PES 2013 vs FIFA 13

Salva Fernàndez salbaFR

Pro Evolution Soccer y FIFA vuelven a la carga en una temporada importante, donde ambas franquicias muestran lo mejor de sí mismas. ¿Cuál es mejor? lo descubrimos.

La temporada futbolística en la industria de los videojuegos ya es una realidad. La semana pasada salía a la venta Pro Evolution Soccer 2013, la última iteración de Konami con su tan controvertido motor, y esta semana da el pistoletazo de salida FIFA 13, el gran rival de la mano de EA Sports que lleva las últimas temporadas llevándose en términos generales el gato al agua. Dos grandes competidores que luchan ante muchos factores. El primero de ellos, contra sus predecesores: Mejorar los errores del pasado, aportar novedades de interés e ideas que acerquen sus propuestas virtuales al mundo del fútbol real. El otro gran factor es que compiten entre ellos –de manera sana vistas las declaraciones de los dirigentes de EA- para llevarse el gato al agua. Y es que no es poco frecuente encontrar a gente que se pregunta: ¿PES o FIFA?

Vaya por delante dos afirmaciones importante a tener en cuenta. PES 2013 es el mejor Pro Evolution Soccer que ha salido en esta generación de consolas. FIFA 13 es el mejor FIFA que ha publicado EA en esta generación de consolas. Por lo tanto estamos ante las dos mejores propuestas futbolísticas de Konami y de EA en estos más de cinco años que llevan batallando en Xbox 360 y Playstation 3. Ambos, además, mejoran de manera clara a sus antecesores, sobre todo en el caso de Pro Evolution Soccer que da un paso al frente importante demostrando que además de ser el mejor PES, es un interesantísimo juego de fútbol.

Con este panorama, queda claro que los dos mejores contendientes posibles saltan al terreno de juego para verse las caras una vez más. El objetivo de este artículo es contraponer las virtudes y defectos de ambos juegos para aquellos indecisos que no sepan qué opción escoger. La verdad es que este año es difícil más que nunca decantarse por uno de los dos, aunque a pesar de ello nos mojaremos como debe ser. Eso sí, que quede clara una cosa: Quien pueda y sienta atracción por ambas propuestas –en muchas cosas complementarias- lo pasará en grande con ambos juegos.

Gráficos
Hay muchos elementos a tratar en lo que podemos ver a través de las dos propuestas futbolísticas. Empezando por PES 2013, nos encontramos con un juego que ofrece ambiente de fútbol desde el primer momento. Elementos como las celebraciones, las entradas a los campos, los finales de partidos o el espectacular formato de las repeticiones nos ofrecen una propuesta que respira deporte rey por los cuatro costados. Esta es una de sus mayores virtudes junto a la recreación facial de los jugadores. El estilo elegido es el clásico marca de la casa, tipo foto pegada a la cabeza de los jugadores. Una fórmula que es convincente en casi todos los casos de jugadores famosos porque recrea perfectamente su fisonomía. A eso se le añaden una gran variedad de cuerpos distintos según cada tipo de jugador. La recreación de los estadios es muy fiel en el caso de los licenciados (todos los de la liga BBVA) pero se sigue echando en falta un público más creíble.

En FIFA los elementos contextuales de los partidos, sobre todo celebraciones  de goles –a pesar de ser personalizadas-  y momentos en los que se consigue un título, son más apagadas, con menos calor e interacción entre los protagonistas. Además, la técnica para recrear a los jugadores conocidos es algo más costosa ya que no es tipo foto, pero se consiguen recreaciones faciales muy reconocibles y conseguidas en cada vez un mayor número de jugadores. Eso sí, esta técnica o está muy bien empleada o según qué cracks no se parecerán demasiado a sus homólogos verdaderos. A nivel de cuerpos, cierto es que no hay tanta variedad ni tipos como en PES, aunque a cambio tenemos campos bien recreados en comparación a los reales y un público algo más bien tratado, pero mejorable. Ambos juegos tienen sus cosas buenas y cosas mejorables en este sentido.

Motor de juego
Dentro del apartado técnico y más allá de los gráficos propiamente dichos, lo que vemos, la foto, tenemos el motor del juego de ambas propuestas. Es algo vital para poder recrear con acierto el fútbol real que vemos en televisión. Y aquí FIFA se lleva la palma por diversos motivos. Nos encontramos ante un título que cuenta con una gran variedad de animaciones de todo tipo: en carrera con o sin balón, en fintas cortas, en movimientos de desmarque, controles, remates, disparos… al gran compendio de animaciones de FIFA12 se le han añadido muchas más, haciendo que los jugadores fluyan por el campo de manera verosímil y dinámica, con transiciones bien hilvanadas gracias a la gran cantidad de movimientos de todo el cuerpo, de arriba abajo. 

