LEGO City Undercover, Impresiones

Chase McCain regresa a la ciudad de Lego City para capturar a su máximo enemigo. Tras un velo de parodia de GTA, Lego City Undercover nos propone un videojuego donde el humor y las referencias cinematográficas campan a sus anchas al más puro estilo Lego.

Lo primero que a cualquiera se le viene a la cabeza con LEGO City Undercover es que es un Grand Theft Auto trasladado al mundo de LEGO. Pero esa definición se quedaría realmente corta frente a la propuesta de TT Games. Sí, tenemos elementos claros tomados de la franquicia de Rockstar, como una gran ciudad abierta y la posibilidad de conducir coches, pero también muchos alicientes más propios de la familia LEGO, siendo el humor el principal. Si no tenemos en cuenta las dos entregas de LEGO Battles, que además se alejaban bastante de la mecánica general de los juegos de LEGO, este LEGO City Undercover es el primer título de la serie que no se basa en una licencia conocida, ya sea del cine como Star Wars o Harry Potter, o del cómic, como Batman, o incluso de otros videojuegos como Rockband. Esto supone que es la primera vez que el estudio ha tenido total libertad creativa para desarrollar la historia y su cómico han argumento, y sin duda la han sabido aprovechar.

Estamos ante un juego que no es sólo una parodia de GTA, sino que es una parodia del cine en toda su extensión. Las referencias a películas son casi infinitas. Desde pequeñas apariciones estelares de personajes como Harry el Sucio o Sherlock Holmes, a escenas completas reimaginadas al estilo LEGO de películas tan dispares como Matrix o El Caballero Oscuro. Hay incluso niveles inspirados enteramente por largometrajes como Cadena Perpetua. Según avanza el juego, va ganando más y más en momentos locos y cualquier buen aficionado al séptimo arte apreciará todos estos cameos con una sonrisa en la boca, si no con una carcajada plena. Lo cierto es que esas referencias es posible que se le escapen en su gran mayoría a los más pequeños de la casa, y por eso es difícil calificar este título como dirigido netamente al público infantil, aunque los niños también disfrutarán con los numerosos “gags” que se les irán presentando.

El humor podría decirse que bebe de fuentes como Agárralo como puedas, con diálogos desternillantes por lo absurdos que llegan a ser y con escenas sin sentido con personajes de fondo fuera de contexto, tropiezos de chiste y en general todos esos ingredientes a los que nos tenía acostumbrados el gran Leslie Nielsen. A algunos quizá les choque el hecho de estar ante el primer juego de Lego con diálogos, acostumbrados como estábamos al humor de mimos y gesticulado, pero se ha hecho un gran trabajo con el doblaje. Tras haber afrontado los primeros niveles, ahora se nos haría inconcebible jugar a LEGO City Undercover sin voces. Vendrá, por supuesto, enteramente traducido a nuestro idioma y la elección de actores ha sido perfecta para encarnar a los personajes tanto principales como secundarios.

El guión nos pone en la piel de Chase McCain, un policía retirado que vuelve a LEGO City para capturar a su archienemigo Rex Fury, que ha escapado de la cárcel. El elenco es el que cabría esperar de una película policiaca, pero por eso mismo resulta especialmente cómico al poner a esos personajes en un contexto como el de LEGO City Undercover: el protagonista guaperas, la dama en apuros, el malo sin escrúpulos, el patoso novato, el jefe malhumorado... no falta nadie. El juego se divide en unas 15 misiones, y pese a que no hemos llegado aún hasta el final, es fácil estimarlas en aproximadamente una hora de duración cada una. El avance en la historia es lineal, dividido en capítulos y a su vez en cada capítulo hay una punto determinado en el que se inicia una misión especial. Según vayamos ganando habilidades lograremos acceso a zonas ocultas por las que antes no podíamos entrar, lo que nos invitará a rejugar dichas misiones especiales. Entre episodio y episodio tendremos libertad para movernos por LEGO City, aunque igualmente no todas las secciones del mapa estarán desbloqueadas desde un inicio.

El entorno en el que transcurre el juego es muy vivo, y basta alejarse unos metros del camino principal para encontrar objetos ocultos y otro tipo de coleccionables. No hay un solo metro de la ciudad que esté desperdiciado o se haya añadido como mero relleno. Por supuesto, como buen juego de LEGO, una de nuestras principales labores será la de recolección, habiendo métricas tan variadas como fichas de personajes, número de vehículos, bloques de LEGO especiales o las llamadas superconstrucciones. Estas últimas son edificios hechos de LEGO, para los cuales tendremos que recoger un buen número de bloques si queremos levantarlos. Algunos son necesarios para avanzar en la historia, mientras que otros se reparten a lo largo y ancho de la ciudad, en ocasiones en lugares recónditos que primero hemos de encontrar. La más común de esas construcciones es una estación de policía en la que podemos encargar en cualquier momento un coche de los que ya hayamos desbloqueado, y la lista es realmente larga, más de 100 tipos, a cada cual más variopinto.

