. Una de las versiones cuenta que cierta señora tras intentar que su hijo bajase a cenar después de repetidas llamadas, decidió subir ella misma, porque lo único que escuchaba era al niño cantando no se qué de Sunshine. Así que subió seguramente pensando que le iba a dar un buen sunshine al crío, pero para su sorpresa se lo encontró con la mirada perdida, envuelto en espumarajos mientras apenas movía los labios siguiendo la canción que salía de la tele, can you feel the sunshine? Por desgracia el chico no lo superó y un amigo del fallecido recibió la Saturn con el juego de parte de la madre. Ya en casa, el amigo descubrió a que estaba jugando el chico antes de morir y pudo ver como había desbloqueado a Tails Doll antes de que todo ocurriera. Así pues, entró en un foro y conto su historia.

Y así empezó esta leyenda, bueno así y de otras 320 maneras distintas, pero es curioso que se cuente que eso ocurrió en California cuando en Norteamérica apenas se conoce esta versión. Allí se cuenta más la versión 1.7 : Un día un señor le regaló a su hijo una copia del juego. Unas semanas después, durante una noche, al padre le vinieron ganas de darle él mismo un poco al juego, así que se levantó sin hacer ruido a echarse unas partidillas. Al escoger al personaje vio que había uno curioso, Tails Doll, y se puso a jugar con él sin ningún problema, hasta que después de un buen rato el sistema se apagó solo y decidió volver a la cama junto a su esposa. Sobre las dos de la madrugada escuchó unos golpecitos en la puerta de su dormitorio. Pensando que se trataba de su hijo con alguna tontería ni se molestó en levantarse y lo mandó de nuevo a la cama.

Silencio. A los pocos minutos volvió el golpeteo, ahora más fuerte. La mujer parece que seguía frita y no se enteró de nada, pero él se levanto hacia la puerta con cierto enfado, abrió y…nada, a excepción de unas cuantas gotas de sangre en el suelo. Cuando en la oscuridad del pasillo escucha una voz inquietante que le suelta un “Te vendrás conmigo…para siempre”. Y nunca más se supo. Divertido, ¿no? Pero si el padre desapareció, quizás la señora sigue durmiendo y con el chico tampoco sabemos muy bien que ocurrió, ¿cómo sabemos lo que le dijo el muñeco antes de desaparecer?. A partir de ahí los foros se inundaron literalmente de gente que había tenido experiencias traumáticas cuando jugaba con el muñeco de Tails. Aunque como ciertas historias, falla en algunas partes de la trama, ya que si ocurrió eso y el señor ha desaparecido o algo peor, ¿como nos hemos enterado de lo que pasó realmente?

La cosa no acabó ahí. Se habló de una masacre donde la marca TD estaba escrita en sangre en las paredes, se habla de que cualquiera que juegue con Tails Doll tendrá mala suerte toda la vida. La verdad es que los rumores de activar el proceso varían de un lugar a otro. Se dice que debes jugar la carrera de Radiant Esmerald con todo desbloqueado al 100%, hacerlo con Tails Doll mientras escuchas el Can you feel the Sunshine? al revés. Hay más sencillas como que tenías que mirarte en un espejo, apagar las luces y poner el “Living in a city” (otra de las canciones del juego) también al revés y luego verás la luz roja de tails reflejada en él. El origen de todo ello parece ser la leyenda de Bloody Mary pero con un poco de salsa videojueguil por en medio. Por cierto, existe un acid remix del can you feel the sunshine… al revés.

Shadow People of Hell Valley
Está es una de esas leyendas que cuando la conoces te obliga a mirar de manera algo intranquila a quien te la ha contado. Porque hay cosas “raras” pero reales, y al igual que Puma Punku, es real y no se discute si existe o no, se discute su origen y significado. En Super Mario Galaxy 2 existe un nivel llamado Galaxia llamas escalofriantes; hasta aquí todo normal.  Pero, en una de las misiones, si ponemos la vista en primera persona y alzamos la mirada sobre un acantilado del glaciar descubriremos tres inquietantes figuras observándonos desde arriba. La verdad es que rompen un poco con el concepto que solemos tener de los juegos de Mario. Esos tres seres parecen sacados de algún juego totalmente diferente y hasta dan la sensación de estar observándonos por todo el nivel.

