DiRT Showdown
DiRT Showdown
Carátula de DiRT Showdown

DiRT Showdown

Alfonso Arribas

Codemasters Racing quiere convertirse en el referente mundial en la creación de videojuegos de conducción, para ello, aparte de cambiar de nombre, ha comenzado a desarrollar productos para todo tipo de pilotos. Ahora nos llega un Spin-off de la saga DiRT que pretende acercarse a los corredores que adoren los choques, las carreras desenfrenadas y acabar primeros sin importar los métodos empleados.


La saga Colin McRae, padre de esta franquicia, se convirtió en un referente mundial para los amantes de los rallys en el año 1998. Este primer título, que vio la luz en PlayStation y PC, fue secundando posteriormente con varias entregas de gran calidad que, aún hoy, siguen siendo referentes y guardan un grato recuerdo entre los usuarios. Con la llegada de la última generación de videoconsolas, Codemasters nos sorprendió con una nueva vertiente de la franquicia que pretendía dar un toque más desenfrenado a la conducción de estilo rally y que fue bautizada con el nombre de DiRT. Dentro de la nueva saga no existe un estándar único de conducción, lo que ha dado pie a videojuegos más técnicos, como el reciente DiRT 3, o más desenfrenados y orientados a la diversión, como el espectacular DiRT 2. Ahora llega el momento del frenético Spin-off, DiRT Showdown, videojuego con el que Codemasters quiere diferenciar claramente entre sus productos orientados a la simulación y los alocados arcades. El título pretende dar una vuelta de tuerca más al pilotaje más desenfrenado de la saga y nos obligará a competir al límite con un control sencillo y muy intuitivo que se adaptará rápidamente a todo tipo de públicos. Ha llegado el momento de demostrar qué somos capaces de hacer para ganar cuando no existe ninguna regla que nos frene.

Tour Showdown
El modo principal del nuevo DiRT es Tour Showdown. La mecánica jugable se basa en ir superando, uno por uno, los 4 niveles de competición existentes, teniendo que terminar completamente cada nivel para pasar al siguiente. Dentro del primer nivel, denominado Pro, veremos que el desarrollo gira entorno a una gigantesca estructura de contenedores donde cada uno de ellos representa una nueva competición. Dicha estructura está compuesta por 4 bloques de ancho y 3 de alto, quedando en la cúspide un solo bloque gigante que marca el torneo final que da acceso al siguiente nivel. Para poder desbloquear nuevas pruebas veremos un indicador en los contenedores bloqueados con el número de trofeos que debemos ganar para poder acceder a ellos, teniendo que conseguir oro, plata o bronce, en las pruebas que disputemos para que nos computen como tal. Este sistema de avance nos obliga a competir de forma lineal, aunque siempre tendremos un pequeño margen de una o dos pruebas para poder saltarnos aquella carrera que se nos resista. Algunas pruebas constaran de varias rondas, por lo que deberemos ser más constantes y jugar con nuestros resultados. Todo este esquema de bloques estará presente en todos los niveles de competición, conocidos como Pro, AllStar, Champion y Legend.

Vehículos para cada estilo
La disposición de las pruebas dentro de cada estructura no sigue ningún patrón, lo que nos obliga a estar preparados en todo momento para cualquier tipo de competición. Si nos centramos en los tipos de pruebas podemos hablar de 3 modos diferentes: Carrera, Estilo y Destrucción. En cada una de ellas vamos a tener un catálogo de vehículos diferente que se acopla perfectamente al tipo de competición. En el caso de Carrera tendremos una flota de coches antiguos que han sido modificados y tuneados para competir al máximo nivel. Si participamos en una prueba de Destrucción nuestros vehículos, también inventados, contarán con un aspecto más robusto y rudimentario, ideal para chocar sin pensar en los costes de la reparación. Por último, tendremos las pruebas de Estilo, un lugar donde la técnica al volante se vuelve fundamental y donde deberemos ser unos maestros. En estas pruebas sí tendremos coches reales con modelos tan conocidos como Ford Fiesta, Subaru Impreza o Mitsubishi Lancer Evo X. Los 3 catálogos de coches presentan un acabado realista y tendrán un comportamiento diferente según el tipo de vehículo, sus características de rendimiento y el circuito en el que compitamos.

