Mario Party 9
Mario Party 9
  • Plataforma Wii 8
  • Género Acción, Minigames
  • Lanzamiento 02/03/2012
  • Desarrollador ND Cube
  • Texto Español
  • Voces Español
  • Editor Nintendo
  • +3
Carátula de Mario Party 9
  • 8

    Meristation

¡Fiesta, fiesta!

Enrique García enriquegper

La fiesta de Nintendo se llama Mario Party. La longeva saga de la compañía de Shigeru Miyamoto se ha expandido por todas las plataformas habidas y por haber, y recibe ahora una nueva entrega destinada a Wii. Mario Party 9 es un nuevo intento de promover la diversión en el salón de casa y en la mejor compañía. El último asalto para la consola de sobremesa no salió demasiado bien, pero esta vez Nintendo llega con las pilas cargadas. ¿Tienes tú los cuatro mandos con baterías para todo el fin de semana?

Una sala de estar, bebidas refrescantes, patatas, palomitas, bocadillos y cuatro personas. Wii multiplica la diversión cuando conectamos al sistema cuatro mandos e introducimos el DVD de Mario Party 9. La nueva entrega de esta conocida y eterna serie ya está aquí. A estas alturas -la saga comenzó en 1999 para Nintendo 64- mucho ha llovido, cientos de minijuegos se han jugado en momentos de diversión comunitaria y miles de ondas sonoras han concluido su camino demostrando que con un videojuego te puedes reír. Y mucho. El caso de la franquicia de Nintendo es especialmente singular durante los últimos cinco años. En 2007 se realizó una doble aproximación a la marca lanzando un Mario Party 7 en la consola de sobremesa Wii y un Mario Party DS para la pionera portátil de doble pantalla. El primero se quedó ligeramente por debajo de las expectativas a pesar de ser la primera toma de contacto de la serie con la innovadora consola de salón. El segundo realizó un notorio uso de las funciones táctiles de DS y recibió un merecido 8 sobre 10. Ahora Mario Party 9 viene dispuesto a aunar el notable de DS con las posibilidades de Wii no aprovechadas en la anterior iteración.

Pasajeros al coche

Basta encender la consola para detectar el primer cambio en la jugabilidad de Mario Party 9. En esta ocasión se ha prescindido de los tableros con enfoque clásico para ofrecer un recorrido como poco peculiar. Y es que todos los participantes de la partida subirán a un mismo coche y recorrerán el escenario al unísono en función de los dados. Aquí es donde se nota que esta entrega es obra de ND Cube, estudio dependiente de Nintendo y responsable de Wii Party (2010). Este giro de tuerca puede atisbarse como negativo en un primer momento por aquello de la falta de libertad en los tableros, pero da un toque cooperativo a las partidas, que ahora se rigen por la acumulación de miniestrellas y no por las monedas. El jugador que más casillas con miniestrellas cruza vence la partidas. Las miniestrellas se consiguen situando el vehículo sobre la casilla y completando minijuegos, por lo que el número que saquemos en el dado será determinante para la victoria. Puede darse el caso de que nos aproximemos a una casilla y nos quedemos a las puertas de las miniestrellas, siendo el beneficiario de nuestra avanzada el siguiente jugador, que captará los puntos con su tirada.

Cada ronda, el jugador que tire los dados actuará como Comandante del vehículo asumiendo sus mandos. La función de los dados es diversa, pues podemos obtener diferentes modelos de dados al avanzar por el tablero con tipos como el dado lento, que nos permite afinar la puntería, el de 0-1 que solo incluye estos dos números, el de múltiples caras para conseguir mayores puntuaciones, etc. Las miniestrellas no solo sumarán puntos, pues también podrán restar en caso de toparnos con una de tipo negativo. Además, no solo se podrán obtener atravesando las casillas: también las desbloquearemos completando minijuegos, sableando a otros jugadores y accediendo a los eventos especiales de los escenarios (delfín que aumenta nuestra velocidad, planta que nos lleva al cielo, tubería que nos baja a las cloacas, etc.). Incluso participaremos en eventos cooperativos que fortalecen ese nuevo aire de Mario Party 9 donde tendremos que alcanzar un punto (saltar un puente derrumbado, por ejemplo) sumando los datos de todos los jugadores.