Los acantilados están pre-renderizados y es imposible llegar ni hackeando. Lo que si se ha descubierto es la textura donde están los seres que se llama “HellValleySkyTree” asociada a un modelo del cielo llamado “beyondHellValleySky” o sea, más allá del cielo en el valle del infierno. A ver, recapacitemos: En un juego bastante familiar, en un mundo repleto de colores, monedas y estrellas brillantes y fugaces, encontramos tres seres extraños que dan bastante mal rollo. La textura dice que son árboles del valle del infierno cuando no hay ningún nivel en ningún Mario que se llame así; luego que su nombre está asociado al cielo más allá del valle del infierno. Lo cierto es que todo ello te deja un poco descolocado y si no fuera porque tienes a Mario ahí al lado dirías que estás en un juego totalmente distinto.

Ahí hay algo hecho con toda la intención del mundo. Os invitamos a que le echéis un vistazo vosotros mismos y nos contéis que pueden ser esas figuras y sobre todo, ¿qué intención tienen observándonos inalcanzables desde lo alto de ese acantilado de hielo? Pese a que el nombre diga que son árboles, o quien que puso el nombre no ha visto uno en su vida o no se entiende. Hay varias teorías que tratan de esclarecer el asunto; algunas dicen que son árboles alienígenas, bueno, otras más creíbles hablan de un supuesto nivel abandonado en fase beta que se llamaría Hell Valley, y que esos seres no son más que “restos” caprichosos del código original. Incluso se han llegado a ver pululando por otros niveles.

Minecraft Herobrine
Hace algún tiempo ya, poco antes de la aparición de Minecraft en los Pc de medio mundo, su creador Markus “Notch” Persson perdió a su hermano en un accidente de tráfico. Desde entonces un ser enigmático, escurridizo y maligno recorre los mundos de Minecraft atemorizando a quienes han tenido la mala suerte de encontrárselo merodeando por sus tierras. La ecuación era sencilla para muchos, si hay un muerto antes de sucesos extraños es que estos están producidos por el primero. Fácil. Entonces es evidente que el ser en cuestión es ni más ni menos que el propio hermano del señor Persson. Salvo un pequeño detalle: Notch nunca ha tenido un hermano muerto.

Es curioso que cuando le contáis la buena nueva a quién os ha comentado la historia de Herobrine, lo resuelven con un sencillo “Bueno vale, no tiene ningún hermano muerto, pero lo demás si es cierto”. Vamos a indagar un poco por lo “demás”. La primera vez que se tiene constancia de la aparición de Herobrine es cuando alguien en una partida de un solo jugador se dio cuenta de que su mundo estaba lleno de pirámides de arena en el océano, túneles, y mazmorras iluminadas con antorchas de piedra rojiza. Aunque como explicaría más adelante en un foro, el susto de muerte se lo pegó cuando pudo apreciar una figura, una entidad humana mejor dicho, que lo observaba sin inmutarse en una parte del mapeado. La figura desapareció cuando trataba de acercarse, y pudo notar un aspecto inquietante de dicho personaje: tenía los ojos en blanco.

Asumió que ese ser sería otro “jugador” y buscó noticias sobre sucesos similares.Al poco tiempo recibió un mensaje privado en sus foros de alguien llamado “Herobrine” que simplemente le decía: “Para ya”. Al intentar indagar sobre el personaje siempre recibía el error 404. La cosa no pasaba de una simple curiosidad hasta que recibió un email de alguien que afirmaba tener un directorio con varios usuarios de minecraft que habían vivido experiencias semejantes. Varios miembros de ese grupo investigaron (no se sabe muy bien como) al personaje y pudieron confirmar que el nombre de Herobrine era utilizado frecuentemente por un usuario sueco. Poco después llegarían a la conclusión de que se trataba ni más ni menos que del hermano de Notch. El propio usuario mandó un email a Notch preguntándole por su hermano, y este tras tomarse su tiempo, respondió con un escueto: “Lo tenía, pero ya no está entre nosotros”. Todo esto nos lleva directamente al final del primer párrafo de esta leyenda en concreto, ahí donde pone que Notch nunca tuvo ningún hermano, o al menos ninguno muerto (es bastante celoso de su privacidad).

