Pokémon Edición Negra 2
Pokémon Edición Negra 2
Carátula de Pokémon Edición Negra 2

Pokémon Blanco y Negro 2

Will van Dijk

Siguiendo los pasos de las versiones suplementarias de Pokémon, Nintendo ofrece una nueva oportunidad para disfrutar de sus mascotas en sendas secuelas de Blanco y Negro. Con sutiles novedades y sin reinventar la rueda, esta edición remozada se plantea como la mejor opción de compra tanto para aficionados como para los curiosos que deseen embarcarse por primera vez en esta singular aventura.

Han transcurrido dos años desde que un héroe de leyenda detuviese a los miembros del Equipo Plasma. El mundo de Unova ha cambiado durante este tiempo, sumido en un proceso de paz en el que criaturas y entrenadores conviven pacíficamente entre sí. Nada preocupa a los ciudadanos de las principales ciudades y pueblos. Esta época de prosperidad ha propiciado el crecimiento de las zonas rurales más castigadas por la pobreza. La evolución de la sociedad ha repercutido en la aparición de nuevas especies –algunas legendarias-, que ahora campan a sus anchas, cumpliendo así el peculiar ciclo de la vida que Pokémon ha narrado durante quince años. Aunque valorar la calidad de un producto siempre es una tarea conjunta entre aficionado y crítica, se puede decir sin miedo a equívocos que la así llamada Quinta Generación, con las ediciones Blanco y Negro por bandera, marcó un antes y un después en el devenir de la franquicia.

Un año y medio después de su aparición en el mercado, Nintendo celebra el lanzamiento de una secuela espiritual con la que se da continuidad a la tradición de preparar una edición extra que nace con la intención de mejorar los aspectos negativos de sus predecesores. Del mismo modo que la versión Amarilla vino a complementar la Azul y Roja de la difunta GameBoy monocromática, Cristal a Oro y Plata o Platino para Diamante y Perla. Cada generación ha ofrecido una edición que procuraba ser entendida como definitiva, con toda clase de novedades que justificaban en mayor o menor medida su impáctate éxito entre el público, siempre presto a disfrutar de las propuestas de The Pokémon Company.

Blanco y Negro 2 bien puede presumir de ser la primera entrega troncal numerada de la serie, como también de ser el heredero de una de las ediciones que más copias han vendido a lo largo de su historia. Si bien es cierto que la mecánica de Pokémon apenas ha variado en más de una década de presencia en el mercado, Game Freaks ha sabido reinventar la fórmula original sin perder la esencia que le ha permitido triunfar un año sí y otro también. Son pequeños cambios los que reciben al aficionado a cada nueva entrega que aparece en el mercado, manteniendo siempre un nivel de calidad notable. En este caso se mantiene la tradición del pasado, en tanto que los cambios más significativos que ofrece B&N2 toman forma en apartados que no afectan directamente a la premisa jugable. Curiosamente, la trama es uno de los elementos -junto al aspecto que muestra el mundo de Unova- que se plantea como una continuación directa con respecto a los acontecimientos vividos en B&N.

Un nuevo mundo, un nuevo héroe

Una nueva situación social requiere un nuevo héroe, o al menos así lo atestigua el mensaje que recibe un joven muchacho un día cualquiera. La profesora Juniper ha elegido a Bianca, una vieja amiga de la familia, como mensajera para asegurar que la noticia atraque en buen puerto. Tras elegir a una de las tres criaturas que se ofrecen (representando la escala tierra, fuego y agua, inmutable desde los primeros capítulos de Pokémon), el protagonista se embarca en una aventura que le llevará a conocer los entresijos del Team Plasma, los antagonistas de B&N, mientras trata de completar su enciclopédica Pokédex al son de capturas y batallas por doquier.

El argumento se centra en explicar los motivos del resurgir del equipo Plasma, sólo que esta vez, y a diferencia de lo visto en el cartucho original, no logra establecer un ritmo de narración tan dinámico y variado. La trama peca de ser excesivamente superflua, siendo relegada desde el principio a un segundo plano, en parte por la necesidad de entrar rápidamente en materia –sin abandonar el estilo de presentación al que Pokémon nos tiene acostumbrados-, en parte por la ausencia de un contenido que ofrezca alguna clase de dilema moral. Aunque para una gran parte de los seguidores de la franquicia el guión es poco menos que un decorado sin función específica, B&N sí ofrecía una temática que permitía centrar la atención en la captura de criaturas sin dejar de lado este apartado. Que su secuela se desprenda indistintamente de este hecho es un hándicap a tener en cuenta, sobre todo por parte de los jugadores que esperan encontrarse con un argumento complejo y bien elaborado.