Es cierto que ahora los escenarios son un poco más lineales, pero el grado de competencia entre los jugadores es mayor. Incluso la frustración en su perspectiva más sana puede llamar a la puerta de las partidas con este planteamiento cuando nos roben ministrellas por quedarnos cortos en la tirada. Los tableros (siete en total, dos desbloqueables) incluyen bifurcaciones que dependen de las decisiones de los jugadores, por lo que no siempre son caminos rectos y unidireccionales. No tener libertad de movimiento reduce el "caos" que se podía generar en los escenarios de los anteriores juegos y agiliza las partidas haciéndolas más asequibles para todos los jugadores. Puede que algunos echen de menos elegir la ruta por la que caminar con su personaje y el toque estratégico que ello suponía, pero el sacrificio compensa cuando se entra en la dinámica de esta novena entrega numerada.

Los últimos lanzamientos de Nintendo han inspirado el diseño de los niveles y de los personajes de Mario Party 9. En este apartado, los jugadores podrán seleccionar diez personajes de inicio (Mario, Luigi, Peach, Daisy, Wario, Waluigi, Yoshi, Birdo, Toad y Koopa Troopa), además de dos desbloqueables que no vamos a desvelar para mantener el secreto. La trama no se complica demasiado y recurre directamente al esquema básico de Nintendo: Bowser y Bowsy se han apoderado de las miniestrellas y nuestros personajes deben perseguirlos por los escenarios (tableros) para recuperarlas. Será esta pareja antagonista la que envíe a los Jefes a los tableros. El olor añejo que emiten los escenarios se nutre de referencias a otros juegos de la Gran N como estrenos recientes del palo de Super Mario Galaxy y obras más longevas como los Super Mario tradicionales. Mina Volcánica, Valle Toad, Océano Blooper, Mansión Boo o Fábrica Bob-ombs son algunos de los tableros que visitaremos.

Pero lo más necesario en cualquier Mario Party son los minijuegos. Para la ocasión, la saga se ha vestido con 80 retos que mezclan diferentes modelos de juego: desde el clásico todos contra todos hasta el uno contra el resto (1vs3), sin dejar atrás los enfrentamientos con los jefes, donde la cooperación obligatoria deja paso a un ranking final que suma puntos a los jugadores que más daño han provocado al enemigo, y los retos de Bowsy, que seleccionará a los participantes y los trasladará a un entorno donde deben cooperar para derrotarle. Resulta interesante el uso del mando de Wii y las variaciones disponibles en lo que a minijuegos respecta. Dispondremos de retos de habilidad mental recordando elementos del escenario (cartas, jarras, contar enemigos), de equilibrio tomando el mando en horizontal, de combinación de botones, de velocidad, de movimiento (echar los ingredientes a una pizza) y de apuntado a la pantalla (pintar un muro).

Los modos de juego de Mario Party 9 también acompañan a la variedad de minijuegos. Dispondremos del modo "Historia" que nos colocará ante Bowser y familia para recuperar las miniestrellas robadas completando los tableros solo o en compañía a través de su vertiente multi, la "Fiesta". También podremos realizar sesiones de minijuegos libres, seleccionando entre los diferentes tipos sin recorrido impuesto como el modo "Escalera hacia el éxito", donde indicaremos el número de peldaños a subir y vencerá el jugador que antes llegue a la cima completando minijuegos. Un poco más exigente es el modo "Batalla de jardines", que presenta una cuadrícula a rellenar por cada jugador y concede una pieza por cada ronda ganada, siendo nuestra misión no solo obtenerla, sino encajarla en el entramado y completar el puzle para ganar la partida.

