Battlefield 3, Impresiones

Era una de las polémicas del año y ayer por fin Electronic Arts nos invitó a que la resolviéramos por nosotros mismos en un exclusivo evento en París. ¿Cómo se comporta totalmente ingame Battlefield 3 en consolas? Tras jugarlo sosegadamente en solitario y multijugador en PlayStation 3 y Xbox 360, éstas son nuestras impresiones.

Tras la filtración de los vídeos en baja calidad de imagen de la semana pasada, EA no ha querido esperar ni un minuto más para que la prensa especializada de toda Europa pudiéramos comprobar de una vez por todas y con el mando en nuestras manos cómo se verá y fluirá Battlefield 3 en sus versiones para Xbox 360 y PlayStation 3. Nos ha enseñado un par de nuevas demos, Operación Guillotina de la campaña para un jugador y un modo multijugador por equipo de 12 contra 12 en el mapa Operación Metro. Las versiones mostradas ni siquiera son del llamado código de preview, por lo que no es extraño que hayamos encontrado varios bugs, tirones e incluso defectos gráficos importantes. Sus responsables, los estudios suecos de DICE, ya trabajan a total rendimiento para que la versión final que llegue a las tiendas dentro de cuarenta días esté perfectamente pulida.

Si todos los asistentes llegábamos ayer al evento parisino totalmente entusiasmados por todo lo que hemos ido viendo durante meses de Battlefield 3 en PC, nada más arrancar la demostración jugable de Operación Guillotina en las PlayStation 3 de desarrollador y beta tester que EA había dispuesto en la enorme habitación, la ilusión decayó de manera importante al comprobar, por fin por nosotros mismos y en juego plenamente, que el recorte gráfico es bastante tangible, desgraciadamente más de lo que esperábamos. Esto es casi una obviedad, el juego en ordenador de gama alta con todos los niveles al máximo como se nos había enseñado en in-games anteriores y todos los trailers lógicamente no podía adaptarse a consolas, como ya nos demostraron, por ejemplo y de EA, los dos Crysis, muy trabajados también para obtener el mejor resultado técnico en las videoconsolas actuales. Será exigente en requisitos si lo queremos disfrutar al máximo. Battlefield 3 demuestra sin lugar a dudas y una vez más que Xbox 360 y PlayStation 3 no son capaces de llegar ni siquiera a un nivel gráfico parecido, enturbiado sobre todo por la resolución, los efectos o la visibilidad en la lejanía. Es una comparación injusta, pero siendo estrictos y teniendo en cuenta la visualización de esta versión previa consolera, casi parece otro juego el visto en ordenadores.

El Frostbite 2 en consolas tiene un comportamiento sólido, tanto, que en su esfuerzo por estar a la altura resulta brusco en los giros de cámara, la tasa de imágenes por segundo o algunas cargas de texturas toscas. Hay que tener en cuenta el tamaño de los escenarios y su modificación y destrucción cambiante. En esta demostración, que una vez más nos enseñaba una misión nocturna y donde no hemos podido contemplar todo el potencial de color, nivel de detalle, deformación e iluminación que sí nos ha enseñado el mapa multijugador del que hablaremos luego, la principal diferencia gráfica se aprecia en los primeros pasos. Operación Guillotina comienza en una ladera llena de barro y con toda la gran ciudad al fondo. Mientras por lo visto en los vídeos de la versión PC podemos pararnos a contemplar todos los detalles de los edificios, fuegos que surcan el cielo y árboles del fondo del mapa, en PlayStation 3 -la máquina donde corría esta demo- mirar a los árboles y edificios iluminados de la lejanía dejaba claros signos de sacrificio tecnológico lamentable para adaptar a las consolas la experiencia visual más cercana, la de lo que tenemos alrededor del personaje, de la forma mejor posible.

Precisamente éste nos ha parecido uno de los puntos clave de la versión del motor gráfico Frostbite 2 en PS3 y 360, que se centra muchísimo en no estropear lo que el jugador ve en primer plano, las texturas, los detalles, las luces, las piedras del suelo una a una, las creíbles y variadísimas animaciones... y hace el necesario sacrificio en lo que está un poco más alejado, mucho por el enorme tamaño de las áreas de juego. Claro está, en cuanto queremos deleitarnos con el paisaje hiperrealista o tenemos que disparar con un arma con zoom como un rifle de francotirador, se aprecian rápido las deficiencias, quizá más de las que esperábamos. Todo ello también se refleja rápido en la interacción de elementos dinámicos, como el agua o la arena, interacción casi inexistente. Vistas desde fuera, sin estar en contacto con ellas, Battlefield 3 en consolas nos muestra unas de las mejores aguas y arenas que hemos visto nunca en un videojuego. Sin embargo, nuestro avance sobre ellas no tendrá para nada el efecto realista e interactivo que sí hay en PC. Éste es otro sacrificio indiscutible, que también llama mucho la atención.

