Ridge Racer Vita, Impresiones

Mariano Pérez

Fiel a la tradición, Ridge Racer acude a su cita con el lanzamiento de una nueva consola Playstation. Con precio reducido, un contenido mínimo y la promesa de mejorar la experiencia mediante DLCs pago, Namco Bandai trata de experimentar con un modelo distinto de distribución usando una de sus sagas más icónicas.

Fiel a la tradición, Ridge Racer acude a su cita con el lanzamiento de una nueva consola Playstation, aunque esta vez se haya optado por un modelo poco convencional que le resta brillo frente a pasadas glorias. Con precio reducido, un contenido mínimo y la promesa de mejorar la experiencia mediante DLCs pago, Namco Bandai trata en Japón de experimentar con un modelo distinto de distribución usando una de sus sagas más icónicas.

Ridge Racer siempre ha sido una saga muy ligada a las consolas de Sony. A parte de sus inicios en recreativas y con entregas puntuales para otras consolas, ha sido en las plataformas de la compañía japonesa donde ha evolucionado y donde ha conseguido sus mayores éxitos. Ahora tenemos una flamante nueva consola de Sony, acompañada, nuevamente, del lanzamiento de un Ridge Racer. ¿Será esta vez también el titulo de referencia de los primeros días de la consola? Nos tememos que no. El primer Ridge Racer para PSP también se presentó con la consola y fue probablemente uno de los títulos de lanzamiento más jugado en ese periodo de pocas novedades que suele suceder al lanzamiento de una nueva consola. Este Ridge Racer guarda muchos puntos en común con las entregas de PSP: un parecido aspecto gráfico y un tipo de conducción similar con el uso de nitros. Pero empecemos por el principio.

Este Ridge Racer se anunció, casi por sorpresa, en el TGS 2011, donde, directamente tuvimos la oportunidad de probar una demo jugable. Y tal vez mejor que esta demo no hubiera estado, porque nos dejo bastante fríos, debido a su sencillez gráfica y a un exagerado efecto 'blur' (probablemente para disimular lo primero). En este momento todos nos sentimos sorprendidos que con tan poco margen para mejorar el juego este fuera a ser un título de lanzamiento para la Vita. Ahora que ya tenemos la versión final y hemos tenido la ocasión de probarla por una semana, podemos empezar por compararla con esta demo. Y se puede decir que la versión final es superior gráficamente a la demo… pero no mucho. Se ha eliminado un poco el efecto blur (aunque aún es visible a lo lejos),  pero aun así el juego está totalmente por debajo de lo que se espera de esta PS Vita, sobre todo después de ver juegos como Uncharted. Lo más amable que se puede decir de los gráficos es que parecen de PSP subidos de resolución. Pero hay escenarios que no llegan ni a eso. No sólo por su baja calidad gráfica, si no por su mal diseño que no nos muestra nada que sorprenda a la vista, llenos de zonas vacías y que pierden al compararlos con los de los últimos títulos de PSP. Y es que a la mínima que se nos muestre un escenario complejo el frame-rate bajara rápidamente, y un desagradable efecto de 'blur' hará acto de presencia.

Desde luego, este Ridge Racer no es un juego que entre por los ojos, pero se le podrían perdonar las carencias gráficas si fuera un juego realmente entretenido con una jugabilidad endiablada. Vamos a ver cómo es por dentro este Ridge Racer. Los rumores afirmaban que sería un juego mínimo, que solo contaría con 3 circuitos y un número muy reducido de coches para elegir, siendo el resto DLC. Esto se ha acabado confirmando, pero los Ridge Racer mas antiguos eran aun mas sencillos y seguían siendo divertidos. Por desgracia este no es el caso de esta entrega para Vita. Lo primero que nos encontramos al empezar es que tenemos que elegir un equipo entre cuatro, cada uno con unas características diferentes, incluido su propio escudo. Luego tendremos que elegir nuestra zona y nuestro nombre, para crear la ficha con la que nos verán los otros jugadores. Y es que este juego intenta añadir características de los juegos sociales a la saga, añadiendo una competición mundial y online.

