Juego del Año 2011

Hemos hablado, hemos discutido, hemos argumentado y razonado. Había mucho y muy bueno donde elegir, pero finalmente sólo puede haber un ganador y tanto nosotros como vosotros hemos elegido, aquí está nuestro veredicto.

Ha sido un año magnífico, es algo se repite mucho, pero es que no se puede definir de otra forma y no sólo porque haya acabado con dos títulos maravillosos como Skyward Sword y Skyrim, sino porque todo el año ha estado dominado por grandísimos juegos, desde el principio hasta el final. De algunos se esperaba lo mejor desde hacía tiempo y consiguieron no defraudar, poniéndose a la altura de la expectación que habían ido generando. Otros consiguieron sorprender y alzarse a los niveles más altos de calidad cuando todavía había algunas dudas sobre su potencial. Pero todos los candidatos comparten su condición de ser títulos de una calidad superlativa, además de constituir una lista variada y excelsa que ha hecho las delicias de millones de jugadores durante esos meses. Es cierto que sólo puede haber un ganador, y es un tópico eso de decir que todos son ganadores, pero si hay algo de lo que estamos convencidos es que estos juegos son simplemente fantásticos y que merecen un lugar en cualquier juegoteca que se precie.

La lista de candidatos ha sido compuesta primero por los 12 títulos que a lo largo del año se han llevado la candidatura de juego del mes. En concreto, esos títulos son Little Big Planet 2, Crysis 2, Portal 2, The Wicther 2, Deus Ex: Human Revolution, Gears of War 3, Xenoblade Chronicles, Batman Arkham City, Battlefield 3, Uncharted 3, Skyrim y The Legend of Zelda: Skyward Sword. En un principio se consideró que lo lógico es que los mejores juegos de cada mes fueran los únicos candidatos posibles al juego del año, más que nada por un tema de coherencia. Pero tras un debate interno, se decidió ampliar la lista con dos títulos que, pese a no ganar el juego del mes, considerábamos que merecían el honor de estar en esta lista de los mejores por su calidad y sus condiciones únicas: Rayman Origins, que además ya tiene el privilegio de ser nuestro Sleeper del año, y Dark Souls.

Dark Souls es un juego muy singular y desde luego no apto para todo el mundo, pero tiene un espíritu que merece la pena destacarse, ya que nos devuelve a la época en donde los juegos estaban concebidos como retos, más que como entretenimientos. No es probable que llegue nunca a ser un super éxito capaz de vender millones de unidades en todo el mundo, un proyecto no llega a alcanzar ese grado de éxito poniéndose como objetivo 'el matar al jugador', pero eso es un también una medalla de prestigio. Los cientos de miles de jugadores que han comprado lo último de From Software comparten el gusto por sufrir cada paso que dan, por ascender una montaña compuesta de monstruosos enemigos finales y grandes retos que superar. No es un planteamiento que guste a todo el mundo, pero Dark Souls consigue hacer que el reto merezca la pena gracias a su gran calidad. A pesar de todas esas virtudes, se podía esperar que el sucesor de Demon's Souls alcanzara las cotas de calidad que alcanzó, pero no se puede decir lo mismo de Deus Ex: Human Revolution, una muy grata sorpresa que ha catapultado a Eidos Montreal a la primera división de los estudios mundiales, interpretando y actualizando a la perfección una fórmula tan complicada como la que desarrolló Ion Storm para crear su gran clásico original.

¿Qué se puede decir de los demás miembros de la lista? Son juegos de contrastada calidad y muy diferentes entre sí, lo que hace que sus defensores tengan valores muy distintos a la hora de compararlos con este título. Alguien a quien le entusiasma Portal 2 seguramente tenderá a defender el juego de Valve frente a títulos como Battlefield 3, mucho más tradicionales y también más dependientes de las fuerza bruta -jugable y tecnológica- que del ingenio. También tenemos un título tan distinto de los demás como Xenoblade: Chronicles, un juego nacido de la visión de un equipo que parece tener claro qué necesita el JRPG para reinventarse, abriéndose a influencias occidentales apropiadas y manteniendo e incluso potenciando aspectos propios de la tradición japonesa, conformando un juego redondo e imprescindible para Wii. Por otro lado, Little Big Planet 2 es un juego de excepcional calidad y una delicia para todos aquellos que tengan un lado creativo y ganas de desarrollarlo.