La historia permaneció bastante limitada a ese foro determinado hasta que alguien sacó un pantallazo del propio Herobrine y lo posteó en el chat de brocraft. La leyenda se hizo inmensa y corría de boca en boca por todos los foros relacionados con Minecraft hasta el punto que no hay nadie que juegue en él que no haya oído hablar de Herobrine. Es difícil no ver ciertos paralelismos entre esta leyenda y otra creada en foros como la archiconocida leyenda de Slenderman. Lo cierto es que la gente de Mojang siguió el juego durante un tiempo poniendo en sus actualizaciones que “habían quitado en la Beta 1.6.6 código Humano esencial” en clara referencia a Herobrine. Incluso tantearon la idea de añadirlo en un futuro, pero con el paso del tiempo quedó desestimada.

Con el tiempo ha quedado bastante claro que la única posibilidad de ver a Herobrine realmente es a través de algún Mod y más si tenemos en cuenta que el propio creador del cuento tiene incluso un FAQ explicando como se le ocurrió la idea y los pasos que siguió para que todo el mundo picara. Vamos, como un manual del buen creador de leyendas urbanas. Pero también hemos de decir que si nosotros fuéramos hombres de negro es lo que haríamos, negar la evidencia, decir que lo pusimos nosotros en los foros y reconocer que es un montaje. Ahí queda eso.


Mensajes Premonitorios en Fallout 3
Los paramos de Fallout están llenos de misterio. En un principio uno podría pensar que un mundo arrasado por un apocalipsis nuclear es un lugar más bien aburridillo, pero Todd Howard y su gente hicieron un trabajo espléndido creando historias y misiones en una tierra despedazada completamente. En esa atmósfera de soledad y violencia, nace otra de las leyendas urbanas realmente curiosa. Cuentan que existe una emisora de radio que suelta mensajes premonitorios, envueltos en misterio y codificados, por lo que si alguna vez los escucháis, quizás, podáis sacar algo en claro a parte de puntos y rayas del código morse.

Nadie sabe con exactitud (ya empezamos) que acciones son necesarias, pero si las cumples, la Galaxy News Radio (GNR) se convierte en una estación numérica. Ya de por si, eso de las estaciones numéricas en la vida real tienen más misterio que cualquier leyenda urbana. Se tratan de emisiones de radio de origen incierto y generalmente son voces femeninas o infantiles que transmiten números o letras en un bucle. Lo ideal para cuando conduzcas de noche por una carretera solitaria, poner la radio para animarte y que te salga una niña recitando números y letras incongruentes con una musiquita de fondo. Se cree que sus usos principales son el espionaje o cosas que no deberíamos entender. Pues algo así se convierte GNR si antes matas al DJ Three-Dog, Margareth toma las riendas de la emisora y luego cumples con los requisitos misteriosos.

Al poco de destruir Raven Rock, recibirás un mensaje confirmando que tu señal de radio se ha perdido. Luego tienes que dirigirte a uno de los 6 únicos puntos en el mapa desde donde se puede escuchar la estación numérica. Por proximidad el mejor lugar es en algunos de los picos de las montañas cercanas a Raven Rock. Cuando conectas con la radio escucharás una voz reconocible, la de Three-Dog. ¿Pero no estaba muerto? Pues sí, y con voz triste y monótona recita una lista de números de una sola cifra de entre 9 y 12 caracteres. Siempre de una sola cifra. Esta lista de números va seguida por lo varios mensajes de diferente tamaño, en código Morse. Al terminar siempre suena la canción “I don´t want to set the world on fire”.

Lo curioso es que los mensajes en Morse, suelen referirse a hechos del mundo real, no del juego. Así podríamos descubrir mensajes todos fechados y tan poco interesantes como “Hoy he lavado el coche, y quizás me pida un chino para cenar” o “¿has visto el video que he subido a youtube?”. El caso es que hay alguno un poco más siniestro que dice algo así como “La reina ha fallecido hoy. El mundo entero llora su muerte, y en días como hoy, todos somos Británicos”, y la fecha 19 marzo de 2014 a las 04:02. Otros inquietantes dicen algo así como “No puedo creerme que al final lo hayan hecho. No queda tiempo. El ruido. No puedo soportar más ese ruido. Tengo una pistola en el ático.” La mayoría de las citas son fechas futuras pero se supone que también hay alguna del pasado como la referencia al asesinato del presidente Lincoln.