Salvo los coches reales del modo Estilo, el resto podrán ser mejorados en parámetros referidos a Potencia, Resistencia y Manejo. El sistema de mejoras se basa en una serie de ranuras que podemos comprar para subir el nivel del parámetro que más nos guste, siendo más o menos amplio el margen de mejora según el tipo de coche que tengamos. La adquisición de dinero para poder mejorarlos vendrá de los premios que recibamos al terminar cada carrera, teniendo que invertir más dinero a medida que el coche ofrezca un mejor rendimiento. Este sistema de evolución tan simple, que deja de lado reglajes y configuraciones técnicas, nos obligará constantemente a decidir si continuar con nuestro viejo y evolucionado coche o comprarnos uno nuevo. El sistema de adquisición de nuevos vehículos se basa en ir desbloqueándolos al ganar competiciones para después comprarlos, siendo imposible recibir coches como premio. Otro apartado muy interesante en todos los tipos de coches es su acabado visual. Después de configurar el vehículo podremos seleccionar qué aspecto va a tener, pudiendo elegir entre seis u ocho acabados predefinidos de lo más interesantes. En el caso de los coches reales tendremos patrocinadores oficiales, acabados hiperrealistas y el siempre espectacular diseño Hoonigan. En los vehículos inventados de los modos Destrucción y Carrera también tendremos acceso a diferentes acabados, todos ellos espectaculares, que nos harán marcar un estilo propio sobre la pista. Entre los acabados más impactantes tenemos una furgoneta decorada como los autobuses escolares americanos o al estilo Flower Power.

Estilos de competición
Dentro de los 3 estilos de competición hay una serie de elementos comunes que marcan un poco el estilo de conducción genérico de DiRT Showdown. Los principales factores a tener en cuenta durante cada carrera, en algunas con mayor importancia que en otras, son la salud y el turbo. Ambos vendrán indicados con dos semicírculos en la parte inferior derecha de la pantalla y serán importantísimos para conseguir buenos resultados. En el caso de la salud de nuestro coche deberemos chequear constantemente los daños que nos infligen y los que infligimos, pudiendo quedar fuera de alguna prueba si nuestro vehículo acaba totalmente destrozado. El turbo, por su parte, vuelve a ser un factor fundamental como en todo buen videojuego arcade de conducción que se precie. En Showdown la única forma de cargar el turbo es a base de chocar contra los rivales, siendo imposible rellenarlo con derrapes o estrellándonos contra otros rivales o los muros. Este factor es especialmente importante porque define claramente el estilo de juego del nuevo DiRT. Tendremos que conducir al límite, chocar contra los rivales para sacarlos de la carrera y hacer todas las acciones desleales que se nos ocurran para acabar primeros, ya que el videojuego no nos lleva a destruir al rival por placer, sino porque forma parte de la competición, un factor que es fundamental para entender su estilo arcade algo más competitivo que otros exponentes del género que buscan la destrucción del rival o los turbos como forma de entretenimiento y no de competición.

Siguiendo con los elementos comunes a todos los estilos de competición, hay que indicar que vamos a disponer de un control muy sencillo que nos ayudará a disfrutar del título desde el primer momento. Podremos acelerar, frenar, derrapar, utilizar el turbo, mirar hacia detrás y los lados, tocar el claxon o cambiar entre la cámara trasera o la situada en el morro del vehículo. Este sistema de manejo tan sencillo nos permite disfrutar de carreras muy rápidas en las que rápidamente dominaremos los derrapes y donde los rivales son el elemento intangible más importante de la competición, pues en cualquier momento nos arruinarán la carrera. Debido a este último factor, Codemasters Racing ha querido incluir en algunos tipos de prueba la opción de utilizar el Flashback, elmento que ya estaba presente en otros títulos de conducción bajo su sello. Como viene siendo habitual el número de Flashback será limitado y nos permitirá rebobinar nuestra carrera hasta el punto en el que cometimos el error para poder enmendarlo.

Debido a la importancia de los choques, factor que nos dará turbo y algunos puntos magníficos, cada vez que choquemos contra un rival nos aparecerá un cartel en pantalla indicando la potencia del impacto, que podrá variar desde Leve hasta Brutal, así como el lugar en el que hayamos impactado a nuestro contrincante, una información realmente visual que se mezcla con otras más clásicas como Posición, Vuelta o Clasificación. Por último, DiRT Showdown siempre nos propone competiciones contra 7 rivales, un número que, aunque escaso en comparación con otros títulos, es más que suficiente para disfrutar de la velocidad sin tener que estar todo el tiempo parado por los choques de los rivales, además, tendremos varios niveles de dificultad que se adaptarán perfectamente a cada tipo de jugador, siendo todo un reto superar las pruebas en la dificultad más elevada.