Es uno de los principales problemas de PES 2013 en particular y de la serie de Konami en general en esta generación. A pesar de añadir movimientos y animaciones muy realistas –disparos a bote pronto, pisar el balón, mecánica de pases, etc.- el resultado final es irregular en este sentido debido al anquilosado motor de juego: Todavía se ofrecen giros y animaciones robóticas y lentas en según qué movimientos bruscos, así como movimientos que se arrastran del pasado y que quedan irreales, como pases o disparos con la puntera y la sensación de ‘ocho direcciones’ que todavía no se ha sacado de encima el control de los jugadores.

A todo ello hace falta destacar el motor de impactos de FIFA 13, muy mejorado respecto a la anterior entrega y un añadido decisivo en la verosimilitud de los partidos. Jugadores que bregan, que cubren el balón, que se lanzan en segada y notan el peso y cuerpo de las piernas del rival. Sin bugs y con un acabado impecable que se añade a las bondades generales en términos de animaciones y recreación de jugadores. En el caso de PES, hay físicas de choques a un buen nivel y otras que deberían mejorarse ya que hay muchos impactos al robar el balón –sobre todo las que no son segadas- que vienen de épocas pasadas. A cambio, siguiendo con el motor, PES ofrece un Player ID que permite recrear movimientos de jugadores franquicia con mucho acierto, algo que no es tan evidente en los cracks en FIFA 13 entre otras cosas porque en PES se entremezclan animaciones y elementos con muchos contrastes. FIFA 13 en apartado técnico, por el motor y animaciones, está por delante en términos generales.

Sonido
El sonido ambiente de los campos en ambos juegos varía según la nacionalidad y campo en el que estemos jugando. En general acompaña bien tanto en el ambiente durante las jugadas como en los cambios cuando hay griterío por un gol, por ejemplo. Eso sí, hay detalles que no acaban de gustar en ambos juegos como por ejemplo escuchar cánticos pasados de moda en lugares donde no toca (uno de los cánticos para la liga española aunque juegue un Zaragoza-Levante es “eo eo eo, esto es un chorreo” que protagonizó un fugaz y olvidable ex presidente del Real Madrid). 

 Junto a ellos tenemos a los comentaristas, cuatro cracks de las ondas radiofónicas: Carlos Martínez y Maldini en PES y Paco González y Manolo Lama en FIFA. Esto ya puede ir por gustos, pero en los partidos de PES Carlos Martínez ofrece una narración muy Plus, llena de gritos y grandes exclamaciones, mientras que el tándem de FIFA no tiene tanta pasión pero es más equilibrado. De hecho, PES desaprovecha muchísimo la figura de Maldini, experto en fútbol internacional que aporta comentarios complementarios que no se asemejan a lo que hace en la vida real. La figura de Antonio Ruiz a pie de campo en FIFA o los EA Match Day, comentar cosas que suceden en otros partidos que se juegan a la par del nuestro, da más variedad a los comentarios del juego de EA.

A nivel de banda sonora, la famosa ‘Trax’ de FIFA ha sido siempre destacada por la gran variedad de géneros y grupos semi-desconocidos que se pueden dar a conocer. 40 canciones en total con melodías muy transversales sin extremismos: sin gustarnos un género puede gustarnos ese tema. Es una de las bazas que juega la serie de EA y que pasa por delante de la propuesta más limitada de Konami. PES 2013 cuenta con menos de diez canciones de estilos diversos, alegres y también agradables a los oídos. Pero se hacen pocas sobre todo porque rotan muy a menudo y la sensación es que se está escuchando siempre lo mismo. Como añadido, tiene melodías clásicas de juegos históricos de Konami como Castlevania o Goemon.