Nos gustaría conocer a alguien que realmente las haya escuchado. O quizás alguna prueba más o menos seria de que existe esa estación numérica y así en nuestra próxima entrevista a Todd Howard poder preguntarle sobre el misterio. Pero mucho nos tememos que no son cosas muy del agrado de Todd, al igual que el 3D estereoscópico. Parece ser que lo único cierto en esta historia es que alguien con demasiado tiempo en sus manos decidió ponerla en los foros de FalloutWiki, y desde entonces muchas personas han tratado de cumplir los requisitos necesarios para reproducir la estación númerica de GNR sin éxito. Aunque también es cierto que se borró cualquier referencia al tema en dichos foros.

Capturar Mew en Pokemon azul/rojo
Después de la agradable y acogedora leyenda urbana de que la música del Pueblo Lavanda podría llevarte al otro barrio queríamos comentar una mucho más terrenal y que prácticamente todo el mundo ha oído hablar. La del pokemon 151. Se sabía que todos los pokemon tenían 150 monstruos así que en Nintendo decidieron regalar el número 151, llamado Mew, a gente que acudiera a un evento de Nintendo en el mundo real. Si acudías a uno, un empleado de la compañía conectaba su Gameboy a la tuya y te descargaba a Mew. Imaginaos que vuestro trabajo fuese conectar gameboys durante horas a decenas y decenas de entusiastas que deseaban ese Mew y por supuesto, todo ello con una enorme sonrisa. ¿Y os creías que trabajar para una compañía de videojuegos era divertido, eh?

También te podía tocar en algún premio de la revista Nintendo Power, y Mew venía con su propio certificado de autenticidad e incluso un número de identificación personalizado. Todo ello era la única manera “legal” de conseguir a Mew. Por aquel entonces en tu grupo de amiguetes alguien soltaría la fatídica afirmación: “Yo sé donde esta Mew en el juego y como conseguirlo”. Hablamos de una época donde evidentemente poder asistir a un evento Nintendo era prácticamente imposible a menos que fueras japonés, norteamericano o vivieras en una gran ciudad europea. Las afirmaciones de nuestras amistades siempre venían con multitud de detalles, pero jamás, jamás, con una demo en vivo.

El caso es que nos comentaba que conseguir a Mew era relativamente sencillo porque simplemente estaba debajo de un camión. Nintendo empezó a señalar que era imposible conseguir a Mew a menos que cumplieras uno de los requisitos anteriormente comentados. ¿Imposible? Y ellos que sabrán. Así como por todos es sabido, sólo hace falta que te digan que algo es imposible en el mundo de los videojuegos para dejarte en carne viva las yemas de los dedos de tanto intentarlo. Así que cuando salió el rumor de que estaba debajo de un camión todo el mundo pensó que estaba chupado el conseguirlo. Ya de entrada, llegar al camión no era fácil, de hecho estaba en un lugar inaccesible en el puerto.

Al final acceder a él tampoco se podía conseguir con algo de esfuerzo pero al igual que con el Mike Tyson Punch Out, si llegabas al objetivo y no pasaba nada es que algo habrías hecho mal. Entonces los rumores empezaran a correr sobre el procedimiento correcto, que si tenías que empujar el camión al agua, que si moverlo y abrir la puerta, que si cerrar la puerta antes de echarlo al agua y así millones de combinaciones posibles. El resultado fue cientos de frustrados jugadores, llamadas intempestivas y quedadas para resolver el enigma Mew. Para desgracia de toda esa gente ahí nunca estuvo Mew, aunque alguien aún lo busque.

Con el tiempo se descubriría que se podía capturar a Mew mediante glitches del juego o utilizando un Gameshark o otros aparatos similares, que nos permitían hackear nuestras partidas para conseguir vidas infinitas y ventajas varias. A la mayoría de gente por entonces, y más en nuestro mercado, le sonaba a chino eso de Game genie (¿Game genéqué?) o Action Replay o Gameshark, así que seguían intentando el método del camión. Además, si se conseguía a Mew mediante glitches o un Game Genie por ejemplo, había muchos números de que nuestra partida salvada quedara corrupta, con lo que eso significa, o que la partida salvada se hiciera incompatible con Pokemon Stadium. Mucho riesgo por el monstruito rosa.

