OUYA, Impresiones

Cristian Ciuraneta

Visitamos el estudio de desarrollo afincado en Barcelona U-Play Online para probar OUYA, conocida también como la consola Android; tras superar holgadamente en agosto de 2012 la cantidad necesaria mediante financiación Kickstarter ‒sobrepasando la increíble cifra de 8 millones de dólares‒, ya se han empezado a distribuir kits de desarrollo entre multitud de desarrolladores de todo el mundo. Os acercamos nuestras primeras impresiones tras pasar unas horas con la nueva consola, un proyecto que iniciará su vida comercial este misma primavera y que pretende acercar el mundo Android y sus herramientas de desarrollo a los usuarios de sobremesa; la esperada consola de 99 dólares está cada día más cerca.

OUYA ya está aquí; o casi. Gracias al estudio barcelonés U-Play Online, hemos podido pasar nuestras primeras horas con la nueva y esperada consola Android ‒tal y como se conoce popularmente‒, un proyecto nacido de la finaciación Kickstarter que ha superado holgadamente su presupuesto inicial ‒cercano al millón de dólares‒ para recaudar más de 8 millones de dólares, una auténtica barbaridad. Decenas de miles de jugadores y desarrolladores han invertido dinero real en un proyecto que promete revolucionar el sector, acercar el cada día más potente mercado Android a los salones de nuestro hogar con títulos free-to-play ya consagrados y otros de desarrollo exclusivo, además de presentarse como una herramienta de desarrollo abierta, pensada para que cualquier creativo pueda plasmar su idea y compartirla con la comunidad de una manera asequible y directa. Repasemos en nuestro reportaje las claves de OUYA, su presente y futuro, además de acercaros nuestras primeras impresiones a sus mandos.

El futuro ya es presente
Muchos fueron los escépticos sobre un proyecto tan arriesgado como el de OUYA; con un mercado actual dominado ‒a nivel de consolas de sobremesa‒ por las tres grandes compañías que todos conocemos, pocos esperaban que un proyecto de tal calibre llegara a buen puerto. Se equivocaban, o eso parece. OUYA batió todos los récords del crowdfunding, recaudando casi 9 millones dólares en apenas un mes, de julio a agosto del pasado año. La apuesta por parte de su creadora, Julie Uhrman ‒una veterana de la industria con amplia experiencia en varias compañías de desarrollo‒ era tan arriesgada como sorprendente: crear un nuevo centro multimedia para nuestro hogar capaz de ofrecer lo mejor a nivel de títulos y aplicaciones Android, acercar el desarrollo indie a los nuevos creativos, promocionar el juego free-to-play y lograr un buen número de apoyos por parte de grandes nombres de la industria y partners como VEVO, OnLive o Plex, entre otros. Jugar, reproducir música y vídeos, desarrollar videojuegos y sacar partido de una gran cantidad de aplicaciones de Google Play desde la comodidad de nuestro sofá. Una idea más que interesante.

Y es que las nuevas plataformas de juego ‒como Android e iOS‒ se están convirtiendo en el marco perfecto para que un gran número de creativos saquen a la luz sus proyectos indie, los cuales ‒en la mayoría de los casos‒ no saldrían de sus estaciones de trabajo si no contaran con una plataforma de distribución adecuada, especialmente en el caso de los títulos apadrinados por el robot Andy, que disfrutan de una mayor facilidad para aparecer en la vasta plataforma de descarga Google Play y llegar así al gran público. De esta manera, si no contamos con un dispositivo táctil de última generación, nos estaremos perdiendo una gran colección de títulos exclusivos de dichas plataformas, desde los rompecabezas más casuales hasta las aventuras de acción más vistosas a nivel técnico. OUYA llega al mercado con la misión de llevar dicho concepto a las pantallas de nuestros salones, ofreciendo todo un mundo de diversión en un dispositivo que cabe en la palma de nuestra mano.

Iniciativa Kickstarter
El sistema de finaciación crowdfunding se está convirtiendo en todo un fenómeno a nivel de desarrollo dentro de una industria dominada por los gigantes del sector; el fenómeno Kickstarter en el sector de los videojuegos ofrece todo tipo de proyectos ‒desde nuevos dispositivos de hardware hasta la creación de títulos tan originales como arriesgados‒, siendo OUYA uno de los proyectos más populares desde que se anunciara el pasado año, recaudando más de dos millones de dólares en apenas 24 horas. Dependiendo de la cantidad donada a la causa, cada uno de sus inversores recibirá un tipo de compensación; así, los que donaran entre 25 y 95 dólares podían reservar su nombre de usuario y obtener un emblema de fundador. Aquellos que donaran entre 95 y 140 dólares obtendrían una consola y un mando; invirtiendo entre 140 y 225 tendríamos una OUYA de edición limitada, y así sucesivamente con diferentes cantidades de dinero. Aunque los que quisieran conseguir la consola antes que nadie ‒a nivel de desarrollo, claro‒, debían invertir 699 dólares o más, con lo que recibirían un kit de desarrollo antes de la salida oficial de OUYA al mercado, una unidad técnicamente igual a la original pero con un acabado algo más sencillo.

