Kid Icarus, Impresiones

Pit está de vuelta. Aunque todavía restan algunas semanas para que Kid Icarus Uprising desembarque en Nintendo 3DS, ya podemos degustar la esperada nueva entrega de la serie. Disparos, acción directa, tres dimensiones y humor, mucho humor. Jugamos los tres primeros niveles de la aventura y os contamos cómo van las cosas por la creación de Project Sora.

Te recomendamos que sigas todas las novedades, noticias y vídeos de Kid Icarus Uprising desde el Twitter de MeriStation dedicado al videojuego de Nintendo 3DS: @KidIcarusMeri

Sorry keep you waiting... La joven voz de Pit sonó en el primer tráiler de Kid Icarus Uprising en el E3 2010 durante la presentación de Nintendo 3DS. El retorno del personaje alado de Nintendo se presentó como el primer exponente de la consola portátil estereoscópica y se anticipó como uno de sus juegos iniciales. Pero 3DS llegó a las tiendas sin Pit, los meses pasaron, la consola rebajó su precio y el héroe siguió retrasándose. Muchos jugadores se han mostrado críticos con la demora del juego desarrollado por Project Sora, estudio capitaneado por Masahiro Sakurai. Y debemos reconocer que podía resultar sospechosa. Sin embargo, una sesión de juego nos ha sido suficiente para comprender por qué el diseñador japonés decidió lanzar Kid Icarus Uprising más tarde de lo previsto.

La estructura de los niveles monojugador de Kid Icarus Uprising se puede resumir en tres pilares. Cada fase comenzará con un escenario aéreo donde controlaremos a Pit volando. El camino a seguir por el personaje se marca on the rails, pero podremos controlar sus movimientos por la pantalla para esquivar ataques de los enemigos. Estas secciones duran aproximadamente cinco minutos, el tiempo máximo que podremos volar tras recibir el don de Palutena, divinidad inseparable de Pit. La segunda sección del nivel nos trasladará al suelo, donde cambiará drásticamente el planteamiento jugable. Ahora podremos controlar libremente el movimiento de Pit por el escenario, atacando a los enemigos desde la distancia o cuerpo a cuerpo, y hasta accediciendo a zonas secretas que reducen la linealidad del juego. El tercer y último bloque de cada fase es el enfrentamiento con el jefe.

La partida comienza con Pit sobrevolando los cielos y esquivando los ataques de los enemigos convocados por Medusa (más información sobre los personajes en este reportaje), la antagonista del juego. Una vez completada esta sección aérea, nuestro ángel descenderá hasta la ciudad, que está siendo asediada por los enemigos. Con los pies en la tierra, avanzaremos derrotando criaturas hasta llegar al jefe, el mítico perro de tres cabezas Cerbero. Las secciones a pie pueden durar perfectamente más de diez minutos, a lo que debemos sumar el par que tardemos en completar el jefe. El salto a la segunda fase replica esta estructura colocándonos ante un bloque a pie de mayor extensión y ante un jefe, la Hydra, contra el que luchamos hasta en dos ocasiones, una en vuelo y otra sobre la Tierra. Por último, el tercer nivel de la aventura nos encamina hacia el castillo del Señor Oscuro Gaol.

Los tres primeros niveles de Kid Icarus Uprising sirven para entender tres cuestiones sobre el juego. La primera, su estructura; la segunda, que presenta un apartado gráfico capaz de demostrar con solidez el potencial del hardware de 3DS -perfectamente equiparable a Resident Evil Revelations- y con un uso de las tres dimensiones excepcional; y la tercera la variedad de entornos. El jugador se irá encontrando de manera progresiva con escenarios más abiertos y variados, pasando de la primera ciudad en llamas que sirve como introducción a la jugabilidad a la fortaleza del tercer nivel, con habitaciones secretas, enfrentamientos alternativos con los enemigos y hasta un segundo personaje que se suma a la partida como aliado, el guerrero Magnus.

Este trío de bloques en los niveles se puede resumir como la incorporación de tres géneros a un mismo videojuegos. Por un lado, el bloque aéreo funciona como un juego de disparos clásico, con estilo retro pero apartado audiovisual que recuerda la máquina que tenemos entre manos. Por otro, cuando ponemos los pies en la tierra nos colocamos ante un juego de acción en tercera persona con retazos de hack and slash. Finalmente, los combates contra los jefes son peleas 1 vs. 1 donde Pit no solo debe atacar al rival, sino también esquivar sus golpes trazando movimientos rápidos con el stick. Y por increíble que parezca, Sakurai ha envuelto estos elementos con un papel que transmite humor ácido e ironías en las constantes conversaciones (voces en inglés, subtítulos en castellano) entre los personajes, donde las referencias a otros juegos, personajes y situaciones rompen la cuarta pared para crear un vínculo especial entre el jugador y el mundo de Uprising.