Carrera
El estilo Carrera es tal vez el que mejor aglutina la esencia de DiRT Showdown. En este modo debemos competir por ser los más rápidos mientras chocamos contra los rivales, utilizamos el turbo y disfrutamos con los espectaculares circuitos, sin duda una experiencia arcade de lo más entretenida. El gran modo dentro de este estilo es Race Of. Nuestra misión principal dentro de esta competición es terminar primeros, teniendo que superar por el camino todo tipo de saltos, curvas y choques. La carrera estará llena de ruedas de protección que saldrán volando al impactar contra ellas, fuegos artificiales que iluminarán nuestro paso por determinadas zonas y brutales impactos contra rivales o estructuras que determinarán quién es el ganador. Otro modo igual de rápido pero mucho más emocionante es 8 Ball. En él deberemos competir por terminar primeros en unos trazados con forma de 8 o trébol que intercalarán diferentes trazadas para provocar impactos brutales entre los primeros y los más rezagados. Este trazado, al más puro estilo Escalectric, hará que constantemente estemos pasando por zonas de tráfico en dirección opuesta, lo que nos obligará a pasar rezando por cada uno de los puntos conflictivos. Este sistema favorece el espectáculo y hace que hasta la última curva todo pueda suceder.

Eliminator es un estilo de competición donde el último va cayendo eliminado hasta que solamente queda un coche. Es sistema de juego se basa en eliminaciones cada 15 segundos del último piloto, lo que nos obligará a no cometer ningún error, sin duda un estilo de juego muy adictivo y frenético en el que el turbo adquiere una importancia capital cuando estamos luchando por seguir en carrera. El último modo del estilo Carrera denominado Domination se basa en la dominación de los 4 sectores de un circuito y de la clasificación. Tendremos un total de 4 sectores, indicados con bengalas sobre el trazado, en los que deberemos ser los más rápidos durante una carrera para poder obtener la máxima puntuación posible, descendiendo la misma según nuestro puesto dentro de cada sector. Al terminar la carrera se hará un cómputo general de nuestra posición en cada uno de los sectores y en la clasificación final, pudiendo obtener un máximo de 50 puntos si hemos acabado primeros en todo. Este estilo se basa en la competición por equipos, por lo que nuestro compañero debe realizar un buen papel en la carrera si no quiere estropear nuestro trabajo.

Destrucción
El estilo más alocado de Showdown se basa en destruir a los rivales. Uno de los más divertidos, y que nos evocará a otros videojuegos más desenfrenados, será Rampage. En este modo nos encontraremos en un enorme estadio circular en el que deberemos conseguir el mayor número de puntos impactando contra nuestros rivales. La valoración de los puntos irá en relación a la brutalidad del impacto o la zona en la que lo hayamos hecho, teniendo un valor extra si nuestro choque acaba con el rival. En este modo será muy importante controlar nuestra salud para evitar ser destruidos, aunque si esto sucediese volveríamos a la competición. Si queremos seguir mitigando nuestras ansias por destruir podemos adentrarnos en el modo Knock Out. Esta vez estaremos subidos en una enorme plataforma volante y deberemos sumar el máximo número de puntos posibles. La forma de añadir puntos a nuestro marcador será conducir por el borde y lanzar a nuestros rivales fuera de la circunferencia, un estilo muy agresivo y entretenido. Otra forma de sacar toda nuestra rabia al volante será con Hard Target. En esta ocasión nuestro objetivo es sobrevivir el máximo tiempo posible mientras una horda de vehículos intenta destrozarnos dentro de un recinto circular cerrado. Durante la competición veremos el tiempo de referencia de nuestros rivales y deberemos superar el mejor registro para terminar primeros. Los impactos serán cada vez más brutales y el número de contrincantes irá aumentando con el paso del tiempo, factores que harán de nuestros últimos segundos una auténtica odisea.

