Soul Sacrifice, Impresiones E3

Se le reconoce como el creador de Megaman, pero Keiji Inafune fue además una de las figuras claves de Capcom durante las dos últimas décadas. Ahora, desde la independencia, prepara una aventura de acción donde los sacrificios son el eje sobre el que orbita la jugabilidad. Soul Sacrifice, una exclusiva para PlayStation Vita que quizá aún no conocías... y que, a buen seguro, merece tu atención.

Nota: Actualizamos nuestro primer avance de Soul Sacrifice con esta videoentrevista a su director, Keiji Inafune, grabada en el E3 2012.

Si creíais que el anuncio de God of War Ascension iba a ser el único relacionado con aventuras de acción destinadas a un público adulto, estabais muy equivocados. Desde Marvelous AQL y Sony Computer Entetainment Japan (SCEJ) preparan el que está llamado a ser uno de los títulos más interesantes para PlayStation Vita este año y tiene como director creativo nada menos que a una de las figuras niponas más importantes del sector, en el punto de mira desde hace más de veinte años: Keiji Inafune. Para los nuevos, decir que se trata del creador de Megaman (aunque él insiste en un mérito compartido con su 'maestro' en Capcom) así como productor de algunas de las series más reconocidas de la firma, como la tristemente desaparecida franquicia Onimusha, que tantos buenos momentos nos dejó la pasada generación, o Dead Rising, en ésta. Soul Sacrifice sin embargo no tiene nada que ver con Capcom sino que es uno de los frutos que ha dado la independencia creativa de Inafune tras el abandonó de la compañía en 2010.

Después de una semana de pistas y detalles sueltos a modo de campaña de marketing viral, Soul Sacrifice fue presentado ayer mismo en Japón. El evento, llevado a cabo por Sony, sirvió para conocer numerosos detalles del título entre los que se incluyen su propio concepto o la mecánica de juego, al tiempo que permitió a Inafune aclarar cómo se ha llegado a él. En sus propias palabras, "tras salir de Capcom estuve pensando en varias ideas, y esta resultó ser una que funcionaba bien con Vita, así que hablé con Sony." El proyecto, más cercano en tono a God of War (brutalidad como base, gore, acción sin tregua) que a otras aventuras de acción tradicionales sacará provecho de las funcionalidades exclusivas de la plataforma aunque por ahora no se han aclarado. Lo que si se sabe es que, como poco, sacará provecho del sistema a nivel técnico presentando gigantescos enemigos en pantalla y a juzgar por el material mostrado, combates a toda velocidad en el que se verán involucrados varios personajes. Pero antes de llegar a eso, ¿en qué consistirá?

 

"Fantasía real"
Para Inafune, "el concepto es la parte más importante del juego. Si (el concepto) es bueno, el 80% del juego lo será. Así de importante es." Partiendo de esta premisa se explicó el término 'True Fantasy' que en torno al que girará Soul Sacrifice: "True" (verdadero, real) parte de la idea de hacer sacrificios a modo de pagos. Si se quiere poder, hay que sacrificar algo a cabio para obtenerlo, encontrando un ejemplo en lo que cada uno experimenta a diario en su vida real: si quieres comer algo bueno, tienes que pagar más por ello. Por otro lado el "Sacrifice" del título queda pues aclarado de la siguiente forma: todo lo que se hace en la aventura tiene que ver con sacrificios que lleva a cabo el protagonista, que podrá ser moldeado por el jugador mediante un editor antes de iniciar la historia. Lo que no variará será su profesión: un hechicero. Ni la forma en que usa sus poderes: 'sacrificando' miembros en pos de realizar la magia.

La excusa argumental es la de un hombre que se ve recluido en una celda: nosotros mismos. Curiosamente dentro encuentra un diario escrito por un malvado hechicero que permite al lector ser transportado dentro de sus páginas, haciéndole vivir las historias que se recogen en sus páginas. Asumiremos así el rol de este hechicero y seremos parte de las batallas en las que se ve envuelto, generalmente contra criaturas monstruosas que, antaño, fueron humanos que acabaron convertidos en deformidades por el abuso de la magia. Según se ha explicado cada escenario formado con las descripciones del libro es producto del deseo humano y la única forma de sobrevivir a ellos ir más lejos de lo habitual: no sólo recibir, también dar. En este caso nuestros propios miembros a modo de regentes para poder ejecutar la magia. El concepto pasa así por un sacrificio total y absoluto que derivará en la deshumanización de nuestro héroe a medida que pierde su forma básica.