Unova, dos años después
Las novedades de B&N2 se palpan especialmente en el mundo de Unova. En el transcurso de dos años muchas ciudades se han transformado, expandiendo sus raíces. Esta edición explora las consecuencias del paso del tiempo tanto a nivel estructural (con nuevos edificios y zonas ocultas) como personal. Muchos de los personajes que aparecieron en el título original han crecido o prosperado en sus negocios. Uno de los ejemplos que mejor ilustra este hecho es la ausencia de Juniper durante la presentación, quien trata de ceder el relevo generacional a la extrovertida Bianca. Aunque muchos conocerán de memoria las calles de Unova, la sensación que transmite este salto generacional (con los límites que conlleva un lapso de dos años) es refrescante.

El efecto de estos cambios es mucho más significativo de lo que cabe pensar en un principio; el tiempo ha abierto nuevas zonas rurales sin explorar en las que es fácil encontrarse con tesoros de toda clase, desde objetos de curación hasta especies exclusivas. Hallarlos no es una tarea sencilla, pero sí tremendamente reconfortante. Por lo general podemos invertir un buen número de horas explorando los recovecos de un área recién descubierta, o simplemente subiendo el nivel de experiencia de nuestro equipo de combate ante criaturas que emplean un estilo específico de combate. El aumento de tamaño de las ciudades se traduce en nuevas tiendas para explorar y nuevos rivales a batir, aunque el orden de las acciones que realizamos entre un sector y otro no ha variado. Los momentos de exploración se suceden por la visita a una ciudad, lo que eventualmente nos lleva a participar en el torneo que se esté disputando en el gimnasio local.

Pese a lo expuesto hasta el momento no todos los cambios son necesariamente para mejor, como bien demuestra la drástica transformación que han sufrido algunos gimnasios. Otro de los aspectos que brillaba con luz propia en B&N era la presencia de puzles que exigían una pausa dentro del mecanismo clásico de Pokémon; un momento de reflexión en la vorágine de combates de siempre. Esta secuela toma el concepto original y lo simplifica. Lo hace ampliando el tamaño de los gimnasios, ahora más decorados y longevos. Con ello se consigue un doble efecto, ya que por un lado se mejora la experiencia de los jugadores que se centren en la acción, mientras que por el otro se resta versatilidad a la mecánica. Su aspecto visual se ha modificado para adaptarlos a los tiempos que corren, por lo que estéticamente mantienen la excelente línea de otros aspectos del apartado técnico.

Resulta curioso apreciar de qué manera digiere cada ciudadano el paso del tiempo. Llegados a cierto punto de la aventura se destapa una de las novedades más importantes de B&N2: el Torneo Mundial Pokémon. Este torneo es una de las consecuencias del paso del héroe de la aventura original por el pueblo de Driftveil (en el original inglés), un detalle que los aficionados acérrimos reconocerán al instante. Driftveil ha pasado de ser un modesto pueblito a un punto de parada obligatoria para los amantes de los Pokémon, consecuencia de la evolución trajo consigo la celebración anual del torneo mundial. Aquí se pueden hallar toda clase de tiendas al margen del coliseo central en el que se disputan los combates. Siempre gusta comprobar cómo se transforma un mundo digital a ojos de sus propios creadores, especialmente cuando se cuida hasta el milímetro cada pequeño detalle. Si en cualquier película es fundamental respetar la continuidad, no podía ser menos en un videojuego, y el hecho de que Pokémon sea uno de los títulos que mejor ha sabido respetar este detalle habla del mimo con el que desarrolla cada nueva edición que aparece en las tiendas.

El torneo propiamente dicho se convierte –una vez localizado- en uno de los puntos que más tiempo nos ocupa durante la aventura. Es perfecto para poner a prueba las habilidades de nuestro set de criaturas –de nuevo con un máximo de seis por jugador-, además de garantizar la obtención de un buen puñado de puntos de experiencia. Uno de los alicientes que ofrece es la presencia de entrenadores de ediciones antiguas del mundo Pokémon, cada uno con su elenco original de mascotas dispuestas a dejarse la piel en el campo de batalla. El torneo es, como decimos, una oportunidad única para ganar experiencia combatiendo.