Ahora bien, nos hemos quedado prendados de las luces, el fuego, el polvo y humo, y las balas por el aire. También en consola, el deslumbre que produce un foco, el halo que se crea con un fogonazo repentino, la iluminación amarillenta que provoca el fuego en las paredes y suelos que lo rodeen, el reflejo en los cristales y metales, las estelas de humo que persiguen a las balas en la oscuridad, el polvo emergente que se manifiesta tras un derrumbe... Ya os podemos asegurar que Battlefield 3 en estos aspectos y muchos otros del mismo corte deja boquiabierto en su versión de videoconsolas. El tratamiento de la luz y los efectos de iluminación y brillos en general es sin lugar a dudas lo que mejor explota el Frostbite 2, también en PlayStation 3 y Xbox 360, puestas a un nuevo límite nunca antes visto en estos sentidos. Algo parecido ocurre con las texturas de primerísimo término, como nuestro brazo o la vestimenta de un compañero que nos roce, espectacular y digno de mención alabadora.

Para seguir con ejemplos sobre esto último, digamos que en esta versión del juego cualquier captura de pantalla de lo que está en primer término, de lo cercano y estático, podría equipararse medianamente a la sobresaliente captura obtenida del juego en PC. Salvando las distancias de poligonado y resolución, claro, que aquí se reducen también de forma considerable. Pero el problema viene sobre todo en cómo mueven todo esto las consolas, con bastante brusquedad y giros algo toscos, con poca sensación de fluidez y suavidad, cargando texturas a media distancia todo el tiempo y con pop in bastante pronunciado hasta en tramos de interiores, dentro de edificios o pasillos del metro. Repito, hemos estado ante una versión previa que en palabras del CEO de DICE, Karl Magnus, ya está mejorada y mejorará aún más en cuestión de semanas y para nada será la que nos llegue a las tiendas el 27 de octubre. Confiamos en ello, realmente la experiencia nos dice que estos detalles se pueden pulir en las últimas fases de prelanzamiento.

Otro aspecto a destcar positivamente y que se comporta como esperábamos: el sonido. No es ningún asunto menor, DICE tiene muy claro que una experiencia realista debe envolvernos audiovisualmente, dejarnos escuchar a la perfección cada bala y los impactos de ésta, como ocurriría en una guerra real, retumbándonos en los oídos cuando las dispara un arma cercana y casi amartillándolos cuando disparemos nosotros. Los derrumbes y la sucesión de scripts que tendremos que presenciar en la campaña monojugador, consiguen sacar el mejor partido de este apartado auditivo que realmente pone los pelos de punta con tanta variedad y extraordinaria ejecución, reforzado aún más por la espectacular banda sonora y el doblaje en castellano que nos aguarda, según sus responsables de la misma calidad que las versiones francesa e inglesa que ya hemos oído y pintan verdaderamente bien.

Por todo lo negativo comentado que nadie se eche las manos a la cabeza. Battlefield 3 es brillante también en consolas, logra un resultado gráfico por encima de la media vista en la mayoría de los FPS, aunque luego llevaremos a cabo lo que todo el mundo espera, lo compararemos con lo que hemos visto de su gran competidor, Call of Duty: Modern Warfare 3. Este código previo nos ha dejado ver bastante más además de esta misión nocturna del modo para un jugador que para nuestro gusto no estaba bien escogida por EA DICE como demo, ya que no deja tan buena visibilidad como un escenario a plena luz del día, como el que sí se nos ha mostrado al ponernos ante el potente y de dimensiones enormes modo multijugador.

El mapa Operación Metro representa de la forma más realista posible que hayamos visto en Xbox 360 un parque parisino más la estación de metro y entramado de túneles de vías que hay debajo. Ahora ya sí a plena luz diurna, el motor Frostbite 2 deja mejores sensaciones aunque por supuesto volvía a moverse de forma bastante ruda, entorpeciendo en parte el apuntado preciso y milimétrico que una partida de 24 personas requiere. Nos ha llamado poderosamente la atención cómo se han implementado las partes destruibles, por supuesto, no todas. Da la sensación de que existe una simplificación de esto en relación a la versión de PC, que viene directa del sistema de destrucción de Bad Company 2. Una granada reventará un banco, pero no erradica la hierba del parque. Dejará huella en los azulejos de la estación de metro, pero no daña las maderas de la vía. Es curioso y deja una sensación extraña, para nada realista en comportamiento y físicas, pues hemos llegado a ver cajas de cartón totalmente indestructibles, como si fueran de titanio.

Sobre la destrucción de los escenarios había también grandes dudas. Lo primero que nos ha dejado claro Battlefield 3 es que sin un arma devastadora o vehículo armado poderosamente, no podremos más que dejar muescas de bala en las paredes -permanentes también en consolas- y romper algunas maderas de muebles, puertas o material blando. Eso sí, la interacción con los cadáveres era nula, aunque esto puede deberse al código previo que es, como ocurre con muchas versiones preview, que sacrifican la interacción con los cuerpos y parte de las físicas. Habrá que ver en qué queda, pero nada más adentrarnos en el descomunal parque, hemos querido poner a prueba todos los límites gráficos haciendo, por ejemplo, sprints a toda velocidad para que el juego cargara rápido los fondos del mapeado. Como decíamos antes, hay cierto pop in descarado, algunos elementos y texturas aparecen de la nada. Esperamos con verdadero deseo que esto se corrija en la versión final, pues destroza bastante el más que notable conjunto visual, eso sí, con altibajos.