Estilo
Cambiando totalmente de forma de conducción nos adentramos en Estilo. Aunque DiRT Showdown es un videojuego meramente arcade, este modo de juego nos obligará a realizar una conducción precisa y muy técnica. Entre las competiciones que deberemos afrontar está Head 2 Head. Aquí nos enfrentaremos en paralelo contra un rival con el objetivo de llegar antes que él tras completar todos los retos técnicos que hay en el circuito. Entre ellos estarán trompos, derrapes, choques o saltos, todos ellos colocados de manera milimétrica sobre el trazado para tener que completarlos sin dejar ninguno, quedando eliminados en caso de olvidarnos algo. Otros ejemplos de este sistema de juego más técnico son Smash Hunter y Trick Rush. En el primer caso nuestro objetivo es ir rompiendo bloques de diferentes colores de manera secuencial por un trazado abierto, teniendo que encadenar una serie de bloques de un mismo color para pasar al siguiente y necesitando de un tiempo máximo para superar la prueba. En el caso del segundo, nuestra misión se basa en conseguir el máximo número de puntos haciendo todos los trucos posibles en una zona abierta, pudiendo realizar los que más nos gusten pero sin repetir en exceso.

Como podemos ver, cada estilo de juego es diferente al anterior pero guardan una semejanza común en la forma de conducir y en la diversión que nos aportan. El jugador, que se irá encontrando con las diferentes pruebas de manera aleatoria en el modo principal, acabará disfrutando de cada estilo por separado como si de un videojuego independiente se tratara, algo que da mucha profundidad al título. Estos 3 estilos siempre nos exigirán conducir al límite, utilizar los turbos y cuidar nuestra salud, variando cada parámetro según el tipo de carrera. El estilo general de Showdown acerca a la franquicia a la esencia de DiRT 2 y nos permite disfrutar de un videojuego donde lo importante es ganar sin importar lo que hagamos por el camino. En definitiva todos los estilos son espectaculares, divertidos y el contacto siempre es obligatorio para conseguir la victoria.

Joyride
Para descansar y dejar que nuestras pulsaciones se reduzcan, DiRT Showdown ha creado el entretenido modo Joyride. Esta vez tendremos 2 localizaciones diferentes en las que pilotar libremente con nuestro vehículo con el único objetivo de completar una serie de retos. Las dos zonas seleccionables son Yokohama Docks y Batter Sea Compound. En total cada localización tendrá 75 misiones y 60 paquetes ocultos, sin duda un gran número de pruebas a superar en un espacio muy amplio. Para poder superarlas únicamente podremos utilizar coches del modo Estilo y dispondremos de turbos infinitos. Entre las misiones que debemos completar están hacer todo tipo de trompos, saltos, curvas, trompos dobles o romper todo tipo de estructuras, apareciendo todos ellos marcados sobre la pantalla para que sepamos qué hacer en cada lugar. Todas estas misiones aparecerán en el menú y podremos seleccionarlas una por una para determinar cuál queremos hacer y ver cuál hemos completado. Otro factor importante es que los mapas estarán divididos en 3 zonas, teniendo que superar al menos 18 pruebas de las 25 para acceder a la siguiente fase. Como elemento extra podremos ir recuperando Paquetes ocultos que estarán repartidos por todo el mapeado y que nos otorgarán un premio especial. Joyride ofrece un estilo más pausado pero igual de entretenido donde nuevamente la técnica estará por encima del arcade, aunque acaba siendo algo repetitivo y su dificultad puede no agradar a todos los pilotos.

Multijugador
Para acceder a las opciones multijugador online vamos a necesitar el denominado Pase VIP, una clave de acceso online que vendrá con el videojuego o que podrá ser comprada posteriormente en caso de no disponer de una. El modo online para 8 jugadores lleva a DiRT Showdown a una nueva dimensión en el entretenimiento, ofreciendo carreras espectaculares y mucho más divertidas. El factor principal para esta mejora es la increíble variedad de situaciones que se pueden dar cuando jugamos con personas de todo el mundo. Es cierto que Showdown presenta una IA perfectamente implementada y muy agresiva, acorde con el tipo de competición, pero las partidas online alcanzan un matiz más natural por el comportamiento humano de los pilotos, justo el toque que necesita el videojuego para ofrecer una experiencia plena llena de choques, pillerías, trompos  y adelantamientos imposibles hasta el último segundo. A todo esto le debemos unir una gran cantidad de opciones de configuración para crear partidas, eventos especiales a través de RaceNet y un preciso comportamiento de los vehículos por la red. El multijugador online extenderá la duración del título hasta límites insospechados. 

