Watch Dogs

Ubisoft nos tenía reservada una sorpresa para el final de su conferencia, Watch Dogs. Una organización secreta lucha contra el control de las compañías sobre la vida de los ciudadanos a través de un sistema operativo global capaz de gestionar ciudades completas. Todos está conectado.

En un E3 donde casi todo se conoce de antemano, es refrescante encontrarse no sólo con anuncios inesperados, sino de franquicias completamente nuevas. Seguramente por eso Ubisoft decididó dejar Watch Dogs como el cierre de su conferencia de este E3 2012, levantando una gran expectación por ello. Un misterioso vídeo minutos antes de dar a conocer el juego abría la especulación sobre qué nos tendría preparado la compañía gala, y difícilmente podríamos haber intuido por dónde iban los tiros. Finalmente nos hemos encontrado con un sandbox semifuturista, situado en una realidad alternativa a nuestro tiempo con una tecnología que seguramente sería posible hoy en día, pero que por suerte aún no es real. El origen de la trama se sitúa en el famoso apagón de 2003 que sumió el noreste de Estados Unidos en el caos, incluyendo la ciudad de Nueva York. El juego atribuye el hecho a un ficticio empleado llamado Raymond Kenney, quien desató un virus y huyó para no volver a ser visto. Diez años después, la tecnología ha avanzado tanto que existen ciudades completamente gestionadas por ordenadores a través de un Sistema Operativo Central (ctOS), el cual maneja desde las líneas de metro o la distribución de electricidad, a las cámaras de seguridad. El peligro radica en que quien se encuentra de detrás de dicho sistema son las corporaciones, capaces de controlar y conocer hasta el más mínimo detalle de cada individuo, vigilando todos los aspectos de su vida.

El lema del juego es claro: todo está conectado y no puedes escapar a ese control. Formas parte de una gran red. Pero un grupo de espías pretenden acabar con ctOS y con el poder de las corporaciones, y para ello tendrán que colaborar en lo que promete ser un guión coral. Todo apunta a que diversas acciones podrán ocurrir al mismo tiempo y que cada gente continuará el trabajo allá donde lo deje su compañero. Los objetivos concretos o quiénes forman de esta organización no son aún conocidos, pero sí sabemos que han demostrado el riesgo que supone un ctOS. El protagonista de la fase de la demo puede acceder al sistema en cualquier momento y realizar acciones como cambiar el funcionamiento de los semáforos, desactivar la señal de los teléfonos móviles, afectar a la circulación de trenes e incluso abrir un puente levadizo, como se ve en la escena final de la escapada. Ubisoft ha tenido la precaución de ocultar algunas de las opciones en el menú, pero parece claro que ésa será una de las herramientas clave para avanzar. A través de lo que parecen pequeños puzles, hemos de ajustar nuestras acciones al tiempo justo para que ocurran los eventos que nos permitirán cumplir nuestra misión. Otro de los detalles que en absoluto ha pasado desapercibido es la posibilidad de estudiar el historial de cualquiera a nuestro alrededor, de forma que podamos dar con un determinado objetivo. Resulta escalofriante el hecho de que alguien pueda averiguar de un vistazo si hemos cometido algún delito o si estamos infectados por el virus del SIDA.

La acción responde a lo que cabría esperar en un juego de acción en tercera persona de ese tipo, mezclando armas de fuego con posibilidad de ataque cuerpo a cuerpo. La movilidad del personaje es significativa, corriendo y ocultándosealrededor de los coches o saltando por encima de ellos, en escenariosque evitan la linealidad.El sistema de cobertura, aunque igualmenteresponde a un estándar del género, funciona a la perfección. Por otro lado, nos hemos quedado boquiabiertos con el tiempo bala a lo Max Payne, especialmente en el escenario que hemos visto. Ver cómo la pantalla se desenfoca o cómo bajo la lluvia cada gota se detiene individualmente al tiempo que vaciamos el cargador de nuestra arma, resulta sencillamente espectacular. Como siempre ocurre con este tipo de demostraciones, hay que fijarse mucho en lo que nos quieren dar a entender los desarrolladores, y el hecho de que justo al final tuviéramos ocasión de coger un vehículo y salir huyendo nos deja una pista clara sobre la variedad de acciones que presumiblemente podremos realizar. La recreación de la ciudad donde tiene lugar Watch Dogs nos ha dejado impresionados. Multitud de personajes que no están ahí de forma aleatoria, entornos plagados de detalles, una iluminación magistral... en definitiva, la potencia de Assassin's Creed empleada para recrear una megápolis moderna. El icono en la esquina inferior derecha nos invita a pensar que habrá cierta libertad de movimiento por el mapeado y que no nos veremos obligados a ir de misión en misión con desplazamientos restringidos. Este primer acercamiento a la nueva licencia de Ubisoft nos ha dejado muy buen sabor de boca, con una ambientación magnífica y, por lo poco que se ha visto hasta el momento, una intrigante trama llena de diálogos plagados de humor negro. Todo un thriller de acción del que, por desgracia, aún nos falta para conocer cuestiones como la fecha de salida o el verdadero potencial del mecanismo del hackeo del ctSO. Sin duda uno de los títulos revelación de este recién iniciado E3 2012 al que habrá que seguirle de cerca la pista.

Watch Dogs

  • Nintendo Wii U
  • Xbox 360
  • PlayStation 3
  • PC
  • Xbox One
  • PlayStation 4
  • Acción

Watch Dogs es un videojuego de acción de estilo sandbox desarrollado por Ubisoft para PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One, Wii U y PC que se desarrolla en una realidad paralela donde hay una ciudad gestionada totalmente por un sistema global bajo las órdenes de grandes corporaciones que conocen cada detalle de sus habitantes. Un grupo de hackers pretenden derribarlo en un juego que promete grandes dosis de acción y una ambientación espectacular.

Watch Dogs