El propio cuerpo como arma
Espadas, hachas, guadañas, cadenas... son algunas de las armas tradicionales de las aventuras de acción. En este caso controlamos a un títere manejado por el citado hechicero y para enfrentarnos a los enemigos tendremos que usar magia, dando a cambio partes de nuestro cuerpo para llevarla a cabo. Según la presentación habrá hasta posibilidad de llevar seis equipadas en todo momento, asignadas a los botones Triángulo, Cuadrado y Círculo, permitiéndosenos cambiar a un segundo set con el botón R. Al usar este particular regente se elimina la barra tradicional de puntos de magia (MP en inglés -Magic Points-) y algunas de las posibilidades que se conocen por ahora tienen nombre propio y descripción sobre su uso. Está por ejemplo Excalibur, nombre que rápidamente asociamos a la famosa espada de las leyendas artúricas.

En Soul Sacrifice, Excalibur es la acción que permite al protagonista meterse la mano en la garganta y arrancarse la espina dorsal... para usarla como espada. Puede verse en el segundo teaser (que podéis ver al principio del texto) y aunque se desconoce su capacidad para hacer daño a los enemigos, curiosamente no impide al personaje seguir recto tras llevar a cabo la atrocidad. Gleipnir, por otra parte, es una acción que requiere cotarse los cinco dedos para dar un puñetazo con los huesos extendidos. Los ojos también pueden retirarse para usarlos a modo de lanzador de rayos mágicos. El nombre de la acción es Gorgon, pero no es nada comparado con Gungnir: los huesos y los nervios salen del cuerpo para atacar a todo lo que rodea al cuerpo. El último hechizo conocido es Salamander, que quema una parte del cuerpo del protagonista (o todo, dependiendo de la vida erstante) a condición de hacer daño elemental sobre el enemigo. Otra de las habilidades será la de usar la sangre a modo de balas, lanzando gotas en estado sólido que impactan contra los monstruos.

"Vivir o morir, tu eliges"
Si además de todo esto sumamos la posibilidad de tomar decisiones, el concepto de Soul Sacrifice se enriquece. Según se ha dado a conocer, después de vencer a un enemigo (tanto los estándar como los propios jefes) tendremos la posibilidad de elegir si queremos sacrificarlos o revivirlos/ayudarlos. En la demo que se llevó a cabo en la presentación los jugadores optaron por el sacrificio de un cerbero, el monstruo al que se enfrentaban, absorbiendo su energía en este caso. Se desconoce qué ocurrirá en caso de decidir no sacrificarlo, por lo que habrá que esperar a próximos contactos. Al respecto de esta característica concreta del juego, Inafune explicaba cómo "no quería que los jugadores tuvieran una sensación de relax tras derrotar al enemigo, sino en dejarles pensando qué hacer después de vencerle.". A lo largo del texto hemos usado repetidas veces el plural al referirnos a "jugadores". Y es que Soul Sacrifice, aunque podrá jugarse en solitario, está centrándose en la experiencia multijugador.

En concreto serán hasta cuatro personas las que podrán disfrutar de la aventura. En la presentación, la demo mostraba inicialmente a un jugador a punto de morir atacando al citado cerbero. En este momento utilizaba el hechizo Salamander, lo que le convertía en una llama de fuego de gran tamaño a costa de su propia vida, dando paso a la aparición de los demás jugadores, que debían acabar con el monstruo ayudados por la llama del cuarto en discordia. Aparentemente estas acciones serán habituales e Inafune no quiere limitarlas a partidas locales, "está planeado para tener multijugador adhoc y por infraestructura (...) sólo Ad-hoc no es suficiente, especialmente si quieres llegar más allá de Japon," explicaba, confirmando eso sí que de momento no se ha decidido que el título vaya a salir de su país de origen. La elección de Vita vino en parte por esta característica, pero como mencionábamos anteriormente Inafune ha prometido que se sacará provecho de otras funcionalidades de la portátil más allá de esta orientación al multijugador.

¿Suena bien? Pues aún hay más
Keiji Inafune no está solo en esta empresa. Con los equipos de Marvelous AQL y SCEJ desarrollándolo, otras tareas de suma importancia recaen en otras personalidades importantes del sector, como la música. Yasunori Mitsuda (Chrono Trigger) y Wataru Hokoyama (Resident Evil 5) son los responsables principales de este apartado y según explicaron en la presentación, aún están trabajando en las partituras, adelantando que habrá temas para reforzar la epicidad, que incluirán orquestaciones completas y hasta coros. Soul Sacrifice ha salido de la nada pero cuenta con suficientes elementos de interés como para tenerle puesto el ojo encima: gente de renombre tras él, un concepto interesante y la promesa de sacar partido de la plataforma para la que ha sido concebido. Actualmente se encuentra al 50% de su desarrollo y se espera para "invierno" en Japón. La fecha es ambigua porque la palabra puede significar que llegaría a primeros de 2013 aunque, según el propio creativo, el objetivo es lanzarlo este mismo año. Veremos en qué queda todo.

Soul Sacrifice

Magos y batallas cooperativas llegan a PlayStation Vita. Soul Sacrifice es un juego de acción y fantasía oscura protagonizado por un brujo con poderes mágicos y una espada, que hará frente a toda clase de monstruos, dragones, ogros y demás criaturas de la fantasía oscura.

Soul Sacrifice