Final Fantasy Type-0, Impresiones

Mariano Pérez

Japón celebra el exitoso lanzamiento del último capítulo de Final Fantasy en territorio portátil -al menos en PSP-. El público y la crítica han recibido Type-0 con los brazos abiertos ante la expectativa de disfrutar de uno de los mejores títulos del catálogo de la consola. Ciertamente, la calidad que atesora esta dupla de UMDs hace de este proyecto una oportunidad única para mirar hacia el futuro con ilusión. Parece que, después de todo, Square Enix no ha perdido el ‘touch' en cuestiones de bolsillo.

Final Fantasy Rei Shiki (o Type 0, como se conoce en occidente) es un juego que se ha hecho esperar. Se presentó en un principio como un componente más de Fabula Nova Crystalis: Final Fantasy XIII, una serie de juegos alrededor del mundo de la decimotercera entrega de esta saga de juegos de rol, pero sin especificar ni genero ni plataforma. Por entonces solo sabíamos su nombre, Final Fantasy XIII Agito, y un video que dejaba tras de sí más dudas que explicaciones.

Tiempo después supimos que iba a ser a par móviles de 'nueva generación'. Aunque ahora esta definición nos trae a la cabeza a terminales iOS o Android, en su momento nos temimos que fuera un juego descargable exclusivo de los terminales de alguna telefónica japonesa, al igual que sucedería en su día con Final Fantasy: Before Crisis, y que por ende nunca llegara a occidente. Sin embargo los gráficos que presentaban eran demasiado avanzados para cualquier plataforma del momento y el tiempo siguió corriendo a la espera de un sistema concreto. A medida que la entrega principal de FF XIII se iba concretando, el resto de los juegos que compartían mundo aun seguían bastante en la penumbra.

Finalmente, y en un movimiento que seguramente muchos fans agradecerán, la plataforma del juego se cambio a PSP (junto con otro juego en la misma situación,  Parasite Eve, The 3rd Birthday). Después de pasar un tiempo en el ostracismo, Square Enix anunció oficialmente un cambio de nombre y, lo que es más importante, garantizó a la comunidad de aficionados que este Final Fantasy Type-0 poco o nada tendría que envidiar a los capítulos troncales de la serie. Palabras mayores, qué duda cabe, sobre todo teniendo en cuenta el turbulento recorrido que la compañía japonesa ha transitado en los últimos años. ¿De qué manera se conseguiría tal proeza?

Pues con nada más y nada menos que en dos UMDs cargados de muchas horas de JRPG. El problema con el cambio de disco en PSP es que no se puede realizar directamente, se tiene que salvar la partida, salir cambiar el disco y cargar la última partida salvada. Y además el primer disco contiene el prologo (bien cargado de videos) y también el final, por lo que si cuando nos falte poco para terminarlo no tenemos ese primer disco a mano, nos tocara esperar. Sirva esto como introducción para entender la esencia de este proyecto, que por momentos parece ser no sólo el más ambicioso de Square Enix para esta plataforma, sino también probablemente el último (y por ello más importante) de los spin-off portátiles que han ido apareciendo a cuenta gotas en el mercado japonés.

En efectos prácticos, Final Fantasy Type 0 es un juego alejado en varios aspectos de la saga principal, pero aun así comparte muchas cosas en común y no faltan los indispensables de cada entrega: chocobos, pociones, invocaciones y todas esas pequeñas cosas que definen esta saga estarán con nosotros durante nuestros viajes, aunque esta vez presentados como objetos secundarios de gran importancia para potenciar las habilidades del grupo de héroes que lleva la voz cantante del argumento.

El mundo de Type 0 es en cierta manera independiente del de FF XIII, aunque comparte muchas cosas en común (por supuesto los Cristales del título e incluso los l'Cie), pero el tipo de historia que nos encontramos es diferente. En este mundo tenemos 4 reinos, relacionados con la mitología asiática: Byakko, Genbu, Seiryu y Suzaku. Cada reino tiene un cristal que otorga un poder diferente a sus habitantes. De cada ‘poder' se extraen los distintos estratos sociales que determinan cada uno de los reinos o localidades, variando el estilo mágico que se emplea, la personalidad de los grupos y estudiantes, etcétera.