En las primeras votaciones ya se vieron claras algunas cosas, como que la rivalidad entre Skyrim y Skyward Sword iba a ser intensa, pero también que el voto iba a estar ajustado y dividido, pues la calidad de los juegos y sus condiciones particulares atraían a perfiles distintos entre los miembros de la redacción. Así pues, una vez acabado de filmar nuestro ya popular video con los nominados pasamos a realizar rondas de votación para ir eliminando juegos y tener un panorama más claro. Desgraciadamente, por motivos humanos y técnicos, algunos de los nominados aquí presentes no pudieron aparecer en el citado vídeo al faltar algunos miembros del equipo -lo que hizo pensar a algunos lectores que esos juegos no habían entrado en consideración-, pero nada más lejos de la realidad. El debate comenzó con esos 14 títulos fantásticos que debían empezar a descartarse, tarea nada sencilla por cierto.


RONDA PREVIA
Después de una primera y exigente ronda inicial, la lista se redujo a seis candidatos: The Legend of Zelda: Skyward Sword, Batman: Arkham City, Skyrim, Portal 2, The Witcher 2, Battlefield 3 y Uncharted 3. The Witcher II pudo plantar batalla pese a tener varios RPGs de gran calidad como contendientes. A nadie se le escapa que el juego de CD Projekt es una auténtica joya del género, a la vez que uno de los títulos más brillantes visualmente del 2011 para aquellos con ordenadores que le puedan hacer justicia. Pero las aventuras de Geralt son mucho más que una demostración gráfica, constituyen el mejor ejemplo de lo que un estudio con una buena visión y un gran pulso narrativo pueden hacer por el medio interactivo. Sus creadores consiguieron crear una gran aventura que ante todo mostraba madurez, no por el sexo o los desnudos aunque sean también síntoma de querer hacer un juego para adultos, sino por la credibilidad de los personajes y las situaciones, así como por la efectividad a la hora de exponer las consecuencias de tus actos, que quedaban patentes de forma sutil pero evidente a lo largo de toda la historia.

También ofrecieron batalla Portal 2 y Battlefield 3, desde puntos de vista completamente opuestos. Portal 2 es la inteligencia, el humor y la brillantez de unos escritores por encima de la tecnología e incluso del propio juego. Las mecánicas de Portal 2 son brillantes y hacen mucho por mejorar lo visto en la primera parte, enriqueciendo la fórmula, pero a la final con lo que te quedas de él es con los personajes, la lograda ambientación del complejo de Aperture y con su fantástico humor, su capacidad de lanzar brillantes y sorprendentes golpes que consiguen despertar la carcajada del jugador incluso mientras se está jugando la vida frente a una IA homicida. Battlefield 3 por su parte está en las antípodas de lo anterior, un juego que se toma muy en serio a sí mismo tanto en su campaña como en el modo multijugador, dotado de una tecnología privilegiada que hace de su versión en PC una auténtica maravilla gráfica que sorprende no por su ingenio, pero sí por su realismo y espectacularidad, complemento perfecto a un gran FPS de acción que protagonizará la tarde de ocio de millones de jugadores.