Realidad palpable
Así, y gracias a los barceloneses U-Play Online ‒autores del desafiante Train Crisis para Android e iOS‒, hemos podido pasar nuestras primeras horas a los mandos de tan deseado y novedoso concepto de juego. Lo primero que deseamos conocer de todo nuevo dispositivo de hardware son sus entrañas, lo que tiene que ofrecer a nivel de prestaciones, posibilidades e interfaz de juego; las especificaciones de OUYA son más que prometedoras, siempre teniendo en cuenta el modelo de negocio en el que se basa, es decir, títulos que vienen del mundo de los smartphones y tablets de última generación que, en muchos casos, poco o nada tienen que envidiar a títulos de consolas más tradicionales, ya sean de sobremesa o portátiles. Así, su procesador es un Tegra3 quad-core, con 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento interno ‒con posibilidad de aumentar su capacidad mediante un disco duro vía USB‒, con salida HDMI 1.4a capaz de reproducir imágenes hasta una resolución de 1080p. El conjunto se completa con conexión Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth LE 4.0, un puerto USB 2.0 y otro Ethernet, con Android 4.0 como sistema operativo.

Todo en una consola que cabe perfectamente en nuestra mano. Por otro lado ‒y antes de que se disparen todas las alarmas‒ debemos dejar claro que la consola que hemos podido probar en las oficinas de U-Play Online es una unidad de desarrollo, con lo que los acabados y la calidad de los materiales no es representativa de la versión final de la consola. Así, los plásticos translúcidos que podemos observar en las fotografías y el vídeo del unboxing no estarán presentes en la versión comercial de OUYA, siendo el aspecto de los renders oficiales su acabado definitivo. Más allá de las sensaciones contrariadas que producen dichos plásticos pertenecientes al kit de desarrollo, el aspecto de la consola es cuanto menos curioso. Su reducido tamaño provoca cierta curiosidad, invitándonos a cogerla y observar todos y cada uno de sus recovecos, no sin antes prestar atención a su botón ON/OFF situado en la parte superior o las diferentes conexiones de la parte trasera. Eso sí, el plástico translúcido deja ver las entrañas de la pequeña consola Android, las cuales delatan un ventilador pegado a la placa base, el cual ofrece la suficiente potencia de refrigeración para reducir la temperatura del procesador.

Si bien es cierto que los cables que salen de la parte trasera pueden llegar a desestabilizar la consola ‒extremadamente ligera, por cierto‒ no restan atractivo a un dispositivo cuanto menos vistoso que ofrecerá su mejor cara con la versión comercial que empezará a distribuirse próximamente, si todo va bien, en apenas dos meses, entre los inversores de la iniciativa Kickstarter. ¿Y qué hay del mando de control inalámbrico? A pesar de que no resulta muy original ‒el parecido con el pad de Xbox 360 es más que evidente, aunque con un diseño, quizás, algo menos ergonómico‒ ofrece un buen nivel de comodidad, resultando mucho más ligero que el de la consola de Microsoft. De nuevo, los plásticos semi-transparentes dejan entrever las dos pilas que necesita para su funcionamiento, situadas en ambos cuernos; las placas de plástico que cubren las pilas van clipadas y podemos sacarlas y ponerlas con bastante facilidad; se espera que la versión final presenta placas de varios colores que permitirán personalizar el mando a nuestro gusto.

El mando presenta dos joysticks analógicos y una cruceta digital, posicionados de una manera similar al pad de Xbox 360; el conjunto se completa con cuatro botones ‒cada uno de ellos con una letra de OUYA‒ y cuatro gatillos, además de la pequeña superficie táctil situada en el centro del pad. Lo que no nos ha gustado tanto es la calidad final de materiales, especialmente en los gatillos y los joysticks analógicos, así como su tacto al jugar; según sus creadores, el pad de producción mejorará bastante en todas estas características. Por lo que parece, los mandos no ofrecerán vibración, teniendo en cuenta que podría resultar molesta para un correcto uso del panel táctil central. Por otro lado, ¿qué podemos esperar de OUYA a nivel de desarrollo? Charlando con los chicos de U-Play Online, nos han confirmado que la comodidad y las facilidades que ofrece la nueva consola a nivel de creación y adaptación de títulos Android es total; tanto es así que la mayoría del trabajo realizado a nivel de adaptación de videojuegos diseñados para smartphones y tablets tiene más que ver con el cambio de su interfaz táctil que a nivel de programación.