Y partir de aquí se nos presentaran un menú lleno de opciones… de las que muy pocas son modos de juego. Y es que este Ridge Racer esta lleno de opciones sociales, retos que irán cambiando según nuestro equipo (estilo de enfréntate a todos o intenta hacer un 1 a 1 contra cierto equipo). Desgraciadamente estos objetivos son a menudo un poco abstractos, y es difícil saber si estas haciendo lo que te piden. Según vayamos jugando iremos subiendo de nivel y acumulando dinero para mejorar los vehículos.  Las mejoras, alejándose de cualquier método realista,  están mas cercanas a algunos RPGs . Cada mejora esta conectada con otras, y deberemos elegir la siguiente que queramos comprar, evolucionando hacia una camino diferente. Muchas de estas 'mejoras' son un simple texto que no aporta nada al juego, mientras que otras pueden proporcionarnos efectos mas perceptibles como cambios en el nitro (que deberemos equipar en el vehiculo).


El modo principal es el online (o al menos tiene un icono 4 veces mas grande que los demás) y en el podemos unirnos a una sala o crear la nuestra, eligiendo también si queremos batirnos con rivales de nuestro mismo nivel o de cualquiera. El problema para un juego de este tipo es que no parece haber demasiada gente online (por lo breve desde el lanzamiento o por la mala rutina de matching) y empezar una carrera en nuestro nivel puede llevarnos 10 o 20 minutos… Eso si, una vez comienzas la carrera online no suele haber problemas. Se pueden controlar algunos parámetros de la carrera al crear cada sala online, pero en general hay poca variedad. Y no sólo falta variedad aquí, a parte del online, solo contaremos con el tradicional modo contra rivales virtuales y el modo contra-reloj; todo siempre englobado dentro del modo principal de competición del juego.

En cuanto a las carreras en si, se puede decir que aquí esta la mejor baza del juego. Este Ridge Racer es entretenido, con esa jugabilidad arcade  a la que estamos acostumbrados, cercana a las entregas de PSP… hasta que te conozcas los tres circuitos disponibles o simplemente mejores un poco el coche. En ese momento te será facilísimo acabar siempre primero en partidas contra la maquina, quedando totalmente vacías de aliciente. Si esto sucediera después de unas cuantas horas de juego sería normal, pero después de la primera hora  juego ya habrás dominado todos los circuitos o conseguido mejoras para superar a tus adversarios. Al subir de nivel, el juego comenta que todo será más difícil, pero debe referirse al modo online al batirte con rivales superiores, porque en el modo offline no parece haber variación en la dificultad. De esta monotonía solo se salva el online, ya que como suele ser habitual al compartir partida con otros jugadores la experiencia es mas entretenida. Pero una vez más la corta variedad de circuitos y coches hace que este modo tampoco tenga una vida demasiado larga.

Y ante este problema, la variedad de opciones para salvar nuestras carreras, compartirlas, ser 'entrevistados' al subir de ranking (en realidad solo escribimos una frase) o compartir nuestra ficha o ver el ranking quedan totalmente en la sombra. Sin un buen juego detrás, todas las características sociales carecen de sentido. El juego contará con DLC para alargar su vida, pero a día de escribir este artículo aun no hay nada disponible. Están anunciadas canciones, coches y circuitos nuevos; sobretodo a partir del lanzamiento fuera de Japón, a finales de febrero. Algunas canciones ya deben de estar disponible gratuitamente para cuando leáis estas líneas, pero tal vez lo más valorado, los circuitos nuevos, no sólo llegaran tarde para Japón, sino que serán exclusivamente de pago. También el modo online es actualizable (a día de hoy ya hay un update disponible), así que la experiencia online es posible que mejore con el tiempo. En definitiva es un juego simple y corto, que parece hecho con prisas para estar listo para el lanzamiento, y que no aporta nada a la saga. La parte social es demasiado sencilla y, a día de hoy, demasiado vacía como para resultar entretenida. Lo único bueno de este juego es aprovechar esa primera hora, siempre que te guste esta saga y puedas pasar por alto su sencillez gráfica.

Quizás también haya suerte y Occidente reciba una versión más completa del juego, Namco Bandai no ha definido sus planes de lanzamiento, y de hecho ya ha mostrado una primera reacción a la respuesta del lanzamiento japonés moviendo la fecha original de lanzamiento del juego en Occidente, originalmente planeada para el mismo día de lanzamiento y ahora fijada para "ventana de lanzamiento", dándose así un poco más de tiempo. Hay cosas interesantes en este Ridge Racer, especialmente de cara a multijugador, así que sería una gran oportunidad perdida si la compañía no hace un lanzamiento a la altura de lo que merece una de sus más decanas sagas.

Ridge Racer

Los jugadores podrán disfrutar de derrapes a altas velocidades en los vehículos más potentes con nuevas y emocionantes funciones jugables.

Ridge Racer