La inclusión del modo multijugador en pantalla partida es un auténtico regalo para los usuarios, más cuando la tendencia actual lleva constantemente a las desarrolladoras a quitarlos en favor del juego online. Con nuestros amigos podremos configurar el tipo de competición, la dificultad, el número de rivales, el orden en la parrilla, el circuito, el clima, las vueltas y los vehículos. Todas estas opciones nos permitirán disfrutar de una experiencia a la medida para determinar quién es realmente el mejor. Otra opción multijugador muy interesante son los Desafíos. Estos retos, que podremos enviar o recibir de nuestros amigos online de forma sencilla y rápida, nos permitirán enfrentarnos a nuestros rivales contra sus mejores tiempos, pudiendo superarlos bajo sus mismas circunstancias para demostrar que somos los mejores en cualquier competición en la que seamos retados. Una opción muy interesante que podremos complementar y potenciar con RaceNet.

RaceNet
Codemasters Racing se ha unido a la moda de las plataformas online y pretende que RaceNet aglutine en una sola web y perfil de usuario todos los videojuegos de conducción que compremos bajo su sello. Para conseguir esto podremos vincular nuestras cuentas de Steam, PlayStation Network y Xbox Live, unificando así toda nuestra información en un solo perfil online. La plataforma RaceNet, que entró en fase beta el 1 de mayo junto con la demo de DiRT Showdown, nos permitirá conocer todas nuestras estadísticas, logros, rendimiento, tiempos, circuitos o vehículos, todo ello bajo una interfaz sencilla y llena de infografías. Al igual que sucede con otras iniciativas, la plataforma también busca la interacción entre los usuarios, por lo que podremos compararnos con nuestros amigos, enviar y recibir retos, participar en torneos o ganar premios según el evento que completemos. La vinculación que se ha hecho de RaceNet en el nuevo DiRT incluye eventos semanales, eventos generales de la comunidad, enlazar la cuenta de Facebook, Twitter o Youtube para compartir información, comprobar nuestros avances en el modo Tour, realizar torneos en equipo y foros de la comunidad para generar nuevas acciones o consultar cualquier cosa, sin duda un punto de congregación muy importante para los amantes del motor. Una opción muy interesante y sencilla es Crashback, una funcionalidad vinculada a Youtube que nos permitirá subir vídeos de 30 segundos con nuestras mejores maniobras, una acción que podremos realizar de manera sencilla simplemente pulsando un botón mientras jugamos.

Gráficos y sonido
El nuevo DiRT vuelve a utilizar el motor gráfico Ego 2.0 que ya está presente en títulos como DiRT 3 o F1 2011. La utilización de este motor nos asegura un nivel de calidad muy alto y una gestión de las partículas realista. A nivel de entornos nos vamos a encontrar con una gran variedad de ciudades y localizaciones que estarán perfectamente recreadas y entre las que encontraremos lugares tan distintos como Miami, Tokyo, Michigan, Nevada o Los Angeles. Dentro de las diferentes localizaciones vamos a competir en asfalto, tierra, barro, nieve o agua, elementos todos ellos que, sin ser fundamentales para la conducción, influirán notablemente en el comportamiento del coche, algo que también sucede según el tipo de vehículo que hayamos seleccionado. Todos estos entornos presentarán una espectacular utilización de las partículas, mostrando efectos de barro, polvo, agua o nieve que nada tienen que envidiar a los mejores títulos de conducción.

A este mismo nivel de detalle se encuentran la rotura de los vehículos, reaccionando perfectamente al impacto contra rivales o superficies, mostrando diferencias obvias según el ángulo o velocidad del impacto y pudiendo terminar con el coche totalmente en el chasis si hemos sido muy agresivos en nuestro comportamiento. Mención especial requiere el público, tal vez porque ha sido uno de los puntos más flojos en anteriores entregas. Esta vez nos encontramos con un mayor número de personas en las competiciones y una implementación más realista de su comportamiento, sin duda un trabajo muy eficiente en busca de una ambientación más realista.

A nivel de sonido nos encontramos con un apartado sobresaliente. El videojuego viene completamente traducido y doblado al castellano, lo que siempre es de agradecer. El doblaje al castellano gira en torno a un speaker que constantemente estará comentando las carreras y pronunciando todo tipo de frases divertidas para amenizar la competición, aunque algunas de ellas algo desafortunadas y fuera de contexto. En lo que concierne a la banda sonora nos encontramos con un apartado impecable lleno de canciones cañeras, tanto electrónicas como de rock, con las que se consigue un ambiente perfecto para competir sin mirar las consecuencias, sin duda un apartado que recordaremos durante mucho tiempo. Para terminar hay que indicar que la sonorización de los vehículos y los ambientes presenta un acabado muy bueno y tendremos una gran variedad de sonidos que adjetivarán perfectamente cada competición.