Modos de juego y licencias
Ambos títulos hacen una apuesta clara por ofrecer variadas modalidades de juego tanto a nivel offline como a nivel online. Las dos grandes virtudes de ambos títulos están en sus modos Master/Carrera y Ser leyenda. Cada uno ofrece diversas particularidades: PES tiene puntos de entrenamiento, artículos y botas que potencian habilidades concretas de los jugadores y las licencias de la Champions o la Libertadores para competir en estos campeonatos, ganar títulos a nivel personal y de club, etc. Por el contrario, FIFA 13 cuenta con un modo carrera que ha añadido elementos importantes en pos de hacerlo el más completo posible: poder llevar selecciones nacionales, reequilibrio del sistema de fichajes, jugar Competición Europea la primera temporada, usar jugadores para abaratar la contratación de otros jugadores y por supuesto poder cambiar de equipo y de aventura a medida que avanzamos en nuestra carrera, algo que no lo permite PES. En ser leyenda, una propuesta similar en ambos casos, con la integración de selecciones y competiciones internacionales en FIFA que ya tenía PES.

PES apuesta por Champions y Libertadores como dos modalidades a tener en cuenta, sobre todo la segunda ya que es el único lugar donde podemos jugar con 38 equipos de Sudamérica licenciados. Un modo entrenamiento similar a un tutorial para ver las novedades, campeonatos internacionales con selecciones de cada continente y los amistosos completan la oferta offline. En FIFA, su grandeza radica en la gran cantidad de ligas y copas que podemos jugar (30 en total contando segundas divisiones), entre ellas las principales competiciones de Europa y novedades como la liga árabe. Es un detalle que se ha suprimido en PES, poder hacer ligas de las competiciones que tienen. Además el nuevo modo habilidades ofrece desafíos de todo tipo a los jugadores y se completa con los amistosos, desafíos semanales (remontar un partido en contra a cinco minutos del final como hizo el Atleti hace una jornada, por ejemplo), partidos en directo y partidos de la semana que emula el calendario oficial de sus ligas licenciadas. Modalidades similares, aunque en mayor cantidad en FIFA gracias a las licencias de las que dispone, superior a la propuesta de PES donde destaca por la Libertadores y el error de no poder mezclarlos con europeos y que tenemos la BBVA licenciada completa con equipos, escudos y estadios.

A nivel online, la oferta de PES 2013 es sólida gracias a la liga master online, donde vamos haciendo nuestro equipo a medida contra otros conjuntos, partidas igualadas y personalizadas según nuestros criterios y un sistema de comunidad que pretende poco a poco generar feedback entre distintos jugadores. No se necesita más, aunque es cierto que FIFA tiene una propuesta más amplia en número de modos. Las partidas igualadas vuelven a centrarse en el modo temporada: diez jornadas para ganar puntos, subir de categoría, sumar títulos y copas, etc. Una modalidad que se ha ampliado a 2vs2. Este sistema, un éxit de FIFA 12, se traspasa al Ultimate Team donde los jugadores ganan recompensas, compran potenciadores, mejoran jugadores, etc. De manera más arcade y divertida mientras gestionan su equipo. Arena para apuestas por dinero y puntos, amistosos personalizados, crear ligas, y sobre todo el modo Club, donde podemos jugar hasta once contra once en formato también temporadas, es un abanico de posibilidades enorme. La gran gracia de los 11vs11 es que ahí no hay IA ninguna. Ambas propuestas traen consigo pase online para disfrutar del juego en línea, algo que FIFA ya tenía y a lo que se ha sumado PES.

En cuanto a licencias, añadir a lo ya comentado por encima que PES cuenta con la totalidad de la liga española, con 38 equipos de la Copa Libertadores y estas ligas licenciadas: Brasil, Holanda, Serie A y Liga Francesa. Además cuenta con diversos equipos del resto de Europa como tres rusos, el Bayern Múnic y otros que se añaden posteriormente como el Shalke 04. También tiene la licencia de la Champions, pero no así de todos los equipos que participan en la edición de este año. De Inglaterra solo está el Manchester United, siendo los demás inventados. Destaca por más de ochenta selecciones –no todas licenciadas- de todo el mundo. Al otro lado, FIFA 13 cuenta con treinta ligas de todo el mundo como Inglesa y sus tres divisiones inferiores, escocesa, española, italiana, alemana, francesa, holandesa, rusa, árabe, polaca, sueca, brasileña y otras más. A cambio tiene más de cuarenta selecciones, casi todas las importantes aunque se echan en falta algunas africanas y asiáticas como la de Japón.