De Luigis y Marios
Es hasta cierto punto normal que una marca como Nintendo que nos ha dado y dará algunos de los videojuegos más increíbles en el mundo, cuente entre sus juegos multitud de leyendas como hemos visto tanto en la primera parte como en la segunda de este reportaje. Una de las más tétricas tiene a Luigi como protagonista en su juego Luigi´s Mansion. Cuentan ciertos rumores que Luigi´s Mansion iba a ser un juego realmente mucho más oscuro y tétrico de lo que realmente fue. Incluso se comento la posibilidad de que el protagonista muriera. Pero siendo Nintendo poco dada a semejantes giros de guión, al final se decidió por el resultado que todos conocemos. El caso es que se rumorea que alguien no quedó contento con esa decisión y trató de poner ciertos elementos inquietantes en el juego para así no perder la esencia real. Y la esencia “real” no es otra que Luigi está muerto durante todo el juego. Shyamalan en estado puro.

La prueba está en la tercera planta de la mansión. Cuando ocurre el apagón, si estás por esa planta junto al teléfono, hay un momento que un relámpago ilumina la sala. Y el uso de las sombras, hasta entonces extraordinario del juego, toman un cariz un tanto inquietante, porque en una de las paredes de la sala no vemos reflejada la sombra de Luigi con su simpática aspiradora, no, vemos lo que parece ser la sombra de alguien colgado. A todas luces parece otro glitch más, porque si es un “huevo de pascua” (easter egg), maldita la gracia que tiene. A menos que sea como hemos dicho al principio, una referencia al oscuro origen del juego. El caso es que la sombra parece tener los brazos colgando en sus costados y es bastante diferente a lo que sería si fuera Luigi con su aspiradora, pero tampoco es que se vea la cuerda con la soga, precisamente. Bueno, no creemos que Luigi este muerto, pero… ¿por qué salta mas que Mario y le falta tracción en el suelo?.

Otra de las leyendas que más se hablo durante la época de la Nintendo64 fue sin duda la certeza de que una vez acabado el Super Mario 64 podías jugar con Luigi. El resultado es de sobras conocido, a la que salta el rumor, miles de jugadores por todo el mundo se dejan la vista, la paciencia y las huellas dactilares tratando de desbloquear a Luigi, porque “seguro que está, me lo ha contado X” (todos podríamos poner nombre a esa X, sin duda). La parte divertida es “la prueba irrefutable”. Esa prueba se puede encontrar en una de las estatuas del castillo, que posee una placa donde se puede leer perfectamente “L is real 2401”. Imaginaos si hoy en día, con HD, en muchísimos carteles de los juegos la letra pequeñita es un tachón indescriptible, como sería cuando salió Super Mario 64. Eso es, la famosa placa es indescifrable, un conjunto de líneas sin pies ni cabeza,  un borrón, y si ahí pone “L is real 2401” que nos demuestren que no pone “Miyamoto was here”.

Pues da igual que dijéramos eso de “ahí no pone nada, es un tachón” que la gente, convencida de que L es Luigi y que en la placa ponía eso, pasó a menesteres más importantes: buscarle el significado a 2401 que por supuesto sería la clave para desbloquear a Luigi (no nos extraña que se colgara en su mansión). Pues ese 2401 debería ser un número exacto de monedas a conseguir o horas jugadas al juego una vez acabado (si alguien intentó esto ultimo se merece un pin). Aunque pasaba lo de siempre, lo de cumplir los requisitos y que no ocurra nada, ¿ Qué debías hacer si tenias 2401 monedas? ¿Ir a esa estatua y dar otras 2401 vueltas alrededor? Y cuando las hubieras dado, alguien te dijera que eso era porque las habías dado siguiendo las agujas del reloj y tenías que hacerlo hacia el otro lado. Duele sólo el pensarlo. La idea original de Miyamoto era que Luigi sí estuviera en Super Mario 64, como segundo jugador, pero los limites que suponía el hardware por aquel entonces hizo que desechara tal opción. No existe Luigi en Super Mario 64, los videos que corren por ahí son fakes o versiones hackeadas.

Wow, pecadores sumergidos y niños raritos
El increíble universo de World of Warcraft da para un libro de leyendas urbanas, y se habla tanto de armas terribles, la famosa espada Ashbringer, o la llave del arcón de Salem, como de misiones aún por descubrir. Pero todo, o casi todo, en cierta manera tiene sentido en el mundo de fantasía creado tan magistralmente por Blizzard. Bueno, todo hasta que oímos hablar del los niños de Goldshire. Resulta que Goldshire es uno de los poblados humanos del juego, que suele ser visitado porque tiene muchos entrenadores para profesiones y clases en los niveles más bajos. Hasta aquí todo normal.