LO MEJOR

  • Gran variedad de competiciones gracias a los 3 estilos disponibles.
  • Apartado visual a la altura de los mejores títulos de conducción.
  • Banda sonora impecable con canciones de rock y electrónicas muy conocidas.
  • El modo multijuador online y pantalla partida llevan la experiencia un paso más allá.
  • RaceNet es una plataforma online muy interesante.
  • Gran variedad de vehículos...

LO PEOR

  • ...aunque se echan en falta más coches reales.
  • La inclusión del Pase VIP.
  • Algunas pruebas podían ser aún más alocadas.
  • El modo Joyride se vuelve repetitivo y muy exigente.

CONCLUSIÓN

El nuevo título de la saga DiRT ha querido desmarcarse de las propuestas más “serias” de la franquicia para ofrecer un producto divertido, rápido y muy entretenido que pretende que nos divirtamos desde el primer minuto. El jugador encontrarácarreras para 8 jugadores realmente veloces donde deberemos conducir al límite en cada curva si queremos ganar. Aunque no tenemos un control muy profundo, tampoco estamos ante un sistema de juego que nos permita correr de forma alocada sin pensar en nada más, ya que en todo momento deberemos controlar el turbo, recargarlo, derrapar, chocar contra los rivales y utilizar hasta el último milímetro de la pista para conseguir la victoria, algo que le da un toque más serio frente a sus competidores más alocados. Se nos ofrecen 3 categorías diferentes de competición que prácticamente son en sí mismas un videojuego independiente: Estilo, Carrera y Destrucción. El nuevo DiRT siempre busca que sigamos compitiendo para quedar en la primera posición, sin buscar ningún tipo de añadido extra, algo que los amantes de los coches agradecemos. A todo esto se le une el entretenido y más tranquilo Joyride.

Pero donde finalmente DiRT Showdown adquiere toda su esencia es en el multijugador. El usuario tendrá la posibilidad, a través de un pase online, de disputar partidas frenéticas contra 7 rivales de todo el mundo. El modo online nos permite llevar al límite los contactos y la competitividad hasta la última curva. Durante las partidas no estaremos frente a una IA, también agresiva y funcional, sino ante personas deseando quitarnos del medio para ganar la carrera. Esta mejora de los jugadores, unida a la gran variedad de modos y a la propia mecánica del videojuego, claramente orientada a ser disfrutada con los amigos, hacen de la experiencia online uno de los pilares del videojuego. Debido a este factor, la presencia del modo multijugador en pantalla partida, que inexplicablemente cada vez es menos habitual entre los títulos de este género, se muestra muy divertido y lleno de opciones, sin duda un gran punto a favor de DiRT Showdown respecto a la competencia. Las opciones online crecen con el envío y la recepción de Desafíos y la implementación de RaceNet, incluyendo la posibilidad de subir vídeos a Youtube desde el juego, lo que hace de este apartado toda una referencia en el género.

Toda esta jugabilidad va acompañada de un apartado gráfico a la altura de los mejores títulos gracias al motor Ego 2.0, que está presente en otros títulos como DiRT 3 o F1 2011. El motor gráfico permite un modelado y una texturización de los entornos y los vehículos de gran calidad, destacando por encima de todo su perfecta destrucción y la interacción con las partículas. Para cerrar el apartado audiovisual, la banda sonora está a un nivel altísimo y nos ofrece canciones cañeras y muy conocidas, tanto de rock como electrónicas, que nos hará sentir la emoción y la adrenalina en cada curva. Como colofón, el videojuego viene doblado y traducido al castellano, aportando el speaker comentarios en español muy interesantes para amenizar las carreras, aunque algunas veces estén algo fuera de contexto. Con toda esta información hay que decir que DiRT Showdown consigue ofrecer una experiencia a la altura de los mejores títulos arcade y, aunque no estamos ante un título numérico de la saga, todos los que disfrutaron con las competiciones más desenfrenados de la franquicia estarán encantados con esta nueva entrega.

8.3

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.