Virtua Fighter 5: Final Showdown

Javi Andrés javi__andres

La lucha no cesa, y si Capcom o Namco pueden relanzar sus títulos añadiéndoles mejoras y extras, Sega se estrena en esta generación con su arcade fight más importante. Descargable a precio irresistible, la edición Final Showdown de Virtua Fighter 5 supone el perfeccionamiento del notable título de lucha hace 5 años. Llegará en abril, con nuevos personajes, escenarios, ajustes de controles, arenas online y, lo más importante, balanceo ajustado de absolutamente toda la plantilla.

Recibió a PlayStation 3 como uno de sus juegos de lanzamiento occidental, y rápidamente pasó a ser adorado tanto o más como las anteriores entregas. Las recreativas de todo el mundo vieron cómo diversos añadidos y reajustes equilibraban un Virtua Fighter aún hoy frecuentado y muy completo en su versión final, edición que llegará en cosa de un mes a PlayStation Network y Xbox Live Arcade para quedar como la definitiva. Virtua Fighter 5 Final Showdown basa su atractivo en dos normas centrales en toda entrega digital de hoy: el precio y la amplitud, a lo que se añade por fin un modo online sin fisuras. Akira Yuki, Pai y Lau Chan o Vanessa Lewis juegan por fin al mismo nivel contra otros 17 personajes, incluidas las dos nuevas adiciones, Jean Kujo y el recuperado de anteriores VF Taka-Arashi.

19 personajes de inicio más el desbloqueo posterior del secreto, todos ellos con opciones de personalización más allá del Virtua Fighter 5 original. Un grupo numeroso para un título que basa su profundidad en la diferenciación marcada de unos y otros, bastante alejados en esta edición ya que incluso poseerán algunos combos y golpes nuevos. Los estilos de lucha son compartidos, claro está, pero lo cierto es que este Virtua Fighter 5 Final Showdown aspira a ser uno de los títulos de pelea con mayor identidad de movimientos de los personajes, no tan parecidos en combinaciones como sí ocurre en el resto de nombres del género. Al menos ésa es la aspiración de sus responsables, que prometen haber afinado mucho las disciplinas marciales para lograr, por otra parte, un equilibrio entre luchadores “que te haga difícil decidirte por uno u otro”.

Esto también ocurrirá a los nuevos jugadores, pues Final Showdown busca de manera obvia acercarse a un público no habituado a la licencia, y a todos “aquellos que por no saber encadenar golpes y patadas lo veían un juego tosco y menos fluido que las anteriores entregas”, asegura su diseñador jefe. Lo cierto es que, habiéndolo probado, sí se aprecia cierta automatización en el lanzamiento de las técnicas más complejas, ahora también revisadas para ser jugadas con pad. Pero “el experto en Virtua Fighter 5 no se verá abandonado, el título sigue siendo el que era y si siempre ganabas, ganarás”. Sega coquetea en esta entrega con esa polémica accesibilidad igualitaria que parece estar llegando a todos los juegos de lucha hoy, el último ejemplo ligeramente atrevido, Street Fighter X Tekken de Capcom.

También se han ampliado las arenas donde luchar, con casi el doble de áreas de las que poseía el juego original de 2007. Las ediciones B y C de recreativa sirvieron a sus programadores para diseñar bastantes escenarios nuevos, y todos ellos se han incluido en Final Showdown, también con algunos componentes de interacción y destructibilidad más, aunque sin retoques estéticos o gráficos, se mantienen tal cual. Sobre gráficos, en este capítulo descargable y definitivo se ha buscado cierto suavizado de texturas y animaciones, se aprecia al comparar una y otra ediciones. Esto, en la piel y musculatura de los personajes queda bastante bien, aunque siguen pareciendo muñecas de plástico, con excesivos brillos en sus cuerpos, algo que por otro lado ha caracterizado a este capítulo y le da un aspecto vistoso y que juega de forma dinámica con la iluminación y reflejos.

Por último está su modalidad online, clave en cualquier título de lucha que se precie hoy. Hasta ocho jugadores podrán disputar partidas y torneos de lucha en red, en una opción que solo contiene tres modos de juego pero que aspira a mantener vigente el descargable durante meses, desarrollando como nunca antes en un Virtua Fighter su multijugador, tradicionalmente ligado al uno contra uno en una misma pantalla, como en las recreativas. De hecho, Final Showdown sigue siendo más completo offline que online, algo que no terminamos de comprender en una obra que pretende ser trascendente en pleno 2012. Eso sí, el seguidor de esta franquicia sabrá perdonárselo, y amortizará de lo lindo los tres tipos de juego en red, con sus limitaciones pero con una respuesta firme en cuanto a encuentro de partidas rápidas, posibilidades de configuración, etc. Todavía no se han aclarado del todo los detalles al respecto.

Accesible, equilibrado, asequible y completo
No se han introducido contras, bloqueos, ultras o proyectiles y sigue siendo el mismo título de siempre, pero VF 5 Final Showdown será sin lugar a dudas una alternativa barata, accesible y completa para todo aquel que quiera iniciarse en esto de las peleas virtuales, y un imprescindible para los seguidores de la marca, que recibirán rápidamente y probablemente por menos de 15 euros la entrega más grande que jamás se haya editado, de la quinta parte y de las anteriores, recogiendo toda el trabajo de equilibrado, nuevos escenarios, personajes y configuraciones de las tres versiones predecesoras de máquinas recreativas. Sega hace muy bien lanzando ahora este recopilatorio definitivo, accesible para el nuevo usuario y deseable para el asiduo. Un golpe certero.

Virtua Fighter 5: Final Showdown

Tras cuatro largos años de silencio, la franquicia de lucha versus más técnica y profunda del mundo del videojuego anuncia su anhelado regreso al terreno doméstico. Virtua Fighter golpea más fuerte que nunca con Final Showdown, última revisión de su quinta entrega numerada.

Virtua Fighter 5: Final Showdown