Lo inquietante es cuando visitamos cierta casita en la parte noroccidental del pueblecito. Si entras en la casa ya notas que el ambiente no es festivo precisamente. Los pajarillos que tan alegremente cantan en el exterior han dejado de oírse  y se escucha como si el viento corriese entre sus paredes. O sea, un mal rollo total. Si decidimos subir a la segunda planta de la casa, nos saluda una música bastante terrorífica al mismo tiempo que observamos a seis impasibles niños, parados uno frente al otro; o eso es lo que parece. Alguien cayó en la cuenta de que los niños no están simplemente callados observándose uno frente al otro, si no que forman, y eso es verídico, un perfecto pentagrama. Que encanto de críos. 

El caso es que  a veces los niños se encuentran dando un paseo alrededor de la casa, pero siempre formando ese pentagrama. Van caminando de un lugar a otro y se paran 10 minutos en silencio, así hasta que vuelven a su casa. Se cuenta que uno de los niños suelta de vez en cuando mensajes a C`Thun, pero no se ha podido verificar. Como diría aquel, “las imágenes están ahí” y los niños existen, es más, si te colocas en el centro del grupo de los niños, estás exactamente a 666 yardas del bosque de Elwynn. No es difícil imaginar la sonrisilla de alguien en Blizzard. Para rematar el asunto si examinamos la hierba al suroeste de la casa, encontramos dos pequeñas calaveras, que algunos piensan que pertenecen a los niños. No se sabe mucho del porqué de incluir a estos niños en el juego, y hay opiniones para todos los gustos, aunque la que tiene más puntos es que se trata de un “easter egg” relacionado con la franquicia de Diablo.


Sin duda uno de los lugares más terroríficos de todo Azeroth es la cripta de Karazhan en el cementerio de “El Plan de Morgan”. La cripta es ahora inaccesible al ser bloqueada por la propia gente de Blizzard, pero tenía una estancia de aquello más lúgubre. Bueno, en realidad más de una, porque con nombres como “el pozo de los olvidados” o “la fosa de los criminales” el lugar no era precisamente Disneyworld. Pero la estancia que nos ocupa tiene algo aterrador en su concepto.La habitación, sumergida en agua, se llamaba algo así como “los pecadores cabeza abajo”. Al explorarla, para nuestra sorpresa, nos topábamos con varios cuerpos de hombres ahogados encadenados cabeza abajo.

Entre el color verdoso del agua que inunda el lugar, más los cuerpos encadenados y que alguien dice que se ha encontrado alguno abriendo los ojos, como que no apetece mucho darse una vuelta por esas criptas. Lo curioso es tratar de buscar el sentido del porque Blizzard creó una cripta y una habitación como esta, para luego cerrarla sin mas. Actualmente se puede acceder, pero usando glitches, aunque creednos, no hay nada bueno para la salud ahí abajo. Pero existir, existe. Parece ser que dicha cripta fue bloqueada del juego porque es una área para adultos mientras que Blizzard quería mantener el juego en PEGI 12 como mucho.

Ben y su Majora´s Mask
Hace ya unos cuantos años, una persona bajo el seudónimo de Jadusable posteó lo que para él era una de las historias más espeluznantes que le habían ocurrido jamás. Jadusable recibió de un amigo suyo una vieja Nintendo 64 con solo un juego, Super Smash Brothers, así que decidió darse una vuelta por los mercadillos de la ciudad para poder así hacerse con algún juego antiguo de los que siempre había querido jugar. Así que Jadusable se paseó por esos mercadillos de vecinos y pudo por fin conseguir ese pretendido Goldeneye y F-zero de segunda mano (quizás para los jugones del futuro eso de que podíamos jugar a juegos de segunda mano sea una leyenda urbana), pero cuando ya se disponía a irse algo le picó la curiosidad.