La siguiente ronda dejó los que serían los finalistas, los tres títulos elegidos para luchar por obtener nuestro reconocimiento como juego del año. Dos de ellos se quedaron a las puertas, no sin vender cara su piel y sólo uno se coronó como ganador, pero estos tres títulos en particular y todos los integrantes de la lista en general merecen aplauso y reconocimiento:

Batman: Arkham City
Lo de ser 'el mejor juego de superhéroes de todos los tiempos' está bien, pone al último título de Batman a un nivel por encima de una larga lista de títulos de todas las épocas, pero es algo que se queda corto. Arkham City es tan sumamente bueno, que aunque no se apoyase en el héroe de Gotham, seguiría siendo un juego excepcional. Sin embargo, el gran mérito del equipo es que, además de tratarse de un gran título, es una obra que enlaza con lo mejor que tiene que ofrecer el gran héroe de DC y además es capaz de cumplir el principal objetivo al que debería aspirar cualquier proyecto basado en héroes de tebeos: poner al jugador en la piel del protagonista. Arkham City ofrece eso, esa sensación de superioridad física y mental que debe sentir Bruce Wayne cuando se enfrenta a los matones que pueblan esta improvisada prisión, esa versatilidad que le permite tanto combatir como un experto en artes marciales y a la misma vez ser un maestro de la investigación y del sigilo, capaz de usar sus utensilios para sobreponerse a cualquier tipo de situación. Si a todo eso sumamos un fantástico apartado audiovisual, lo que tenemos es un más que firme candidato a convertirse en juego del año.

The Legend of Zelda: Skyward Sword
En otros años, Skyward Sword hubiera sido el claro ganador de esta clase de votación por lo que mucho que aporta y lo mucho que mejora y refina de una saga tan clásica como Zelda. El que para muchos es el auténtico sucesor de Ocarina of Time, ha conseguido llegar a ese status rompiendo lazos con su predecesor y apostando por un camino propio, firme en las conviciones de la saga y heredero de sus aspectos más característicos, pero también consciente de que no se alcanza la grandeza simplemente imitando el pasado. Partiendo del gran uso realizado con el Wii Motion Plus para combatir e interactuar con el mundo, Skyward Sword despliega una inagotable imaginación en sus mazmorars, puzles, paisajes e incluso en su atractiva narrativa, mostrando a un Link y a una Zelda como nunca antes los habíamos visto. La última obra maestra de Nintendo es un título hermoso, que acierta de pleno con su ambientación y estilo visual, pero también nos redescubre las maravillas de esta saga, su inocencia y su osadía a la hora de hacernos sentir como parte de una gran aventura.  Es un grandísimo título y lo demuestra la intensidad y el cariño que mostraron sus defensores a la hora de tratar de convencer al resto de la redacción de que era el título a elegir en esta ronda final, pero...

JUEGO DEL AÑO REDACCIÓN MERISTATION 2011

Pero no pudo ser, el voto se emitió y la redacción eligió por mayoría otro título superlativo, siguiendo sus instintos y gustos. Skyrim simplemente ha cautivado y enamorado a una mayor parte de los integrantes de la revista, un proceso que empezó con ese impactante trailer de atronadora música e inconfundible grito de guerra que ha resonado en nuestras cabezas durante todo el año. Skyrim nos prometía la libertad de explorar mazmorras milenarias, nos ofrecía el poder correr junto a gigantes y mamuts bajo un intenso cielo estrellado, nos invitaba a dejar nuestro sello en mundo y a desafiar a dioses y dragones con nuestro poder. Si a un videojuego se le pide aventura, emoción y épica, el último juego de Bethesda los tiene a raudales. Si a un producto de entretenimiento se le pide que sea capaz de apasionarte durante horas, días y semanas, Skyrim puede hacerlo. Si a un sandbox se le pide variedad, riqueza de posibilidades y un escenario interesante que explorar, esta quinta parte de la decana Elder Scrolls cumplirá tus deseos.

Mientras Bethesda disfruta de un más que merecido éxito que ha convertido a Skyrim en el mayor triunfo comercial de la compañía, con más de 10 millones de copias vendidas en estas primeras semanas de vida, un mensaje resuena con fuerza en la industria: queremos más, queremos grandes aventuras individuales que nos atrapen en un mundo virtual y nos hagan sentirnos como héroes, reyes y dioses, queremos más épica, más rol y más aventura, queremos más libertad y también queremos calidad, bellos parajes, fantásticas bandas sonoras y un mundo que nos podamos creer. El éxito no está exclusivamente en los FPS, ni en el multijugador; el rol y la aventura no son sólo cosa de una minoría. Hay millones de jugadores con hambre de fantasía de calidad, sólo necesitaban un juego cuya calidad estuviera al mismo nivel que su ambición, y ese título hoy por hoy es Skyrim. Con suerte, será un principio y no una excepción.