Otro de los cambios aplicados en el juego y que se refleja durantelas partidas sobre tablero es la introducción de los jefes finales. Porinfluencia directa de otros juegos de Nintendo y presentando enemigoshabituales en el frente maligno de la marca, los jugadores tendrán queenfrentarse contra una criatura para derrotarla. El punto fuerte deestos encuentros que se muestran con minijuegos es que dentro de lacooperación que brinda un combate para exterminar al jefe -los cuatrojugadores luchan a la par-, se promueve un entorno competitivo en el quegana el personaje que más puntos acumules. Estos escenarios se dividenen dos categorías. Por un lado están los Jefes, que aparecen al acabarel tablero y son personajes como Chomp, Boo y Bowser; por otro, losSubjefes, que hacen acto de presencia en el punto medio de la partida.Este sindicato de mercenarios a sueldo está compuesto por rostrosconocidos como Lakitu, Mini Bowser y Spike. En total, entre jefes ysubjefes nos toparemos con 12 enfrentamientos.

Forever Alone

Muchos jugadores pensarán que jugar a Mario Party solo es de tristes. No lo negaremos. Pero con Mario Party 9 la situación cambia. Las opciones singleplayer que ofrece ND Cube en esta iteración pasan por jugar los tableros contra la CPU, repetir minijuegos o participar en el atractivo y dinámico descenso del río, donde realizaremos un time attack de diez minijuegos. Mario Party 9 mejor en compañía, pero no le hagas ascos a unas entretenidas partidas en solitario. Los contenidos adicionales no faltan a la fiesta. Además de los tableros y del par de personajes desbloqueables, podemos acudir al Museo para acceder a más extras previo pago de Puntos Fiesta que acumularemos durante las partidas. De los contenidos adicionales obtendremos nuevos vehículos para los tableros, melodías de la banda sonora y podremos comprar constelaciones para visionarlas. En esta sección también encontraremos las estadísticas del juego.

Los extras se complementan con un paquete de cuatro juegos adicionales que superan la categoría de minijuego por su duración y profundidad. Estas opciones son Fútbol Goomba, juego de fútbol donde lo importante es derrotar a los goombas que están en la portería enemiga, Primer plano, que versiona diez minijuegos desde una perspectiva en tercera persona y para un solo jugador, Bolos, reinterpretación de este deporte cambiando los bolos por una fila de Goombas y que bebe directamente de Wii Sports, y Hexapuzle, un puzle para un par de jugadores. A pesar de que no sean dos factores determinantes en un juego de esta familia, los gráficos y el sonido acompañan en su justa medida en Mario Party 9. Los entornos están diseñados con el hardware de Wii en mente y los efectos sonoros (voces del speaker de Super Smash Bros Brawl incluidas) lidian correctamente con la papeleta de divertir al personal sin hacer daño a la vista.

A pesar de todas sus bondades como party game, de ser una de las mejores opciones dentro del género en todo el catálogo de Wii y de adentrarse en derrotaros antaño inimaginables, Mario Party 9 sigue manteniendo uno de los lastres que ha acompañado a la saga a lo largo de la presente generación: la ausencia de modo online. Otros títulos del género se han nutrido de juego en red para ampliar la experiencia de juego y hacerla más amena cuando estamos solos en casa. No negaremos que el cometido fundamental de este título sigue siendo ofrecer un multi sólido in situ, pero la inclusión de opciones online habría ayudado a mejorar el resultado final. La decisión de no ofrecer opción online alguna en el juego no es más sino un signo más del lastre que ha acompañado a la consola de sobremesa durante prácticamente toda su trayectoria y que un reducido número de estudios se ha atrevido a subsanar con sus juegos. Afortunadamente Wii U está en camino y Nintendo sabe a ciencia cierta que debe apostar todas las cartas por el juego en red.

LO MEJOR

  • Divertido como él solo
  • Con novedades que renuevan la saga
  • Buen uso del mando de Wii
  • Entretenido hasta en solitario

LO PEOR

  • Sin florituras audiovisuales
  • Seguimos sin dar el salto al online

CONCLUSIÓN

Tener Mario Party 9 en nuestra estantería personal es requisito indispensable para todos los poseedores de Wii que acostumbren a realizar fiestas en casa. Más versátil, más fresco, más divertido y más variado, con un uso apropiado del mando de la consola y apto tanto para todos los públicos como para los jugadores hardcore. Bien es cierto que este título no representa la evolución suprema en el género de los party games, pero sí que se convierte instantáneamente en un referente del género en Wii.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.