La fuente del ‘poder' del que hablamos se denomina Peristylium. Nuestros protagonistas serán los estudiantes de una clase especial del reino de Suzaku, cuyo poder es una magia más o menos tradicional. Desde los primeros vídeos del juego, con estudiantes uniformados en una academia de magia, todo se entrega a una ambientación cercana a la de las novelas de ‘Harry Potter', pero al ver la introducción y jugar al prologo-tutorial nos encontramos con algo diferente. Si bien es cierto que las reminiscencias a la famosa franquicia de J.K Rowling son cuantiosas, la esencia de la trama se aleja exponencialmente de lo que cabía esperar en un principio. 

El reino de Byakko (el tigre blanco) utiliza su poder para crear armas mágicas para atacar los otros reinos y llega rápidamente a atacar Suzaku. Utilizando unos bloqueadores de la magia el reino parece perdido y en ese momento encontramos a un joven que busca a un chico llamado Ace en medio de un bombardeo enemigo. El joven y su chocobo finalmente acabaran agonizando en medio del bombardeo, y después de un breve encuentro con Ace  y de un típico momento de 'no quiero morir'  (de los que recuerdan a aquellas películas bélicas de época) acabará pereciendo. Durante todo este prólogo no pararemos de ver morir gente y incluso cadáveres (y chocobos) ensangrentados, todo muy alejado de la idílica academia de magia que nos imaginábamos. Es otra muestra del tono en el que se ha escrito esta historia, quizá en un intento por acercase al público adulto.

Volviendo a la acción, Ace y sus compañeros, la clase 0, muestran una extraña resistencia ante los bloqueadores de magia -más tarde aprendemos que son inmunes ante sus ataques- y acaban eliminándolos, consiguiendo liberar la ciudad de esta primera oleada de Byakko. El escenario del prólogo se termina con relativa rapidez, pero sirve para realizar un croquis mental sobre las motivaciones de los dos héroes anteriormente citados. La introducción sigue las pautas habituales del ‘story-telling' (o estilo narrativo) que suele emplear Square Enix en esta clase de odiseas, más enfocadas hacia la épica que hacia el plano personal de los personajes.

Parece que la clase 0 es un grupo especial y hasta entonces secreto dentro del Peristylium. Una vez liberada la ciudad, y previo cambio de disco, podemos empezar la vida 'escolar'. Porque de repente, donde todo era sangre y oscuridad nos encontrarnos con una escuela de magia bastante tópica (ahora si nos puede recordar un poco a esa saga de novelas), aunque con el gabinete de guerra instalado dentro. A partir de ahora nuestra misión será compaginar la vida 'escolar', dentro de la academia con misiones en el exterior, solos o junto al ejército de Suzaku para liberar a nuestro reino, o al menos ese es nuestro propósito inicial.

¿Pero, como se juega? Lo más cercano que tenemos para comparar es el Crisis Core, otro juego de la saga para PSP, pero aunque comparten plataforma y un sistema de combate cercano, el desarrollo es muy diferente y tal vez más variado.

Mientras que estemos en la academia, podemos controlar a los 12 miembros de la clase 0 para movernos libremente por los escenarios. Podemos usar nuestro tiempo libre para re-equiparnos, informarnos y acceder a eventos. A diferencia del Final Fantasy XIII, podemos hablar con todos los personajes del escenario, los que nos darán información más o menos importante. Incluso en ciertas situaciones nos hablaran automáticamente también, como los mensajes de apoyo antes de salir a una misión. Tenemos unas horas asignadas antes de nuestra siguiente misión y cada evento al que accedamos nos ira restando tiempo. Cada evento revela un pedazo de la historia, más o menos relevante, y así iremos conociendo las cosas que pasan y la personalidad y background de los protagonistas.

Cuando se nos acabe el tiempo (o lo solicitemos directamente), accederemos a una misión. Normalmente elegiremos a un grupo de miembros para que se una a la misión y a tres para que estén directamente presentes en las operaciones (el resto hará de back-up para entrar en combate, principalmente, cuando perdamos a un miembro). Si mueren todos nuestros personajes se acabara el juego, pero antes de eso podemos abortar la misión, conservando la experiencia conseguida. El juego también cuenta con invocaciones que son controlables directamente. La invocación sustituye al personaje invocador y lo perderemos hasta acabar la misión, así que hay que planear bien cuando usarlas.

Cada personaje es totalmente diferente, tiene un tipo de arma y magia que lo hace único, más habilidades que podemos ir mejorando según vayamos subiendo de nivel. Hay personajes más aptos para combatir en el cuerpo a cuerpo, otros son duchos en los ataques a distancia, algunos se manejan mejor con poderes curativos… En una misión típica nos moveremos por el mapa del mundo (bastante extenso) hasta llegar a nuestro objetivo y desde allí procederemos a ejecutar la misión, normalmente eliminando a todos los enemigos del escenario. De estos enemigos destruidos podemos absorber su ‘phantoma', que nos recuperara ligeramente los MP.