La presencia de viejos conocidos en el Torneo Mundial no es el único elemento que se ha incluido a modo de guiño hacia anteriores ediciones de la franquicia: también es posible recuperar la partida guardada de B&N para desbloquear flashbacks de la primera aventura que se centran en explicar las peripecias del anterior héroe en el mundo de Unova. Por suerte, esta edición no exige haber disfrutado de la primera para entender el guión, aunque siempre se valora de forma positiva ofrecer una recompensa a los jugadores que se han tomado la molestia de terminar el original. Volver a visitar las zonas pobladas de Unova también representa un buen chute de nostalgia pese a que muchas de ellas han cambiado su apariencia, lo mismo que sucede con las mazmorras más carismáticas de la primera aventura vivida en este mundo.

Hazte con todos
El eslogan “catch ‘em all” (hazte con todos) sigue aquí igual de vigente que en ediciones anteriores. Nintendo ha escuchado la opinión de los aficionados que han puesto el grito en el cielo por los contratiempos que se encontraban, edición tras edición, a la hora de conseguir completar el porcentaje total de medallas y criaturas que ofrece cada edición. Lo hace dando un golpe sobre la mesa con el añadido de una lista del hábitat natural en el que se encuentra cada uno de los pokémons que pululan por Unova. Se trata de una nueva función escondida en nuestra enciclopedia virtual -el ya mentado Pokédex-, que permite saber con exactitud en qué área campa cada una de las más de 300 criaturas que encontramos a lo largo y ancho de la aventura, divididas en distintas localizaciones, y de cuya aparición dependen las condiciones climáticas, el momento del día, la estación del año, etcétera.

Esta lista facilita la detección de pokémons dentro de su biosfera, un elemento que viene acompañado por un ligero descenso en el nivel de dificultad que ofrece el juego por defecto y que se aprecia a las pocas horas de comenzar a jugar. Uno de los añadidos más destacados de esta edición es la presencia de un selector de dificultad al que sólo podemos acceder tras cumplimentar una serie de requisitos previos, en un movimiento que permite abrir aún más si cabe la mecánica a toda clase de jugadores. Para poder desbloquear esta opción es esencial completar previamente una serie de retos que van desde completar la aventura en su totalidad hasta acceder a determinadas áreas secretas. Es una lástima que no se haya ofrecido la posibilidad de cambiar el nivel de dificultad desde los primeros pasos de la aventura, aunque quizá esto se deba a la presencia de un número ingente de medallas con las que se marca el ritmo de juego.

El contenido de siempre, renovado
Las medallas han sido tradicionalmente uno de los elementos sin los que no se comprendería la mecánica de Pokémon. B&N2 ofrece más de 250 medallas que se pueden adquirir realizando toda clase de misiones, a cada cual más curiosa. Con esto se consigue que el jugador investigue cada pequeño recoveco del mapeado, sea una bolsa de basura o un pupitre, obteniendo así una recompensa en forma de medalla. Las anteriormente citadas zonas ocultas son lugares especialmente diseñados para que los jugadores inviertan gran número de horas mejorando sus habilidades al tiempo que obtienen un premio por ello que va más allá de los puntos de experiencia. Junto con las medallas, existe material adicional con el que se pretende mejorar la experiencia de juego. En esta ocasión contamos con los Estudios PokéStar, en los que podemos invertir tiempo y esfuerzo para crear pequeños cortos con nuestras mascotas preferidas. Asimismo, también es posible pasar algo de tiempo en zonas comerciales o en otras destinadas a la adquisición de productos de primera clase.

Otro de los aspectos que hace acto de presencia en esta secuela (y sin el cual muchos no podrían concebir Pokémon hoy por hoy) es el multijugador. Nintendo ha mejorado el sistema que se dio a conocer en el cartucho original potenciando algunos aspectos de la cooperación entre distintos jugadores. Vuelve a destacar la posibilidad de experimentar el mundo de Unova en un centenar de jugadores al unísono. El servicio funciona sin taras significativas, la conexión es rápida y en apenas unos segundos podemos disfrutar de un mundo virtual en el que varios jugadores pueden invertir un buen número de horas. Más leña para aumentar la duración de un cartucho que supera ampliamente cualquier propuesta de corte similar que se pueda encontrar hoy día en esta u otra consola del mercado.