Al fondo de la calle, había un anciano de aspecto algo extraño y con un ojo ciego que vendía cachivaches de todo tipo. Casi llevado por un extraño instinto decidió echar un vistazo a lo que ese señor tenía en venta, aunque había algo en él que no le hacía la menor gracia. Si nos permitís un inciso, ¿si no te hace gracia, para que te metes?. El caso, es que el anciano tenía a la venta un cartucho del Majora´s Mask. Jadusable lo cogió sin pensar, llevaba todo el día esperando encontrárselo y no iba a perder la oportunidad. Para su sorpresa el hombre le regaló el cartucho. Jadusable se fue corriendo a probarlo, no sin antes echar la vista atrás y ver como el anciano soltaba una sonrisa de lo más tétrica, mientras le despedía con un “Goodbye then”, o sea “Pues entonces, adiós”. Esto es tal y como lo posteó Jadusable. Pero vamos a ver, si a vosotros un anciano tremendamente raro y tuerto os regala un  juego de segunda mano y al iros os mira fijamente mientras suelta una sonrisa maquiavélica, no sé vosotros pero nosotros tranquilos no nos quedamos. De acuerdo que no podemos imaginar que el cartucho esté  encantado, pero no sé, el viejo quizás haya puesto algo ahí, ántrax o algo.

Cuando llegó a su casa, Jadusable comprobó que el cartucho funcionase bien, cosa que así fue, pero enseguida le llamó la atención que el juego tenía una partida guardada con el nombre Ben. ¿Ben? O sea que el anciano quizás no dijo “Goodbye then” y quizás lo que gritó fue “Goodbye Ben”. Jadusable pensó que el pobre anciano estaba más para allá que para aquí, y que simplemente le habría recordado o confundido con algún nieto llamado Ben. Creó una nueva partida bajo el nombre Link y se puso manos a la obra. Lo mosqueante es que todos los personajes del juego empezaron a llamarle Ben, en lugar de Link. Pensó en un glitch o un bug y decidió borrar la partida llamada Ben. Y tuvo éxito, porque los personajes dejaron de llamarle Ben, de hecho tuvo tanto éxito que dejaron de llamarle de ninguna manera. Nunca pronunciaban su nombre.

A partir de aquí todo fue en bajada y sin frenos. Multitud de cosas raras, la música al revés, textos indescifrables e incluso lugares como Ciudad Reloj, un lugar rebosante de gente, estaba ahora totalmente desierta. Jadusable contaría que pocas veces había tenido un sentimiento de soledad tan profundo como el que sintió al pasear por el pueblo abandonado. La cosa no mejoró, con la risa distorsionada del vendedor de mascaras acechando, y continuos mensajes crípticos y lo que es peor, el juego prácticamente tomaba el control (algo así como una cutscene más larga de lo normal). Cualquier persona con dos dedos de frente ya habría dejado el juego por imposible, pero Jadusabel, no, él quería llegar al fondo de la cuestión.

Así pues, siguió jugando, pese a que el nombre de la partida cambiaba a su antojo, así como los escenarios por donde pasaba. Incluso trató de contactar con el anciano que le vendió el juego, cosa que evidentemente no logró. Una fuerza irreprimible le obligaba a continuar jugando y Jadusable cada vez, estaba mas metido en el mundo pese a que este cambiaba sus partidas salvadas haciéndole ir por donde no quería. Pero el punto de inflexión vino cuando una determinada estatua, con la misma poca gracia que las estatuas de la isla de Pascua, empezó a perseguir a Jadusable por todo el juego. En cada giro,  en cada esquina, ahí estaba esa inquietante estatua con su sonrisilla de “a la que te descuides te vas a enterar”.

Después de otros tantos hechos inexplicables, llegó a la conclusión de que la estatua era Ben, un chico que murió ahogado y que en cierta manera aun existía en el cartucho. En los siguientes días Ben incluso se comunicó con Jadusable a través de su ordenador, lo que hizo la vida de esté ultimo realmente imposible, al menos hasta su desaparición. Nos gustaría acabar la leyenda aquí, con la desaparición de Jadusable y con ese cartucho perdido en cualquier otro mercadillo, pero pronto todo internet se llenó de videos de Ben, del cartucho, de la estatua y de las andanzas de estos por los mundos de Link. La verdad es que el fenómeno Ben, aumentó por toda la red hasta que el propio Jadusable posteó en los foros de 4chan de nuevo, que todo había sido invención suya. Aunque claro, nadie te asegura que no fuese Ben, controlando el ordenador de Jadusable. En realidad da que pensar eso de que si compras cosas de segunda mano, sobre todo juegos, vas a tener una maldición en casa o te van a pasar cosas raras. ¿No creéis?