Nihilumbra
Nihilumbra
Carátula de Nihilumbra

Nihilumbra

Cristian Ciuraneta

Un viaje hacia lo desconocido; Nihilumbra nos sumergirá en un mundo de luz y oscuridad, donde Born –un ser creado de la nada– intenta encontrarse a sí mismo. El vacío nos perseguirá mientras aprendemos a usar los colores a nuestro alrededor. Una odisea mágica que causará un impacto emocional a todos aquellos que se dejen llevar por su enigmática propuesta.

Hace pocos meses muchos de nosotros tuvimos la oportunidad de disfrutar de una experiencia única y muy personal con un título exclusivo de PlayStation 3; Journey llegaba a la PlayStation Store como una novedosa propuesta donde las emociones se hacían con todo el protagonismo. Nihilumbra pretende conseguir algo similar en nuestros dispositivos iOS. El nuevo título de Beautifun Games nos cuenta la historia de una criatura, Born, nacida del vacío y que trata de escapar de él. Tras nuestros pasos está la amenaza, la nada, la oscuridad que reclama lo que es suyo. A partir de aquí, se nos presenta una atractiva combinación de plataformas y rompecabezas que nos hará vivir experiencias únicas en un videojuego, todo con un estilo muy personal que no dejará indiferente a nadie.

Los controles son también particulares; para desplazar a Born utilizaremos una barra virtual –dibujada a mano– situada en la esquina derecha inferior de la pantalla por la que desplazaremos nuestro dedo de lado a lado. También podemos optar por un control totalmente gestual aprovechando el acelerómetro de nuestro dispositivo, pero el resultado no es tan preciso como la opción por defecto, es decir, el control táctil. En la esquina opuesta encontramos el botón de salto, que permitirá a nuestro oscuro protagonista dar pequeños brincos por la pantalla. En cada mundo tendremos a nuestra disposición uno de los cinco colores mágicos disponibles que nos ayudarán a escapar de la nada que nos seguirá durante toda nuestra odisea.

Un color, una habilidad
El color del hielo nos otorgará la posibilidad de correr más rápido y superar grandes abismos, así como deslizar las cajas más pesadas que Born no podría empujar por sí mismo. El color verde, por ejemplo, nos permitirá rebotar a gran altura. Sin entrar en muchos más detalles de los poderes de los colores –que tienen que ver con la propia historia del juego– también daremos con algunos que nos permitirán atacar de varias maneras. El ritmo de juego es bastante pausado y no nos pondrá en muchos aprietos; los rompecabezas que iremos encontrando nos retarán a superar un obstáculo determinado o eliminar algún enemigo. Unos checkpoints bien distribuidos nos permitirán disfrutar de la aventura sin muchas dificultades.

Al final de cada mundo deberemos hacer frente a nuestro enemigo más temido, la nada, en intensas secciones en las que deberemos movernos rápido y actuar con decisión. Es durante estos momentos cuando los controles táctiles nos ponen las cosas más difíciles, puesto que responderán con algo de lentitud. Además, el icono de la magia, situado en la esquina superior derecha, queda demasiado lejos de los controles básicos, con lo que perdemos mucho tiempo desplazando el dedo de una esquina a otra, especialmente en la gran pantalla del iPad. En este caso, sería preciso contar con algún otro tipo de interfaz que favoreciera al jugador sin complicar tanto su manejo. La curva de dificultad está bien equilibrada aunque en el último mundo todo se complica exponencialmente.

Una historia etérea
Born es un personaje bien peculiar; se siente confundido, no sabe la razón por la que ha sido creado. Sólo sabe que la nada lo reclama y debe huir de ella cueste lo que cueste. Aunque pagará un gran precio por ello, puesto que condenará la tierra allí por donde pase tratando de escapar de su oscuro y vacío destino. El argumento se nos va narrando mediante textos muy bien escritos, casi poéticos, completamente en castellano. Tanto es así, que en muchas ocasiones nos emocionaremos sin remedio. Aunque la ambigüedad de su historia nos permitirá interpretar los acontecimientos a nuestra manera. Todo el conjunto visual y sonoro ayuda a que el jugador se vea inmerso en un mundo de sensaciones. No resulta muy espectacular ni recurre a grandes alardes tecnológicos, pero muestra un entorno muy atractivo más propio de un lienzo que de un videojuego.

Tanto la banda sonora –compuesta por Álvaro Lafuente– como los efectos de sonido quedan en un lugar secundario; sin ser para nada desafortunados, ayudan a que el jugador se meta todavía más en la historia, pero no resultan tan brillantes como el resto de apartados. Eso sí, se recomienda el uso de auriculares para disfrutar completamente de todos sus matices. Con todo, la ambientación de Nihilumbra es genial, sin duda, uno de sus mayores logros. La longevidad del título es bastante alta, puesto que completar la historia nos llevará unas diez horas; además, al final descubriremos una gran sorpresa, algo que nos animará a rejugarlo de nuevo. Eso sí, para algunos puede resultar algo monótono.

LO MEJOR

  • Diseño artístico muy trabajado
  • Buena combinación de plataformas y rompecabezas
  • Los controles táctiles responden con garantías...

LO PEOR

  • ...Aunque en contadas ocasiones resultan algo imprecisos
  • Apartado sonoro algo por debajo de la media
  • Puede hacerse algo monótono

CONCLUSIÓN

Nihilumbra es toda una experiencia para los sentidos plasmada en un interesante videojuego; se nota el mimo y el detalle aplicado en todos y cada uno de sus aspectos, desde un guión y una narrativa excelentes hasta un apartado gráfico que, a pesar de no resultar espectacular, muestra un mundo fantástico, más propio de un cuadro expresionista que de un videojuego. La jugabilidad táctil está muy conseguida a pesar de que nos pondrá en serios aprietos en momentos puntuales. Por lo demás, Nihilumbra viene a cubrir ese tipo de juegos que empezamos a ver en otras plataformas y que iOS quiere tener también entre su catálogo. Ya podemos descargar el juego en la AppStore a un precio más que interesante de 2,39 euros, una cantidad más que ajustada por todo el contenido y las experiencias que ofrece el mundo de Nihilumbra. ¡Corred o la nada acabará con todos nosotros!

7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.