Novedades jugables
Ambos juegos han hecho una apuesta importante por ofrecer novedades jugables interesantes, siendo seguramente Pro Evolution Soccer quien más ha hecho en parte porque era quien más necesitaba. La obra de Konami apuesta por la defensa táctica que estrenó FIFA 12 la temporada pasada, cambiando los mecanismos de defensa centralizándolo con un botón de contención. Otro factor decisivo en las novedades es la posibilidad de usar pases y disparos manuales pulsando un gatillo, de manera que no es necesario elegir entre asistido o manual. Junto a estos dos elementos se han introducido nuevos controles, sombreros, el movimiento de la croqueta, cambios en el desplazamiento de balón con dos estados distintos, nuevos tiros a lo folha seca o autopases y intento de caño. Muchas herramientas nuevas que funcionan perfectas, y que son el gran atractivo jugable de esta entrega.

En FIFA las novedades jugables son tres principalmente. La primera es la dotación de un mayor control del jugador con stick izquierdo, de regate corto. Junto a ello se ha añadido una IA ofensiva inteligente en nuestro equipo para que los laterales suban, los extremos se vayan sin decirles nada, los mediapuntas caigan a banda, el centrocampista rompa la marca o el delantero aguante el fuera de juego. Mucha variedad de situaciones y nuevas posibilidades en ataque gracias a esto. Por último, el control al primer toque se ha mejorado dándole más verosimilitud. Ahora dependemos de la habilidad del jugador, movimiento a hacer, si está o no marcado, etc. Ofreciendo un escenario de nuevas fortalezas y también contratiempos si no lo hacemos bien. El paso más importante en novedades respecto la anterior edición es en este caso de PES, ya que FIFA debía pulir menos cosas.

Jugabilidad
Es seguramente el apartado más importante de cualquier juego de fútbol y es, también, el más reñido que tenemos ante nosotros en esta comparativa entre PES y FIFA. Ambos son juegos excelentes en su propuesta futbolística, esta es una afirmación que debe ir por delante de todo. De hecho, muchos de los que hemos caído en las redes de ambos juegos desearíamos mezclar elementos de unos y otros para conseguir el juego de fútbol definitivo. PES ofrece un ritmo de juego muy acertado, dinámico e interesante desde que empieza a rodar el balón. La gran variedad de elementos que hemos comentado como novedades hacen que tengamos herramientas de todo tipo para poder personalizar pases y disparos, para zafarnos de nuestros rivales con nuevos movimientos. Todo ello aliñado con elementos básicos como pases en profundidad, paredes con desmarques personalizados y una gran variedad de disparos. En su caso, los porteros todavía tienen algunos fallos que nos desesperarán, pero son muchos menos. Cuenta con una treintena de regates que se pueden automatizar, acercándose a FIFA en este aspecto.

Por su parte, FIFA tiene una gran personalización de controles desde asistido a manual total para pases, centros, disparos… cualquier cosa a nuestro gusto. El ritmo de partido es bueno, aunque ha subido un punto respecto a la anterior entrega, y los nuevos desmarques inteligentes o las herramientas en defensa nos permiten tener un control casi total de todo lo que hace o deshace nuestro equipo por primera vez en un juego de fútbol. Paredes, pases mucho menos asistidos y más fallones, otros por alto y una altísima variedad de regates con stick derecho son sus bazas, a las que se ha añadido la posibilidad del regate corto que ya estaba en FIFA12 junto al control del balón pisándolo como en FIFA Street.

A nivel de IA de CPU, ambos juegos cuentan con unos rivales en dificultades elevadas que son excesivamente tramposos, aunque seguramente FIFA se lleva la palma en este sentido. Jugadores que corren y se avanzan a nuestros movimientos de manera mágica, exquisita precisión en disparos y jugadas totalmente imparables… la CPU no es realista en máxima dificultad en ninguno de los dos juegos, ni tampoco recrea los estilos de juego de cada equipo. Los árbitros va dependiendo. Discutiremos algunas jugadas absurdas, aunque en FIFA es algo más moldeable a la hora de poder escoger entre una veintena de árbitros y sus propias particularidades. Ni así siempre estaremos satisfechos.

Realismo
Queda claro que ambos tienen decenas de herramientas para controlar y dominar nuestro equipo y los partidos, pero… ¿cómo va de realismo? También se reparten virtudes y defectos. Pro Evolution Soccer siempre ha tenido como santo y seña de su jugabilidad el tema de la aleatoriedad de situaciones. Rebotes, un balón que reacciona por sorpresa a según que momentos. Esto se mantiene inalterable gracias a un balón que tiene una física muy realista sobre todo por los aires, algo menos cuando va a ras de suelo, pero que en términos generales sigue siendo santo y seña de la franquicia. La sensación, en definitiva, que todo puede pasar cuando juegas a PES se mantiene plenamente vigente en esta entrega, con multitud de situaciones que acabarán de manera distinta aunque se inicien igual y muchas sorpresas que le dan esa sensación de sorpresa a cada partido que jugamos.