La conducción es quizá el apartado menos refinado con el que nos hemos encontrado, pero es cuestión de acostumbrarse a una maniobrabilidad de los vehículos superior a la habitual. Como es de esperar, en cualquier momento nos podemos subir a cualquier coche que circule por ahí, e incluso podemos hacer sonar nuestro silbato de policía para detener el tráfico. Lo más interesante es que también se nos da la oportunidad de cambiar de coche sin abandonar en el que estamos en ese momento. Los vehículos, además, están hechos de bloques de LEGO, de manera que se pueden romper y recolectar sus piezas, y es divertido ver cómo un camión puede acabar a medio camino de un descapotable y que todavía sea posible conducirlo. Habrá otros medios de transporte en LEGO City, como el ferry o el tren, cuyas paradas iremos obteniendo a lo largo del juego.

La mecánica general del juego se podría resumir en cuatro acciones principales: plataformas, peleas, recolección y pequeños puzles. Si bien ninguna de ellas es especialmente desafiante, al fin y al cabo ése nunca ha sido un objetivo de los juegos de Lego. El sistema de combate, al menos en los primeros niveles, ya que prometía ampliarse, consiste básicamente en esquivar los ataques enemigos, derribarlos y ponerles las esposas a los maleantes antes de que se levanten. Aunque hay más variedad, siguiendo la estela de juegos de Lego anteriores, un buen número de los puzles se basan sobre todo en romper elementos del escenario para luego reconstruirlos como otros objetos, de manera que podemos aprovecharlos para seguir avanzando.

Chase McCain va obteniendo diferentes trajes con los que adquiere distintas habilidades. Los primeros que tenemos son el de civil, sin ningún movimiento especial, y el de policía, con el que tiene un gancho que le permite subir a ciertos lugares elevados o tirar de objetos para bajarlos. Algunos de los primeros disfraces que desbloquearemos serán el de ladrón, con el que podremos abrir cerraduras o cajas fuertes, y el de minero, con el que podemos picar piedras o usar dinamita. En cualquier momento tenemos la opción de cambiar rápidamente de atuendo al protagonista, y de hecho será necesario para progresar en las misiones en las que se hará uso de todas las habilidades. Del mismo modo, una vez en juego libre en la ciudad, veremos cómo acciones hasta un momento dado imposibles, se vuelven accesibles tras conseguir el traje apropiado. Para evitar confusión, el juego en todo momento nos informa de qué habilidad necesitamos para llevar a cabo cada acción, o si aún no la hemos obtenido.

El mando de Wii U tiene diversas funciones, algunas de ellas de lo más interesantes. En el juego se nos presenta como un intercomunicador avanzado, y de hecho en ciertos momentos recibiremos videollamadas que se verán a través de la pantalla táctil y sonarán a través del altavoz del periférico. También tiene una función de seguimiento de pistas en algunas zonas, de forma que demos con objetos ocultos. Del mismo modo, podemos levantarlo y mirar a nuestro alrededor en una perspectiva de primera persona, a modo de escáner de rayos X. Gracias a esto último, es fácil dar con bloques especiales o localizar sospechosos y marcarlos en el mapa. A su vez, la pantalla táctil nos sirve para activar el GPS y fijar coordenadas ya sea en elementos o personajes encontrados, o sencillamente en cualquier lugar del escenario como la localización de la próxima misión, o para rejugar alguna de las anteriores.

Junto a todo lo anteriormente mencionado, encontraremos más que minijuegos, microjuegos al más puro estilo Wario Ware. Serán cosas tan simples como pulsar rápidamente un botón para levantar unas pesas, tener puntería encestando a canasta o acertar con las flechas del mando a pulsar como si de un DDR se tratara. Algunas de ellas son parte de la historia, pero en general son opcionales y nos dan bloques extra, con lo que resultan un añadido diferente y divertido para lograr nuestra misión principal de coleccionar todos los items del juego. Teniendo en cuenta el gran número de zonas ocultas en la ciudad, es de esos pocos juegos en los que hacer el 100% no es en absoluto una pesada carga y queremos seguir explorando para dar con todo.

Seguramente Lego City Undercover no es la gran exclusiva que todos los poseedores de una Wii U esperaban, pero es una genial propuesta que todo apunta a que ninguno debería perderse. Por un lado supone un paso adelante en una serie que empezaba a dar signos de agotamiento tras las primeras entregas ambientadas en La Guerra de las Galaxias, y por otro es uno de los juegos más divertidos que saldrán este año, alejado sin pudor de temáticas serias y orientado completamente hacia la parodia. Su aspecto no os debe engañar y aunque no ofrezca niveles de dificultad elevados, la experiencia humorística que nos transmite merece totalmente la pena. El próximo 27 de marzo lo encontraréis en las tiendas.

LEGO City: Undercover

Los jugadores se pondrán en la piel de Chase McCain en LEGO City: Undercover, un detective de incógnito que utiliza unos hábiles disfraces. Mientras los jugadores corren, conducen e incluso vuelan por la ciudad, usarán el Wii U GamePad como si fuera un mapa, un sistema de comunicación y un indispensable escáner de criminales en esta aventura de acción para Wii U, PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch ambientada en el universo LEGO.

LEGO City: Undercover