La visión en la lejanía en este parque es considerable, pero queda emborronada por los edificios colindantes a sus murallas, mucho menos detallados, sosazos y cuadrados que el resto de construcciones que acogían nuestros tiroteos y coberturas tras bancos, muros y árboles, como un templete redondo, varios puentes sobre el lago central, una columnata semicircular o una zona de columpios con arena. Los túeneles del metro nos han enseñado brillantes escaleras mecánicas de aluminio, tornos de entrada, asientos, maceteros, papeleras, carteles publicitarios... Varias bocas de metro permitían subir al parque desde aquí y es que el conflicto iba rotando por el enorme escenario de dos plantas, ya que la modalidad de juego multiplayer que hemos jugado con otros 23 periodistas era una especie de asedio donde teníamos que ir tomando diversas zonas mientras el equipo rival hacía todo lo posible por defenderlas.

Hay un par de puntos más que no podemos dejar de comentar en estas impresiones. Por un lado, se nota que Battlefield 3 es el primer Battlefield numérico con modo Campaña, tanto es así que aunque gráficamente es superior al multijugador, no hay un salto tan cualititativo como sí se puede encontrar por ejemplo en los últimos Call of Duty. La espectacularidad en BF 3 está conseguida también con scripts y algo más de pasillismo, sí, pero se respira toda la esencia del multiplayer aun cuando juguemos al modo en solitario, con mucha variedad para resolver situaciones, zonas amplias, obligación de movernos en vehículos... Esto es importante reseñarlo también porque marca en cierto modo el apartado técnico finalmente implementado en consolas, más similar de lo normal como decimos entre single y multiplayer. Por otro lado está el manejo desde un pad, mucho mejor que el que dejó Bad Company 2 pero también extraño si estamos acostumbrados al reparto de botones habitual. En Battlefield 3 podremos correr y saltar con bastante libertad, y nos veremos las piernas y ambos brazos al hacerlo, muy al estilo Mirror's Edge, también de DICE.

Con todo esto sobre la mesa, está claro que no podíamos cerrar este impresiones sin una de las preguntas estrellas de este otoño. En consolas, ¿tiene mejor apartado gráfico Battlefield 3 o Modern Warfare 3? Pues bien, la respuesta es muy sencilla: son totalmente diferentes. Lo explicamos. Mientras el juego de Activision ha vuelto a mejorar un motor gráfico que ya tiene más de cinco años a sus espaldas, el nuevo Frostbite 2 de DICE es toda una promesa que aún tiene mucho que limar y camino por recorrer, camino también avanzado en este mes que queda para el lanzamiento. Podríamos decir que el resultado general final de ambos motores es de calidad bastante similar, pues al primero mencionado se le notan demasiado los años pero a cambio tiene bagaje y una nueva revisión que lo deja moverse más fluido, mientras que el motor de Battlefield 3 en videoconsolas acaba de llegar, es potentísimo, fiel al detalle y la luz, pero quizá tenga que pagar un poco la novatada en un juego como éste, o en Need For Speed: The Run, el otro que lo usa por primera vez en PS3 y Xbox 360. A eso se añade que BF 3 apuesta por un concepto distinto en jugabilidad y diseño, escenarios grandes y destruibles.

Todavía es muy pronto para establecer este juicio y en poco más de un mes podremos hacer todas las comparativas que deseemos con los dos sistemas de creación tridimensional expuestos en versiones finales de sus respectivos juegos. Desde luego, Battlefield 3 es vistoso y espectacular en consolas. Compararlo con la versión de PC no es justo y habrá que ver si sabe comportarse mejor que los portentos técnicos de su terreno, de PS3 y 360, como el mencionado Crysis 2, Uncharted 3, Gears of War 3, Skyrim... Desde luego, DICE aún tiene algún tiempo para reajustar resoluciones, suavidad y ciertos malos efectos, y si sabe trabajarlo, puede lograr unos resultados totalmente envidiables. Es la etapa final de su juego más ambicioso y no pueden fracasar en el sprint.

Hemos visto una versión preliminar, no la más actualizada ni avanzada en su estado de desarrollo, pero nuestras sensaciones gráficas por el momento nos dejan constancia de afirmaciones como que el Frostbite 2 se comporta de manera demasiado ajustada, que no corre con tanta fluidez como otros engines, que deja frecuente pop in en el horizonte y descuida las texturas y detalles del fondo así como la interacción con el agua o la arena. A cambio tiene alardes: se exhiben bastante las magníficas animaciones de personajes y elementos dinámicos, los efectos de luz rara vez los hemos visto en estas consolas, lo mismo para las partículas, humo y fuego, y en general todas las partes y estructuras poligonales más cercanas muestran unos resultados bastante detallados.

Battlefield 3

Battlefield 3 es una nueva entrega de la serie de acción first person shooter Battlefield de la mano de EA DICE y Electronic Arts para PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

Battlefield 3