El control utiliza todos los botones de la PSP, pero al no ser un juego en que la cámara juegue un papel importante, podemos movernos y atacar con facilidad usando el analógico y  el seleccionador de objetivo automático con el botón R. Con el botón L accedemos a otro menú que junto a las teclas de dirección nos permitirá realizar acciones varias, como intercambiar a un personaje muerto o acceder a unos mensajes con retos (que conllevan grandes recompensas al conseguirse, pero una gran pena al perder). El resto de botones principales nos servirán para atacar o esquivar y con el SELECT podemos usar automáticamente un ítem del inventario. Una de las características del juego es que al pulsar START no se pausa directamente, sino que el menú queda semi-transparente sobre el juego y la acción continua.

Todo esto es para las misiones ‘normales'. Tenemos otro tipo de misiones que realizaremos junto al ejercito de Suzaku; una especia de sencilla estrategia en tiempo real. Nos movemos por el mapa del mundo y vemos nuestras ciudades y unidades junto a las del enemigo. Podemos atacar directamente pero también acceder a nuestros aliados para dirigirlos a un punto concreto o simplemente recuperarnos.  En ciertas condiciones una vez rebajadas las defensas de una fortaleza enemiga hasta cierto punto, podemos penetrar en ella con nuestra clase 0 y, si eliminamos a todos los enemigos, hacerla nuestra.

Desde luego si podemos decir algo de este Final Fantasy Type 0 es que es variado: muchos personajes controlables diferentes (toda la clase 0) unido a muchos modos de juegos y a variadas posibilidades de mejoras para los personajes. Tal vez la principal pega es que el diseño de todos estos personajes no es demasiado original, y muchos nos recordaran bastante a los de otras entregas.

La historia es lo que nos podríamos esperar de un RPG de Square Enix, aunque esta vez es bastante 'militar', en el que el movimiento de ejércitos y la estrategia en general son buena parte de la historia. Esto da un punto de realismo más de lo que estamos acostumbrados en los RPGs japoneses: no son solo el grupo de jóvenes quienes salvan al mundo sino que hay unos estrategas y un ejército detrás. Vaya por delante como curiosidad que el juego utiliza muchas palabras en latín para describir cosas dentro de este mundo, como la misma Agito, Finis (estas dos en el juego significan los salvadores y la destrucción del mundo respectivamente) o Peristylium (la academia en el juego).

En los gráficos hay muchos altibajos: lo mismo encontramos escenarios muy trabajados que otros muy sencillos; aparte de repeticiones de escenarios muy parecidos en las ciudades. El modo de estrategia militar, aunque entretenido, es muy pobre gráficamente y pierde mucho respecto al resto del juego. Algunos escenarios están poblados con muchos personajes y efectos, pero a veces esto se traduce en un framerate visiblemente más bajo del normal.

Por supuesto los videos pre-grabados, como no podía ser menos de una producción de Square Enix, son espectaculares, y seguramente son una buena razón de porque el juego ocupa dos UMDs. El juego cuenta también con varias posibilidades de juego online, incluido el modo ad hoc imprescindible en Japón. Pero eso sí, los desafortunados poseedores de una PSP-1000, la original, no podrá disfrutar de este modo. La PSP-1000 tiene la mitad de memoria que los siguientes modelos, aunque esto no había sido demasiado problema hasta ahora, parece que S-E ha llevado al límite las posibilidades de la PSP con este juego.

Resumiendo, Final Fantasy Type 0 es un juego complejo, con muchos personajes y variedad de acciones, todo en un mundo dentro de la mitología de S-E. Tal vez se aleja de los sistemas más clásicos, pero es un J-RPG que encierra muchas horas de diversión para todos los aficionados al género. Sobre su aparición en occidente, aunque no existe confirmación oficial es de esperar que Type-0 debute a principios del próximo año, probablemente como uno de los últimos baluartes que le quedan a PSP de cara al futuro. Al menos en este caso ha valido la pena la espera (hasta su aparición en Japón), y también lo poco que resta para que sus diálogos se presenten en inglés y, con un poco de suerte, también en castellano.

Final Fantasy Type-0

Spin-off de la decimotercera entrega de la serie, en un principio destinado para móviles. Su sistema de juego varía en relación a otros FF gracias a una mayor relevancia de la acción, en degradación de los turnos.

Final Fantasy Type-0