ELECCIÓN LECTORES
Nuestros lectores, a través de los foros, también tienen mucho que decir  en la elección de juego de año y por eso, de forma paralela a nuestras deliberaciones internas, también hemos invitado a todos a elegir sus propios candidatos, cuyos resultados son los siguientes:

FINALISTAS

Uncharted 3
La magnífica tercera parte de Uncharted no sólo ha llegado lejos en nuestras votaciones, también ha vendido muy cara su piel en las listas de votaciones de nuestros foros. La brillantezvisual de la Traición de Drake es una prueba más de que no hay ningún otro equipo capaz de hacer lo Naughty Dog hace con PS3. Y aunque los gráficos no lo sean todo, el impacto visual de Uncharted 3 ejerce una hipnótica influencia sobre aquellos que quieren hablar de él, es simplemente imposible escapar del espectáculo que muestra este título en nuestras pantallas, usando como nadie las capacidades de su plataforma para presentar escenarios fascinantes, templos ocultos y una colección de pirotecnia que para si quisiera Michael Bay. Pero detrás de los fuegos de artificio está una aventura con un sentido superlativo de la acción, un ritmo frenético, variado y rico en momentos inolvidables, aderezados por el enorme carisma de un Nathan Drake que no ha perdido ni un ápice de atractivo desde su nacimiento en esta generación.

The Legend of Zelda: Skyward Sword
El influjo de Zelda no sólo se deja notar en nuestra redacción, también ha motivado a una gran parte de nuestra comunidad a votar por la obra maestra de Nintendo, subrayando sus muchas virtudes. Su gran inventiva a la hora de imaginar nuevos utensilios paraa Link, su gran sistema de combate gracias al uso del Wii Motion Plus, su maravillosa estética, magnífico diseño de mazmorras y puzles... Hay muchos veteranos y apasionados de Zelda entre la comunidad alrededor de Meristation que también han luchado por hacer brillar los aspectos más sobresalientes de Skyward Sword para convencer a los demás de que merece el galardón, llevándolo en volandas todo lo alto que han podido y honrando su incuestionable grandeza. Pero al igual que ha sucedido con nuestra votación interna, no ha sido suficiente...

JUEGO DEL AÑO LECTORES MERISTATION 2011



 Pues sí, no hay dudas, este año una mayoría de nuestra redacción coincide con una mayoría de nuestros usuarios, Skyrim no es precisamente un juego que llame a una minoría, sino que es un título cuyo atractivo es general y que cuenta con las suficientes virtudes como para convertirse en apasionante para un amplio abanico de jugadores. La quinta parte de Elder Scrolls no sólo gusta a aquellos amantes incondicionales de la fantasía, también convence a muchos usuarios a los que la temática fantástica no les llama demasiado, pero sí se sienten atraídos por el lado más guerrero y humano de Skyrim: la guerra civil, el camino del guerrero, la libertad de convertirse en mercenario o asesino, matar dragones a puñetazos o incluso simplemente la idea de ir a tu ritmo en un mundo que concede amplias posibilidades al respecto. Su temática y ambientación parecen tener una mejor recepción entre los usuarios, y además los refinamientos de la fórmula de Elder Scrolls también han ayudado a que incluso gente que no conectaba con Morrowind u Oblivion sí consigan hacerlo con Skyrim, algo en lo que también interviene los trucos que aprendió el estudio realizando Fallout 3 y sus expansiones. Dicho esto, sólo nos queda coronar a Skyrim como juego del año absoluto. Larga vida a Dovahkiin.