Y es que no siempre resulta fácil hacer que un juego diseñado exclusivamente para un control táctil funcione a la perfección con una pad de control; títulos como Angry Birds o Cut the Rope ‒por citar dos claros ejemplos conocidos por todos‒ pueden llegar a funcionar gracias al panel táctil del mando de OUYA ‒no sin perder algo de precisión, claro‒ pero otros títulos que necesitan de toques de pantalla rápidos y ágiles quizás no encuentren en OUYA la plataforma de juego ideal. Aquí es donde los desarrolladores y los creativos deberán innovar y llegar a un buen equilibrio entre ambos interfaces, un reto tan apasionante como prometedor. Ya entrando en materia, hemos podido disfrutar de unos partidos de fútbol al más puro estilo arcade gracias a Striker Soccer Eurocup, una visión muy particular de la Eurocopa por parte de U-Play Online. Su sencillo manejo se adapta perfectamente a las exigencias del guión, necesitando sólo de dos botones de acción para poder participar en divertidos partidos de fútbol que resultarán ideales para los más pequeños de la casa.

Si pensamos en el amplio catálogo disponible en Google Play lleno de títulos AAA, este nuevo concepto de consola puede llegar a convertirse en una opción muy a tener en cuenta, ya sea por parte de los jugadores más casuales o por los más hardcore. Y es que disfrutar de Final Fantasy III y IV, Metal Slug 1 y 3 ‒esta vez sin el hándicap de los controles táctiles‒, Grand Theft Auto: Vice City 10th Anniversary, Modern Combat 4: Zero Hour, Jet Set Radio, Bladeslinger, SHADOWGUN: DeadZone, FIFA 13, NBA 2K13, Rayman Jungle Run, Wild Blood o el próximo Dead Trigger 2, entre muchos otros títulos de gran calidad aparecidos en Android hasta el momento, no tiene precio. Y nunca mejor dicho, ya que se espera que todo el catálogo de la consola llegue en formato free-to-play, con lo que podremos disfrutar de ellos sin coste alguno y decidir si queremos pagar por ellos o no en forma de micro-transacciones, siempre y cuando queramos disfrutar de todo el título o de ciertas ventajas, tal y como viene sucediendo en multitud de títulos actuales; nos guste o no, los micro-pagos parecen el futuro y más evidente modelo de negocio de la industria del videojuego.

Por el momento, nombres y compañías ilustres de la industria han mostrado su apoyo a OUYA; desde títulos y franquicias consagradas hasta nuevos proyectos exclusivos diseñados específicamente para la nueva consola. Grandes publishers como Square Enix o Namco Bandai Games han mostrado su apoyo, además de creativos independientes como Adam Saltsman ‒creador de Canabalt‒ o Robert Bowling, quien ha confirmado el desarrollo de Human Element para OUYA antes que en cualquier otra plataforma. En lo referente a la presentación e interfaz, OUYA sigue fiel a su estilo minimalista también en pantalla, con unos menús limpios y sencillos; recordemos que estamos ante la versión específica de desarrollo y que la Store y otras características permanecen todavía inactivas. Así, desde el menú principal podemos acceder a nuestros juegos, a las aplicaciones instaladas, a la Store de OUYA ‒desde donde descargar todo el software‒, opciones de desarrollo y ajustes.

Lo visto y probado hasta el momento resulta muy esperanzador; OUYA llega al mercado para tratar de hacerse con su parte del negocio a base del modelo free-to-play y del código abierto para que jugadores y desarrolladores aprovechen todo su potencial, que no es poco. Pensada como nuevo centro multimedia de nuestro salón, se espera que el próximo mes de marzo empiecen a distribuirse las primeras unidades entre aquellos inversores Kickstarter que confiaron en las promesas de un proyecto tan atractivo como arriesgado, pero que empieza a descubrirse como una realidad palpable, un dispositivo que parece una alternativa más que viable a las grandes consolas del mercado actual. Y lo hará a un precio más que interesante de 99 dólares; ¿seguirá OUYA la injusta tendencia de mantener la misma cantidad en euros? A medida que se acerque el momento de su lanzamiento mundial se irán despejando estas dudas y muchas otras. Pero lo que sí parece seguro es que OUYA no dejará indiferente a nadie, ofreciendo a todo tipo de gamers y creativos un nuevo marco en el que invertir sus horas de juego o hacer llegar sus proyectos más sorprendentes a todo el mundo. Las opciones son enormes y las ansias de conocer el futuro de OUYA aumentan día a día.