Black Knight Sword, Impresiones

Mariano Pérez

Grasshopper Manufacture parece que ha dado un giro en su trayectoria y en este Tokyo Game Show nos hemos encontrado con varios juegos, todos muy diferentes pero que a su manera atesoran gran calidad y sobretodo un gran componente artístico y visual.

Grasshopper Manufacture parece que ha dado un giro en su trayectoria y en este Tokyo Game Show nos hemos encontrado con varios juegos, todos muy diferentes pero que a su manera atesoran gran calidad y sobretodo un gran componente artístico y visual. En este caso tenemos un juego en colaboración con la compañía húngara Digital Reality, como en el shooter Sine Mora, aunque en esta ocasión la dirección corre a cargo del equipo japonés. Estos dos juegos son muy diferentes pero tienen en común en ser una versión bastante original de juegos muy comunes como los shooters o, en el caso que nos ocupa, los plataformas 2D. En este TGS hemos tenido la ocasión tanto de ver una demo del juego, hablar con sus creadores e incluso poder jugarlo nosotros mismos durante unos preciosos minutos.

Black Knight Sword, dicho brevemente, es un platafomas-arcade horizontal, con una ambientación oscura y macabra. Dicho así podría parecer como original, pero este juego tiene varios puntos que se salen de lo común, vamos a verlos. El juego es toda una representación de un 'kamishibai', el teatro de muñecos de papel japonés, con narrador incluido. Así que toda la acción sucede dentro de un teatrillo en el que los fondos y los personajes de papel irán cambiando ante nuestros ojos. El aspecto visual es muy original y atractivo a la vista y junto con animaciones  fluidas hace que el juego sea una delicia para la vista. Eso si, el nivel que hemos podido probar es de ambientación muy oscura, como la historia que nos envuelve, pero sus creadores aseguran que hay niveles totalmente diferentes. Todos los gráficos son estilo 'pintado a mano', con mucha influencia de la animación tradicional de Europa del este (suponemos que en esto el equipo húngaro habrá echado una mano).

El juego comienza con una situación bastante macabra. Nos encontramos en lo que parece una habitación de un hotel en la que nuestro protagonista acaba de ahorcarse. Aun colgando de una cuerda deberemos balancearnos para caer al suelo, y allí nos acercaremos a lo que parece una espada y una armadura que nos convertirá en el caballero negro. La espada lleva unida una hada oscura, 'Black Hellebore', que podremos utilizar a nuestro favor durante el juego. El control de nuestro caballero es sencillo pero eficiente, podemos saltar y atacar con la espada. También podemos usar el hada oscura para girar unos bloques y poder saltar en ellos. Incluso podemos atacar a los enemigos desde arriba saltando y usando la espada hacia abajo. En definitiva es una jugabilidad muy 8-16 bits pero en un mundo totalmente original.

A partir de aquí se sucede unos escenarios oníricos, primero representando a un hotel (que es la parte del tutorial) y luego pasaremos a una ciudad y a un bosque. Los enemigos que nos encontraremos también serán surrealistas y macabros ( como cabezas con patas, y guerreros enormes que sea caerán por el peso de su espada al golpearnos) y dejaran chorros de sangre cuando los destruyamos. Y también nos dejaran unos corazones, pero no el típico corazón de videojuego si no uno de estilo real, que podremos recolectar. Por supuesto siguiendo todo este estilo visual también podemos recoger ítems golpeando… un horno microondas!  También tendremos unos ítems secretos, para buscar en cada nivel, una especie de gatitos en una maceta.

Al final de cada nivel tendremos que, como no, enfrentarnos a un final boss y después de vencerle podremos adquirir nuevas habilidades. Durante la demo no hemos podido ver mucho de cómo se desarrollara la historia, pero sabemos que  nuestro caballero negro va a luchar contra una tiránica princesa durante varios niveles. A parte del modo historia, el juego también contara con un modo 'challenge' que alargara la vida del juego hasta unas 6 horas, según sus creadores. El apartado sonoro merece un capitulo aparte, ya que se integra perfectamente en la historia tanto por la misteriosa música que escuchamos durante el juego, así como por los efectos de sonido. Hay que resaltar a parte el  sonido que hacen algunos enemigos, que tanto puede sobrecogernos como arrancarnos una sonrisa. Por supuesto, al ser un teatro, el narrador es muy importante y su profunda voz nos acompañara durante todo el juego.

En definitiva, una apuesta muy original visualmente hablando con un sistema tradicional de juego que seguramente enganchara a cualquiera que les agrade los plataformas 2D tradicionales y también a quien quiera probar una nueva experiencia, visual y auditiva, en videojuegos. Una verdadera mezcla de influencias europeas y japonesas.

Black Knight Sword

Juego de acción de scroll lateral que se desarrolla en un mundo de títeres
Black Knight Sword