Mass Effect Infiltrator
Mass Effect Infiltrator
Carátula de Mass Effect Infiltrator

Conspiración intergaláctica

Cristian Ciuraneta

En apenas una horas podremos disfrutar de uno de los juegos más esperados del año, Mass Effect 3. Electronic Arts quiere aprovechar el fuerte tirón mediático del cierre de su trilogía con un spin-off de la excelente franquicia de Bioware para dispositivos iOS; el destino de la galaxia está en nuestras manos.

La expectación por Mass Effect 3 es enorme; tanto los aficionados como la crítica especializada están expectantes por ver si esta tercera parte consigue cerrar la trilogía como se merece. Mientras tanto, Electronic Arts ha confiado al estudio australiano IronMonkey Studios –autores de la más que notable adaptación a iOS de la saga Dead Space– el desarrollo de un spin-off del universo Mass Effect para celebrar tan señalada fecha. Y es que coincidiendo con el lanzamiento de la mayor aventura de Shepard y compañía, llega a la App Store Mass Effect Infiltrator. En este caso debemos investigar los oscuros movimientos de Cerberus a manos de uno de sus agentes renegados, Randall Ezno. Así, tras descubrir las verdaderas intenciones de Cerberus, Randall se rebela y decide acabar con dicha organización; deberemos abrirnos paso por una de sus bases secretas y hacernos con la mayor cantidad de información para entregársela a la Alianza.

Un nuevo punto de vista

Este es el punto de partida de Infiltrator, un capítulo independiente de la trama principal de Mass Effect. Desde un primer momento, muchos seguidores de la obra de Bioware teníamos puestas muchas esperanzas en este título, más si tenemos en cuenta el trabajo realizado con Dead Space hace poco más de un año. En realidad, técnicamente, los dos títulos comparten muchos elementos, algo que debería ser garantía de calidad; el motor gráfico es el mismo –aunque puesto al día–, el trabajo audiovisual mantiene el nivel e incluso apreciamos un diseño de entornos muy similar. Pero donde Dead Space conseguía transmitir gran parte del potencial de las versiones de sobremesa, en este caso, en Infiltrator no se ha conseguido trasladar el verdadero espíritu de la saga Mass Effect.

El argumento y la jugabilidad de esta versión táctil han sido demasiado supeditados a la plataforma, perdiendo gran parte de su personalidad. Podríamos decir que Infiltrator podría pasar por un shooter en tercera persona más, sin apenas elementos de peso que lo relacionen con la franquicia original; sí, la estética, las armas, los enemigos, el interface o la música son ingredientes inequívocamente made in Mass Effect, pero el desarrollo de la aventura poco tiene que ver con lo que estamos acostumbrados. La vertiente shooter está más potenciada que nunca –pasaremos de una arena de combate a la siguiente sin mucho más que hacer– y el desarrollo de personajes –recordemos, elemento esencial de Mass Effect– está totalmente descuidado, con diálogos lacónicos y sin apenas interés. Es más, no prestaremos atención alguna a los personajes secundarios y poco nos importará lo que les ocurra.



Pero no todo es negativo en esta versión táctil, ni mucho menos; a nivel de jugabilidad nos encontramos con una adaptación bastante fidedigna de lo que hemos visto en las dos primeras entregas de sobremesa. Tenemos acceso a armas de fuego –vuelve la sobrecarga de energía en las armas al disparar– y a los poderes bióticos. Para movernos debemos deslizar el dedo sobre la esquina inferior izquierda de la pantalla y para mirar alrededor debemos hacer lo propio en la esquina opuesta. Aunque quizás lo que más pueda decepcionar a los jugadores es la imposibilidad de apuntar libremente para disparar a nuestros enemigos; cuando se pongan a tiro, un indicador azul se posicionará sobre ellos, lo que nos permitirá apuntar y disparar de una manera demasiado automática.

Al tocar la pantalla abrimos fuego; con otro toque dejamos de disparar. Esta mecánica adaptada a la jugabilidad táctil resulta limitada y algo desquiciante, más si queremos disparar a quema ropa, ya que nuestro personaje realizará un golpe cuerpo a cuerpo de manera automática. Esto nos obliga a cubrirnos constantemente para sobrevivir, algo que no siempre es lo más divertido; por suerte, el sistema de cobertura funciona bastante bien, pudiendo pasar de un sitio a otro con facilidad, con un simple deslizamiento de nuestro dedo. En los combates de Infiltrator influirán más las complicaciones en el control que la escasa inteligencia artificial de los enemigos, aunque en ocasiones nos sorprenderán con patrones de ataque y defensa muy efectivos.



Por otro lado, los chicos de IronMonkey Studios han adaptado el popular sistema de clasificación de títulos iOS con tres estrellas, con lo que tras cada combate se nos valorará nuestro estilo, tiempo y salud, lo que favorecerá la rejugabilidad de los capítulos para tratar de conseguir las mejores puntuaciones. Las estrellas obtenidas en los combates servirán para mejorar nuestras armas, armadura y habilidades; también podemos obtener puntos extra comprándolos con micro-transacciones, aunque no es para nada determinante, puesto que con nuestras propias habilidades y algo de paciencia, conseguiremos nuestras recompensas. A lo largo de la aventura deberemos afrontar algunos combates contra jefes finales que nos regalarán algunos de los mejores momentos.

En este sentido, el desarrollo de la aventura presenta muchos altibajos, con unos pocos momentos épicos marca de la casa y muchos más lentos y tediosos. Para completar la campaña tardaremos entre dos y tres horas, lo que no dice mucho de su longevidad; por los 5,49 euros que cuesta en la App Store, por precio y duración podría compararse a uno de los múltiples DLC de Mass Effect al que nos tiene acostumbrados Electronic Arts, pero mucho más sencillo y simplificado. Para los que jueguen al inminente Mass Effect 3, podremos añadir experiencia adquirida en Infiltrator a la versión de sobremesa mediante nuestra cuenta Origin; falta por ver si realmente modificará nuestra experiencia mínimamente.

LO MEJOR

  • Técnicamente es muy bueno
  • Diseño artístico a la altura de la saga
  • Interacción con Mass Effect 3

LO PEOR

  • Jugabilidad y controles imprecisos
  • Desarrollo de la aventura tedioso
  • El guión es casi inexistente

CONCLUSIÓN

Mass Effect Infiltrator es un buen juego para dispositivos iOS, un buen shooter espacial que pretende capturar algo de identidad de la franquicia en la que se basa; en este sentido no lo consigue totalmente y queda como un buen título que puede llegar a funcionar como complemento a las versiones de sobremesa. Gráficamente es más que notable, con un buen trabajo con las texturas y la iluminación; el apartado sonoro es también destacable, con temas que nos recordarán a la saga. Los controles no están del todo depurados y se nos pueden atragantar en demasiadas ocasiones; el desarrollo de personajes y de la aventura en sí tampoco está a la altura de todo un Mass Effect. Con todo, parece estar desarrollado en poco tiempo para aprovechar el lanzamiento de la tercera parte.