El sistema de control de Kid Icarus Uprising puede parecer extraño y hasta incómodo, pero no lo es. El símil más claro y directo que podemos hacer es comparar el manejo con el uso del ratón y del teclado en ordenador. Los trazos que realizamos sobre la pantalla táctil se convierten en el puntero de Pit, en el equivalente a un ratón. Con el stick analógico controlamos el movimiento del personaje por escenario (dependiendo del tipo de nivel) y con el gatillo efectuamos los golpes con dos tipos, uno dinámico que dispara/ataca sucesivamente y otro que acumula poder para lanzar un ataque de mayor fuerza. Tomamos la consola con una sola mano mientras que con la otra controlamos el puntero usando el lápiz sobre la pantalla táctil.

El experimento funciona y convierte a Kid Icarus Uprising en el primer juego de corte hardcore que utiliza controles casual en Nintendo 3DS. Mientras que los trazos sobre la pantalla inferior son rápidos y se ajustan a la velocidad del jugador, que puede modificar la sensibilidad del puntero, el control de Pit con el stick analógico resulta cómodo. Puede que en sesiones de juego de gran duración la postura con la que se toma la consola no sea la más cómoda, pero para solucionar este "problema" Nintendo lanzará junto al juego y por el mismo precio un soporte para apoyar la consola y que estará incluido en todas las unidades. Kid Icarus Uprising es compatible con el Circle Pad Pro, pero solo para utilizar el stick derecho como palanca de control del personaje en caso de ser zurdo (también se pueden usar los botones X, Y, B, A en sustitución al stick natural de la consola).

Pero lo más reseñable de Uprising no son esta estructura, la variedad de enemigos o lo versátil que puede llegar a ser su sistema de control, sino la rejugabilidad extrema que ofrece la configuración de los niveles de dificultad. Quizás éste sea el punto donde el juego de Project Sora más innova. Al comenzar el nivel, el menú nos muestra una barra donde contamos con niveles de dificultad del 0 al 9. En nuestra mano está no solo elegir el número, sino marcar los decimales para complicarnos la existencia durante la partida recibiendo la visita de un mayor número de enemigos en los escenarios y hasta de mayor variedad. Para acceder a los niveles de dificultad más avanzados tendremos que apostar corazones. Si caemos derrotados, perderemos estos corazones y tendremos que acumular la cantidad de nuevo para repetir mediante un sistema de penalización.

Otro de los puntos fuertes que hemos podido probar en esta toma de contacto con los tres primeros escenarios de la aventura es el uso que Pit hará de las armas. Con nueve categorías diferentes de arma (espadas, mazas, arcos...) que se pueden encontrar en los escenarios o comprar en la armería usando los corazones obtentidos en la partida, y 10 subtipos de armas por cada categoría, las opciones jugables crecen. Y mucho. Además, nos encontramos con un toque estratégico al poder elegir el tipo de arma antes de cada nivel, con enemigos que recibirán más daño con armas cuerpo a cuerpo que con ataques a distancia. Dos jugadores pueden encarar un mismo nivel de forma completamente diferente también gracias a la implementación del sistema de Dones (perks) de Pit, que utiliza una cuadrícula a lo Tetris para que coloquemos habilidades especiales que iremos desbloqueando al avanzar para aumentar la resistencia, recuperar salud, obtener un escudo, etc.

Uprising es un baúl de contenidos sin fondo muy al estilo de otras obras de Sakurai como Super Smash Bros Brawl. Incluso los menús tienen algún toque interactivo que nos recuerda lo minuciosas que son las obras del japonés. La demo de un par de horas que hemos podido disfrutar nos ha anticipado varios extras para el juego de los que, por desgracia, todavía no os podemos hablar. Solo diremos que tras su menú se esconden varios minijuegos, que la cantidad de elementos a desbloquear es inmensa y que a falta de más datos, el uso de la Realidad Aumentada mediante las cartas dará mucho que hablar. Lo mismo sucede con la faceta multijugador, que sigue oculta por Nintendo y que esperamos probar en una siguiente demo para traeros más detalles antes del lanzamiento.

Ésta no es la primera ocasión que ponemos nuestra manos sobre una Nintendo 3DS con Kid Icarus Uprising, pero sí la toma de contacto más profunda con el videojuego de Project Sora y Sakurai para la portátil. Solo hemos podido jugar tres niveles y la verdad es que nos hemos quedado con ganas de mucho más. Pero este pequeño anticipo nos posiciona con un sonrisa ante el título que está destinado a convencer a los compradores de la portátil y a atraer nuevos clientes. La jugabilidad hardcore y original a manos de la pantalla tácil, el acabado gráfico pulido y la gran cantidad de posibilidades que brinda contar con tantas armas, tantas habilidades y, en definitiva, tantas opciones de juego (sin contar el multi que, como decimos, no hemos podido probar aún), lo convierten en un título ambicioso que seguiremos de cerca hasta su lanzamiento.

Kid Icarus: Uprising

Kid Icarus: Uprising es un shooter 3D que combina acción y velocidad por tierra y aire, basado en un sistema de control elegante e intuitivo. Esta continuación del Kid Icarus original (lanzado para Nintendo Entertainment System en 1987) cuenta cómo Pit se alía con Palutena, la diosa de la luz, que le concede el don del vuelo por tramos limitados. Con esta facultad, Pit tan pronto se eleva por los cielos para disparar contra un hervidero de enemigos como toca tierra y lucha mano a mano contra el ejército de esbirros de Medusa. 

Kid Icarus: Uprising