En FIFA, parafraseando al reportaje de hace un año, todo lo que se ve tiene pinta de ser real. Animaciones, movimientos y elementos ya comentados que dan realidad. Pero hay más.El balón de FIFA 13 ha ganado en imprevisibilidad, es mucho más independiente de los jugadores que lo controlan, conducen o los que van a por él. Tiene más vida propia, y eso se traduce en muchos más rebotes,  pérdidas de balones, pases que no van donde queremos. Si a todo esto añadimos el sistema de controles al primer toque, el resultado es que FIFA 13 ha ganado en mucha variedad de situaciones por la imprevisibilidad del balón. Un balón que a nivel de física es impecable a ras de suelo, con pases y conducciones con él, y que todavía puede mejorar en disparos de calidad, centros al área y alguna que otra mecánica. Se podría decir que en cuanto a balón, un juego tiene lo que no tiene el otro y viceversa, aunque en términos generales la recreación es más que destacada en ambos casos. Por motivos distintos.

¿Qué jugabilidad es mejor? Es una pregunta que casi puede quedar en empate técnico (de hecho, ambos juegos tienen un 9 en este apartado en sus respectivos análisis), algo que seguramente no gusta a detractores de cualquiera de los dos bandos. Es cierto que FIFA 13 tiene un acabado mucho más pulido en términos generales (fluidez, animaciones, equilibrio y control en general del equipo), pero es tan cierto como que PES 2013 ha dado pasos de gigante en herramientas que son muy útiles para tener mayor control de los partidos y realizar muchas más acciones. Además, PES no ha perdido la aleatoriedad de situaciones que sigue haciendo de sus partidos algo imprevisible y emocionante. Aunque pese al otro lado de la balanza el poco pulimiento del motor y sus hazañas en medio de elementos brillantes que se han añadido en esta entrega.

Por último queda hablar de la diversión que pueden otorgar los dos juegos, algo que es muy personal –como muchos otros elementos que hemos mencionado, cierto- y que depende de la mecánica de juego que nos interese más. Es cierto que ambos juegos a pesar de recrear el deporte rey son bastante distintos en desarrollo de partidos y en herramientas, por lo que cada uno debe decidir qué propuesta es más divertida. La principal novedad respecto al año pasado es que no hay grandes ‘peros’ en PES. Se puede criticar lo que ya se ha hecho, sí, aunque eso no será suficiente para consagrar esta entrega como una gran propuesta futbolística. FIFA 13 va de cara, con una propuesta muy clara construida en las últimas tres entregas.

Conclusión
Pro Evolution Soccer 2013 y FIFA 13 son dos grandes propuestas futbolísticas para esta temporada, las dos mejores en sus respectivas franquicias. Lo más fácil sería decir que ambas merecen el trono, pero como nos toca mojarnos diremos que FIFA 13 sigue algo por delante a nivel de producto respecto PES 13. Lo elegimos por haber pulido un juego sólido y atrevido como FIFA 12 y añadir elementos que hacen que tengamos el control total de unos partidos más reales e imprevisibles. Pero sobre todo porque FIFA 13 tiene detrás de sí una cantidad de licencias, modalidades en línea y fuera de ella, apartado técnico y elementos complementarios como el audio que hacen que todavía sea más atractiva la ya de por sí excelencia futbolística que muestra sobre el césped. 

PES 2013 se queda cerca, y es un juego ideal para esos ex jugadores de la saga de Konami que la abandonaron por el resultado de las entregas anteriores y que todavía no se han encontrado a gusto con la fórmula FIFA; con esta premisa, esta entrega es ideal para reconciliarse. A nivel de jugabilidad son propuestas distintas, para nosotros ambas excelentes aunque en el juego de Konami haya elementos todavía por pulir, algo que sumado a limitaciones técnicas –que afectan jugablemente también- y de modalidades/licencias hacen que sea un producto en términos generales algo por debajo. Con el Fox Engine el próximo curso todo esto puede cambiar radicalmente. Una vez ya cambió, así que la “final” promete ser todavía más igualada.

PES 2013

PES 2013 mejorará el sistema de disparos de los jugadores, ofrecerá un control más profundo para los porteros y se centrará en las habilidades personales de los jugadores estrella.

PES 2013