A la primera edición de B&N no sólo le correspondió el honor de ser el Pokémon más completo de su generación, sino también de ser el que mejor disposición visual ofrecía. Quizá el aspecto más destacado fuese, en este sentido, las distintas perspectivas desde las que se enfocan las ciudades más importantes (aquella Nueva York y su antológica presentación quedará marcada en la retina de los jugadores por mucho tiempo). La crítica aplaudió esta novedad por encima de muchas otras, lamentando que no se hubiese incorporado a todas las localizaciones por igual, en lo que bien pudo haber sido visto como un gran avance en el campo del RPG tradicional. Cabía pensar que en B&N2 este sería uno de los apartados más destacados y efectivamente, así ha sido, aunque no de la manera que habíamos imaginado.

El cambio de perspectiva se sucede con más frecuencia que en el original, no sólo a la hora de presentar ciudades, sino también personajes o situaciones de especial importancia para hilar el argumento. Este dinamismo visual contrasta con la parquedad que muestran los combates a la hora de representar los ataques más poderosos del elenco de cada Pokémon. Los diseños de las criaturas vuelven a destacar por encima de cualquier otro elemento gráfico que se pueda destacar de la aventura, mientras que en el plano musical se mantienen prácticamente las mismas melodías que en el original, añadiendo algunas remezclas y, en general, un poco más de variedad. La representación de la pantalla inferior ha mejorado sustancialmente: ahora resulta más intuitiva y agradable a la vista. Los cambios de estaciones marcan el estilo visual de cada momento del año y, por ende, también de cada ciudad.

LO MEJOR

  • Un mundo renovado: más completo, variado y repleto de sorpresas.
  • Probablemente sea el juego que mejor exprime las capacidades técnicas de la portátil.
  • Las opciones en línea alargan indefinidamente la duración del título.
  • Un Pokédex mejorado con el que potencia el sentimiento de coleccionismo.

LO PEOR

  • El argumento está muy por debajo del original.
  • Los gimnasios renovados pierden parte del ingenio del cartucho original.

CONCLUSIÓN

La edición Blanco y Negro’fue catalogada por muchos –incluso desde estas mismas líneas- como la mejor entrega de Pokémon que había visto la luz. Su secuela sigue sus mismos pasos en cuanto a accesibilidad se refiere, con una mecánica que apenas varía respecto a lo visto en el pasado, centrando el grueso de los cambios en la transformación que sufre el mundo dos años después de los acontecimientos vividos en el original. Esta edición es técnicamente superior a sus hermanos mayores; ofrece nuevas perspectivas, ciudades modificadas y una exquisita mezcla entre el 2D y el 3D. El contenido se amplía gracias a la inclusión del Torneo Mundial Pokémon, que probablemente se convierta en el plato principal de los aficionados que ya han probado las mieles de Blanco y Negro. Nintendo se ha acordado de ellos ofreciendo detalles exclusivos para aquellos que importen su partida guardada, en uno de los muchos ejemplos que ilustran el cuidado y mimo con el que se ha tratado a esta edición.

Con pocos cambios en la mecánica el peso de las novedades recae sobre el Pokédex, que se renueva para beneplácito de los coleccionistas, así como en los retos que debemos superar para acceder al material oculto. B&N2 es el Pokémon más largo que podemos encontrar en el catálogo de Nintendo DS, también el más cuidado en todos los aspectos, salvo en uno: el argumento. Aunque corresponde a cada jugador decidir qué planteamiento emplea a la hora de afrontar su experiencia de juego (bien sea limitarse a capturar a todos los pokémon o a competir a través del multijugador), es innegable que la calidad de la trama palidece al ser comparada con la de su antecesor. Tampoco se pueden valorar positivamente todos los cambios que se han introducido, como bien demuestra el nuevo planteamiento de los gimnasios, en otro de los puntos que ha perdido fuelle. A esto hay que sumar la evidente pérdida del factor sorpresa que se suele dar en estos casos.

Taras al margen, Blanco y Negro 2 es hoy por hoy el Pokémon más completo y rico en contenido; el más accesible y visualmente agradable de todos. Cuesta creer que después de todo este tiempo Nintendo siga manteniendo con vida una franquicia que demuestra cómo sobrevivir en el mercado con esfuerzo, dedicación y saber hacer.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.